31 enero 2007

Reivindicando

Recordad que mañana, entre las 19.55 y las 20.00, está convocado un apagón global para protestar por el cambio climático. Y os añado otro: habréis oído que Vodafone, Movistar y Orange ya han anunciado subidas de tarifas para contrarrestar la ley que les obliga a tarificar por segundos. Pues bien, el 1 de marzo se ha propuesto un día sin móviles como protesta. ¿Sabéis cuánto dinero pueden perder esos ladrones con un sólo día que no usemos el móvil?

Vergüencita





Qué quereis, a mí esto de la gente en la calle abrazando a Ibarretxe, en plan qué malos son los jueces contigo, lehendakari, me da vergüencita. Soy de las que creen que en una democracia los jueces deben andar por su lado y los políticos por el suyo, y si el señor Ibarretxe no hizo nada malo reuniéndose con los de Batasuna ya lo dirá la justicia. Por muchas personas que salgan a la calle no creo que la decisión de los jueces vaya a variar, decidan lo que decidan. Quizá estas personas creen que lo de los políticos es como lo de los jugadores de fútbol, ya sabeis, cuando les hacen penalty, el árbitro no lo ve y, sobre todo si son de Madrid o Barça, cuando el público ruge exigiendo que lo piten, al final va el árbitro y lo pita. Debe ser que tanto fútbol nos ha electrocutado los cerebelos, porque tenía entendido que la justicia funcionaba de otro modo. En todo caso, si lo del lehendakari fue o no penalty no lo va a decidir el público. Espero.


30 enero 2007

Invierno de esplendor


Stonehenge es el asentamiento prehistórico que más me ha fascinado siempre. Todavía desconocemos por qué se colocaron de ese modo las piedras, aunque cada 22 de diciembre el solsticio de invierno se convierte en este círculo en un espectáculo fascinante. No estamos seguros de qué significado exacto tuvo para los hombres neolíticos, pero ahora sí sabemos cómo vivían las gentes que lo construyeron. Un grupo de científicos británicos acaba de descubrir un asentamiento al parecer usado por los constructores de Stonehenge, hace casi cinco mil años. Cuenta El País que "han sacado a la superficie restos de las casas que habitaban de cuando en cuando para asistir a las fiestas rituales y a las ceremonias funerarias que se celebraban allí". Es el vestigio de población neolítica más antiguo hallado en el Reino Unido, y el más sucio, según el arquéologo Mike Parker Pearson, que ha revelado que “es el asentamiento más rico, y por rico quiero decir el más sucio, de este periodo en Reino Unido”. Quizá esto nos permita aprender más cosas de las civilizaciones prehistóricas, que aún hoy son en gran parte un misterio.

Querido Jack

Jack el Destripablogs me ha visitado. Desde aquí quiero darle las gracias por la atención que ha prestado a este blog. No debe haberlo leído con mucho interés porque insinúa que mejor estaría yendo a misa como hacían antes lo que él llama buenas personas, entre las que me incluye para decir que soy muy aburrida... Digo que no debe haber leído mucho porque creo que me he declarado agnóstica unas diez veces. Pero tanto honor tanto honor no podía caer en el olvido. Gracias, Jack, aquí pongo el enlace para que tu crítica no caiga en saco roto... es que he visto que tienes menos lectores que yo, así te echo un cable!!!! http://jackeldestripablogs.blogspot.com/

29 enero 2007

Crueldad

Foto: Dos de las tres perras de desesperada, felices y contentas


En Vigo hay una tienda de animales en un centro comercial que tiene en la entrada ocho cofres de cristal donde exhibe cachorros de perros y gatos. No puedo pasar ante esa tienda sin que me den ganas de entrar e insultar a sus dueños. A veces los cachorros pasan semanas en esas jaulas de cristal, sin correr, sin jugar, sin relacionarse con la camada. Es decir, condenados a ser perros con problemas. Si estás pensando en comprar un perro de ese modo te lo desaconsejo encarecidamente. Hasta que tienen mes y medio o dos meses de vida los cachorros deben vivir con su madre y hermanos, porque es como adquieren la llamada "impronta", es decir, aprenden las normas de comportamiento que le permitirán ser un adulto equilibrado. Esos perritos, encerrados durante semanas, están en un régimen de terror, seguramente no entienden nada de lo que pasa, están solos, y tarde o temprano ese shock pasará factura. Espero que cuando aprueben la ley contra el maltrato animal prohíban definitivamente esos expositores. En algunas comunidades autónomas ya están prohibidos, pero aquí no. De todos modos, qué quereis que os diga, yo sería incapaz de tenerlos así, me pregunto cómo alguien a quien supuestamente gustan los animales es capaz de hacerlo.





Noche de goyas

Con Todo sobre mi madre (para mí la última gran película que ha hecho), Almodóvar arrasó en su última noche triunfal de los Premios Goya. Después, la aclamada por la crítica Hable con ella pasó sin pena ni gloria por la gala y al histriónico manchego no le sentó demasiado bien. Criticó el sistema de votaciones de la Academia del Cine y la abandonó, como un huracán. Sus directivos llevan un par de años haciendo la pelota a nuestro director de cine más internacional, con permiso de Amenábar, y ayer culminaron esta labor de halagos encumbrando una película menor. Porque Volver no es ni mucho menos una gran película. Pero ayer la Academia de Cine decidió que era más rentable tener contento a Almodóvar que reconocer la estimable labor de los tres cineastas que competían con él. El manchego competía con Agustín Díaz Yanes y su Alatriste; con Manuel Huerga y Salvador (Puig Antic) y con Guillermo del Toro y El Labertino del fauno. Seguramente fue uno de los años en que mejores películas compitieron por la pesada estatuilla, pero tuvieron la mala suerte de hacerlo el año en que la Academia quería recuperar a Almodóvar para sus galas, que viste tanto. Ayer ni siquiera vino a recoger su premio. Nada que objetar sin embargo al Goya de Penélope, creo que es lógico que la industria del cine española le dé este espaldarzo antes de su carrera hacia los Oscar.

28 enero 2007

Brubaker

Ayer vi otra vez Brubaker, esa peli de Robert Redford en la que el nuevo director de una prisión se hace pasar un par de semanas por preso y descubre el trato inhumano que se da a los reclusos. No quiero desvelar el final, siempre puede haber alguien que aún no la haya visto, pero cuando la película termina te queda clarísimo que en esta sociedad los justos tienen poco que hacer. Esta película se rodó en 1980. Hace por tanto 27 años. Y lo que se ve en esa cárcel de ficción (basada en una historia real, eso sí) resulta seguramente tan parecido a lo que sigue pasando en miles de cárceles del mundo que te planteas cómo es posible que el ser humano, en justicia, evolucione tan despacio. Miremos, sin ir más lejos, hacia Guantánamo. Allí siguen sin respetarse los derechos individuales, siguen dando por hecho que un preso es escoria y merece ser tratado como tal. Pero no nos engañemos, el mundo sigue girando sin mayores complicaciones. En la época de Brubaker seguramente pocos sabían lo que sucedía dentro de los muros de aquella cárcel. Hoy el mundo es global, no tenemos excusa. Hoy, la portada de los diarios digitales la ocupaba el temporal. La muerte de las niñas indias ha pasado a la hemeroteca. Tal y como esperábamos.

27 enero 2007

Diferencias

Al menos once niñas han muerto en la India y otras 15 están heridas tras desplomarse una escalera del internado en el que estudiaban. Todas eran niñas de familias muy pobres. Me pregunto qué pasaría si el accidente hubiese sucedido en España o en cualquier otro país de eso que llamamos primer mundo. Minutos de silencio, velas en la calle, apoyo social... De estas niñas nadie se acordará mañana. Que se queden aquí, al menos, para que podamos pensar en ellas un segundo.

Justicia

Seguramente a la familia de Manuel Ríos le costará dormir el resto de las noches de su vida. El 7 de octubre de 2003, mientras se acercaba caminando al estadio compostelano de San Lázaro para ver un partido, se encontró con un grupo de ultras que acosaba a un chaval. Intentó defenderlo. Uno de los ultras le dio una patada que le costó la vida. Pero la justicia, a pesar de las declaraciones de un testigo protegido, ha absuelto al único acusado, Gabriel Rodríguez Pérez. Primero la Audiencia Provincial de A Coruña, ayer el Tribunal Supremo, que no aceptó el recurso de casación interpuesto por la familia de Manuel Ríos. La justicia se ampara en la dificultad de demostrar que fue Gabriel Rodríguez quien asestó la patada mortal. Estaba allí, pateó a Manuel Ríos, pero el testigo (protegido, daos cuenta de lo que eso significa, el propio juzgado está reconociendo implícitamente la calidad moral del acusado), aseguró que llevaba botas y en un vídeo se le ve con zapatillas. Aunque soy socia del Celta y me encanta el fútbol, ya he dicho en otras ocasiones lo que pienso de los ultras. Hasta que esa gentuza tenga prohibido el acceso a los campos de fútbol esto nunca será un deporte. Quizá Gabriel Rodríguez no mató a Manuel Ríos. Pero Manuel Ríos está muerto por culpa de gente como Gabriel Rodríguez. De eso no me cabe duda.

26 enero 2007

Apocalipsis

Lo que veis en la foto es lo que yo vi un amanecer de agosto desde mi casa. Fuego. Galicia ardió de esquina a esquina. Hoy la Xunta ha hecho públicos los datos de las hectáreas quemadas en 2006. Fueron 93.887. De ellas, 82.418 ardieron entre el 4 y el 14 de agosto, en diez días apocalípticos que no olvidaré jamás. Durante aquellos días vivimos atenazados por el miedo de que las llamas llegase a nuestra casa. Me iba a trabajar muerta de miedo por mis tres perras. Por mis árboles, por los montes por los que paseo. Algunas tardes me iba con las perras a cazar pirómanos, pero nunca encontramos ninguno. Por suerte para él. Sólo espero que el próximo verano nuestros políticos hayan dejado de culparse unos a otros del desastre y hayan desarrollado una gestión anti-incendios eficaz. Buff, creo que es pedirles demasiado. Si creyese en Dios, tendría más confianza en él.

Racionalismo


En la Casa das Artes de Vigo se inauguró esta semana la exposición "Arquitecturas de Vanguardia. Vigo, 1933-1944". Es un recorrido por la obra racionalista en la ciudad, escasa, ya que la mayoría de los proyectos se quedaron en los planos. En ese momento, Vigo perdió la posibilidad de convertirse en una ciudad cuadrícula marcada por los chaflanes para adquirir la esencia del caos que hoy aún pervive. En la foto, un ejemplo de racionalismo vigués, el edificio Ribas Barreras de Francisco Castro Represas, construido en 1933 en la calle Marqués de Valladares.

De Juana

Foto: Pancartas de apoyo a De Juana Chaos (El País)

Después de un par de días me decido a escribir sobre De Juana Chaos. La decisión de los jueces de mantenerle en prisión responde a la ley, a la lógica e incluso a la justicia. Pero yo no soy demasiado lógica, de la ley me fío lo justo y la justicia... ojalá existiese, pero en mi día a día ha desaparecido. Así que interpretaré el hecho sin lógica, sin ley y sin justicia. De Juana Chaos asesinó a 25 personas, es una alimaña y un ideólogo del movimiento etarra. Cuando se le juzgó, con el antiguo Código Penal en la mano, las penas de cárcel eran aún más irriosorias que ahora. Porque he leído en algún blog que nuestro sistema penal se basa en la reinserción, y alguien discrepaba apuntando que determinados criminales no deberían reinsertarse. Yo también pienso así, por eso creo que hay crímenes que deben pagarse con cadena perpetua. Es el caso de De Juana, un tipo que mata por convicción, que volvería a hacerlo al verse libre. Pero su huelga de hambre ha cambiado las cosas. Porque si De Juana muere en prisión se convertirá en un mártir. Y el proceso de paz, si quedaba alguna posibilidad de rescatarlo, estará herido de muerte. De Juana es una persona vil, como lo son todas las que defienden con violencia su ideología. Pero el Estado debería diferenciarse de él precisamente ejerciendo la compasión. Esa es la diferencia entre ellos y nosotros, espero.

25 enero 2007

La diferencia

Foto: Desesperada

La diferencia es parte de nosotros. Algunos la aceptan, e incluso la buscan. Otros, como los descerebrados de Alcorcón, la confrontan. Cuando escuches a tu lado un comentario racista no te calles, ni te des la vuelta. Sólo nosotros podemos terminar con los xenófobos. Aviso a trolls: sobran comentarios tipo "hipócrita, todos somos racistas". El problema de los cenutrios es que no entienden la diferencia...

Suerte

Hay en Vigo un personaje, no diré su nombre porque no os va a decir nada, que con menos de cuarenta años ha estado a cargo de dos instituciones públicas de importancia de la ciudad. Cada vez que hablo de él con algún compañero periodista es inevitable que nos preguntemos cómo este tipo tan tonto ha conseguido llegar tan alto. Porque es muy tonto, de verdad. Tonto de libro, de los que se ponen a hablar y piensas, pobre, qué cortito. Presentan un informe, se pone a hablar y usa palabras rimbombantes, pero si le escuchas te das cuenta de que no está diciendo nada. Y este personaje ha llegado alto. Dicen las malas lenguas que guarda algún secreto del PP, o que quizá ha sido siempre un gran fontanero, porque otra explicación no hay para su éxito laboral. Os juro que no exagero. Hoy le escuché una vez más intercambiando miradas de risas con algunos colegas. Pero después de las risas no dejo de preguntarme por qué el mundo es tan injusto que personas como él siempre tienen suerte. Otros se esloman a trabajar y tienen una vida de mierda, o se pasan la vida amargados en una oficina a las órdenes de algún capullo. Pero la gente mediocre, cada vez con más fuerza, consigue ascender sin problemas. Tengo la teoría, quizá errada, de que esto sucede porque mientras los inteligentes trabajan, estos tontos mediocres están haciendo la pelota. Pero no puede ser tan simple. ¿Se puede engañar a los demás con tanta faciliadad?

Apaguemos todo

Me llega por correo electrónico una convocatoria para que el próximo jueves, 1 de febrero, APAGUEMOS TODO. Es una movilización ciudadana contra el cambio climático, y consiste simplemente en apagar cinco minutos todos nuestros aparatos eléctricos, de 19.55 a 20.00 horas. Cuenta el mensaje que el día 1 de febrero se va a hacer público en París el nuevo informe del grupo de expertos en cambios climáticos de las Naciones Unidas, que seguramente no será demasiado prometedor para el planeta. Hay un teléfono para contactar con los organizadores de esta iniciativa, Les Amis de la Terre: 00 33 1 48 51 18 95. En internet hay información en : http://www.amisdelaterre.org/Participez-a-la-plus-grande.html.
¿Os imaginais qué espectacular sería todo el país sin luces durante cinco minutos?

Famosas y famosillas

Ayer, mientras en Telecinco despellejaban viva a Isabel Preysler, Andreu Buenafuente entrevistaba a Ana María Ríos, la peluquera de Arcade. Puesta frente al ingenio, la gallega no salió bien parada. Es lo que tiene hacerte famosa sin méritos. La entrevista fue aburrida y muy corta, como si Benafuentese se hubiese quedado sin recursos frente a su invitada. Ella no tenía mucho que contar, su historia mexicana y sus tetas están demasiado exprimidos. Mientras la veía y oía, me di cuenta de que Ana María se ha hecho famosa porque cientos de miles de personas, gracias a ella, creen que pueden ser famosas. No tiene ningún mérito para estar en Buenafuente, simplemente el azar la sentó ayer en el sillón blanco. Y esto, para cientos de miles de personas, es la esperanza de que la normalidad puede tener una oportunidad. En la otra cadena las cosas eran parecidas pero ligeramente diferentes, Isabel Preysler tampoco tiene méritos para ser famosa excepto haberse casado con Julio Iglesias en sus orígenes de estrella del papel cuché. Pero ella no representa la normalidad. Quizá por eso ha sido portada durante veinte años. Es difícil entender qué mueve a la gente a admirar a un personaje de esa realidad virtual que es el mundo rosa. Para mí, es difícil entender siquiera qué encuentran de admirable en ninguna de estas dos mujeres.

24 enero 2007

El frío de hoy


No quiero empezar la mañana sin inmortalizar la helada de esta noche, antológica!!!!! Pero la escena que deja el frío es preciosa, ¿verdad?

Muere Kapuscinski

Hoy es un día triste para el Periodismo, con mayúsculas. Ha muerto el escritor y periodista polaco Ryszard Kapuscinski. Quizá a muchos no os suene de nada, pero era un maestro del periodismo. Como si las casualidades existiesen, acababa de pedir uno de sus libros al Círculo de Lectores. Desde que leí su análisis Los cínicos no sirven para este oficio. Sobre el buen periodismo me planteo si los periodistas estamos a la altura de lo que se espera de un oficio como el nuestro. Estoy cansada de ver a cenutrios que van a las ruedas de prensa según los regalos que dan, que se dejan invitar a comer día sí día no... Yo soy muy maniática con esas cosas, no me gusta que me paguen la comida, no lo veo necesario. Mi trabajo es contar historias, y si me facilitan el acceso a los datos todos salimos beneficiados, no es necesario que me agasajen para convencerme de que la historia es buena. Lo es o no lo es, no hay vuelta de hoja. Os podría contar tantas anécdotas del cutrerío periodístico... pero no quiero empañar la memoria de Kapuscinski. Como él, yo aún creo que para ser un buen periodista tienes que ser una buena persona, dejando el cinismo aparcado. Porque sólo así tendrás la empatía necesaria para ver personas donde los cínicos sólo ven noticias.

23 enero 2007

Así son las cosas

En 2006, la farmacéutica Pfizer duplicó sus beneficios. Es el mayor grupo farmacéutico del mundo, con 37.350 millones de euros facturados en 2006. Su beneficio fue de 14.989 millones, más del doble que en 2005. Pues a pesar de esto, la empresa ha anunciado el despido del 10.000 trabajadores, el 10% de la plantilla. El presidente, Jeffrey Kindler, al que, si me permitís, llamaré cabrón Kindler, cree que los ingresos en 2007 y 2008 van a ser mucho más bajos, así que para seguir ganando millones ha decidido cerrar dos plantas en EEUU y una en Alemania. También hará ajustes en centros de investigación: cerrará tres en EEUU, uno en Japón y otro en Francia. No comment.

Pe y los Oscar

Foto: El País

Reconozco que yo no soy de Pe. Me parece una actriz demasiado gritona, no diría que mala, sino simplemente correcta. Reconozco también que, aparte de en una peli italiana en que la vi hace tiempo, en Volver es donde la he encontrado mejor. Pero de ahí a candidata al Oscar... Pues qué quereis que os diga, que el marketing hace mucho. Va a competir como mejor actriz con Helen Mirren, Meryl Streep, Kate Winslet y Judi Dench. A priori, no creo que tenga mucho que hacer. Pero en el mundo de lentejuelas de Hollywood nunca se sabe... Al menos, los yanquis no se han tragado esta vez el histrionismo de Almodóvar autoproclamándose mejor director de España, y Volver no entra en la carrera a los Oscar. Porque con las pelis que hay este año, como Babel, Infiltrados, Pequeña Miss Sunshine..., que Volver apease a una sería demasiado fuerte. En fin, que me mola que se acerquen los Oscar, ¿qué os parece si hacemos una porra-quiniela?

Y llegó el frío...


Esta madrugada cayeron las primeras heladas. Ha llegado el frío. Y el sol. Me encantan los días fríos de invierno cuando sale el sol. En los periódicos, el mundo no ha cambiado. Sigue luchando contra sí mismo. Pero yo, hoy, me he levantado con una sonrisa. Para mantenerla, cerraré por un rato las páginas de los diarios. Me acordé de Frío sol de invierno, esa película de Pablo Malo que me gustó tanto.

Ojo por ojo

Era una columna, pequeña, en El País. Tenías que fijarte para verla. Una multitud apaleó y ahorcó en México a un ladrón. Robó unas joyas en la casa de un comunero. Sus compañeros le dieron caza, lo apalearon durante horas y finalmente lo ahorcaron. La policía dice que nada pudo hacer para evitar el linchamiento. Yo sólo me pregunto cómo cojones esto puede pasar en el siglo XXI. Nada más.

22 enero 2007

Imprecisiones

Hoy, según las televisiones, radios y periódicos, llegaba a Galicia el fin del mundo en forma de crudo invierno. Esta mañana me levanté mentalizada de que mi friolerismo iba a sufrir un golpe mortal. Para nuestra compañía eléctrica, que no es ni Fenosa ni Iberdrola, sino Compañía Eléctrica de Tui, la llegada del invierno es sinónimo de AVERÍA. Claro que también en verano, ahora que lo pienso. En realidad, para ellos cualquier estación es buena para averiarse. Así que cuando acababa de meter las tostadas en la tostadora, valga la redundancia, se fue la luz. Esperé un ratito. Volvió. Desayuné. Me metí en la ducha. Y entonces, tachán, con el cuerpo enjabonado y el pelo llenito de champú, la luz volvió a desaparecer. En mi casa, en la que tenemos una bomba de agua eléctrica, eso significa quedarte sin agua. No quiero describiros los gritos de treintañera histérica que salieron de mi boca. La luz volvió casi diez minutos después, cuando casi me había convertido en cubito. Así que cuando salí a la calle, en realidad, ni siquiera noté la ola de frío. Quizá porque llevaba tanta ropa que era difícil que el aire llegase a traspasar la primera capa, no lo sé. Pero el resto del día estuve preguntándome si esto, nueve grados centígrados, era la tremenda ola de frío que anunciaban las televisiones ayer. Puede que llegue mañana. La estaré esperando.

Lobos


Los seiscientos lobos que el hombre aún no ha exterminado en Galicia se mueren de hambre. Los incendios y las riadas han alterado su hábitat, así que, hambrientos, comienzan a acercarse a las zonas urbanas en busca de ganado. Los ganaderos ya han puesto el grito en el cielo, exigiendo batidas e indemnizaciones (como si no estuviesen estipuladas por ley). Algunos han llegado a decir que tienen miedo de que los lobos ataquen a sus familias. Yo, de verdad, entiendo que es más rentable salir en los periódicos para conseguir lo que quieres, pero de ahí a fabular... Los lobos no atacan al ser humano. A no ser, evidentemente, que se sientan amenazados. Los lobos comen ganado porque se mueren de hambre. Así que quizá, en vez de matar lobos, lo que tendrían que hacer las autoridades es garantizarles el sustento, que para eso son una especie en peligro de extinción. Yo tengo debilidad por los lobos. Hace años, un biólogo me contó que cada vez aúllan menos. Es cierto, en los montes gallegos ya sólo se les escucha de vez en cuando. Y es porque son tan listos que ya saben que si aúllan avisan al hombre, el mayor depredador de la tierra, de dónde están, por lo que estaban siendo exterminados con facilidad. Ahora sólo aúllan en casos de extrema necesidad. Han aprendido a vivir en silencio. Sé que para un ganadero es duro perder a sus animales, suelen ser pequeñas explotaciones. La Xunta de Galicia debería agilizar la entrega de las ayudas y mejorarlas si es posible para que la tentación de matar lobos desaparezca.

21 enero 2007

Pieles a cambio de nada


El País publica esta impactante fotografía en su edición de Internet. Es el desnudo más numeroso contra la industria peletera, organizado por AnimaNaturalis en Barcelona. Los activistas, con su pose, intentan denunciar la crueldad que supone despojar a animales como visones de sus pieles. Porque mientras se maten animales para comer, aprovechar sus pieles entra dentro de la lógica. Pero matar animales para arrancarles la piel no es necesario en el siglo XXI. Odio los abrigos de pieles. Además, a esas señoronas que se los ponen, ¿nadie les ha dicho que le quedan como el culo? Aquí en Vigo el invierno no es frío, es una ciudad de clima templado, y en diciembre y enero, aunque estemos a quince grados, es fácil encontrarte a estas paletas con sus abrigos. Que esto no es Siberia, señoras, y si lo que quieren es lucir la pasta que tienen, gástenla en los pobres, coño, que ya está bien.

Pequeña Mis Sunshine

Hace unos meses vi Pequeña Mis Sunshine y os la recomendé en el blog. Ayer arrasó en los influyentes premios que otorga el Sindicato de Productores de Estados Unidos, imponiéndose a las favoritas: Babel, Infiltrados y The Queen. Yo las otras aún no las he visto, pero os aseguro que Pequeña Miss Sunshine merece la pena. Es una de esas películas en las que la historia, por momentos tremendamente trágica, no te impide reír con todas tus fuerzas. El repasito que se marcan Jonathan Dayton y Valerie Faris del way of life americano no tiene desperdicio. Ya me contaréis qué os parece.

Los lunes al sol

Hace ya más de una semana apareció un cadáver en Vigo, flotando sobre las aguas del muelle de Bouzas. Era de un hombre que se había perdido a sí mismo. Le llamaban Tito. Fue uno de esos obreros que tan bien retrató Fernando León en Los lunes al sol. En el 89 cerró el astillero en el que trabajaba, Ascón. Cobró una indemnización de cuatro millones de las pesetas de entonces y dejó de vivir. Porque para Tito sólo su trabajo daba sentido a su vida. Durante las grandes huelgas del metal, cuando los sindicalistas terminaban de hablar, él subía a arengar a sus compañeros, pidiéndoles que no se rindiesen. Pero él se rindió con rapidez. Los últimos tres años los pasó viviendo en una barca en el muelle de Bouzas, bebiendo demasiado. Los que le conocen dicen que su familia le abandonó, que ni siquiera después de muerto quisieron hacerse cargo de él. ¿Cuántas historias como la de Tito hemos dejado de saber porque sus protagonistas siguen vivos? Quizá ese sin techo que te cruzas cada mañana al ir a trabajar tuvo una vida como la tuya y la perdió de pronto, casi sin darse cuenta. Quizá mañana la vida nos arrastre a nosotros, quién sabe. No seamos excesivamente crueles juzgando a los demás.

20 enero 2007

Cine

Resulta que parte de la crítica ha vapuleado ya a Mel Gibson por su Apocalypto. Resulta que los indígenes ya han puesto el grito en el cielo por la imagen que ofrece la película de su pasado. Y resulta que un conocido crítico de cine de El País resumía ayer en su apreciación de la película que lo único criticable es el gusto por la sangre de Gibson. El resto, explicaba, guste o no, es lo que pasó. Y yo, desde mi casi absoluto desconocimiento de los métodos de guerra de las tribus incas y mayas, me pregunto: ¿pero es que alguien dudaba que en esa época las guerras entre civilizaciones eran de otro modo? Mel Gibson no me cae bien, pero hoy quiero defenderlo. Ya está bien de este rollo políticamente correcto que nos traemos todos. Hasta el siglo XX ninguna civilización de la historia mantuvo preocupación alguna por los métodos de exterminar a sus enemigos. Los españoles conquistamos el Nuevo Mundo a lo bestia... pero sin duda las guerras entre tribus que refleja Apocalypto nos pusieron las cosas más fáciles, una sociedad dividida es más fácil de arrasar. Supongo que la peli no será buena. Ahí no me meto porque no la he visto. Pero es que ya empiezo a estar cansada de este rollo de lo buenos que fuimos todos. Aquí quien más quien menos tiene algo que esconder. España fue bárbara conquistado América, sí, pero que esto nos los critiquen los ingleses, inventores de los campos de concentración, o los franceses, que no dudaron en arrasar a los hugonotes en una noche para olvidar... En fin, las grandes potencias son lo que son a fuerza de muertes. ¿Por qué iba a ser menos una gran civilización como la maya o la inca? El hombre siempre se ha impuesto por la fuerza. Hoy aún es así. ¿A qué viene tanto escándalo?

Arte

Ayer estuve viendo una exposición que se inauguraba en el MARCO, el Museo de Arte Contemporáneo de Vigo, Paperback. Uno de sus artífices me llamó la atención cuando le pregunté cuánta gente había visto la misma expo en Santiago, donde estuvo hasta diciembre. "El arte no se mide en número de visitantes", replicó. Yo con el arte contemporáneo mantengo una relación de amor-odio. Pero siempre he pensado que una exposición que nadie ve es una exposición que fracasa. Sí, sí, Van Gogh murió en la ruina. Pero es que cuando él vivía la información no era global. Hoy, en realidad, es difícil no enterarse de las cosas que pasan. Y como hay más críticos y entendidos en arte que artistas, seguramente Van Gogh, hoy, no hubiese pasado desapercibido. Otra cosa es que los críticos tengan siempre capacidad para valorar a un verdadero artista, algo que dudo muchísimo. El caso es que mi inocente pregunta sobre él número de visitantes se convirtió en un pequeño debate sobre el papel del arte en la sociedad moderna. Todo es relativo, yo tengo unas decenas de lectores en este blog y me parece increíble, hay gente que supera las mil diarias y le parece insuficiente. Pues el arte seguramente funciona igual. Sólo que los gurús del arte moderno parecen empeñados en hacernos creer que su terreno es distinto a todo lo demás. Y no. También la literatura y la música son artes, aunque las artes plásticas pretendan erigirse en salvadoras de la cultura moderna. De hecho, se refieren a sus obras como "ARTE", intentando hacernos creer que sólo la música, el cine o la literatura tienen un componente de negocio, que desaparece en el limbo de las artes plásticas. Qué gran mentira. Ni un manuscrito del Ulises de Joyce alcanzaría tanto valor en el mercado como un cuadro de cualquier artista consagrado. No me vengan con máximas de que el arte no se mide en número de visitantes. No, claro, se mide en los miles de euros que cuestan los cuadros.
Foto: Una de las piezas de Paperback.

19 enero 2007

La madre de Farruquito

Ante el aburrimiento de la gala de ayer de OT que comparto con mi colega blogger Eloísa (www.aporelmar.blogspot.com), el zapping me llevó a sumergirme en TVE en una especie de road movie. El protagonista, Farruquito. El programa reconstruía los hechos desde el fatal atropello que esta semana le llevó a la cárcel, y ofrecía tanto la visión de la viuda del muerto como la de la familia del bailaor. Y esta entrada está dedicada a la madre de Farruquito, la Farruca. Señora Farruca, yo entiendo, de verdad, que para una madre debe ser terrible ver a su hijo en la cárcel. Pero decir "¿qué ha hecho mi hijo, mi hijo no ha robado, lo que le pasó fue un accidente?" raya la inmoralidad. Señora Farruca, su hijó robó, de hecho, algo sagrado, la vida de otro. Y no por accidente, perdóneme, pero conducir sin carnet, sin seguro, a 80 km/h en una zona de 40, adelantar a dos coches en línea continua, embestir a un peatón en un paso de cebra, darse a la fuga, callarse durante seis meses y después obligar a tu hermano menor a inculparse no es un accidente. Renuncio a describirle lo que es. Pero desde luego, no es un accidente. Durante los seis meses que su hijo estuvo calladito siguió bailando, paseando con su novia y haciendo su vida. Parece que los remordimientos llegaron después, cuando la policía le pilló. Y le pilló, señora Farruca, porque mientras escuchaban un teléfono pinchado de un implicado en la Operación Malaya de Marbella, mire por dónde, contaron la verdad. Porque su hijo y su tío habían pedido ayuda a un mafioso para borrar el rastro del crimen. Qué accidente, sí señor. Señora Farruca, quizá las madres pierden la razón ante sus hijos. No lo sé. A mí la mía me critica mucho, dudo que me defendiese si hubiese hecho lo que su hijo hizo. Desde luego, entre la mía y usted me quedo con mi madre.

El libro de la selva

Foto: El País





Cuando era niña y vi por primera vez El libro de la selva soñé durante meses con ser Mowgli. Aquel niño criado por los animales de la jungla me pareció el ser más envidiable del planeta tierra. Desde entonces, las historias de seres perdidos en la jungla me atraen de forma irremediable, y hoy leo en la prensa que una mujer de 27 años, Rochom Pngieng, ha sido hallada en Camboya después de 19 años viviendo en la jungla. No habla ningún idioma inteligible, pero se cree que es una niña que desapareció en 1988 mientras cuidaba un búfalo en una remota zona selvática a unos 325 kilómetros al noreste de la capital de Camboya, Phnom Penh. Su supuesto padre la ha identificado por una cicatriz en la espalda. Y yo, en el fondo, siento compasión por Rochom. La vestirán, la lavarán, la peinarán. Aprenderá a leer, a escribir. Pero seguramente ya no volverá a ser libre como lo era en la selva.

18 enero 2007

Una foto


No sé hacia dónde mirar sin que se me pierdan los sueños. Hace tiempo que entiendo que sólo en ese terreno resbaladizo somos capaces de creer en la esperanza. Hace días que hablamos de miserias. Quizá con esta noria las olvidemos por un instante. Es de la nueva serie del fotógrafo gallego Vari Caramés, que inaugura esta tarde en Vigo una expo. Nos ofrece mirar hacia adelante y soñar. Hagámoslo. Aunque sea un segundo.

Esther y su mundo






Si alguna vez hubiese querido ocultar mi condición de treintañera la farsa hubiese caído hoy hablándoos de "Esther y su mundo". Me acabo de enterar de que Bruguera ha lanzado un nuevo tomo de este cómic de los setenta y ochenta. Esther es una treintañera separada, con una hija, trabaja de enfermera en un hospital y sigue enamorada de Juanito, que ahora entrena al Chelsea. ¡Lo quiero ya! Seguro que la mayoría no tenéis ni idea de lo que hablo, pero las devotas de Esther estarán ya pegando botes, como me pasó a mí esta mañana. Devoré los tebeos de Esther durante años, de vez en cuando me sorprendo recordándolos aún ahora. Así que prometo leer sus nuevas aventuras.

Fago

Foto: Cristóbal Manuel


La noche cayó en Fago como siempre. Los veinte habitantes del pueblo se acostaron y, por la mañana, se enteraron de que alguien había tendido una emboscada a su alcalde, Miguel Grima, y lo había matado con una escopeta al volver a casa. Pero alguno de esos veinte seguramente no tuvo que esperar a la mañana para conocer la muerte de Grima. Porque es el asesino. O los asesinos. En una aldea como Fago es difícil esconder los secretos. El pueblo estaba dividido entre quienes apoyaban a Grima y quienes le denostaban. Las sospechas, es lógico, recaen en este grupo de disidentes del alcalde del PP. Pero, ¿y si como en las novelas negras la trama da una vuelta de tuerca y se descubre que fue uno de sus afines quien le mató? Estos días, en Fago hay más periodistas que vecinos. Quizá los del pueblo se miren unos a otros, sospechando de todos y de ninguno, pero sonrían a los periodistas como temiendo que algo en su rostro revele al asesino. En Fago se hizo de noche. El asesino duerme. Quizá, a su lado, alguien sospecha de él.

17 enero 2007

Bambi y el Doctor No

He intentado evitarlo, pero no puedo. Tengo que opinar sobre la fractura PP-PSOE y el espectáculo visto en el Parlamento. Sinceramente, ni Bambi ni el Doctor No están para mí a la altura de lo que necesitamos ahora los españoles, pero después del baño de infamia que el Doctor No (Rajoy, claro) dejó en el debate del pasado lunes, creo que Bambi (o sea, ZP) ha ganado la partida. Porque cuando se llega a tales cotas de mezquindad, el rival sale engrandecido, Doctor No, ¿no sabía usted eso a pesar de su erudición? Esa frase suya de las bombas pasará a la historia por ser una de las cosas más crueles dichas en democracia. Y más injustas. Porque los que matan, Doctor No, son los terroristas, no Bambi. Los que destruyen una sociedad como la nuestra no son los rojos (de hecho hasta ahora los únicos que han destruido un gobierno legítimo, siento recordarle, Doctor No, fueron los suyos, los de extrema derecha, que derrocaron la legítima República), sino los etarras. No se vaya por las ramas. Da igual lo que se escriba en el pacto antiterrorista, Doctor No, usted y los suyos no van a estar. Porque han visto que esto es rentable: hay todavía muchos morriñosos del franquismo campando por las Españas. Pero desde mi humildad le advierto, Doctor No, que esos votantes no son buenos compañeros de camino. Ande con cuidado.

Farruquito, en prisión

Finalmente, el bailaor Juan Manuel Fernández Montoya, más conocido por Farruquito, entró ayer en prisión. Han pasado tres años desde que atropelló a Benjamín Olalla en Sevilla. Tres años desde que le mató. Tres años desde que se dio a la fuga dejándolo tendido sobre la calzada. Eso sí, Farruquito siguió bailando, y la jet de este país bananero en el que vivimos siguió asistiendo a sus espectáculos. Como si haber matado a una persona fuese una anécdota. El pasado mes de septiembre, la Audiencia Provincial de Sevilla le condenó a dos años de cárcel por homicidio imprudente y a uno más por omisión del deber de socorro. Esta condena hace algo más que justicia. Se convierte en el mejor factor disuasorio para quienes se juegan la vida de los demás desde su automóvil. Tomen nota.
Foto: García Cordero, El País

De coña

Sana el Aji escribió el 9 de diciembre de 2006 en el semanario marroquí Nichan un artículo que recogía algunos de los mejores chistes que circulaban en el país sobre religión, sexo o Mohamed VI. La periodista decidió suavizarlos un poquito, por eso de que en Marruecos no hay libertad de prensa. Aún así, la broma casi le ha costado la cárcel a ella y al director del semanario, Driss Ksikes. Afortunadamente, la condena de tres años de prisión ha quedado en suspenso y por ahora la Ley marroquí se ha conformado con que paguen una multa de 7.500 euros cada uno. Quizá alguien pueda explicarme cómo este señor, Mohamed VI, tiene previsto llevar a su país al siglo XXI condenando a periodistas por contar chistes. Puede que el rey de Marruecos, que tanto anunció que iba a cambiar su país al acceder a la Corona, haya olvidado que su gente prefiere morir en una patera antes que quedarse en su tierra. Y esto, se mire por donde se mire, es terrible. Claro que para las autoridades marroquíes debe serlo mucho más un simple chiste.

16 enero 2007

Todo por la Wii

Una mujer californiana de 28 años ha muerto intentando conseguir gratis la nueva consola de Nintendo, la famosa Wii. Según cuenta La Voz de Galicia, el concurso consistía en beber agua sin orinar. El que más aguantase se llevaba la consola. Jennifer tenía tres hijos, seguramente llevaban semanas machacándola, "quiero la wii, quiero la wii", quizá no podía pagarla y decidió apuntarse. Así que murió por la Wii, aunque según los forenses fue por intoxicación por agua. Tremendo. Tanto morirte por la wii como por exceso de agua.

Vacuo


Vacuo es la primera producción propia del Centro Coreográfico Galego, y el sábado estará en Vigo. La dirige Maruxa Salas, y dicen en la nota de prensa que "pretende ser una muestra de la propuesta artística interdisciplinar". O sea, que será un montaje complicado. Aún así, si estáis por Vigo no os lo perdáis, gran parte del talento gallego se ha volcado el él: la música es de Berrogüeto, por ejemplo. Entradas a la venta en la taquilla de Caixanova, en www.caixanova.es. Los precios oscilan entre 8 y 3 euros. Baratitos, ¿no?


15 enero 2007

Bien por López Aguilar

Las periodistas que acompañaron a Arabia Saudí al ministro López Aguilar reconocen que, hasta hoy, recibieron un trato exquisito. Claro que todas aceptaron el traje oficial, es decir, se taparon hasta las cejas. Pero superado ese escollo, todo fue bien hasta que hoy la comitiva llegó a una universidad islámica donde López Aguilar tenía previsto impartir una conferencia. Los responsables del centro se negaron a dejar entrar a las periodistas. Por supuesto, por ser mujeres. Así que el ministro canceló su intervención. Y yo le aplaudo. Una cosa es asumir ciertas normas con las que en tu país estarías en desacuerdo, como ocultar tu rostro, y otra admitir que por ser mujer no tengas derecho a entrar en una universidad.

Malcriados

Tengo una ojeriza especial a los padres que aparcan en triple fila a la puerta del cole para que sus hijos no caminen más de dos metros hasta el coche. En una ciudad como Vigo, donde circular es un caos, esta gente campa a sus anchas y cuando les recriminas suelen señalar a su hijo, como diciéndote: ¿no ves que llevo un niño? Cuando yo era pequeña, mis padres reaccionaban justo al revés: lo siento, es que llevo un niño. En treinta años, las cosas han cambiado notablemente. Me pregunto si todos estos niños que crecen creyendo ser los reyes del mundo serán capaces de asumir de adultos la realidad. Quizá estos padres no se dan cuenta de que proteger demasiado a sus hijos es un error. Yo iba sola al colegio desde muy pequeña, y desde luego no tengo ningún trauma. Todo lo contrario, creo que soy extremadamente independiente gracias a que mis padres decidieron que fuese sola mucho antes que el resto de mis compañeras. Sólo tenía que cruzar una calle, pero con cinco años era un reto. Y recuerdo perfectamente ese día, mi primer día de independencia. Me pregunto qué recordaría ahora si mi madre me esperase subida a la acera con su coche para evitarme caminar doscientos metros.

Estatutos

Supongo que todos os habéis enterado de que en Galicia andamos a vueltas con el Estatutiño. Ya sabeis, eso que cuando lo hicieron los catalanes era tan malo malísimo y cuando lo hicieron los andaluces de lo más cojonudo aunque en realidad era lo mismo. Pues bien, ahora nos toca a nosotros. Y, hombre, no íbamos a ser menos que los catalanes, faltaría más, así que nuestros representantes políticos llevan un mes discutiendo si somos una nación, una realidad nacional, un sentimiento nacional un... bueno, os contaré que lo más brillante hasta ahora ha sido proponer la definición de "nación de Breogán". Breogán es un mito, según las leyendas los gallegos descendemos de este guerrero celta, pero nadie ha podido probar que existiese, o sea, que alguien propuso poner en nuestro Estatutiño algo así como "nación de Zeus". Es tan romántico... Para el caso, que conste, me quedo con Breogán, que para eso es nuestro. Pero, en realidad, lo que me aterra es que unos tipos adultos y se supone que formados (ojo, tras el caso Roldán no me fío de ninguno), llevan semanas intentando hacernos creer a los gallegos que el eje central de nuestro Estatutiño está ahí, en esa definición. No en la financiación o en las competencias, no en el funcionamiento sanitario y tributario, ni siquiera en cómo se va a articular la defensa de nuestra cultura. No, el quid está en que decir nación o realidad nacional precisa de varias semanas de negociación. Bien, me voy a dormir. Quizá mañana, cuando despierte, hayan cambiado a mis políticos de Breogán por políticos de verdad.

14 enero 2007

Portada de La Razón.es

"Los carteles con la palabra «paz» dominaron una manifestación contra el terrorismo cuyo objetivo fue también el de apoyar la estrategia del presidente del Gobierno respecto a ETA. También se dejó notar una gran bandera republicana en las primeras filas, que contrastaba con la ausencia absoluta de banderas de España, habituales en otras marchas. El manifiesto leído al final proponía la unidad política para luchar contra ETA".
Dios mío, si esto no es periodismo tendencioso que alguien me explique qué es!!!!!!

Despropósitos


He encontrado en un blog que me ha encantado, Trazas (http://www.paralelo38.punto-rojo.org/blog2/), un recorte de prensa que reproduzco porque sólo viéndolo alguien puede creer que esta pseudo periodista haya escrito semejante cosa. Seguro que es alguna ironía, broma, o como ella califique su tipo de humor, pero, en todo caso, no era el momento. Y, desde luego, transmite con bastante claridad la forma de pensar de esta mujer a la que no quiero calificar. He contado hasta mil antes de escribir esta entrada para no ponerme a su altura moral. País, país...

Se derrumba la historia de amor

Con lo románticos que nos pusimos con la pareja de adolescentes gallegos que huyó de casa por amor y resulta que nada de eso. Los chavales aparecieron en mi ciudad, Vigo, y contaron a sus padres que se escaparon por un motivo mucho más prosaico: la noche de autos se les fue alargando, cuando se dieron cuenta hacía horas que tendrían que haber vuelto a casa y, aterrados ante las broncas paternas, se dieron a la fuga. En fin, ya me extrañaba a mí que en estos tiempos Romeo y Julieta hubiesen revivido.

Zorros


En un pueblo de Ourense, Carballiño, han organizado la IV Copa de España de Caza do Raposo. O sea, del zorro. Según la asociación ecologista Adega, semejante atrocidad tiene poca explicación en uno de los pocos ayuntamientos gallegos que tienen su propio departamento de Medio Ambiente. Según la Lei Galega da Caza queda prohibido cazar en situaciones extraordinarias que obliguen a los animales a buscar nuevos refugios. Y justo después de la plaga de incendios de verano no parece el mejor momento para dedicarse a arrasar zorros. Me quedé muy sorprendida al leer la nota de Adega, realmente pensaba que la caza del zorro estaba abolida en todo el mundo, después de conseguirlo hasta en Inglaterra, donde era una tradición tan arraigada como aquí los toros. Pero no. Aquí siempre tenemos que dar la nota. Y pensando en este tema de la caza, que a mí me pone de bastante mala leche, me sorprendí pensando que si en Inglaterra han conseguido abolir la caza del zorro, quizá algún día en España podamos terminar con las corridas de toros. Quién sabe.






13 enero 2007

Soy de Risto


Me mola Risto. Me mola que ponga a caldo a ese club de cantantes de karaoke que es OT, me mola que le diga a Leo, el peor de todas las ediciones: "Cuando esto acabe, Leo, los dos volveremos al lugar del que nunca debimos salir: yo, a mi agencia de publicidad, tú, a tu orquesta". ¡Es que es grande! Me encanta que todos se piquen (excepto Lorena y Saray, ojo, por algo será). Lo decía el otro día una concursante de una edición anterior de OT, que fuera les van a decir cosas mucho más duras. Pues están aviados, con la que montan cada vez que Risto les critica (vale, las formas no son las más adecuadas, lo reconozco). ¿Y la profesora sudamericana, la tal Edith, el rebote que se pilló cuando Risto insinuó que no era una buena profesora? Pensé que me moría de la risa esa noche, la tía completamente picada exhibiendo su currículum. Me molan personajes como Risto porque desmontan el tinglado de mentiras que intentan hacernos creer. El otro día, mientras todos hacían esa vomitiva apología tan de moda contra la piratería musical, él pidió la palabra y les espetó que ya que hablaban de piratería le gustaría pedir que las compañías bajasen el precio de los discos. Luis del Olmo acaba de fichar a Risto para Protagonistas. Que le vaya bonito.

Cosas que importan

Os presento a mi árbol favorito. Se llama cedro del atlas. Hoy Vigo ha amanecido bajo un sol radiante y una ligera niebla. Sólo me apena estar tan lejos de Madrid y no poder ir a la manifestación contra ETA. A todos los que vayáis os mando mi energía.

Trepanaciones

Puede que me sienta un pelín abuelita escribiendo esto... pero es que tras leer la crónica de la primera representación de la ópera Wozzeck, de Alan Berg, en el Teatro Real, me he preguntado si el arte precisa trepanaciones para ser más arte. Vómitos, vísceras y demás familia se vieron ayer en escena en el montaje de Calixto Bieito. Cuenta el crítico de El País que mucha gente abandonó la sala, y reconozco que yo hubiese sido una de ellas, probablemente con arcadas. Esta historia me recuerda a aquella ópera que querían montar en Alemania en la que aparecían las cabezas de Cristo, Mahoma y Buda, y a muchas otras expresiones artísticas que buscan el rechazo visual para transmitir su mensaje. Sinceramente, no soy ninguna experta en arte y, a la vista de estas nuevas tendencias, sé que nunca lo seré. Tan sólo me pregunto si tanta paranfernalia no es sino un método de provocación para ganar espectadores, porque pienso que el arte en sí no necesita tantas vestiduras. Seguramente los críticos dirán que el de Bieito es un montaje excepcional. Afortunadamente, los críticos y yo caminamos por sendas diferentes...

12 enero 2007

Aún existe el amor

Lo habréis leído en algún periódico, dos adolescentes gallegos se han fugado de casa por amor. Al parecer, como el chaval es gitano el padre de la novia le había prohibido verlo. Y los dos tortolitos decidieron escaparse. El padre no imaginó nada porque su hija "se había dejado el cargador del móvil y el maquillaje" (sic, de verdad). Pero la pareja tenía todo muy bien planeado y ahora recorren Galicia se supone que felices. Hay testigos que dicen haberlos visto, pero el caso es que la poli no los encuentra. Y yo me digo: ¿este señor padre tan rotundamente contrario a las relaciones interraciales se habrá dado cuenta de que su hija debe estar dándose al fornicio por toda la comunidad autónoma con un ser de otra raza? ¿Habrá capacidad de perdón suficiente en el progenitor cuando a su hija se le acaben las ganas de aventura y vuelva a casa? ¿La mantendrá encerrada durante meses, como castigo? Estas son las cosas que ningún periódico nos contará cuando la noticia deje de ser noticia.

Contra todos

Ni la palabra libertad ha bastado para que el PP ceje en su empeño de dividir España (ellos, que tanto hablan de la unidad física nacional). Mariano Rajoy anunció que, a pesar de que UGT incluya la palabra libertad, exigida por ellos, en el lema de la manifestación de mañana, no estarán. No entendí ninguno de los argumentos que dio, así que no los repetiré. Sólo me quedó claro que exigía que se suspendiese esa manifestación y también la de Bilbao. Me temo que el PP aún no ha entendido que ya no gobierna, y que no tiene derecho a exigir nada al resto de los demócratas. Es más, yo, que no comulgo con ningún partido político, me ofendería si se desconvocase una manifestación de apoyo a dos muertos y de protesta contra el terrorismo. Porque, en definitiva, por eso saldrá mañana la gente a la calle en Madrid y Bilbao. Pero quienes buscan votos en cosas como esta deberían avergonzarnos a todos los que creemos en un mundo mejor. Hace tiempo que sé que todos los políticos tienen un plazo, más o menos largo, para dejar de ser idealistas con vocación de servicio público y convertirse en aves de rapiña en mayor o menor medida. Con rapiña, aunque me refiero a muchas cosas, en este caso aludo a rapiñear votos, eso, en realidad, es lo único que importa a unos y otros. De eso depende todo lo demás. Pero pocas veces lo he visto hacer de forma tan mezquina. Si viviese en Madrid, mañana estaría en la calle gritando NO a Eta.

¿Por qué yo no?

Hay un bloggero que ha visitado todas las páginas de mis amigos bloggers invitándoles a votarle y en la mía no ha entrado. ¿Por qué, cuentero, por qué? ¿Tiene justificación este agravio? ¿Es que las desesperadas no tenemos derecho al voto de 20 minutos?

11 enero 2007

Tallas y tallas

Las comilonas navideñas han pasado factura, el otro día escarallé la cremallera de unos vaqueros (no subía, pero yo no quería creerlo), y hoy los llevé a una costurera. Encontré una franquicia de costura, sí, os lo prometo, en el centro comercial más grande de Vigo, y me la cambiaron en una hora. Durante ese rato me di una vuelta por las rebajas y hasta me atreví a probarme ropa. Era muy feliz porque sigo entrando en mi talla hasta que, en Pull and Bear, me tocó hacer cola en el probador. Ante mis narices estaban tres dependientas de lo más monas, probándose vaqueros ¡de la talla 34! y quejándose de que estaban gordas. Mi síndrome premenstrual unido a dos kilos de más me convierte en un ser potencialmente peligroso, afortunadamente alguien dejó libre un probador y dejé atrás aquella pesadilla anoréxica. Tras mirarme al espejo con mis vaqueros de la 38 decidí consolarme: aquellas niñas de la 34 debían medir unos seis u ocho centímetros menos que yo. Pero después, coño, pensé, ¿consolarme de qué? ¿Me gustaría usar una talla 34? No por Dios, debería estar prohibido que toda mujer adulta de más de 1,60 de estatura use esa talla. Pero lo triste, en realidad, es que entre las chavalas se haya puesto de moda usar tallas como esa. Hace unos días murió otra chica de anorexia. Y yo pienso que, si hoy tuviese 16 años, seguramente lo sería también: estaría tan acomplejada por no ser escuálida que con la adolescencia gilipollas que tuve sé con certeza que hubiese caído de lleno en las garras de la estupidez. En fin, cosas que pasan.

Un poco de humor


Una amiga me envió esta mañana esta viñeta. Después de reírme, pensé, qué gracia, así somos los gallegos. Después, como si una cosa llevase a la otra, pensé si realmente los gallegos somos así, los catalanes de aquella manera y los madrileños de la otra. O si, realmente, todas esas creencias se basan en el absurdo. Por ejemplo, los gallegos tenemos fama de ser cerrados. Yo viví un año en Andalucía y me reventaba que me dijesen constantemente, ay, tú no pareces gallega, eres muy extrovertida. Como si pensasen que aquí en Galicia vivimos encerrados en casa con la melancolía a cuestas. Yo reconozco que también peco de esto, siempre me han parecido cansinos algunos andaluces, contando chistes a todas horas aunque no sean graciosos (sí, es verdad, hay andaluces que no son graciosos). Y siempre me pregunto si les pasará eso, si se verán obligados a ser graciosos para cumplir con la fama. En realidad, supongo que quienes vivimos cerca compartimos algunos rasgos, no lo sé. Yo sinceramente no podría asegurar semejante cosa. Nunca me han parecido vagos los andaluces, ni tacaños los catalanes, ni paletos los extremeños o los gallegos. Así que puede que, simplemente, lo que nos pasa es que no hemos entendido aún que nacer aquí o allá es accidental, y nacer en Vigo no implica que sea de determinada manera. Nos gusta presumir de nuestra tierra de forma irracional, aunque no haya nada más absurdo. Por ejemplo, te pones a ver un concurso y sale uno de Vigo. Quieras o no, ya dices, a ver si gana. ¿Os dais cuenta de que es de lo más estúpido? No lo conoces de nada, y sólo por vivir en tu ciudad le prefieres al resto. Imagino que será un mecanismo ancestral de supervivencia, eso de proteger la tribu o algo parecido.

10 enero 2007

Desesperada de verdad

Escucho mucho la radio. Seguramente mucho más de lo que veo la tele. Vivo, ya os lo he contado, a cierta distancia de Vigo, así que en los trayectos escucho normalmente la radio. O Antony and the Johnsons o la radio. Hoy tocó Antony. Intenté escuchar una emisora en la que los políticos no se peleasen por la manifestación que han convocado el sábado las asociaciones de ecuatorianos. Era imposible, cambiaba de una a otra y en todas oía a algún político del PP justificando lo injustificable y al resto, como hienas, sobre él. Llegó un momento en que sentí tantas tantas tantas ganas de llorar que decidí enchufar el impresionante cd de antony. Es tan melancólico que las ganas de llorar se quedaron ahí. Ahí siguen. Tengo ganas de gritar BASTA YA, no permitamos que gane ETA, sólo hay una forma de derrotarla, que es estar unidos. Dejad de usar los muertos como armas políticas, dejad de jugar con las palabras, con las verdades, con las mentiras, con el yo dije tú dijiste, con toda la mierda con la que estáis jugando. BASTA YA. Quiero unos políticos decentes, que no me avergüencen como hoy me han avergonzado. ¿Cómo se puede permitir que ese PIIIIIIIIIIIIIIII de Jiménez Losantos ataque a las asociaciones de ecuatorianos por querer salir a la calle, a dónde estamos llegando? Ahhhh, qué desahogo, esto es mejor que gritar.

San Simón


Cuando empezaba en esto del periodismo me encargaron un día ir a la isla de San Simón con un grupo de ex presos de la Guerra Civil. Yo era muy joven entonces, y recuerdo que pensé emocionada que iba a poder pisar esta islita, normalmente vedada a los visitantes. Nada más. San Simón es un islote, minúsculo, enclavado en la ría de Vigo. Pero durante los primeros años de la Guerra Civil se convirtió en prisión. Ya había sido, mucho antes, un lazareto, pero las huestes de Franco, mientras extendían su rebelión por toda España, mandaron a San Simón a muchos presos políticos. A finales de octubre del 36 ya había 700, pero llegó a haber casi 2.000, muchos de ellos ancianos. Aquella mañana de verano en que regresé con los que seguían vivos a su antigua prisión, vi llorar a muchos al pisar la isla. Ya ni siquiera les quedaba odio, en el fondo me pareció que regresar a aquel sitio les hacía bien, muchos repetían "nunca debemos olvidar". Sé que es difícil que en España se olvide que hubo dos bandos que se mataron entre ellos. Pero aquella mañana, cuando aquellos viejiños volvían a San Simón, realmente no sentí que fuese imposible construir un futuro común. Por eso no comprendo a quienes intentan abortar esa Ley de Memoria Histórica que va a permitir recordar a todos aquellos a los que se le prohibió durante décadas. Tienen derecho. Como nosotros, los que ni siquiera recordamos a Franco, a saber qué pasó.

09 enero 2007

Risas en el mercado

Foto: Gustavo Rivas


Así disfrutaron ayer las paisanas de Ana María Ríos en Arcade, después del revuelo montado con su desnudo en Interviú. Hoy se han colapsado las webs de varios medios de comunicación, entre ellos La Voz de Galicia, ante la afluencia de usuarios que querían ver las fotos de la peluquera más famosa de España. Los del pueblo, que hicieron en su día una colecta para ayudar a pagar su fianza, piden que comparta con ellos el bote de la revista... Un periodista proponía hoy en la Ser que pague una rotonda a la entrada del pueblo. Ana María no necesita apellidos, es ya un nombre propio, dicen que se va a convertir en colaboradora de Ana Rosa, otra mujer a la que le basta con el nombre. Alguien me contó hoy que el marido de la peluquera (esto sí parece de cine) reconocía que ella siempre soñó con ser famosa. Pues lo ha conseguido. Pero, como decía Truman Capote, se derramarán más lágrimas por las plegarias atendidas que por las no atendidas...

Nemirovsky

Irene Nemirovsky tuvo una vida de novela, pero no llegó a escribirla porque los nazis la mataron antes. Hija de una rica familia rusa, la Revolución la expulsó de su país, de donde emigró a Francia. Era de ascendencia judía, aunque no practicaba. Sin embargo, durante la ocupación de París, fue perseguida hasta la saciedad, encerrada en un campo de concentración y, finalmente, asesinada. Os preguntaréis por qué os cuento esto. Pues porque Nemirovsky escribió un puñado de novelas, y seguramente, de no haber muerto, hoy estaría considerada uno de los grandes escritores europeos. Salamandra ha recuperado las tres novelas de esta autora, Suite francesa, El baile y David Golder. Las tres son excepcionales. El País contaba el otro día que acaba de descubrirse otra novela suya en un desván. Porque, antes de morir, viendo su final cerca, Irene escribió y escribió, en una letra tan minúscula para ahorrar papel que incluso a sus hijas les costó descubrir que se trataba de novelas de su madre. Si no os gusta demasiado leer, os recomiendo la cortita El baile, una pequeña obra maestra. Si os animáis a seguir, Suite francesa os descubrirá todas las miserias que una guerra provoca en el ser humano, la crueldad, el egoísmo, la desesperación. David Golder la estoy leyendo ahora, y me está fascinando igual que las dos anteriores. En el prólogo de la Suite se narra la vida de la autora, otra novela en sí misma. De verdad, merece la pena descubrir a esta escritora.

08 enero 2007

La peluquera triunfadora

En octubre, Ana María Ríos dejó de ser una anónima peluquera de Arcade (Pontevedra) para convertirse en alguien conocido. La causa, su retención en Cancún durante su luna de miel acusada de portar detonadores en su equipaje. Por aquel entonces, a todos nos dio lástima, nos pareció una coitadiña a la que el destino le había jugado una mala pasada. Claro que me tocó cubrir el tema y me sorprendió mucho la reacción de la familia de Ana María. Repetían demasiado que eran gente humilde, que no les gustaba la atención mediática, que querían estar tranquilos... Eso a pesar de que esta niña salió tan pronto de México gracias a la intensísima presión de los medios de comunicación. Pero recuerdo que cuando se ponían en ese plan a todos nos daba la impresión de que alguien les había prohibido hablar. Y cuando la peluquera llegó a España, peinada y pintada cual estrella mediática, pensé, coño, esta no es la coitada que nos ha contado su familia. Lo escribí en el blog aquellos días, augurándole sus cinco minutos de gloria por todos los medios de comunicación del país. Lo confirmé viéndola en el programa de Ana Rosa y alguno más. Pero juro que lo de Interviú me ha dejado noqueada. No me lo esperaba. Ella dice desde la revista que quienes la critican lo hacen por envidia y que aceptó posar porque tienen que pagar sus deudas. Vale, me parece genial. Pero entonces a qué vino esa especie de opereta protagonizada por sus primas y su padre, suplicando comprensión. Ahora tengo la impresión de que todo estaba orquestado de antemano. Chica lista, desde luego. Que disfrutes tu minuto de fama.

Por todos los muertos

Esta Navidad han muerto en las carreteras españolas 113 personas. Claro que el año pasado fueron 68 más, por lo que, si lo piensas fríamente, 113 muertos es casi es una buena noticia, significa que está descendiendo la siniestralidad. Pero no es un consuelo. Detrás de esas 113 personas hay tantas lágrimas que me parece estar escuchándolas. Siempre he pensado que perder a alguien que quieres en un accidente de tráfico es una de las cosas más horribles que pueden pasarte. La llamada en la que te anuncian que un ser querido ha sufrido un accidente, los minutos de angustia hasta que llegas al hospital y la tragedia cuando te enteras de que ha muerto... No me ha pasado, espero que nunca me pase, pero lo estoy imaginando y me parece algo terrible. Por eso, sigo sin entender a todos los gilipollas que conducen normalmente como si nadie más que ellos cruzase el asfalto. Gente que te adelanta porque vas a setenta en una carretera de cincuenta y encima te grita al pasar. Gente que adelanta en línea continua, que corre como si le fuese la vida en ello (quizá le va), y, lo que es peor, que se juega la vida de los demás por ganar dos minutos al reloj. Si eres uno de esos capullos y estás leyendo esto, la próxima vez que alguien te llame macarra no le insultes, no le digas eso de mujer tenías que ser o espabila. Piensa, simplemente, que eres un macarra. Y que el resto de los que conducimos nos estamos cansando de los macarras. Si hubiese un teléfono para llamar cada vez que ves un macarra, estaría siempre colapsado. No eres un campeón del volante, eres, simplemente, un inconsciente. Piénsalo y, la próxima vez que te pongas en riesgo a ti o a otros, pisa el freno.

07 enero 2007

¿Fuenteovejuna o La jauría humana?

¿Qué tiene que pasar en un pueblo para que todos sus habitantes se unan para quemar la casa de un vecino? ¿Cuántos años de agravios, violencia gratuita y miedo han tenido que pasar los 3.500 habitantes de Villaconejos, un pueblo a 50 kilómetros de Madrid, para de repente emprender el camino a la casa de El Calvo y quemarla hasta los cimientos? Quizá si la justicia hubiese funcionado y los pocos valientes que se atrevieron a denunciarle no hubiesen sido apaleados sin que nadie les protegiese esto no hubiese pasado. Pero, ¿con qué autoridad moral puedo yo o nadie criticar a este pueblo si los mecanismos legales no funcionaron y se veían sometidos a la esclavitud del terror por este hombre que los testigos pintan terrorífico? Los vecinos, casi sin mediar palabra, se unieron para quemar la casa de este hombre y cuando les preguntan quién fue todos contestan yo. Como en Fuenteovejuna, quizá, o como en La Jauría humana. Nunca podremos saberlo.
Foto: El País

06 enero 2007

Familia, divina familia

No sé si en vuestras casas sucederá como en la mía, en la que cada comida familiar termina en batalla campal. Hoy, mientras mi padre, alineado a la derecha de Zaplana y Acebes, discutía con mi hermano sobre la negociación con ETA, me di cuenta de pronto de que es imposible que ETA y el Estado puedan llegar a entenderse si entre nosotros mismos, en una comida de Reyes, no lo conseguimos. Quizá es la nostalgia del fin de la Navidad, aunque suspirase por su llegada, o quizá es la inevitable vuelta a la rutina. Pero hoy he sentido que la paz no está al alcance de nuestras manos. Está en las manos de cuatro descerebrados, y eso no augura nada bueno. Decía Gandhi que no hay caminos para la paz, la paz es el camino. Pero cómo podemos exigir la paz, cómo podemos exigir a nuestros políticos que se entiendan si nosotros mismos nos enrocamos en nuestras posturas e impedimos que nos llegue nada de las contrarias. Quizá el único secreto de todo esto está en abrir los oídos, en escuchar al que tenemos en frente, aunque sintamos que se equivoca de pleno. Soy la primera en no hacerlo, por eso mi propósito de Año Nuevo va a ser este, escuchar aun a quienes considero equivocados. Intentar entender sus argumentos, siempre que los tengan.

Un mensaje en una botella

Desde Canadá escribió: "A quien reciba este correo. Por favor, ayúdeme, porque ya no puedo más". Lo lanzó y llegó hasta Australia. La niña que redactó esta frase estaba siendo sometida a abusos sexuales y gracias a Internet ha sido salvada. La Red, por una vez, no ha servido para lanzar sin vergüenza la pornografía infantil, sino para todo lo contrario. Si es que siempre hay un lado bueno...

05 enero 2007

El fin de los petardos

Donde yo vivo, la civilización saltó por la ventana hace tiempo. Aunque nuestra casa está a veinte kilómetros de la mayor ciudad de Galicia, Vigo, no tenemos ADSL ni cable, el móvil apenas tiene dos tristes rayitas de cobertura, no nos recogen la basura a la puerta de casa y cada vez que escucho a los políticos elogiando el rural gallego es que me pongo sushi. Porque los que, como yo, adoramos vivir en el monte, tenemos que renunciar a hacerlo en igualdad de condiciones, a pesar de pagar los mismos impuestos que el resto de los gallegos. Pero lo que peor llevo, os lo juro, es lo de los petardos. Aquí, sin ordenanzas municipales, cualquier momento es bueno para lanzarlos. En las fiestas parroquiales estuvieron más de tres horas seguidas, os juro que no exagero, lanzándolos. Fue tan tremendo que a una de mis perras casi le da un infarto. Así que en pleno arrebato de mujer desesperada, cogí el coche y seguí el ruido de las explosiones. Mi sorpresa fue mayúscula porque quienes estaban lanzando los petardos no eran cuatro chavales, sino cuatro sesentones con una cara de garruleitor que quienes no frecuentais el campo no podéis ni imaginar. En plena efervescencia premenstrual, les dije a gritos que estaba hasta los cojones de sus petardos, que una cosa eran diez minutitos, pero que tres horas eran para desquiciar a cualquiera. La expresión bovina con la que me miraron sigue apareciendo en mis pesadillas. Primero, debieron de flipar con mi arrebato de locura. Segundo, debieron de flipar porque una mujer les gritase (esto en según que sitios sigue siendo pecado). Y tercero, debieron de flipar, simplemente, porque a alguien le molestase algo que para ellos es tan entretenido. Evidentemente, volví a casa y los petardos siguieron sonando toda la tarde. Hoy fui a por una bombona (sí, aún existen), y al volver pillé a un vecino con un amiguito (los dos de unos setenta tacos) lanzando petarditos de lo más divertidos. Claro, hoy es Reyes, mira tú, será por eso que se vuelven a lanzar al petardeo. La veterinaria de mis perras me contó hace unos días que una chica que vive por esta zona ha puesto una denuncia a estos pirados. Creo que voy a hacer lo mismo.

Te pido la luna


Está tan difícil la cosa inmobiliaria en la Tierra que estoy pensando en comprarme un trocito de Luna. Ya se puede hacer. Por 45 euros. En el diario italiano Corriere della sera aseguran que un millar de israelíes han comprado ya su parcela. La intención de la NASA de construir en nuestro satélite en una base permanente parece que va a revalorizar el terreno lunar. Hay dos empresas que venden parcelas lunares, aunque me pregunto si estas ventas tendrán validez legal. Si la tienen, yo me iría encantada a vivir a la Luna.


Museo do Mar

Foto: Una mujer desesperada


Conozco bien el Museo do Mar de Galicia, un edificio impresionante que parece maldito desde sus inicios. Para empezar, porque el fantástico arquitecto italiano Aldo Rossi inició la reconstrucción de la antigua fábrica y murió durante el empeño. Así que le sustituyó un arquitecto gallego, César Portela. Portela es para mí uno de esos casos inexplicables: construye toda la nueva Galicia, a pesar de su manifiesta incompetencia para unir diseño arquitectónico y funcionalidad. El hermoso Museo do Mar es un museo en el que las paredes están estucadas, por lo que no se puede clavar nada en la pared ni apoyar paneles móviles. Exponer aquí, os lo aseguro, es complicado. Las dos salas de exposiciones tienen un gran lucernario en el techo, precioso, pero la luz entra a raudales y estropea las piezas. En la sala grande de exposiciones, en verano se podía estar perfectamente a cuarenta grados de temperatura. Así que el museo, después de ser inaugurado, ha permanecido cerrado el último año para reacondicionarlo. Pero lo peor de todo, en mi opinión, es que al frente no han puesto a un gestor, ni a un museólogo formado. Han puesto a un científico que durante toda su vida ha vivido embarcado haciendo investigación marina. Imaginaros su gestión al frente de un museo. Desastrosa. Ayer, la propietaria del Museo, la Zona Franca de Vigo, lo cedió oficialmente a la Consellería de Cultura. Quizá se abre una nueva era para este hermoso edificio. Quizá por fin alguien lo gestionará adecuadamente en vez de elegir las exposiciones temporales según su inexistente criterio. Quizá, por fin, aunque sea raro en este país, la persona que dirija este tinglado sepa algo del tema y no sea un simple enchufado. Cuentan que el director ha viajado este año por todo el mundo, con la excusa de hacer "viajes científicos". Me pregunto para qué, si el Museo está cerrado y su puesto en el aire.

Dudas razonables

Escuché hoy La Brújula de Alsina volviendo a casa. Debo confesar que tengo debilidad por este periodista. Vale, la manipulación derechil se nota, pero él la lleva con elegancia. No sé, como que en el fondo parece que todo lo que te cuenta es verdad. Y esto, en los tiempos que corren, dice mucho a favor de un periodista. Bueno, el caso es que Alsina contó que la asociación de ecuatorianos asentados en España no está demasiado contenta con la reacción que la opinión pública ha tenido con las muertes de sus compatriotas. El portavoz de la asociación declaró que nota una cierta frialdad, como si la muerte de dos ecuatorianos no fuese igual que la de dos españoles. Y perdonen, quizá no es momento de exabruptos, pero manda carallo. Esto se llama buscar tres pies al gato. No recuerdo el nombre de este caballero, ni lo conozco, pero si lo tuviese delante le diría que lo que él llama frialdad en realidad es anonadamiento. La sociedad española creía verse libre de la ruleta rusa de los atentados, no moría nadie desde 2003. En el fondo, nos sentíamos a salvo. Y lo que pasó el 30 de diciembre en Barajas ha resucitado la pesadilla. No se confunda, señor portavoz. Valoramos esas muertes exactamente igual que si fuesen españoles. De hecho, Alsina se apresuró a aclarar que nuestro gobierno está haciendo mucho más por las víctimas que el gobierno ecuatoriano. No es cuestión de entrar en comparaciones gilipollas, vale. Pero es que me sentí agredida con esa declaración. Porque yo siento infinitamente esas muertes, me duelen y me dolerían igual si los muertos fuesen chinos, españoles o canadienses. Me duelen no porque sean de un lugar u otro, sino porque su muerte fue absurda. Como Eta, como Otegui, como esta lacra que llevamos arrastrando desde hace décadas. Que descansen en paz Carlos y Diego.

04 enero 2007

Lo que nos quedaba por ver

¿Cuántos días hace que ejecutaron a Sadam? Perdonad que sea tan plasta con este tema pero esto que acabo de encontrar en Internet me ha puesto sushi de verdad. La foto es real, es un muñeco que se vende, cómo no, en USA, se llama Sadam Colgado de una Soga. Emil Vicale, fundador de la empresa que lo comercializa, Herobuilders, cuenta campechano que ya tenían otros dos muñecos de Sadam, así que "creímos que sería genial hacer la última figura de acción de su vida". Lo peor es que el macabro muñeco está siendo todo un éxito desde que salió a la venta el viernes, tanto que el simpático Vicale augura que será todo "un éxito de ventas". Como si no hubiese sido suficiente hoy encontrar en toda la prensa digital enlaces para ver la ejecución de Sadam,. De verdad que la realidad siempre supera a la ficción.

03 enero 2007

Religiones

Foto: El País


Esta foto se tomó en la India, donde millones de personas participaron en el Ardh Kumbh, la segunda concentración religiosa más multitudinaria del mundo. La primera es el Kumbh, también en la India. Otra de las importantes la vimos la semana pasada, es la peregrinación a la Meca de los musulmanes. El día de Año Nuevo, miles de católicos esperaban al Papa a las puertas del Vaticano en otra concentración religiosa de interés. Para que luego digan que las religiones no se parecen...

La última móvil-grabación de Sadam

Me chocaron las imágenes, pero entre tanta mierda hasta hoy no me di cuenta de que, efectivamente, mucho de lo que vimos de la ejecución de Sadam Husein está grabado con un teléfono móvil (qué nombre tan feo y absurdo, por cierto, mola más el sudamericano celular, ¿no?). Leí en algún periódico que las autoridades irakíes están buscando al autor de la grabación. Qué mente tan comercial, en realidad, tiene ese hombre (supongo que una mujer, en Irak, en una ejecución, hubiese "cantado" mucho). El dictador muriendo ejecutado y él achantando el móvil como si estuviese grabando un screener en un cine cualquiera. Claro que su grabación ha debido de valer millones de euros. En ella, los guardias insultan al líder suní, y ese último gesto de odio supremo es quizá lo que ha dado aún más valor a la grabación. La especie humana ha alcanzado semejante grado de barbarie que puede que el retroceso a sus orígenes más arcaicos esté a la vuelta de la esquina.

01 enero 2007

La mala suerte

Ayer, un largo atasco me puso de mala leche. Veníamos hacia Vigo y a la altura de Vincios, una pequeña aldea a pocos kilómetros de la ciudad, una larguísima cola de coches nos detuvo, obligándonos a coger una carretera alternativa en la que por supuesto nos perdimos, retrasándonos todavía más. Durante todo este tiempo ni siquiera me preocupé por lo que había pasado, se veían unas luces de ambulancia, imaginé que un choque entre dos conductores con prisa. Pero no. Mientras yo me ponía de mala leche por el atasco, dos personas habían muerto. Un coche las atropelló y se dio a al fuga. La noticia está en todos los periódicos. Vincios es un pueblo de esos típicamente gallego, forjado a ambos lados de la carretera. Los indicadores de velocidad marcan un límite de 50 km/hora. Vengo casi cada día por esa carretera y quizá yo y un par más respetamos ese límite. Lo triste es que cuando reduzco para entrar en esta u otra zona urbana suelo llevar detrás a algún gilipollas "pisándome el culo" para que acelere. En el pueblo donde nosotros vivimos sucede lo mismo. La carretera que lo atraviesa es también típicamente gallega, la gente ha construido sus casas donde le ha dado la gana y hay tramos en que solamente cabe un coche. Hace un par de días una furgoneta, a la vista de mi decisión de no pasar de 40 km/h, atajó para adelantarme y subir la carretera de montaña que lleva a mi casa a 90 por hora. El día en que ese demente se encuentre con unos niños o unos perros al borde de la carretera se los llevará por delante. Cada vez desprecio más a estos conductores. Hace una semana uno de ellos mató a los dos perros de un amigo. Ni siquiera se detuvo a ver qué había pasado. Uno de los perros no murió en el acto, pasó la noche tirado en la carretera con la columna rota. Tuvieron que sacrificarlo. Las dos personas de ayer murieron mientras cruzaban la carretera, seguramente iban a tomarse los últimos vinos de 2006 con sus amigos, antes de cenar. Y esos asesinos al volante siguen su camino, como si nada hubiese pasado. Fijaos, si no, en Farruquito.