22 enero 2007

Lobos


Los seiscientos lobos que el hombre aún no ha exterminado en Galicia se mueren de hambre. Los incendios y las riadas han alterado su hábitat, así que, hambrientos, comienzan a acercarse a las zonas urbanas en busca de ganado. Los ganaderos ya han puesto el grito en el cielo, exigiendo batidas e indemnizaciones (como si no estuviesen estipuladas por ley). Algunos han llegado a decir que tienen miedo de que los lobos ataquen a sus familias. Yo, de verdad, entiendo que es más rentable salir en los periódicos para conseguir lo que quieres, pero de ahí a fabular... Los lobos no atacan al ser humano. A no ser, evidentemente, que se sientan amenazados. Los lobos comen ganado porque se mueren de hambre. Así que quizá, en vez de matar lobos, lo que tendrían que hacer las autoridades es garantizarles el sustento, que para eso son una especie en peligro de extinción. Yo tengo debilidad por los lobos. Hace años, un biólogo me contó que cada vez aúllan menos. Es cierto, en los montes gallegos ya sólo se les escucha de vez en cuando. Y es porque son tan listos que ya saben que si aúllan avisan al hombre, el mayor depredador de la tierra, de dónde están, por lo que estaban siendo exterminados con facilidad. Ahora sólo aúllan en casos de extrema necesidad. Han aprendido a vivir en silencio. Sé que para un ganadero es duro perder a sus animales, suelen ser pequeñas explotaciones. La Xunta de Galicia debería agilizar la entrega de las ayudas y mejorarlas si es posible para que la tentación de matar lobos desaparezca.

5 Comments:

Wilde said...

Es tremendo, cambiamos el habitat de los animales y luego por encima lo ponemos de culpables y queremos exterminarlos para defender nuestro ganado. Lo de que el lobo haya dejado de aullar por culpa nuestra es realmente triste. Lástima que la gente no reflexione sobre estas cosas.

Kurtz said...

En Aragón y Navarra, por culpa de los cambios de hábitat, los buitres atacan al ganado vivo. Hemos vuelto a la naturaleza loca.
Un saludo.

Una mujer desesperada said...

sí, ya había oído lo de los buitres, es tremendo... a mí lo que me aterra es escuchar a esta gente, como si sólo el ser humano tuviese derecho a ocupar la Tierra...

Anónimo said...

Absolutamente de acuerdo. Pero entiendo a los ganaderos que sufren para sacar adelante sus cuatro vacas y que una noche se las llevan los lobos. Es muy fácil criticar desde casa, calentitos, con un sueldo fijo a fin de mes y todas las comodidades del mundo. Los primeros desnaturalizados somos nosotros, no aquel que quita una vida para sacar la suya adelante. Hay que meterse en la piel de los que lo sufren, meterse de verdad. La clave la tienen las administraciones, por supuesto, pero hay que entender que es una situacion delicada y comprometida. De compleja solución. El caso del lobo es único, no es como el del lince, o el oso, o el águila imperial a los que nadie persigue porque no dañan al hombre. El lobo sí. Afortunadamente podemos decir que el lobo está recuperándose a pasos agigantados y ya ha subido un escalón en la lista internacional de especies protegidas. Ya se han conectado las poblaciones del norte con las de extremadura y en zonas como Salamanca se oyen sus aullidos donde hace años que se habían olvidado. Esperamos que la Administración lo sepa hacer bien.

Una mujer desesperada said...

tienes razón anónimo, el problema es de la Administración, que tiene que gestionar las ayudas con rapidez, claro...