18 enero 2007

Una foto


No sé hacia dónde mirar sin que se me pierdan los sueños. Hace tiempo que entiendo que sólo en ese terreno resbaladizo somos capaces de creer en la esperanza. Hace días que hablamos de miserias. Quizá con esta noria las olvidemos por un instante. Es de la nueva serie del fotógrafo gallego Vari Caramés, que inaugura esta tarde en Vigo una expo. Nos ofrece mirar hacia adelante y soñar. Hagámoslo. Aunque sea un segundo.

7 Comments:

Eloísa said...

¡Gracias!, estaba pensando en una canción alegre, fíjate, hay que distanciarse un poco porque si no nos quedamos serios, serios, y tristes, tristes, y nosotros queremos reirnos también, oyes, que también hay cosas buenas en el mundo, y sueñooos, ciaoooo!

Anónimo said...

Desde hace ya algunas semanas, por problemas concretos en el trabajo, pienso, como tú, que sólo en los sueños se cumplen las expectactivas que una tenía en mente cuando era una adolescente. Con el paso del tiempo y los palos que te va dando la vida, te das cuenta que la ilusión con los años se queda en el día de Reyes.

Una mujer desesperada said...

Vale, pero no perdamos la ilusión, es lo que nos hace seguir seguir seguir... En fin, que la vida tiene tantas cosas chulas que es una pena no disfrutarlas. Yo también tengo algunos problemas en el trabajo, pero intento que no me amarguen, aunque es difícil...

Wilde said...

Ay Ay Ay ... que negativismo ... pues bueno un poco de romanticismo, y el amor, y tus amigos y la risa???? eso son sueños no? pero existen ... mente positiva please! vivir es un regalo!!! ...

La foto, espectacular!!! ...

Una mujer desesperada said...

pues vete a ver la expo, hay cada una tan chulísima...

Wilde said...

Iré!!! si estoy vivo y si me acuerdo (sé que te suena, je je je)

paul said...

hola,
he llegado aquí tras hacer una búsqueda en google de Vari Caramés, al que descubrí por casualidad cuando paseaba por la ciudad, el día de la inauguración de la exposición en Vigo. Y curiosamente, has ido a escoger la foto que más me gustó, junto con la de los pétalos rojos y el vestido blanco. Una exposición más que recomendable.