07 enero 2007

¿Fuenteovejuna o La jauría humana?

¿Qué tiene que pasar en un pueblo para que todos sus habitantes se unan para quemar la casa de un vecino? ¿Cuántos años de agravios, violencia gratuita y miedo han tenido que pasar los 3.500 habitantes de Villaconejos, un pueblo a 50 kilómetros de Madrid, para de repente emprender el camino a la casa de El Calvo y quemarla hasta los cimientos? Quizá si la justicia hubiese funcionado y los pocos valientes que se atrevieron a denunciarle no hubiesen sido apaleados sin que nadie les protegiese esto no hubiese pasado. Pero, ¿con qué autoridad moral puedo yo o nadie criticar a este pueblo si los mecanismos legales no funcionaron y se veían sometidos a la esclavitud del terror por este hombre que los testigos pintan terrorífico? Los vecinos, casi sin mediar palabra, se unieron para quemar la casa de este hombre y cuando les preguntan quién fue todos contestan yo. Como en Fuenteovejuna, quizá, o como en La Jauría humana. Nunca podremos saberlo.
Foto: El País

7 Comments:

Kurtz said...

He leído la historia de este pueblo en "EL País" y, por una vez y sin que sirva de precedente, justifico la acción violenta del pueblo.
Cuando ni la Justicia actúa, ¿qué otra cosa puedes hacer?
Una vez más, la realidad vuelve a superar a la ficción.
Bicos.

Kit said...

Yo los apoyo y aunque sea algo condenable, a veces uno se cansa de esperar a la justicia.

Sino, preguntenle a Bonnasera porque acudió a ver a Don Vito Corleone el día de la boda de su hija.

Una mujer desesperada said...

Pienso que todos condenamos la violencia, aunque en casos como este, si es tal como se cuenta, podamos entenderla. Pero a mí me costaría participar en algo así, creo... aunque uno no puede estar seguro hasta que se ve en la situación, claro. Imagino que estos vecinos estarían desesperados para actuar así.

Wilde said...

Creo que más o menos todos estamos de acuerdo. Como dice Kurtz una vez y sin que sirva de precedente. Yo creo que la defensa propia es una tema de total excepción en todos los casos. No a la violencia siempre, pero siempre a veces no es siempre. La justicia es ciega a veces.

1 saludo...

Eloísa said...

Lo único que me llamó la atención al leer esta noticia es que decía que había varios familiares dentro de la casa, uf, eso es bastante fuerte. Es una noticia impresionante, que haya que llegar a estos extremos es brutal. Se me ocurre, que quizá le podían haber cortados los suministros en vez de esto, no sé, es una idea, igual ya habían probado todo.

Roberto said...

Lo que más me preocupa a mi es que cunda el ejemplo... La heterotutela (el que un tercero, juez o árbitro, resuelva las controversias entre ciudadanos y castigue a quienes lo merezcan en nombre de la sociedad) es un logro que ha costado mucho... y volver a estas alturas a la autotutela (tomarse la justicia por la propia mano, vaya), me parece preocupante y peligroso.
A veces la Ley no prevé que la Justicia actúe como nosotros queremos, y en ese caso lo que no podemos es suplirla y actuar por nuestra cuenta. Y el linchamiento popular, que sepa, no se prevé en Ley alguna.
Comprensible puede ser este hecho, justificable nunca. Y no es defensa propia.

Un saludo.

Una mujer desesperada said...

coincido contigo roberto, de ahí mi pregunta de si era fuenteovejuna o la jauría humana... yo creo que no podría participar en algo así, pero esto no justifica que la Justicia no proteja a ciudadanos como estos, que vivían al parecer aterrorizados. Bicos.