09 enero 2007

Nemirovsky

Irene Nemirovsky tuvo una vida de novela, pero no llegó a escribirla porque los nazis la mataron antes. Hija de una rica familia rusa, la Revolución la expulsó de su país, de donde emigró a Francia. Era de ascendencia judía, aunque no practicaba. Sin embargo, durante la ocupación de París, fue perseguida hasta la saciedad, encerrada en un campo de concentración y, finalmente, asesinada. Os preguntaréis por qué os cuento esto. Pues porque Nemirovsky escribió un puñado de novelas, y seguramente, de no haber muerto, hoy estaría considerada uno de los grandes escritores europeos. Salamandra ha recuperado las tres novelas de esta autora, Suite francesa, El baile y David Golder. Las tres son excepcionales. El País contaba el otro día que acaba de descubrirse otra novela suya en un desván. Porque, antes de morir, viendo su final cerca, Irene escribió y escribió, en una letra tan minúscula para ahorrar papel que incluso a sus hijas les costó descubrir que se trataba de novelas de su madre. Si no os gusta demasiado leer, os recomiendo la cortita El baile, una pequeña obra maestra. Si os animáis a seguir, Suite francesa os descubrirá todas las miserias que una guerra provoca en el ser humano, la crueldad, el egoísmo, la desesperación. David Golder la estoy leyendo ahora, y me está fascinando igual que las dos anteriores. En el prólogo de la Suite se narra la vida de la autora, otra novela en sí misma. De verdad, merece la pena descubrir a esta escritora.

2 Comments:

Wilde said...

Pues vaya, porque los reyes magos me han dejado "Suite francesa" esta misma noche tenía pensado iniciarla, me dejas emocionado desesperada...

Una mujer desesperada said...

verás como te encanta, cuéntame algo en cuanto lo leas, vale?