18 enero 2007

Fago

Foto: Cristóbal Manuel


La noche cayó en Fago como siempre. Los veinte habitantes del pueblo se acostaron y, por la mañana, se enteraron de que alguien había tendido una emboscada a su alcalde, Miguel Grima, y lo había matado con una escopeta al volver a casa. Pero alguno de esos veinte seguramente no tuvo que esperar a la mañana para conocer la muerte de Grima. Porque es el asesino. O los asesinos. En una aldea como Fago es difícil esconder los secretos. El pueblo estaba dividido entre quienes apoyaban a Grima y quienes le denostaban. Las sospechas, es lógico, recaen en este grupo de disidentes del alcalde del PP. Pero, ¿y si como en las novelas negras la trama da una vuelta de tuerca y se descubre que fue uno de sus afines quien le mató? Estos días, en Fago hay más periodistas que vecinos. Quizá los del pueblo se miren unos a otros, sospechando de todos y de ninguno, pero sonrían a los periodistas como temiendo que algo en su rostro revele al asesino. En Fago se hizo de noche. El asesino duerme. Quizá, a su lado, alguien sospecha de él.

5 Comments:

marta de esparta said...

en esa aldea sí que hay intriga. mucho más que en la serie que da nombre a tu blog ;)

奧нå said...

Buen post... hasta donde vamos a llegar, ¿eh? Sin comentarios... ¡Saludos!

Wilde said...

mmmm ... ¿y si todo el pueblo estuviese implicado? como en la novela de Agatha Christie (Asesinato en el Orient Express)... de todas formas no deja de ser un misterio total, aunque supongo que al final darán con el o los culpables...

Kurtz said...

La ficción y la realidad vulven a darse la mano. ¡Qué gran película de suspense saldría de este suceso!

Anónimo said...

No te preocupes amigo Kurtz que segurito que sale una buena peli de este culebrón. Si no acordémonos de Puerto Urraco. ¡¡Tremenda película!!.