20 marzo 2007

Más polémicas

Resulta que en nuestro país abusar de un bebé no es violación, pero atropellar y matar a un hombre, darte a la fuga y obligar a tu hermano menor a inculparte no pasa de ser una anécdota. La titular del Juzgado de lo Penal 8 de Sevilla, Ángeles Sáenz, ha reducido a la mitad las dos multas de 36.500 euros cada una impuestas por la Audiencia Provincial de Sevilla al bailaor Farruquito. La jueza considera que el proceso judicial ha perjudicado los ingresos de Farruquito, tal y como alegó la defensa del artista, por lo que ha decidido rebajarle las multas. Por si esto fuese poco, la Junta de Tratamiento del centro penitenciario Sevilla II, donde se halla el artista, ha propuesto que se le conceda el segundo grado penitenciario, lo que le daría opción a poder disfrutar de permisos carcelarios. No me invento nada. Está en El País Digital.

15 Comments:

Wilde said...

No me sorprende, en otra entrada que habías hecho de este pájaro algo había dicho de esto. Este está en la calle en nada...

PERO QUE VERGÜENCITA!!!

Susana said...

Las multas que se le imponen no tienen relación, además de con el delito, con los ingresos del condenado?
Creo que la Ley estipula los baremos sobre los cuales los condenados pueden tener la opción de disfrutar el segundo grado, quiero decir que si cumple los requisitos, tiene derecho a ello.

Una mujer desesperada said...

Esto mejor que te lo aclare Roberto, a mí, en cualquier caso, me parece un escándalo.

Ohdiosa said...

y seguro que si yo robase una barra de pan y un bote de garbanzos para dar de comer a mis ocho hijos (historia ficticia, por supueto) sería una ladrona y me meterían en la carcel de por vida...cuanta hipocresía hay en este país....y pensar qeu el otro día un amigo intentaba hacerme entender que la justicia en este país se basa en la reinserción y bla bla bla...le iba a dar a farruquito reinsercion pero de la buena....

Una mujer desesperada said...

la inserción debería ser posible en determinados delitos, como este, por ejemplo. pero desde el principio este chico ha tenido un trato de favor, así que su lectura será: cuanto más famoso me haga, más tropelías podré cometer!

ekilore said...

la descompensación entre unas penas y otras es vergonzosa... no digo más :(

Kurtz said...

Qué bien funciona la Justicia en este país... si eres famoso y tienes dinero.

An said...

y si robas un melon te meten un año ...pues si que si ...:( Bicos

Angelusa said...

Eso es una falta de respeto a las cosas justas. La jueza en cuestión, sin duda, es fan del Farruquito, que no olvidemos mató a una persona con su coche, y además de no tener carnet de conducir, se dió a la fuga.
Estoy a favor de la reinserción de delincuentes, pero nunca a favor de los tratos de idem.
A mi es que estas cosas me indignan de sobremanera.

Una mujer desesperada said...

a mí también, me resulta indignante, no me gusta que se interpreten las leyes para favorecer a gente como esta. cada vez que recuerdo su foto entrando en la cárcel, vestido de marquita, con enormes gafas de sol... encima le hemos convertido en una estrella, joder.

Moony said...

Lo del farruquito es una inmoralidad manifiesta, pero yo no salgo de mi asombro con la decisión de ese fiscal de no acusar a un indeseable que ha violado anal y bucalmente hasta a bebés de un año, de violación, porque la violación implicaviolencia.
¿Podrá haber más violencia que la que se ejerce sobre un niño pequeño?
Este mundo cada vez me gusta menos y lo entiendo peor.

Marcos said...

"La jueza considera que el proceso judicial ha perjudicado los ingresos de Farruquito."

Me pregunto si el atropello habrá perjudicado la vida del muerto.

Curioso sistema el que aplica este país de soplagaitas. ¿Será que la etnia gitana esta siendo muy machacada?

Una mujer desesperada said...

moony, bienvenida. lo del bebé me parece terrible, por eso lo traje a colación, para tener una comparación tan potente...

marcos, hola. k razón tienes, nadie se acuerda de benjamín olalla, el muerto...

Angelusa said...

Para lo del violador del bebé ya no tengo palabras, porque no existe ningún vocablo que pueda definir tamaña salvajada.

Goldfinger said...

Bueno, teniendo en cuenta que donde vivo quemar containers, cajeros, portales y demás no conlleva pena alguna, tampoco me sorprende demasiado la verdad.

Una verguenza más, ya explotara.

Beso