09 marzo 2007

Carlos Casares

Lúa me propone recordar hoy a Carlos Casares. A la mayoría su nombre no os dirá nada. Era un escritor e intelectual gallego. Murió en 2002 en Vigo, mi ciudad, un 9 de marzo como hoy. Lúa me envía enlaces con datos sobre su vida, su obra, sus pensamientos. Pero yo tuve la suerte de conocerlo. Así que os contaré cosas que no vienen en los libros. Cosas como que adoraba a sir Arthur Conan Doyle. En su casa en el Val Miñor los libros se salían literalmente de las estanterías, ocupando el suelo en desordenadas filas. Recuerdo la escena, yo era una joven periodista y él un veterano escritor. Yo también adoraba a Conan Doyle, así que se detuvo a enseñarme su preciada colección, primeras ediciones en todos los idiomas de las aventuras de Sherlock Holmes. Sentí envidia, recuerdo que pensé: algún día, mi casa estará como esta, abarrotada de libros. Al menos en eso mis expectativas van camino de cumplirse (sólo en eso, lo confieso). Casares también tenía otra pasión, los trenes eléctricos. En el ático de su casa, además de libros en cada esquina, un impresionante recorrido de metros y metros de raíles presidía el espacio. Como un niño, dejaba pasar las horas embebido en aquel juego sin destino final. Casares fue un personaje importante en Galicia. Sus tertulias con Torrente Ballester eran famosas. Siempre me he preguntado de qué hablarían en esas tardes cegadas de sol en el sur de Galicia. Torrente era un personaje. Casares, también. Vaya desde aquí mi recuerdo para él.

7 Comments:

Jovecovik said...

Nos estamos pisando los talones.
No conozco nada de la obra de Casares, si hay algo traducido, o escrito en castellano que te parezca interesante, házmelo saber.
Petons.

besbellinha said...

Xa non lembraba eu os trens, máis cousas a recordar :)

miriño said...

Torrente Ballester! Mi má...

Y esto que cuentas de los trenes...

Torrente y Casares se conocían cuando Torrente escribió La Saga/Fuga de JB?

Es que... lo de los trenes me recuerda un pasaje de la obra...

Realmente parece que Casares era un tipo querido. Sí, señor, bien por él.

lúa said...

graciñas desesperada. moi bonita esta homenaxe. está claro que coñecencoo en persoa é como mellor se pode falar dalguén.

no blog de ana b. bande hai bastantes ligazóns de información sobre casares.

Una mujer desesperada said...

gracias a ti, lúa, me alegro de que te haya gustado! miriño, no sé si se conocían cuando escribió JB, interesante apunte. Sé que pasaron años en esas tertulias... intentaré enterarme cuándo comenzaron, vale? bicos...

Angelusa said...

Anoche entrevistaron a Saramago en la 2 y presté más atención a la habitación en la que estaba, totalmente cubiertas las paredes con estanterias llenitas de libros, que a la entrevista en sí. Fuera desde el ángulo que fuera, el espectáculo fue maravilloso. Colocados, como a mi me gustan...

Una mujer desesperada said...

te comprendo perfectamente, angelusa, a mí una habitación llena de libros me encanta! k guay que te pase lo mismo, je je je