19 marzo 2007

Conciencia


Todos recordamos esta foto. Ganó el Pulitzer. Todos, al verla, nos preguntamos lo mismo: ¿ayudó su autor, Kevin Carter, a esta niña de Sudán? Esta pregunta se la hacían también sus amigos, familiares, conocidos. Hasta que Carter, que nunca pudo responder que sí, se suicidó. Dos meses después de recoger el Pulitzer. Estuvo veinte minutos fotografiando a aquella niña moribunda.

Su colega John Carlin explica que "para poder hacer ese trabajo es necesario blindarse, armarse de una coraza emocional. No se puede responder a lo que uno ve como un ser humano normal. La cámara funciona como una barrera que lo protege a uno del miedo y del horror, e incluso de la compasión".

Para Carter, la coraza del objetivo no fue suficiente.



36 Comments:

ekilore said...

esto que planteas me sugiere una duda ética:

¿deberían primar los primeros auxilios del periodista a la víctima antes que la foto de la noticia?

creo que no, me parece terrible la respuesta pero quizás sacando la foto se busca una solución al conflicto de manera global... es sacrificar una vida para intentar salvar muchas otras mediante la foto-denuncia... no sé, es muy complicado...

Una mujer desesperada said...

Normalmente te diría que creo firmemente, como periodista, que deben hacer la foto, es la única manera de que el resto del mundo se entere de qué sucedió... pero en este caso creo que el remordimiento de Kevin Carter estribó en que después de hacerla, después de dedicar veinte minutos, no ayudó a la niña aunque quizá hubiese podido hacerlo, entiendes? es un tema jodido, pero en este caso más jodido aún. la foto no ha cambiado el mundo, sólo consiguió que su autor se suicidase... creo que invita, desde luego, a la reflexión: quizá él tenía más conciencia que nosotros, ¿te das cuenta?

ekilore said...

ya desesperada, comparto lo que dices, me parece que podía haber hecho algo por esa niña que seguro que murió a las horas.

lo que pasa es que creo que suicidarse no era la respuesta... habría sido de más valor hacerse voluntario de una ong y pirarse a áfrica para ayudar a su familia, a su pueblo...

si tenía mala conciencia, eso habría sido una genial penitencia, suicidarse me parece un poquito cobarde, la verdad...

no sé, es un rollo, el problema es que él estaba allí denunciando la situación y nosotros aquí tan panchos sin hacer demasiado y super acostumbrados a ver niñas con buitres...

An said...

Calramente no valgo para fotografo, yo intentaria echar una mano...como? lo desconozco, es trsite pero asi es, ahora bien, a quien tiene los escrupulos en la camara, no se le deveria ronadar siempre con la misma idiota pregunta, quizas el hizo tanto por esa gente con esa foto, como el que le diese alimento en ese momento a esa niña :( no lo se Un bico (si lo quieres)

Wilde said...

La respuesta ya esta dada con su suicidío...

También pudo hacer la foto, coger a la niña subirla en su Jeep y dejarla en un hospital, ¿no?. No entiendo el por qué una cosa quita a la otra.

A veces para hacer lo correcto hay que morir incluso ¿no?.

No sé, es complejo... pero algo si sé, yo no podría irme dejando detrás de mi esa escena y si lo hubiera hecho, también me hubiese suicidado. Por tanto Carter era un buen tipo, a pesar de todo.

Me voy a dormirla, estoy reventao...

Kurtz said...

Pues yo creo que Carter sí que ayudó a esa niña. Simplemente sacando la foto y denunciando así esta barbaridad. Cada uno utiliza su trabajo para denunciar
Saludos.

ekilore said...

a eso me refería wilde, podía haberla ayudado después de sacar la foto pero si no lo hizo, podía haber ayudado a su familia sin necesidad de suicidarse...

es que sinceramente, no me parece que suicidarse le convierta en una buena persona... en mi opinión le convierte más en un cobarde, no sé...

y también como kurtz pienso que la ayudó denunciando la situación. aunque sea muy bestia, creo que la labor de un periodista es la de comunicar y después la de socorrer si se da el caso. saludos :)

Angelusa said...

Se me ha puesto la carne de gallina...

Susana said...

Estoy de acuerdo con Ekilore en que el suicio no era la respuesta y también con Wilde sobre que hacer la foto no quita que luego intente ayudar a la niña y con Kurtz ya que publicando la foto denunció lo que allí pasa, aunque no haya cambiado, quizá algún día..la esperanza siempre está ahí, tiene que estar.

Este fin de semana fui a ver Diamantes de sangre (me gustó mucho la película y los actores Di Caprio y Djimon Hounsou), dos cosas:
La primera, al principio de la película, cuando el hijo de Solomon (Hounsou), le dice que, "cuando acabe la guerra, Africa será un paraíso".
Y la segunda, hacia el final, cuando en una conversación entre Danny Archer (Di Caprio) y Solomon Vandy, este último le dice "entiendo que los blancos quieran los diamantes, pero cómo los mios pueden hacerse esto unos a otros?".

(son de memoria, así que quizá no sean literales, pero más o menos)

Es horrible lo que sucede en ese país y más horrible todavía que siga sucediendo a lo largo de los años.

Una mujer desesperada said...

bueno, en ningún caso quise decir que hizo bien suicidándose, de verdad! quería decir que él hizo la foto como un autómata, sin pensar en que la niña necesitaba ayuda, y cuando se dio cuenta, tiempo después, le pudo la culpa-. Por eso creo que, en este caso, debería haber hecho la foto y coger después a la niña. Creo que no cogerla después es lo que le empujó al suicidio... a ver si ahora me expliqué mejor :D

ekilore said...

claro que te explicas!

lo que pasa es que no entiendo que se suicidara. quiero decir, seguramente no sería la primera vez que hacía una foto-denuncia y se iba a comer o volvía a su hotel después de un duro día de trabajo, se daba una ducha y ormía plácidamente.

creo que lo que a este pobre hombre le pasó es que le dieron el pulitzer y entonces todo se salió de madre. le empezaron a agobiar con preguntas inquisitivas, no soportaría las miradas acusadoras de la gente y pensaría que se había convertido en un mostruo sin moral... en fin, no sé.

Una mujer desesperada said...

joder, qué razón tienes, ekilore, no lo había visto así, seguro que fue algo parecido,le pudo la mirada de la gente desde que se hizo famoso por el pulitzer!

Casshern25 said...

Yo también he leido el articulo, maravillosamente escrito por cierto. Yo no la hubiera ayudado, y no pretendo hacerme el gallito, el chulo ni nada por el estilo, pero yo soy yo y mis circunstacias. En éste caso cuando eres fotografo de prensa y te dedicas a retratar la guerra, para que no te afecte te creas un escudo, que te permite hacer tu trabajo, porque la guerra, las bombas, las balas, la gente llorando pidiendo clemencia antes de recibir un balazo en la cabeza... se convierten en un lugar de trabajo como otro cualquiera donde tienes que dar cuentas a tu jefe y las palabras solidaridad, justicia, humanidad, sentimientos... pierden todo significado.

Pienso que no se suicido por no ayudar a esa niña, de no hacer nada. Lo hizo porque la gente se lo preguntaba algunos con una sonrisa en la boca y con una copa en la mano, se suicidio porque le dieron un premio por ello en vez de intentar ayudar a las futuras niñas con un buitre en la espalda, inhalo monoxido de carbono para dormir y no volver a ver la mezquindad de los seres humanos que nos gusta regocijarnos en la mierda que nos es ajena, aplaudirnos por darnos cuenta de que mal está el mundo y acto seguido irnos a estar calentitos en casa.

Rubén said...

Interesante y duro tema el que has tocado. Parece que da lugar a situaciones realmente extremas. Enhorabuena por el blog.

Una mujer desesperada said...

mmm casshern, buen enfoque, la verdad es que este tema, me temo, tiene tantos puntos de vista como personas opinan sobre él... porque nunca sabremos qué hubiésemos hecho nosotros estando en su lugar. la gente que va a esos lugares, como dices, termina por insensibilizarse para sobrevivir. no puede haber otro modo racional de que puedan hacer su trabajo. lo que pasa que este caso es muy extremo, a mí me da la impresión de que cuando se quitó la coraza y se enfrentó al mundo real le dio miedo ser juzgado, no sé, aunque nadie puede juzgarlo, evidentemente, bueno, creo que me entiendes, no?

gracias rubén, bienvenido!

Chú said...

prefiero salvar una vida a ganar un Pulitzer.
Y no, no es porque no vaya a conseguir nunca uno, que es lo más probable que ocurra en mi vida. Es que ver esa imagen no me daría motivo para sacar mi cámara, sino para sacar mi alma y seguro que...también las lágrimas.

Cuestión de gustos.
O de opiniones.
O de moral.
No se...

que asco.

Una mujer desesperada said...

pero chú, piensa que si esos reporteros no sacasen su cámara para contarnos lo que sucede quizá nunca nos enteraríamos!

Wilde said...

Totalmente en desacuerdo con los comentarios de arriba de ekilore y kurtz. De hecho me parecen bestiales.

A esa niña desde luego no, y a otras menos. La foto es comercial. Impacta y suspiras. Luego la olvidas, cómo todo. ¿Créeis en los reyes magos?¿Desde cuando estas denuncias sirven para algo?¿Nos echamos a la calle en bloque indignados?¿Hicimos una colecta a nivel mundial para el alivio del tercer mundo?. Morir de hambre es morir de hambre, con buitres o sin ellos. Las niñas de Sudan han muerto de hambre todo este tiempo, hoy también. La foto es de Pulitzer si. Pero no da de comer a los niños de Sudan. No seamos hipocritas no seamos hipocritas...

Hacemos heroes y villanos por una insignificancia. Ni tan malos, ni tan buenos.

Comos siempre, impulsivo y visceral (risas)

buenos días!

Wilde said...

Por cierto, bravo por chú! el mejor comentario de lejos!...

¿en qué nos hemos convertido? nos releo y me asusto...

ay ay ay, el tema es complicado, normal que se suicidara la verdad. Si solo debatirlo es duro coño!!!

Una mujer desesperada said...

wilde, no es necesario asustarse, todos los fotógrafos y cámaras que trabajan en esos países te dirán lo mismo: mientras trabajan, sólo buscan denunciar al mundo lo que sucede. El objetivo se convierte en una coraza para ellos. No son unos hijos de puta, simplemente, es una defensa psicológica. Luego, tras hacer la foto, la inmensa mayoría suelta la cámara y ayuda a la gente. Precisamente este chico se suicidó por no hacerlo. La hipocresía es que nosotros nos asustemos, cuando permitimos que esa niña muera ante el buitre. Esa es la cuestión, que si esa gente no hiciese esas fotos, nosotros jamás sabríamos lo que sucede. Luego cada uno es un mundo. Yo no podría hacer ese trabajo, evidentemente, no saquemos las cosas de quicio. Seguramente aquí nadie podría hacerlo, me imagino que se requiere un carácter especial. De hecho todos criticamos que ese fotógrafo, tras hacer la foto, no salvase a la niña.

Wilde said...

Estoy de acuerdo contigo por completo... por supuesto hermanita!

Y sí, entiendo que para la mayoria de la gente sean necesarias estas imágenes para saber que en Sudan se muere de hambre la gente. Entonces bravo por esas corazas!!!. Pero yo si que no necesito ver este tipo de fotos para saber que eso ocurre en Sudán. Ok?... esa es la hipocresía de la que hablaba. Denunciame la tortura, denunciame la violacion, la pederastia, la corrupción, la prostitución; pero no me denuncies el hambre en Sudán coño!!!!! (risas eh!, tengo toda la razón, todos la tenemos)...

EJEMPLO: Hoy en Tarragona se tiró una prostituta rumana que estaba siendo explotada sexualmente desde el piso franco en que ejercía. Eran 11 alturas pero por suerte cayó en un toldo y se salvó. Rompió las dos piernas y denunció a los cuatro pájaros sinvergüenzas. ¿Los fotografos de Tarragona no saben que existen estas cosas?, si eso es el camino, hacer fotos y denunciar, cambiar el puto mundo. ¿Por qué a los puteros y delincuentes se les tapa la cara en las fotos públicas?...

¿Denunciar en el hambre en Sudán?, por favor por favor... la foto es de Pulitzer sin duda, sigo pensando. Pero poco más...

Mi no humilde opinión (risas)...

mortero said...

queridos wilde y desesperada: Problemas en el paraíso? ya era hora porque empezabais a dar un poco de asquito....el tema de hoy trae tela, quien no se ha encontrado en la encrucijada de hacer lo mejor alguna vez, quien no ha torcido la cara y mirado para otro lado, no nos queramos justificar con nuestras tonterías primermundistas, explicale tú desesperada a esta niña tu teorías de corazas fotográficas si eres capaz, a la cara digo, bueno tengo prisa no me explayo, lo de cashmire25 sin comentarios, que piquito macho!, nada mas....:P

Una mujer desesperada said...

mortero, se nota que vienes poco por aquí, porque estos debates son casi diarios, y verás que nadie intenta resultar ofensivo... porque no hace falta insultar, si no te gusta nuestro rollo, con no entrar, pues fíjate qué fácil, no hace falta decir que damos asquito.

por cierto, me parece que no has leído con calma los comentarios, al menos los míos... se nota que venías con prisa... porque no sé dónde he dicho que yo no ayudaría a la niña. te recomiendo que los releas. sólo expuse una realidad, que es la que cuentan esos fotógrafos, en ningún momento he dicho que yo podría hacer lo mismo. bicos.

wilde, en el fondo decimos casi lo mismo, sólo que yo sí creo que es necesario que esta gente haga este tipo de fotos. es como un periodista de guerra, por ejemplo, lo que contaba reverte cuando escuchaba cómo violaban a las mujeres en la antigua yugoslavia... él no puede hacer nada, excepto contarlo! y esa es su labor, contar al mundo esas atrocidades.

de todos modos, es mejor que ninguno de nosotros se erija en juez, a saber qué haríamos en circunstancias así, os recuerdo que quienes cometen esas atrocidades son gente como nosotros, sólo que ha nacido en un lugar distinto... es muy fácil hablar desde aquí!

ekilore said...

por alusiones y para que os quedéis tranquilos, no creo en los reyes magos.

pero en lo que sí creo es en la denuncia, en el testimonio y en la libertad de prensa.

y en que si ese tío fuera voluntario de una ong, médico, miembro de la cruz roja... vale, me callo, qué cabrón si le hace una foto y se larga...
pero es que ese tío era periodista, a qué fue a sudán? digo yo que a denunciar, a dar testimonio de lo que estaba pasando, no?

posiblemente al lado de esa niña había otra y al lado otra y otra más. no creo que por no ayudar a esa niña se merezca la muerte.

como siempre, sin acritud :)

Wilde said...

no es comparable desesperada... en fin, cada uno sabrá. Yo si sé lo que haría sin duda alguna... pero "yo soy yo y mis circunstancias" (muy desfortunado el que ha puesto esto sorry, eso no es insultar, a mi tb me ha molestado debo confesar; Shakespeare no estaria orgulloso)...

por lo demás el tema es complejo, pero al menos mortero dice que el no se justificaría con tonterias primermundistas, en el caso de Carlter lo es, sorry, cuanto más miro la foto más cuenta me doy, no hay corazas ante eso. Ya no.

te has arriesgado mucho con lo de la foto, ya sembró debate mundial imaginate aquí (buen rollito por dios!!!!)

bicos!

Una mujer desesperada said...

hola ekilore! me parece acertado eso que dices de que este tipo era un periodista, no un voluntario de cruz roja, por eso iba a hacer fotos. me sigue pareciendo muy hipócrita criticarle, cuando nosotros nos vamos a la cama calentitos después de ver la foto y nos conformamos con decir ¡pobre niña! o qué barbaridad... bicos a todos!

Una mujer desesperada said...

pero si nadie está enfadado, me parece... yo lo único que interpreto es que cada uno tiene una opinión, sólo eso, no?

Wilde said...

Supongo que es lunes. Oye he estado indagando y Carter tenía solo 33 años, y esto es lo que dijo al recoger el Pulitzer: “Es la foto más importante de mi carrera pero no estoy orgulloso de ella, no quiero ni verla, la odio. Todavía estoy arrepentido de no haber ayudado a la niña”.

Por tanto creo que os contradice el mismo un poco, no hay tal coraza. Es imposible ¿no?. El desde luego no la tuvo, por eso decía ekilore que el suicidio para mí, lo hace un buen tipo, pero no por suicidarse joer. Ojalá no lo hubiera hecho. De corazón!!! Fue SIN ACRITUD!!!...

Era sudafricano, curioso. Un día aparcó su furgoneta cerca del río donde jugaba cuando era niño, enchufó una manguera al tubo de escape y se suicidaba a los 33 años. Por cierto, era un tipo comprometido con varias causas y trabajaba para alguna asociación. Lo dicho, se suicidó porque era un buen tipo. Lástima!!!...

totalmente de acuerdo contigo desesperada, no creo que nos enfademos por aquí joer!...

besazo wapisima!!!

Wilde said...

Y ahora me doy cuenta que acabo donde acabaste tu la genial entrada "Para Carter, la coraza del objetivo no fue suficiente". Por tanto, esa conclusión es la que me queda. Tenías razón!!!...

Wilde said...

Pero el debate es sublime, porque ahora sé el por qué la tenías...

aplaudo a tod@s por estos debates... eh!!!!!

Una mujer desesperada said...

ja ja ja qué panoli eres.

si la cuestión es que mola debatir las cosas, nunca vamos a estar todos de acuerdo, pero pienso que no hace falta ponerse destroyer! hay temas donde la ética de cada uno es distinta! yo tolero en mi blog que cada uno diga lo que piense argumentando, lo que no me gusta es la gente faltona, lo siento... bicos a todos y buenas noches.

Wilde said...

Sin acritud joer ji ji ji...

buenos días...

Susana said...

Creo que la coraza hay que llevarla en el corazón, no en el ojo o en la mirada.

Coraza, del lat. coriacĕa, t. f. de -ĕus, coriáceo, y sin embargo podría perfectamente derivar de CORAZÓN.

Buenos días.

Roberto said...

No conocía la foto (no soy del gremio periodístico, y no estoy muy al tanto de los Pulitzer), pero la verdad es que quita el habla por la atrocidad de lo que transmite.

Por muy fotógrafo profesional que seas... haz la foto de marras y ayúdala ¡coño!, que una vida siempre valdrá más que un millón de premios Pulitzer. No tiene justificación el estar 20 minutos fotografiando a una niña moribunda sin dignarse a prestarle ayuda. Eso no es ser profesional, eso es no tener alma.

Un saludo.

Sitjar said...

Totalmente deacuerdo con desesperada, recomiendo el documental La muerte de kevin carter.

Desesperada said...

gracias por la recomendación, sitjar