16 marzo 2007

Arde Valencia

Foto: El País


El pistoletazo de salida a las Fallas de Valencia no ha podido ser más llamativo: una furgoneta cargada con material pirotécnico explosionó hace unas horas hiriendo al menos a 17 personas. Tres de ellas, según informa El País, están ingresadas en observación en el Hospital General, mientras que el resto ya han sido dadas de alta. Según fuentes de la Consellería de Sanidad, los tres ingresados son un niño de 11 años, una chica de 19 y un chico de 27. Afortunadamente, nadie resultó muerto. Odio los petardos, las tracas y demás sucedáneos. Esta explosión no hace sino confirmar lo que siempre temo con petardos por medio (esta frase puede aplicarse de modo no literal): desgracias.

16 Comments:

ekilore said...

menos mal que no ha pasado nada grave!!

si llega a pasar en donosti... la que se habría liado!! jóvenes detenidos, controles de picolos, nacionales, ertzantza e incluso militares, acusaciones sin pruebas... hasta los ovarios de tanto rollo...

Wilde said...

Hombre fue un accidente no???...

Joer ekilore que severa no??? no creo que pasase eso noooooo?????...

Una mujer desesperada said...

tienes toda la razón, ekilore. cuando vivía en cáceres, cada vez que había controles anti droga me paraban: mi coche viejo aún tenía la matrícula PO, ya sabes, Pontevedra, Galicia, drogas... te comprendo perfectamente.

lo siento, wilde, tengo que darle la razón a ekilore, je je je je je. y sí, fue un accidente, nadie dice lo contrario, pero es que las tracas y petardos son peligrosos...

Kurtz said...

Dices bien: arde Valencia. Al suceso de la camioneta se añaden los incendios provocados de coches, árboles y contenedores (que han aumentado, tal y como dije). Los petardos traen desgracias, y no sólo por su peligrosidad. Un hombre ha dejado inconsciente a un menor en Castellón tras golpearle con una barra de hierro después que le lanzase un petardo.
Ekilore tiene razón. Hace unos años explotó accidentalmente en Pamplona, durante los Sanfermines, un camión de la pirotecnia valenciana de Caballer, y la que se armó.
Saludos.

ekilore said...

bendita inocencia la tuya wilde...

en el estado español no os enteráis de la misa la media de lo que pasa aquí... la censura no es sólo con las noticias de la familia real...

en fin, da igual que me pongo triste. no me gustan los petardos, me asustan. prefiero los relámpagos, los rayos y las centellas :)

Una mujer desesperada said...

no te pongas triste ekilore... afortunadamente, la furgalla explotó en Valencia! muchos bicos.

ekilore said...

no, no!! nada de triste!!

hay que respetar las tradiciones, si a los valencianos les gusta, por mí están bien pero es que a los vascos nos va más la naturaleza, el monte... qué bonitas las tormentas, no? a ti no te gustan?

un abrazo :)

Una mujer desesperada said...

a mí me flipan las tormentas, no podía ser de otro modo con lo loca que estoy, me alucinan. la más flipante de mi vida la viví aquí, en mi casa, una noche apocalíptica en que cada rayo caía al seguno del otro y parecía que era de día, aunque un día de lo más fantasmagórico...

Susana said...

Vale, hay que respetar las tradiciones y la gente se divierte con estas cosas, pero también hay que tener en cuenta que aparte de los accidentes que puedan suceder, los petardos pueden hacer perder audición, además de que si te explota uno cerca que no sabes que habían lanzado, el susto no te lo quita nadie y eso, para una persona delicada del corazón no creo que sea nada bueno, y eso humo? no creo que sea nada bueno respirarlo...lo pongo demasiado mal?

Por otro lado, yo estoy cansada de escuchar en las noticias cada dos por tres que estalla un almacén pirotécnico aquí por Galicia.

Wilde said...

A mi me gusta el mar... ¿sirve?

Jovecovik said...

Me gustan también las tormentas, y si son en el campo más. Me gusta verlas desde la ventana de casa, aumenta esa sensación de guarida tan agradable.
Me gusta el mar, también. Y los fuegos artificiales, pero a distancia.
Por supuesto estoy a favor de prohibir la manipulación de material explosivo por parte de menores.

Goldfinger said...

Ekilore, disculpa mi atrevimiento. Soy vasco, lo aclaro por si ello me legitimase en algún caso.

El gravedad es que ocurre, lástima que no atienda a ningún error sino a un sabotaje premeditado.

Y sí, el problema es que se detienen jóvenes, pero desgraciadamente no los suficientes, pues se conoce que aun no han sido suficientes pues queman impunemente autobuses en plena vía urbana.

Acusaciones sin pruebas... bendita noticia, existen acusaciones... y yo hasta la fecha creyendo que no existía justicia.

En fin, aquí somos más dados a censurar todo cuanto acontece, a acallar realidades palpables, falta de garantías... al rey sobra con ridiculizarlo. Hipocresía.

Saludos

ekilore said...

ah, sin problemas, goldfinger, yo paso ya de todo. lo que me jode es que siempre se monta una montaña por un granito de arena y lo pagamos los de siempre...

lo de los buses pues claro, si lo haces, lo pagas, pero es que se paga como quince veces más quemar una pepelera que meterle una ostia a tu mujer y esto es lo hace que me hierva la sangre...

sin acritud... :)

Una mujer desesperada said...

buenas noches a todos, amiguitos...

ariuca said...

Con esto de la pasion por las tracas en Valencia, flipé viendo el telediario el otro día. Preguntaban a la gente por la calle sobre si debían dejar a los menores tirar petardos o no. A esto un señor contesta: Mira, mi hermano perdió dos dedos por una traca... y se puede hacer una vida normal, no pasa nada!!
Ojoplática me dejó

Una mujer desesperada said...

tía, no me puedo creer que alguien diga semejante animalada, yo es que este rollo de las tradiciones como que no lo entiendo...