25 junio 2007

Salvada por la bufanda... del Celta

El día de mi cumple me di una pequeña leche en el coche, nada importante. Pero el capó se levantó ligeramente. Hoy, en plena autopista, decidió levantarse del todo, destrozando el cristal. Afortunadamente, acababa de salir del peaje, por lo que iba despacio y pude parar en el arcén. Pero seguramente a más velocidad me hubiese matado. Así que al pensarlo me puse contenta. Sentí una alegría enorme, allí parada en plena autopista con el parabrisas y medio coche destrozados. Para llegar a Vigo y llevar el coche al taller no tenía otro remedio que sujetar el capó como fuese, y como a mano sólo tenía la bufanda del Celta, la que me trajo Mr Maiden de Bremen, del partido de Uefa, pues la usé. Imaginad la escena, mi coche destartalado con una bufanda celeste ondeando. Me dio la risa. Y pensé, ¡qué rara eres, Desesperada! ¿Cómo puedes reírte ahora, cuando has estado a punto de matarte? Pues quizá por eso. Porque la vida cambia en un instante, en un segundo, y normalmente la vivimos como si fuese eterna. Pero no lo es. Y sólo cuando te roza un instante así te das cuenta de que debes aprovecharla al máximo.

32 Comments:

tootels said...

pero tu bien no? Está bien la historia de la bufanda... pero es que con el calor que hace por madrid yaaaa, da hasta cosita hablar de ellas...
NUNCA MAIS

Una mujer desesperada said...

yo bien, yo bien, tranquilo. la bufanda es que la llevo en el coche siempre, en plan celtarra, ja ja ja

Viguetana said...

¡Uy, mi niña! Que susto y qué bien que no te pasó nada.
;-)
Guarda esa bufanda como oro en paño.
Y como dice tootels, yo sólo de imaginarme una bufanda en estos momentos, me da urticaria.jajaja! Petonets

Mariano said...

Te entiendo, yo viví algo parecido y tras el susto la sonrisa se me quedó pegada a la altura de la boca.
Besitos.

jazzman said...

Si es que no hay nada mejor que reirse de los momentos difíciles. Me alegro que estés bien, ahora esa bufanda guárdala para cuando subáis a primera otra vez.

Saludos!

wen said...

Pues si yo me pego un susto así y no me pasa nada tb me daría la risita, estoy segura. Cuando me siento en situaciones ridúclas, raras o comprometidas me da la risa siempre. Pero creo que en ese caso tb me pondría histérica....
Menos mal que estas bien.. un besito guapa :**

juan rafael said...

Ya sabemos una utilidad más que tiene el fútbol para nuestras vidas.

Lucinda said...

Uff, me has recordado el accidente que tuve yo hace unos años, pudo ser una catástrofe...

Espero que tú estés bien y que tu coche tenga arreglo.

Besos.

vitruvia said...

Des, no eres rara, eres de lo mejor que hay. Al mal tiempo buena cara.
Definitivamente nos separaron, suelo ponerme la sonrisa en la cara cuando todo me sale al revés.
Es más, a veces le pido la tartera a mi padre, jajajajaja, y no veas que puntazo cuando voy hipermona y tengo que parar para echarle agua, porque pierde como una regadera y se calienta. La gente se te queda mirando como si hicieras el ridículo, y a mi me encantan esas situaciones. Voy con una tartera,¿y qué?, pero voy ¿no?, jajajajajjaja.

Casshern25 said...

Esa reacción también la tuve hace ya muchos años... unos 9, casi nos matamos atropellados por el metro un amigo y yo enganchados a una valla de la via... además caía un agua torrencial, con unas bolas de granizo tremendas. Aquello fue una de las experiencias de mi vida. Cuando logramos salir de alli y ponernos a resguardo en un almacen que estaban construyendo nos comenzamos a reir hasta no poder más... pero falto un tris XDD la puta y perra vida de los cojones.

banderas said...

De las situaciones extremas me gusta la descarga de adrenalina que te da un subidón impresionante. Es increible cómo puede reaccionar el cuerpo en un instante... ¡¡hasta límites insospechados!!

Luego te da el tembleque de piernas, pero ¡¡que te quiten lo bailado!!

Bicos ; )

Estilografic.art said...

No, si lo que no consiga el futbol...

Viri de Xerbud said...

¡Vaya! Al lado de la experiencia de Casshern25, la tuya, Desesperada, se queda en nada. ¡Para bostezar más que para reir! Aunque, he de reconocer que lo que te paso es para llevar una sonrisa de oreja a oreja durante, al menos, tres días y siete horas. Estás bien: eso es bueno. La vida es genial. Tiene cada cosa... ¡Je!

Kurtz said...

Eso de que la vida no es eterna lo he aprendido este año y este verano lo voy a vivir como si fuera el último.
Saludos.

leo said...

Me alegro de que todo se haya quedado en un susto.
Un abrazo

Eloísa said...

Jo, tía, lo has contado supergracioso, eres la leche. Mola reaccionar así en esos momentos, mola mogollón. Además es total que la bufanda fuera en tu coche ¡en verano!

migramundo said...

Y pensar que todavía hay quien dice que el forofismo futbolero no sirve para nada... ¡Aúpa Celta!
Biquiños

Wilde said...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Wilde said...

Yo es que pienso que todos tenemos nuestro momento para morir, desde siempre, y cuando llegue ese instante, nada ni nadie podrá evitarlo, entonces no uso esas experiencias (una he tenido también) como excusa para vivir más intensamente, además, no, no vamos a vivir más intensamente, pues con el paso de las horas volvemos sin remedio a nuestras rutinas de siempre. Somos así y siempre lo seremos, pero quizás esa sea la verdadera intensidad, la de vivir nuestras vidas ajenos a todo como si fuesemos inmortales, de hecho, ¡lo somos! ...

Eres la caña tia, tu no necesitas vivir esos peligros vitales para vivir más o mejor, lo haces por naturaleza hermanita, por tanto no nos des más sustos jajajaja ... plas plas plas

Lo de atar el capó o capot o como se escriba o diga con la bufanda, eso ha sido grande, enorrrrrrrme jajajaja ... sublime vaya!

biquiños y cuidate!

Una mujer desesperada said...

bueno, me gusta que mi odisea de la bufanda del celta os haya arrancado una sonrisa. hoy se lo contaba a mis amigos y lloraban de la risa, estas cosas sólo me pueden pasar a mí, ja ja ja

afortunadamente todo fue un susto, estaré cuatro días sin coche, he tardado dos horas en llegar a mi casa en lugar de los 35 minutos de siempre pero bueno, ojalá todos los males fuesen esos, ja ja ja ja

bicos a todos!

Samsara said...

Uffff menudo susto. Pues con lo susceptible que soy yo, me hubiera puesto a llorar ipsofacto.
Un poco de calor para andar con bufandas ¿no? jajajaja

Salu2

Una mujer desesperada said...

hola samsara, bienvenida! lo de la bufanda, creo que lo dije por ahí arriba, es que la llevo en plan hooligan, en el coche, pero ¡menos mal! ja ja ja

Jovekovic said...

Todo es muy gracioso sí,pero tú estás bien? Necesitas algo...no sé un revolcable extra dedicado, qué yo te lo busco en un plis plas. Bicos, cuídate primilla y Hala Celta!!

Una mujer desesperada said...

primo, tranquilo, para acabar con desesperada hace falta algo más que un capó a su puta bola, je je je. gracias por preocuparte, eres un solete!

c.o.v. said...

Hey, todo bien?!

Bueno, me alegro que te lo hayas tomado con humor, es una manera muy sana de escapar de una situación de estrés emocional como esa.

Ojalá que todos tus sustos sean como este, verdad...

Mira, aquí te mando unos besos para que te hagas con ellos una tirita y te la pongas donde haya pupa, mmmmmmuuuuuaaaaaccccckkkkkkk!!!!!!

An said...

Espero que estes bien, yo reaccionaria como tu, no lo dudes, y como ves el celta te sige dando alegrias, muac

Susana said...

Joer tia, ándame con cuidadiño eh!

Te entiendo perfectamente cuando dices lo de que te dio la risa :-)

Tienes tooooda la razón, hay que aprovechar la vida y, además, no se necesita mucho para disfrutarla.

Cuidate, besos.

Marcos said...

Menudo susto y menudo ruido ¿No? Me alegro mucho de que no te pasara nada.

Yo directamente hubiese llamado la grúa y punto. Es que soy un tanto vago para ciertas cosas y me gusta aprovechar los servicios que pago. :D

Un beso.

Una mujer desesperada said...

ja ja ja marcos, yo también soy vaga, pero pobre, y cada servicio que usas influye en las bonificaciones, ja ja ja ja, además con grúa no hubiese podido contar mi historia de la bufanda, ja ja ja ja

Lucía said...

Madre mía, que susto. Suerte que no te pasó nada, porque como bien dices a gran velocidad podría haber sido muy diferente.

Muy bueno lo de la bufanda, es que todo puede ser útil en el momento oportuno.

Seguro que era impagable la cara del mecánico cuando vió el invento ...

CastaDiva said...

La vida es así ... nos hace sentir pequeñísimos, débiles y necesitados de vez en cuando para ponernos en nuestro sitio. Te imagino y me da la risa ...

Yo también me rio en los peores momentos. En las situaciones límite veo la ironía de la vida con una claridad que sólo provoca risa.

Tienes mucho sentido del humor por vivirlo así y por contárnoslo a todos. :)

Jano said...

Wapa ten cuidado!!!

¿¿Qué íbamosa a hacer sin ti??!