04 junio 2007

Muerte absurda

Una mujer se ha perdido, como en la canción de Silvio. Se ha perdido en su propia esperanza. Porque después de las palizas llegaban las lágrimas, y ella creyó que él cambiaría. Es una historia mil veces repetida, pero no por ello menos trágica. M.A.V.M. fue asesinada ayer en Vitoria. Había denunciado varias veces a su marido, pero siempre se echaba atrás cuando debía ratificar las denuncias. Rechazó protección, llamadas de control. Se echó ciegamente en brazos de su asesino. He escuchado esta mañana en varios debates que hay quien propone cambiar la ley para que aunque la maltratada retire la denuncia el caso siga abierto. Parece una buena idea, pero resulta que esto obligaría a esa mujer a declarar en contra de su voluntad, y no sé si esta colisión contra los derechos fundamentales solucionaría el problema. Los expertos auguran al menos tres generaciones para que la educación deseche el machismo entre los valores sociales. Parece demasiado tiempo. Aunque nunca he comprendido cómo una mujer puede perdonar a quien le da un golpe, quizá la ayuda psicológica sí podría ser impuesta a cada mujer que denuncie un maltrato. Para que alguien les enseñe a vivir sin violencia. Puede que de este modo ratificase su denuncia. Es un tema complejo. Pero ya lo he dicho otras veces: hasta que los hombres asuman el maltrato como un problema masculino, y no femenino, será difícil avanzar.

17 Comments:

vitruvia said...

Todos los casos de violencia contra las mujeres me producen una rabia dificil de describir, pero este caso concreto me ha dejado muy tocada.

Una mujer desesperada said...

ya, pero a mí por lo absurdo. no entiendo qué puede llevar a alguien a dormir con su asesino.

Lucía said...

Esas mujeres no los ven así, piensa que los malos tratos físicos suelen venir detrás de mucho maltrato psicológico, si no ninguna mujer tragaría con estas situaciones.

Me incluyo en la petición de ayuda psicológica obligada a este tipo de víctimas, porque ellas tienen la autoestima tan pisoteada que les cuesta mucho salir.

banderas said...

Absurda. Ridícula. Inexplicable. Irracional. Evitable.

Cualquiera de esos adjetivos son válidos para cualquier muerte al margen de causas médicas (o incluso para algunas por culpa de los médicos también... pero ese es otro tema) pero este caso en particular es aún más cualquiera y todas estas cosas a la vez.

No lo entiendo. Quizás no sea yo la persona adecuada... soy pacífico y pacifista... soy hombre... y creo ser medianamente "sensible"... luego no puedo llegar a entender ciertas cosas... y espero seguir así lo que me quede de vida.

Creo que es mejor así, porque malo de quien entienda esas razones del corazón que la razón no entiende.

Jano said...

No alcanzo a entender qué empuja a una mujer el quedarse a vivir con alguien que la maltrata, sea de la forma que sea... es que no lo entiendo.

Susana said...

Deses, entiendo tu incomprensión al respecto y la comparto en parte, pero date cuenta que hay muchos factores que influyen, puede ser porque les ciegue el enamoramiento extremo y mal entendido, la debilidad psicológica, el culparse a sí mismas, etc, hay muchos casos diferentes, reacciones diferentes.. creo que hay bastantes expertos que han intentado explicar (y mucho mejor que yo) las razones que llevan a éstas mujeres a seguir con sus maltratadores.

ekilore said...

yo puedo llegar a entender una situación así cuando es la primera vez que te pasa, cuando te pilla de sorpresa.

lo que pasa es que hay mujeres que cambian de pareja y vuelven a sufrir malos tratos. ya han pasado por ello y saben lo que es pero vuelven a sufrirlo sin hacer nada. yo esto sí que no lo entiendo... :(

Wilde said...

Yo si que lo entiendo, no tod@s somos iguales. Hay que proteger a las personas con un caracter debil o más retraído, porque sufren muchas injusticias, y no es justo. Cada uno es como es...

El tema esta en los psicópatas que son capaces de poner la mano encima a otro ser, más siendo su pareja, ex pareja, hijo o animal, que deberían ser intocables a pesar de su demencia. En fin, yo apoyo la cadena perpetúa para los maltratadores también, ahora diréis que soy un bruto, pero es que no solo matar es matar...

GRRRRRR!!!!

Mariano said...

Yo escribí algo en mi blog sobre un tema similar, de un caso de una conocida mía. Y claro que lo entiendo, es una relación de sumisión, anulan a la persona, se sienten culpables de todo lo que pasa. Más allá del maltrato físico está el psicológico. Denigran tanto a la persona que anulan su capacidad de decisión.
Yo tampoco sé cuál es la solución, pero desde luego pasa porque todos los estamentos de la sociedad miremos y tiremos para el mismo lado.

Una mujer desesperada said...

bueno, teneis razón, fui demasiado categórica diciendo que no lo entiendo. me cuesta entenderlo, pero lo acepto porque sucede. pero por eso mismo ahí es donde debería empezar a solucionarse el problema, no? atendiendo psicológicamente a esas mujeres desde la primera denuncia.

banderas said...

Pues lo siento mucho, pero "prefiero" no entenderlo. Se me hace muy duro creer que el amor pueda llevar de modo tan siniestro y directo a la muerte. Supongo que es así, porque sucede, pero sigo sin entenderlo... lo siento.

Elena said...

Muchas veces el amor tiene un lado oscuro que somos incapaces de comprender. ¿Por qué nos sentimos atraídos por personas que nos hacen daño o nos tratan mal? No es tan infrecuente como parece. El problema es cuando ese maltrato se hace tan real como lo son las palizas y los insultos. Y esa persona sigue enamorada. ¿O es pura y simple dependencia? Yo tampoco tengo la respuesta. Ojalá algún día la tuviéramos.

Eloísa said...

Creo que nadie quiere que le hagan daño, pero que hay personas más proclives que otras a caer en manos de maltratadores, y sí opino que hay una razón para ello, alguna carencia muy importante en su formación, educación, afectividad..., son cosas muy complejas para juzgarlas. No hay que olvidar que una persona que maltrata a otra no es todo el rato un o una cabrona, qué va, habitualmente a la fase de agresión le sigue otra de mil perdones y adulaciones, en esa fase parece que no hay mejor persona ni nadie más arrepentido en el mundo de lo que han hecho, quieren más que nadie. Que no hay que creerles, pues sí, pero ahí es donde aparece la seguridad en uno mismo del agredido, sus carencias, miedos... Muy, muy de acuerdo con lo que habéis comentado, ayuda psicológica urgente para ambas partes, pero, para que voy a negarlo, a mí sólo me preocupan las víctimas, la otra raza me da arcadas, vómitos y no sigo que poto la pantalla. Bicos

Vanessa Soldevilla said...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ana said...

Yo sí lo entiendo. He sufrido maltrato psicológico, sin llegar nunca al físico. Hay muchos factores, algunos de los cuales ya habéis nombrado aquí. Sí puedo decir que hay un punto en el cual entra en juego (y en contra de la víctima) de difícil aceptación de que esa persona a la que ama o ha amado le esté haciendo eso, algo así como "no puedo haberme equivocado tanto, no puedo ser tan imbécil" y ante la actitud del otro de "perdóname, no volverá a ocurrir, etc, etc." o ante la imponente seguridad del otro que le da la vuelta a la tortilla, acaban por ceder o por, encima, sentirse culpables, a dudar de sí mismas y ante tanta duda, se quedan bloqueadas.
Creo que hay que encontrarse en la situación para entenderlo... o no...
Hablo de todo ello en mi blog.
Besos

Una mujer desesperada said...

ana, gracias por tu testimonio. algunas veces no usamos las palabras que queremos usar o las usamos mal, claro que todos entendemos a las victimas, pero nos frustra que un capullo pueda anular de semejante modo a una persona! muchos bicos y gracias por tu valentía.

Una mujer desesperada said...

bueno, gracias a todos, en realidad, por vuestros sinceros comentarios.