18 junio 2007

Más cine, por favor

A veces me pasa con algunos temas que no sé qué opino. Según los argumentos que me dan, pienso de un modo u otro. Me pasa, por ejemplo, con las famosas cuotas femeninas. No me gustan. Pero entiendo que de algún modo hay que poner trabas al machismo. Me costaría decir si estoy a favor o en contra. Depende, como buena gallega. Pues lo mismo me pasa con la nueva ley del cine, en concreto con ese punto que obliga a las salas de cine a programar un mínimo de películas europeas y españolas. La Federación de Cines de España ha convocado un paro de 24 horas para protestar contra esa cuota de pantalla. Exigen que, si esta Ley entra en vigor, se les compense por tener que llevar a sus carteleras unas películas que "interesan muy poco al público". Y aquí nace mi dilema. Porque, ¿es lógico obligar a una empresa privada a exhibir determinadas películas? Pero, si no se hace esto, ¿es justo que el cine europeo y español se ahoguen si capacidad de competir con las "majors" norteamericanas? Depende de quien te lo cuente, supongo. Si tuviese que mojarme, creo que preferiría que se apoyase la exhibición de cine minoritario, y, de paso, que se obligue a las exhibidoras a reservar salas para películas en versión original. Y a vosotros, ¿qué os parece?


34 Comments:

Mariano said...

Debo de estar volviéndome gallego por momentos porque también opino que depende. En principio me chirría que una ley obligue a nada a empresas privadas, pero luego veo las carteleras y ya no sé si me parece tan mal.
No puedo dar una opinión más sesuda porque no estoy tan al tanto de la ley como para hacerlo, pero estaré atento a vuestras aportaciones para ver si me entero un poquito más de cómo va el tema.

Una mujer desesperada said...

jo eso no vale, yo quería opiniones para ver si formaba mejor la mía, ja ja ja ja ja

Viguetana said...

Lo de la versión original subtitulada hace siglos que debería ser obligatoria siempre, excepto en las películas para niños.
En cuanto a lo de obligar a una empresa privada... tampoco lo veo claro.
En Terrassa (donde nací) lo que hicieron fue crear una filmoteca pública, con dinero procedente de las arcas municipales, que es la que se encarga de proyectar las películas menos comerciales, de autor, etc. Debo decir que yo estaba abonadísima a ese cine... y que echo muchísimo de menos tener algo así en Vigo.
Que conste que es una crítica constructiva. A ver si lo lee alguien que esté metido en el ajo y recoge el guante. ;-)
A mí me parece una buena solución.

vitruvia said...

Pueden obligar a las salas a proyectarlas, pero esa medida no implica que la gente entre a verlas. Buscarán una sala que ese día ponga lo que le guste.
No, no deberían imponer. Creo que puede ser hasta contraproducente.

Wilde said...

A mi me parece perfecto, ya que, no le están obligando a dejar de poner las películas que escojan, sino que les obligan a poner un mínimo de peliculas sublimes de las nuetras. Tod@s ganamos, ellos también aunque aún no lo sepan.

Lo triste, es que están medidas no nazcan por criterio propio de los propios miembros del mundo este de los cines, eso si que es triste.

Salud!

Glora said...

A mi tb me pasa Desesperada que de un montón de cosas no sé qué opinar, pues, todo depende...
Los que queremos ver cine no-comercial también tenemos derechos!
Si no les obligan, ¿dónde van a verse esas películas?
Por cierto, me gustaría que hubieran algunas sesiones sin palomitas...
Besos

marta said...

Con lo de las cuotas me pasa igual que a tí, no sé, no sé...

El otro día fui a ver una película española que, evidentemente, se proyectaba por obligación. Era un sábado por la tarde y mi marido y yo éramos los únicos que estábamos en el cine. Por cierto, se desarrollaba en la coruña: " una mujer invisible". No os la recomiendo, aunque era entretenida.

A un empresario no se le debe obligar a proyectar nada, pero por otro lado hay un cine que está en desventaja frente al coloso americano, y acabará por desaparecer.
Si se quiere fomentar el cine europeo y español por parte de la Administración cultural, que me parece bien, deber ser de otra forma, no obligando a la empresa privada a proyectar películas que no suscitan interés en nadie, además, como os he dicho, en el cine no había nadie viendo la película, por lo que no sirve de nada el proyectarla.
Que se haga como con las orquestas, museos...salas de cine de la Administración para proyectar ese cine diferente, o bien pagar la publicidad de las películas en televisión con campañas que susciten el interés del público.
La gente va a ver lo que sabe que existe y siempre nos bombardean con lo mismo.
Yo recuerdo haber visto Tesis de Amenábar en un cine vacío y luego convertirse en un boom.
Pero vamos, lo tienen difícil, aunque a mi el cine español me encante.

Kurtz said...

Pues yo estoy a favor de la Ley. El cine europeo es muchísimo más interesante que el cine comercial estadounidense. De hecho, las mejores películas que he visto este año son europeas: "El jefe de todo esto" (danesa), "Taxidermia" (húngara), "Los abandonados" y "La sombra de nadie" (españolas), "Days of glory" (francesa), "Sunshine" y "Diario de un escándalo" (británicas). Desde luego, hay cine europeo muy bueno y de calidad, pero no cuenta con la suficiente promoción.

xito said...

Yo veo con buenos ojos que les obliguen a tener en cartelera un minimo de peliculas europeas, pero la cuestion es cómo ha de ser ese mínimo...
Por otro lado, el cine ya vale un pastón, y el cine europeo... pues hay cosas buenas pero también muchas malas.

pablo gonzalez said...

Algo así pasa igualmente con los libros. Cesar Vidal manda a la libreria de la esquina 1.000 ejemplares, que el librero va a tener que vender si no quiere quedarse con el "muerto" (los no vendidos se cambian por otros del mismo estilo hasta vender la totalidad). Desde luego, la editorial lo apoya con publicidad en revistas, presentaciones, entrevistas, etc. Pero la editorial que saca un libro interesante a penas puede enviar tres ejemplares porque el librero no tiene sitio fisico donde meter tanto libro. Además, no los va a poner en el escaparate ni en la mesa principal, si no en el fondo de las estanterías, cuando no directamente en el almacén, de donde no va a salir hasta que venga algún amigo del autor a pedirlo.

Eso es el libre mercado. A quien le guste, pues bueno. Pero que sepa que no se está vendiendo un producto por bueno (cuando pedimos coca cola automáticamente) sino porque es más fácil (hacemos un esfuerzo para pedir un zumo natural, que la mayoría de las veces ni sirven).

Hay un montón de películas que no puedo ver porque no se exponen. La distribuidora obliga que si pones Spiderman, lo haga durante un mes y además proyectes otras doce que son una porquería (el ataque de los albóndigas IV).

Que le pregunten a Almodovar y su clasificación X en los USA lo que es el libre mercado que en España nos negamos a usar.

Con este rollo quiero decir que apoyo cualquier iniciativa que nivele la balanza a favor del economicamente indefenso (aunque sea un empresario muy malo pero no tan malo por no tener dinero suficiente) y que se vea obligado a buscar mercados alternativos.

James Joyce said...

Si no ponemos el freno, acabaremos rodeados de cinebasura americana.

Es cierto que "no interesan" a las masas, y por ello los cines pierden dinero con ciertas películas. Pero hay que tener en cuenta otros criterios, y que los que apreciamos el cine podamos elegir y no tener que tragar con lo que nos venden.

A favor.

Una mujer desesperada said...

bien, primero gracias a todos por vuestras opiniones. de ellas he extraído esta conclusión: si el estado quiere preservar el cine español y el cine europeo, cosa que me encantaría porque apenas veo cine yanqui de consumo masivo, debería abrir filmotecas o salas alternativas. tipo museos municipales, como apunta alguien por ahí, pero en cine.

realmente no me parece justo imponer a una empresa privada qué debe exhibir, porque el dinero lo invierte el empresario, y no el estado, pero me parece injustísimo, por mí, ir al cine y encontrar siempre la misma mierda en la cartelera, ¡y nunca en V.O.!

a viguetana: en Vigo la única posibilidad de hacer lo que comentas es el cine club lumiere, que pone pelis en el auditorio del ayuntamiento, tienen un programa anual bastante interesante. el lunes a las ocho y media ponen una peli del ciclo actual, que es de cine francés, La vida prometida.

y ahora mismo en el MARCO hay un ciclo de cine japonés bastante apetecible. esta semana ponen pelis cada tarde a las ocho, y el sábado a las cinco y a las ocho.

y puede que tb te resulte interesante un vídeo club que hay muy cerquita del ayuntamiento, arte i ensaio, alquilan pelis fuera del circuito yanqui. ¡espero haberte dado alguna opción en este páramo cultural!

bicos.

banderas said...

Pues yo no me quedo sin opinar ¡¡ala!!

Lo de las cuotas tampoco me gusta pero lo de que existe "libertad de mercado" es muy relativo. No sé hasta qué punto es legal la venta de "paquetes de películas" por parte de las grandes distribuidoras. Yo creo que esa libertad de mercado favorece descaradamente el casi monopolio de las grandes compañías. Es como lo de que podemos elegir compañía suministradora de energía eléctrica. Aquí en Galicia o eres de FENOSA o eres de FENOSA. No existe esa tan cacareada libertad. Además, la enorme masa de consumidores del cine (sólo hay que ver su media de edad) carece de los más mínimos criterios (y no es por hacerme el interesante) y tragan con la primera mierda yankee que les venden los "mass media" con sus estrategias de marketing y sus millones.

En Vigo, como bien decías, si quieres ver V.O.S. te vas al auditorio del Concello de Vigo un lunes y te ves (hoy mismo, por ejemplo) buen cine francés. Lo malo es que solamente los lunes y solamente a las 20:30. Por lo que respecta a las salas comerciales, básicamente si quieres ver algo fuera de lo "normal" has de ir a los cutres y enanos Multicines Norte (que son cualquier cosa menos salas de cine... al menos por lo que a tamaño de la pantalla y de la sala se refiere). Esos cines deben ser los únicos que cubren es cuota de cine europeo... el resto lo dudo mucho... igual pertenecen a una de las grandes cadenas y la cuota la cubre en estas salas mientras en las buenas ponen la "mierdecilla que nos venden los amigos americanos".

Con el cine de calidad pasa como con la televisión de calidad... que la ponen en el llamado "horario cultural" (a las 2 o a las 3 de la madrugada).

Así que a favor, al menos, de que haya algún tipo de regulación legal para que se fomente el visionado de cine europeo en vez de lo que mandan los USA.

Por cierto, muy bueno el videoclub ese "arte i ensaio"... buena colección de clásicos.

Una mujer desesperada said...

básicamente te doy la razón en todito, aunque me gustaría reseñar que los norte, hoy por hoy, exhiben ese cine porque no les queda otra, ya que en su día, cuando se abrieron y consiguieron cargarse los cines tradicionales, eran ellos los que tenían las pelis americanas de consumo masivo...

en cuanto a lo de la regulación, por ejemplo, si en vez de tanta gilipollez los ayuntamientos gestionasen una sala de cada cine, digo por poner un ejemplo, en vez de obligarles a exhibir una peli española por cada tres extranjeras, ¿no sería más operativo? digo el ayuntamiento, el ministerio de cultura, quien sea.

pero que el cine deba ceder una sala para que se programe lo que el ministerio considere necesario para preservar nuestro cine. por supuesto, la recaudación para el cine, claro. quizá así protestarían menos, no? sólo se quedarían sin una sala. yo qué sé!

es que tb pienso en el dueño del cine (de hecho ellos se quejan de que Cultura se centre en esta cuota de pantalla y no en lo que tú citas, ese esclavismo en el que viven, en manos de las grandes distribuidoras) que a fin de cuentas es un empresario. no sé, es que ya dije al principio, en este tema no consigo formarme una opinión sin dudas.,

SallanWorld said...

Hay dos tipos de salas de cine:

Las que proyectan pelis dobladas, que en general son apéndices de una confitería. Del mismo modo que las pelis en la tele se pasan para incrustar anuncios, las pelis en este tipo de cines se pasan para vender palomitas, chocolatinas y cocacolas. Se trata de lugares inhabitables, pues la gente comenta con fruición la película con su vecino. En estos lugares se debería proyectar continuamente cosas como Spiderman 3, que es lo que le gusta a la gente.

Las que proyectan pelis en versión original. Generalmente se trata de lugares más habitables, y donde a veces puede verse algo interesante. En estas salas debería programarse lo que sus propietarios desearan.

Queda un tercer tipo de salas: las filmotecas. Creo que toda o parte de la pasta que va al cine español debería ir a este tipo de instituciones que proyectan pelis raras. En Barcelona (y por lo que cuentan, en Terrassa) hay una, y a veces llevan a los niños a ver pelis allí. Así al menos tendrán la oportunidad de ver buen cine. En todas las ciudades medianas o grandes de España debería haber una filmoteca...

Ohdiosa said...

sin esa ley creo que el cine minoritario o independiente morirá lentamente...y ¿qué será de mi? adoro escaparme al cine a ver películas BUENAS, en condiciones, no las superproducciones americanas....

migramundo said...

A mí me gusta el cine, pero poco cine del que se hace ahora, como a mucha gente, por lo que cualquier obligación o prohibición legal no haría más reducir la asistencia a las proyecciones, caras, por otra parte. A mí me gusta el cine, por eso no voy casi nunca. Saludos

Viguetana said...

MUCHAS GRACIAS DESES Y BANDERAS. Lo de los lunes en Lumière ya lo había descubierto (estuve buscando información nada más aterrizar en Vigo) pero es que entre semana y a esa hora... Como que no. Al menos, no regularmente.
Me apunto lo del videoclub y lo de las salas Norte. Estaré atenta, a ver...
:-)

Jano said...

Yo pienso que por un lado, no deberían obligar a los cines a mostrar películas españolas, sobre todo porque en general, la calidad de las mismas es prácticamente nula, véase Torrente, Muertos de Risa, IsiDisi y un larguísimo etcétera, aunque hay buenas excepciones como Tesis o Lobo (a mi me gusta).

Sin embargo, sí que obligaría a mostrar al menos una sesión con versión original, a ver si los españoles nos vamos, poco a poco, acostumbrando a escuchar el inglés, tal y como hacen en muchos otros países. Sí señores, la globalización y su pm.

Y por último... ¿qué hacemos con el cine independiente? Yo creo que hacer como está: que determinados cines que lo hacen lo mantengan a cambio de algún que otro favor administrativo y si no,... pues ya que la gente "en general" no lo ve, que se patrocinen otros medios como la descarga por Internet a un precio razonable.

Un beso para todos!!!

desmusa said...

Pues yo ando también un poco perdida. No sé si la nacionalidad de las películas es una garantía de calidad. En eeuu también se hace buen cine independiente. Y, aunque a mi me parezca casi aberrante, entiendo que tienen que existir cosas como spiderman 3 o torrente (igual que existe el qué me dices o el código da vinci, no sé... no siempre hay que ser sesudo, ¿no?)
Lo que sí que me gustaría, como apuntáis varios por ahí, es que restringieran lo de las palomitas. Por no hablar de los cines en los que venden perritos, nachos con frijoles y queso, etc, con lo que la sala huele que apesta y se escucha más la suma de los movimientos masticatorios de la peña que al cinecito. Vaya rollo. Lo siento...
Un saludín y gracias.

Jovekovic said...

El cine en España es algo peliagudo que está en crisis desde Trafalgar como poco. No se puede imponer a las exhibidoras privadas cuota de pantalla alguna, ni tampoco subvencionarlas de ninguna manera.
Pero el cine forma parte esencial del espectro cultural de un país, por lo tanto el Estado debe implicarse en su protección ( excepción cultural francesa, una vez más nos dan sopa con honda). Tiene dos vías para hecerlo que no se excluyen la una a la otra:
- la primera es la creación de una red nacional de filmotecas que si tenga todas las cuotas que se estimen oportunas para el cine español.
- la segunda es retomar la "vía Miró", que que permitió a TVE iniciarse en la producción de series de gran calidad en soporte cinematográfico y películas.
También hay otra medida, que el Gobierno del "izquierdista" Zapatero debería tomar: utilizar la televisión pública para la difusión del cine de calidad, que desde luego no es Almodóvar.
Para acabar, también estaría bien subvenvionar la terminación de "El Sur" de Erice, y su versión de "El embrujo de Shangai", la soberbia novela de Juan Marsé aniquilada por ese tonto profesional que es Trueba.

ALBERTO LÓPEZ said...

En vista de la calidad de films que hay en las carteleras en los últimos tiempos y del ingenio de los guionistas tanto Españoles como extranjeros no me extraña que tenga que volver Rocky, Rambo e Indiana Jones y si nos descuidamos hasta Clint Eastwood se animará a sacar de nuevo Harry Calahan. Es un tema jodido, pero hay que comprender a los dueños de las salas ya que hay muchísimas películas Españolas y Europeas realmente infumables que no hay quien se las trague.

Una mujer desesperada said...

vale, me quedo con las filmotecas, me parece la mejor opción, lástima que en vigo brille por su ausencia.

migramundo, el sábado me planté frente a la cartelera, quería ir al cine. Me di la vuelta. Es que no hay nada que ver, macho.

yo voy mucho al cine de mi pueblo, en A Ramallosa, ya lo contó Wilde un día en su blog, que lo llevé y flipó, es un cine de hace cincuenta años, con sus butaquitas de terciopelo rojo, su acomodador, y no hay palomitas. sólo hay sesión fines de semana, pero sólo buen cine, eso sí.

jove, suscribo lo de erice, no vi el embrujo de trueba, pero lo imagino. la valoración sobre almodóvar sabes que la firmo, la rubrico y la apoyo ante cualquier auditorio, je je

bicos a todos gracias por vuestras opiniones ha sido fantástico!

c.o.v. said...

Hombre, yo tampoco soy mucho de arreglar las cosas a base de cuotas, pero válgame el cielo que a veces va una al cine, y en echándole el ojo a la cartelera más le valiera volverse patrás corriendo a casa...

Grima da a veces la programación, grima de la dura.

Ah! Y lo de V.S.O. debería ser de serie, pero comprendo perfectamente que tal medida sería bastante dificil de tomar, porque eso de la lectura y los idiomas, no parecen ser cosas que domine el españolito medio (con todos los respetos para Españolito Medio y su Señora, pero es que es así)

Saludos!

wen said...

A mi me parece que iba a ir hoy al cine, y cuando he llegado me he encontrado con la sopresita.... eso me parece!!!!

banderas said...

Jove me ha dado en pleno corazoncito con la mención a "El Sur" de Victor Erice... una de mis pelis favoritas del cine español de todos los tiempos... y eso que, como bien dice, está sin acabar. Yo es que conseguí el libro original de su mujer (Adelaida García Morales) y me lo devoré como una rosquilla... y me quedé de piedra al comprobar que la película dejaba una parte importantísima ... el Sur precisamente. Ainsss!!! como diría alguna que yo me sé. ¡¡¡Qué cine y que época!!!

Nadie habló de uno de mis directores españoles favoritos: Gonzalo Suárez (que además escribe, y bastente bien, por cierto)... en fin éste no es el sitio.

Para acabar... el cine de Ramallosa, una gozada de otra época, de los que no quedan ya en Vigo. ¿No podría el Concello hacer algo con el viejo Cine Vigo (que junto con el Fraga debe ser de los pocos clásicos que aún existen en nuestra ciudad, que está cerrado y hacer algo con él de utilidad?

Gorka Limotxo said...

Yo voto porque haya más salas de versión original y me atrevería incluso a pasarme de purista y prohibiría el doblaje, que es uno de los mayores culpables del analfabetismo en idiomas extranjeros que sufre el país. Pero lo de obligar a proyectar cine español me parece una idea nefasta. Al menos mientras el cine español sean Isi/Disi o el portero de la comunidad de vecinos haciendo de portero de fútbol.

marta said...

Una película que tenéis que ver es la alemana que ha recibido el oscar a la mejor película extranjera: " la vida de los otros". Seguro que está en salas comerciales y es soberbia.

Lucía said...

Pues yo estoy drásticamente en contra de este tipo de leyes que obligan a las empresas privadas a comercializar cualquier tipo de producto.

Yo propondría que este tipo de películas se programaran en salas subvencionadas que lo acepten y que cobren menos por las entradas (ya que la subvención la pagamos todos) y así a lo mejor el público las vería con mejores ojos.

jose said...

No se pueden imponer cuotas. El cine es, mayoritariamente, un espectáculo, un negocio, un entreteniniemto. Si, en función de los gustos particulares, se entiende que parte de él es una forma de arte, o se pretende proteger una manera de expresión (nacional o europea), las administraciones públicas han de subvencionarlo, como se hace desde siempre con la pintura o escultura (museos), la música (orquestas y teatros de ópera) y demás. Otra cuestión distinta es si el estado ha de subvencionar (dirigir) la cultura y el pensamiento. Así las cosas, pretender que las películas de Ulloa o Menem compitan en los gustos de la gente con Spiderman o Misión imposible es como pretender que se lea más a Bernhard que a Pérez Reverte.

Una mujer desesperada said...

gracias a los últimos en opinar, coincidiendo básicamente con la tesis más generalizadas, o sea, el respeto a la empresa privada y la obligación del Estado de promover el cine, como bien cultural. Creo que la opción de crear filmotecas en cada ciudad es la más factible, no?

James Joyce said...

Siempre quedará el recurso del DVD. Hoy en día todo o casi todo se encuentra en DVD. Hay para elegir, te guste el tipo de cine que te guste.
Ayer vi "Perdición" de Billy Wilder. Maravillosa...

Viri de Xerbud said...

Después de leer las opiniones, acabo opinando como tú, Desesperada: cero limitaciones (es un decir) en este aspecto a la empresa privada y la obligación del Estado a gastar sus recursos en lo que considere cultura. ¿O acaso se obliga a los quioscos a poner una cuota de NGM, Nature o Historia16 ante la avalancha de prensa rosa que inunda la calle (y que considero más perjudicial que el cine comercial)? Por otro lado, ha sido un placer leerte y, sobretodo, ver como ha evolucionado este debate, con tu participación. Muchos bloggers podrían aprender de ti. Además, me ha parecido que opinamos igual en muchas cosas. Te seguiré leyendo. No desesperes. No más de lo necesario, claro. Adieu!

Una mujer desesperada said...

cada vez que entro en este post hay comentarios nuevos! veo que es un tema que nos apasiona, las cuotas, el cine, ja ja ja gracias a todos!

bienvenid@ viri. me ha encantado tu argumento del kiosko, y me ha convencido definitivamente de que estoy contra esas cuotas. que el estado abra filmotecas o salas de cine alternativas si quiere preservar nuestra producción. gracias por tu visita!