04 febrero 2007

Violencia digital

Publica El País Digital que la policía ha detenido a dos personas que grababan vídeos con torturas y abusos a menores. Eran dos hombres de 21 y 29 años, que trabajaban como monitores en campamentos y de canguros, y aprovechaban estas ocupaciones para grabar a los críos con total impunidad. Después de leer una noticia como esta necesitas tomar aire un instante. Gente así no merece vivir con el resto de los seres humanos, se merece un código penal que contemple la cadena perpetua. No soporto el abuso a niños o animales, lo he dicho anteriormente, porque hacer daño a seres indefensos, que no tienen mecanismos para comprender lo que sucede, me parece lo peor que puede hacer una persona. Así que estos dos cabrones irán a la cárcel, sí. Pero en diez años estarán fuera. Porque no han matado. Como si matar fuese lo peor que se le puede hacer a una persona. El ser humano es la única especie en la que no existe la selección natural, es decir, los ejemplares más débiles no mueren, los protege el entramado social. Por eso hay tantos especímenes enfermos, porque la raza involuciona. El único modo de controlar esto es mantener encerrados durante toda su existencia a estos ejemplares. Sé que parezco cruel, lo siento, pero creo que tenemos derecho a exigir cadena perpetua para seres como estos.

12 Comments:

Kurtz said...

No es en absoluto cruel pedir la cadena perpetua para tipos como estos. Es lo que merecen. Hay ciertos individuos que, antes de provocar más daño, deberían pegarse un tiro (y no estoy deseando su muerte). Ojalá que lo poco que tengan de conciencia les remuerda y atormente durante muchos años. Es el único consuelo que podemos tener.
Un saludo.

Una mujer desesperada said...

bueno, me alegro de que pienses igual, es que a mí esta gente me pone frenética, de verdad, cómo ellos mismos no son conscientes de lo que están haciendo?

Betote said...

Yo no creo, por lo general, en la cárcel como solución. La gente así está, antes que nada, enferma, y habría que mirarles bien la cabeza. Una buena temporada realizando trabajo social con víctimas de abusos tampoco les vendría mal para enfrentarse de verdad a lo que han hecho.

Saludete.

marta de esparta said...

lo peor de todo es que los traumas que provocarán en esos menores seguirán ahí mucho después de que salgan de la cárcel :_(

Una mujer desesperada said...

pues tienes razón, betote, quizá trabajar con víctimas de abusos sería una opción, pero si se trata de sociópatas, carecen de empatía, por lo que no serviría de nada, habría que analizar cada caso. No sé, la cárcel no debería ser una solución, pero alimañas como ellos no deberían tener opciones de vivir con el resto de los seres humanos...

Wilde said...

Me gusta lo que dices de que mucha gente se piensa que en un delito, si no hay muerte, pues no es para cadena perpetúa. Totalmente de acuerdo contigo.

Yo es que no creo en la reinserción de un delicuente y no veo la cárcel como una solución sino como un recinto para apartar a estos cabrones de la sociedad. No creo que la psicologia de las víctimas pudiera soportar la atención de esos tipos. No créeis???...

saludos

1gato said...

Es conocida la lección de que a lo largo de la vida comprobamos que tarde o temprano aquello que tiramos como un boomerang vuelve, aquello que dimos regresa, cada entrega que aportamos al mundo, a otros, da su vuelta hacia nosotros a veces multiplicada en intensidad y formas.....estoy seguro que tendrán su merecido.
Saludos

Jovecovik said...

Pase lo que pase, a muchos de esos niños les han arruinado la vida. A veces, sólo a veces lo prometo, en la intimidad de mi casa, deseo la muerte de algunos. Y no me siento orgulloso, pero es así.

Gregorio Verdugo said...

La cárcel poco soluciona en estos casos, tampoco creo que la cadena perpetua, así sin más, vaya a arreglar el problema. La depravación humana no tiene límites y todavía hoy, se desconoce una manera eficaz de combatirla.
Mientras tanto, por supuesto encerrados.
Te invito a visitar mi blog, si te apetece.
http://www.enunblog.com/Aguirre
Un saludo.

AgitatedSuzieQ said...

Por suerte para los niños, llegará el momento en que todo haya quedado atrás como una pesadilla. Pero de seguir estos individuos en la calle, otros seguirán siendo sus víctimas y nuevamente tendrán que volver a empezar. Por mí, los metería a todos a cadena perpetua, a picar piedra a Siberia (nada de muerte, con la muerte se acaba el sufrimiento) y así hasta el fin de sus días, comiendo y bebiendo lo justo para no morir y trabajando todo lo que se pueda. Que paguen por lo que han hecho. Es una enfermedad, ¿no dicen eso? Pues como es incurable, a estar encerraditos para no hacer daño a nadie más, que el mundo ya tiene bastante mamón suelto.

Una mujer desesperada said...

pero si la cárcel no es solución, ya me diréis qué hacemos... sigo pensando que gente así está mejor apartada de la sociedad. no creo en la pena de muerte, pero sí entiendo lo que dices, jovecovik, a veces en caliente se piensan cosas así.

Kit said...

No, esas cosas no quedan atrás y no se piensa que fue una pesadilla. Y lo peor es que los niños, cuando crecen se preguntan si todo pasó por su culpa.

Yo a esa gente la mataría sin más. Bueno, les haría sufrir muchísimo antes. Aunque lo de encerrarles y hacer que su trabajo forzado sea insoportable, no me parecería tan mala idea. Eso si, de por vida y alejados de todo contacto con otro ser humano.