27 febrero 2007

Días sin sentido

Estoy sentada en mi oficina pública en el centro comercial con wifi (aunque ayer descubrí que los muy jetas sólo te dejan navegar una hora) y desde arriba contemplo un enorme espacio blanco y gris, sólo pone Wii Wii Wii por todas partes. Sí, es un rollete para jugar con la nueva consola de nintendo. Ayer me fijé en que apenas nadie hacía caso a los muchachos gancho, que fingían pasárselo genial jugando con los manditos. Hoy, tres cuartos de lo mismo. Por un instante, pienso: ¿nos habremos cansado de tanto consumismo, estará cambiando el mundo? No, claro que no. El espacio Wii está cerrado todavía, pero ya hay chavales haciendo cola, ayer no se debieron enterar de que existía. Después llegarán a casa y llorarán a sus padres durante horas para conseguir la nueva consola, que dentro de un año tendrá ya segunda edición por lo que la rebajarán a mitad de precio. ¿Soy acaso yo distinta? Por supuesto que no, corrí a comprar todas las versiones extendidas de El Señor de los Anillos sabiendo que en tres meses costarían la mitad. Ayer vi en un expositor la serie completa de Sexo en Nueva York por 140 euros y sólo mi pobreza me impidió abalanzarme sobre ella. Llevo dos meses contemplando pdas porque la mía está muy malita. Sé que sucumbiré a la tentación en cuanto tenga pasta. Quizá estoy enferma. Como todos los demás.

7 Comments:

Wilde said...

Me ha gustado tu entrada, quizás así sea, pero dentro de esa enfermedad, también hay enfermos y enfermos...

Por cierto, el motivo de que hayan limitado la conexión a 1 hora en ese centro comercial es porque la gente no consumía al estar horas conectadas y no había sitio para clientes que si iban a consumir. En parte entiendo a los bares. lo triste es que seamos tan gilipollas que todo lo vulgarizamos por nuestro egoismo.

La Wifi estába puesta para gente que la necesitase en un momento dado, no para ir a conectarse al centro comercial por ser mas chuly que hacerlo en casa. Ya se sabe, la gente si es gratis pierde toda la logica. Al final siempre pagan justos por pecadores, como tú en este caso que realmente si necesitas conectarte para tu trabajo...

bicos wapita!!!

Dreamerlion said...

Sinceramente, pienso que todos los occidentales o aquellos que viven como tales estamos enfermos (o al menos algo sueltos) en cuanto al consumismo. Pero no es el peor de lo males, ya que como dicen por ahí: unos matan, otros roban, algunos corruptos y nosotros consumistas. Lo malo es el pasotismo de muchos de estos.

Kurtz said...

Todos estamos enfermos de algo llamado consumismo. Pero a algunos nos afecta mucho más que a otros (por desgracia).
Un saludo.

ekilore said...

yo soy una enferma terminal... hoy mismo me he pulido casi 200 euros en cremas y perfumes antes de entrar en clase...
¿se puede ser más hedonista? no me puedo resistir, es una epidemia...

Una mujer desesperada said...

no te preocupes, yo hago lo mismo, las cremas son mi perdición...

Griposovic said...

El mal de nuestro tiempo sin duda. Podemos controlar nuestros impulsos cremosos a duras penas, esa es la realidad, no sólo ekilore y la mujer imitada (por Rachel Weisz), nos afecta a todos en general. Pero tengo la esperanza de que sabremos trasladar un modelo más equilibrado
de consumo a los que nos sucedan.
Bicos pocos hoy, porque contagio.

Wilde said...

Pues yo hoy me he levantado super contento por el simple hecho de que es día de COBRAR. ¿puede haber algo más consumista que estar contento por algo así?... pssssss