07 febrero 2007

Desmitificando

Foto: Campaña del Gobierno contra la violencia de género (El Mundo)

Ni todos los maltratadores son desequilibrados, ni borrachos de clase baja, ni yonquis descontrolados. Un informe elaborado por ocho jueces, dos abogados, dos vocales del Poder Judicial y un experto en medicina forense que han analizado 147 sentencias entre 2001 y 2005 lo deja claro: sólo el 5,44% de los casos juzgados consideró la alteración psíquica un atenuante. Estos datos, pescados en El Mundo, dejan claro además que cerca de la mitad de los crímenes (el 51,07%) se produjeron cuando existía vínculo matrimonial y en el 48,93% de los casos la relación afectiva era de convivencia de hecho o de noviazgo. El informe no se ha conocido aún en su totalidad, pero seguro que arroja conclusiones sorprendentes. La violencia contra las mujeres se repite en todo el planeta, de formas distintas y de maneras más o menos crueles, pero parece estar instaurada con normalidad en nuestras sociedades. Una colega cuenta hoy en su blog el caso de Ciudad Juárez. Un informe de la ONU alerta de que en el mundo se cometen al año dos millones de ablaciones a mujeres. No sigo. Pero creo sinceramente que nada cambiará hasta que los hombres se sientan igual de repugnados que las mujeres ante estas cosas. En las movilizaciones contra el maltrato en España sólo hay mujeres. Ayer murió una más, sus vecinos relataron cómo eran las palizas que escuchaban hace años. Pero ninguno denunció.

10 Comments:

Wilde said...

Totalmente de acuerdo. Hace tiempo que abogo por dejar de lado los problemas psicológicos en los delitos. Los problemas psicológicos serán cuando un psiquiatra lo demuestre en todo caso. No de entrada como viene siendo habitual ultimamente...

bicos

EL HISPANO said...

yo no entiendo de psicologia, pero no me gusta ni acepto nada la violencia gratuita... y menos contra las mujeres.

yo no serviria para juez... por lo menos en este siglo.

porque yo se lo haria pagar con su misma moneda.

besos

que es eso de bicos?

Una mujer desesperada said...

pues bicos... pero en galego!!!!

Goldfinger said...

Probemos a endurecer las penas. Probemos a rechazar publicamente y energicamente estas conductas. Probemos a no mitigar el problema y hacerlo público siempre. Probemos.

Saludos

Una mujer desesperada said...

exacto, quizá esa sea la clave. me llamó muchísimo la atención lo de ayer, que los vecinos supiesen que había un caso de maltrato y pasasen de denunciar, no sé, es sintomático...

Eloísa said...

Lo primero, ¡gracias por la referencia a mi blog!, y lo segundo, que me ha gustado mucho esta entrada. Supongo que sí, que los hombres no están para nada igual de concienciados que nosotras, imagino que los que tengan hijas lo irán asimilando más rápido, y que otros estarán recibiendo una educación mejor y eso les hará ser más humanos. Qué difícil. Lo que cuentas al final es escalofriante, pero yo lo he oído contar más veces. Hay entornos escalofriantes. Yo estoy viendo de no muy lejos un caso en el que los hijos del maltratador no quieren asumir lo que pasa, le quitan importancia, es espeluznante. Hacen ver que no es para tanto. En serio. La maltratada, como es habitual en estas situaciones, un día estalló y lo contó todo, pero luego le ha quitado importancia y le disculpa, y los hijos prefieren que siga con él antes de hacerse cargo ellos directamente de la situación. Ellos, por supuesto, no viven con él. No sé cuánto de peligroso será este sujeto, hasta dónde será capaz de llegar, pero para mí una sola agresión es suficiente para que su entorno la apoyara y ella le dejara. Esto no está siendo así. Y creo que el "aguanta, mujer, que eso es normal" es más habitual de lo que pensamos. Un horror. Besos

Una mujer desesperada said...

Sí, es un horror. Pero en nuestra sociedad sigue primando eso de que cada uno lava sus trapos sucios en su casa, y hace falta mucho para conseguir que alguien denuncie a un vecino, o a un amigo. Es lo que tú cuentas, esos hijos intentando no ver la realidad. Nos queda a todos un camino muy largo hasta terminar con la violencia contra las mujeres. Y los niños, no lo olvidemos, que en casos de maltrato en el hogar, aunque no reciban golpes físicos, los reciben de otra forma.

Komo said...

PROBEMOS A EDUCARRRRRRRRRRRRRRRRRR!!!!

Komo said...

Y asi cambiaremos la forma de ver el mundo...

Yo una vez llamé a la poli pk la vecina gritaba y parecía que le estaban haciendo daño... me dijeron que no podían hacer nada así que con un gran cabreo le dije: Si mañana aparece muerta una mujer en el ******** quiero dejar bien claro que le he avisado y usted y yo cargaremos con esto.

Y colgué Ò_Ó

Una mujer desesperada said...

es que tienes razón, es como un mal global, la poli no quiere líos, los vecinos no quieren líos, y al final ellas se mueren. Pero eduquemos, también, a las mujeres, porque deben aprender desde niñas lo que no pueden aceptar bajo ningún concepto.