08 febrero 2007

Tiempos de vértigo

La librería más antigua de Vigo, la librería Cervantes, cierra sus puertas. No nos engañemos, cierra por culpa de gente como yo, lectores empedernidos que llenan sus alforjas de ediciones de bolsillo a precio fantástico en La casa del libro o sitios similares, sitios con los que estas librerías de siempre ya no pueden competir. La noticia de este cierre, el enésimo en Galicia, me ha llenado de remordimientos. Hace años que dejé de rebuscar en los estantes de esas tiendas de libros donde conocen tu nombre. Ahora paso horas rebuscando en los fondos de Anagrama de bolsillo que llenan los de esos nuevos templos, donde encuentras joyas perdidas que en las librerías de siempre no almacenan por falta de espacio y debes encargar. Nos hemos vuelto cómodos, raudos, impacientes. Esperar una semana por un libro nos parece indecente. No sirve de nada engañarse, todos somos culpables de que la vida de siempre esté desapareciendo, porque llenamos nuestros carros de la compra en Carrefour, olvidando la tienda de la esquina y compramos nuestros muebles en el nuevo santuario para treintañeros que es Ikea, sin importarnos que nuestra casa sea idéntica a la de todos nuestros conocidos. Hemos perdido la esencia de las cosas para zambullirnos de lleno en la mediocridad. Entono el mea culpa. En estos tiempos de vértigo, hasta los lectores voraces nos hemos convertido en carne de cañón del consumismo más atroz.

26 Comments:

EL HISPANO said...

no estoy de acuerdo contigo,

los tiempos cambian y yo lo acepto (porque todos cambiamos al mismo tiempo que el tiempo), pero hay cosas que deberian de conservarse de por vida, como las obras de arte y monumentos...

yo considero las bibliotecas como monumentos, entras y te sientes rodeado de historia y sabiduria.

pero bueno, de lo que tu hablas es de una libreria... eso sinceramente, es un negocio.

un saludo desesperada.

Goldfinger said...

Comparto el fondo de la reflexión de "el hispano".

Los tiempos cambian, y con ello, los hábitos y necesidades humanas.

Existen en la actualidad nuevos formatos, nuevas posibilidades al alcance de los amantes de la lectura.

Cierto es que existen librerias, como a bien seguro será la que mencionas, que por su encanto y por lo que representa nos apene su cierre. Pero a nadie se le escapa que en el fondo una libreria es un negocio más y que debe amoldarse a las nuevas circunstancias sociales y económicas.

Sea como fuere, sea en una libreria o en una biblioteca, nadie encuentre excusa para no disfrutar con uno de ellos.

Saludos

Komo said...

Y lo bonito que es entrar en una librería y decir: Buenos Días Javier... venía a buscar el último libro de ***** no sé si has leído la crítica de ***** sobre ***** ayer mismo lo comentaba con....

Ya no nos relacionamos con los demás seres humanos... ais

Nostalgias de tiempos que no vivimos, supongo.

Kurtz said...

Estoy de acuerdo con Komo. Por ese afán de ganar dinero (capitalismo y consumismo desenfrenado), se está perdiendo el contacto humano que cualquier negocio (llámese librería, cine, tienducha de cualquier cosa, etc) debería tener. En Valencia no están desapareciendo las librerías (hay pocas, y todas pertenecen a grandes cadenas), si no lo que desaparecen son los cine pequeños. Todo aplastado por la gran rueda del progreso.
Un saludo.

Wilde said...

Pero es que en la entrada dice, la libreria más antigüa, y eso no es un negocio, es historia de esta ciudad. Para mí tristísima noticia. Totalmente de acuerdo con Kurtz y Komo...

saludos

marta de esparta said...

tampoco te puedes culpar. está claro que las librerías de toda la vida tienen su encanto. pero si puedes encontrar en otro sitio variedad y buenos precios me parece lógico que acabes comprando allí...

johnymepeino said...

El rito de la adquisición de un libro se pierde, yo incluía café y todo.

Mientras que al regreso de Carrefour, te des un baño de silencio en el sillón de lectura, antes de abrir sus páginas, se te perdona :)

Una mujer desesperada said...

ja ja ja, hay comentarios para todos los gustos, hoy. a ver, debo reconocer que escribí el post porque leí la noticia en el periódico y me fui rauda y veloz a la librería a escuchar de primera mano la historia... y mis remordimientos desaparecieron, porque en realidad el cierre no es por motivos económicos, sino porque hay al lado una obra que ha llenado de grietas el bajo de la librería, ja ja ja, imaginad mi cara de pazguata, después de tanto romanticismo en el post de hoy, ja ja ja ja ja ja

Chú said...

Pues yo pienso que sí es triste que cierren sitios así, pero que también es cierto que es todo puro capitalismo.
Lo que me parece mucho peor (pero claro, más de lo mismo) es que se cierren tiendecitas o empresas de esas familiares que nadie desea continuar y aprender, porque conllevan un trabajo muy duro, muchas horas de sacrificio y pocas ganancias.
Bueno, entiendo que si no ganas y pierdes, cierres. Pero es una pena que las obras de arte echas a mano se pierdan en la memoria de la última generación que queda en pie con ese conocimiento.
Es una pena.

Por cierto, hola :)

Saludos.

Una mujer desesperada said...

hola chú, y bienvenido... o bienvenida!!!

Jesús said...

La verdad es que cada vez son menos las librerías-museo con olor a libro viejo. Pero el problema serio comenzaría cuando empezaran a desaparecer los lectores de libros

Komo said...

Jesús esto ya está pasando...

Bienvenido a la era de la XBOX.

Jovecovik said...

Hay librerías y librerías, algunas son un negocio atendido por personal más o menos diligente, y otras son sitios de refugio donde no hay dependientes si no libreros.Los libreros son esa personas que además de vender libros, los leen. Así, cuando uno va a ciertas librerias como la que motiva este post, no sólo compra libros, lleva a cabo un acto de afirmación en una serie de principios, que pasan por la defensa de la cultura y por determinadas maneras de aproximarse a ella.
Salud¡

Chú said...

dioos acabo de releer lo que he puesto
Que horror!
es Hechas con H >< ! (oh my god, no puedo creer que yo haya escrito eso así) perdon U_U

PD: soy bienvenida ^^ gracias.

Una mujer desesperada said...

ja ja ja ja ja tranquila, aquí hemos visto cosas mucho peores, ja ja ja, bienvenida de nuevo, aunque lo deduje luego cuando leí tu post sobre viggo, es que hay que rendirse a la evidencia con él, ja ja

Ohdiosa said...

si, los tiempos cambian pero no te voy a engañar...yo soy de las tuyas...a pesar de que me he "tecnologizado" con mi mp3, mi pc portatil, mi movil de ultima generacion...me remuerde la conciencia y me pregunto donde hemos dejado cosas como la vieja librería de la que hablas, los mercados de barrio, las barras de pan de 25 pts, el trato de usted a los mayores...los dibujos de animalitos qeu convivin en el bosque...
yo me he unido al derrumbe de lugares como ese (las viejas librerías) y paso horas en el FNAC curioseando...y me siento mal por ello...puede que viva anclada en el pasado, si, pero a mi me gusta ese pasado...

Una mujer desesperada said...

bueno, ohdiosa, te agradezco que me entiendas, porque yo soy la primera que hace todo eso, pero es que siempre digo: desde mañana dejaré de comprar en estos sitios, y nunca lo hago. Lo peor es lo de las tiendas de comercio justo, llevo un año jurándome dejar de comprar café y chocolate en el resto e ir a cualquiera de las que hay en vigo. reconozco que mi vida es una mierda y apenas tengo un minuto libre, pero eso no es excusa, por eso tengo remordimientos. en el fondo, todos pertenecemos a la masa de la que renegamos. qué triste.

grampus said...

Y lo peor es que en esas grandes superficies hay menos libros. Al volvernos cómodos, reducimos las opciones. La Cervantes (o la Colón en Coruña, que también acaba de cerrar) estaban más llenas. De libros y de otras cosas.

Una mujer desesperada said...

es verdad, leí lo de la colón en el periódico, es que al final nos vamos quedando sin sitios con encanto, verdad, y sólo lo notamos cuando los perdemos

el fantasma de la libertad said...

Srta Desesperada,

pasé de casualidad, al encontrar su link en el Blog-Campaña Escribir sin Faltas...

Estuve recorriendo un poco el blog en general, y creo que tiene ud razón en que el vértigo de estos tiempos ha transformado aún a los buenos lectores en no tan buenos, ni hablar de los lectores fiaca, que ya huyen ante algo que no sea multimedia...

Volveré pronto a leer un poco más a fondo sus publicaciones anteriores.

Reciba ud cordiales saludos.-

Una mujer desesperada said...

pues saludos también para usted, vuelva por aquí cuando desee.

jovekovic said...

Vuelvo,es cierto, pero no para decir nada nuevo; simplemente vuelvo para hacer bulto, y que la gente tome conciencia del desastre.

>>Alize said...

Es indiscutible que todos nos hemos vuelto más cómodos en estos aspectos de nuestra vida.
Pero ¡ay! es que tampoco la sociedad hace nada por facilitarnos las cosas; al no cuidar a las viejas costumbres que siempre han existido; como el ritual de la compra de un nuevo libro en la tienda de siempre... Después vendrán las lamentaciones y los que dicen que estamos en la sociedad de consumo; siendo ellos los que desde el principio no han hecho nada por evitarlo...
Debería prestarse más atención a lo que realmente merece la pena. Tienes mucha razón.
Saludos republicanos ^^

elprinciperana said...

No desesperes compañera, la historia es cíclica. Al igual que la muerte genera un nacimiento, el cierre de una librería genera la apertura de otra en alguna parte del mundo...efecto mariposa cultural...

Wilde said...

Jovekovic tiene un día grande hoy, haya donde voy deja una perla para la historia. La idea de hacer bulto secundada por este lunático que soy yo. Más bulto desesperada, que se vea que se vea!!!

Jovekovic said...

A la carga Wilde, por la república y la literatura. Más bulto.
Gracias por lo de "dia grande"