24 febrero 2007

Fumadores malditos

He sido fumadora la mayor parte de mi vida, por eso, aunque ahora soy una feliz ex fumadora, entiendo perfectamente la angustia de quienes, deseando fumar, no pueden hacerlo. Ayer, en un vuelo Barcelona-Casablanca, un pasajero olvidó apagar su celular (estoy intentando dejar de usar teléfono móvil, es tan feo...), lo que retrasó el despegue y puso un poquito nerviosos a todos. Me imagino al pobre fumador, exasperado, preparándose psicológicamente para unas horitas sin fumar, y pensando, joder, ¿y si aprovecho este retrasito? Ni corto ni perezoso, se encerró en el baño con un cigarro que seguramente le supo a gloria... mientras los pasajeros le tomaban por un terrorista y se montó la de san quintín en el avión. Sé que no es políticamente correcto, pero comprendo la angustia de ese fumador maleducado, porque la viví miles de veces en el pasado. Lo que me impresiona de esta anécdota es que encender un cigarro se haya vuelto tan arriesgado... como para que te confundan con un terrorista. Desde luego, fumar ya no está de moda... pobre Humphrey, si levantase ahora la cabeza.

7 Comments:

Kurtz said...

Ha llegado a haber casos de mujeres que se han tenido que beber la mitado del biberón de su bebé para demostrar que no era explosivo líquido. En los aeropuertos hay que ir con los cien sentidos en alerta para que no te confunden con un terrorista. Pronto tendremos que ir desnudos por los aeropuertos.
Muy bueno el título del post. Los fumadores han pasado de ser "malditos fumadores" a "fumadores malditos"
Saludos.

Wilde said...

Bueno bueno bueno; malditos los que maldicen; malditos los que matan y malditos lo que por no querer matarse fingen que no se matan. ¿Qué coño lo echan a los cigarrillos para qué lleve un año con idea de dejarlo y no tener coraje? (gracias Eloisa, te dije que algún día apelaria a ello sin buscarlo)...

Dejennos morir con las botas puestas, ya que hemos de morir. No nos llamen malditos porque ya malditos estamos...

Saludos (toy fumando un cigarrillo je je je)

Wilde said...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Una mujer desesperada said...

ja ja ja es que a mí me da penita, no lo puedo evitar, fueron muchos años de esclavitud...

Roberto said...

Cada día me alegra más el haber podido dejar de fumar... y mantenerme, que a veces cuesta mucho. Hace un año y medio yo podría haber protagonizado esa escena, porque no podía estar más de 45 minutos seguidos sin fumar un cigarro (o dos).

Si es que a cada momento que pasa quedan menos razones para mantener ese hábito. Y van a tener razón esos que se quejaban de que se tiene a los fumadores casi como por terroristas.

Un saludo.

Eloísa said...

Sí, es una exageración, en esas situaciones deberían dejar fumar, así la gente no tendría que esconderse y no se montarían esos pifostios. Si es que prohibir es una cosa mu mala. Besos

Una mujer desesperada said...

hola elo, qué alegría verte por aquí!!!!!!!