05 diciembre 2006

Súper burger

A estas alturas, todos habréis visto en tv ese engendro de anuncio de Buger King en que se propone al espectador comer como un hombre. Bien, yo es que como con este tema me río tanto espero que a vosotros os pase lo mismo. El otro día escribí sobre el inicio del conflicto: Elena Salgado, ministra de Sanidad, descubre que Burger King tiene en su menú una hamburguesa gigante de unas mil calorías y le pide que la retire por considerarla una ración desmedida. Burger King no sólo la ignora, sino que lanza su no sé qué whoper gigantísima, con más calorías aún, y la anuncia con ese spot demencial de come como un hombre. Yo es que me muero de la risa con Burger King. Vale, la super burger es una barbaridad, pero seguro que gracias a la ministra están vendiendo cientos. Si Salgado pretendía luchar contra la barbarie alimenticia, creo que se ha equivocado de táctica. Han aparecido ya algunos colectivos criticando el horrendo anuncio por machista. ¿Machista? Bueno, yo no conozco a ninguna mujer que se coma en público una hamburguesa de 1.400 calorías. Y, en serio, el anuncio no es machista, es un atentado contra el buen gusto masculino, cae en todos los topicazos y yo, si fuese hombre, estaría indignado de verdad. En definitiva, ¿cómo semejante argumento puede ocupar páginas y páginas de la prensa seria? Debe ser que en Irak han dejado de morir cincuenta personas al día...

5 Comments:

Kit said...

Yo, no sólo me como una de esas en público, sino que además la acompaño de patatas fritas grandes y una Coca-Cola enorme.

Y aún así las considero pequeñitas con respecto a las que la misma empresa vende en otros paises.

En fin, que el asunto es para morirse pero, de risa. Cada quien elige la forma de morirse respecto a lo que le mete a su propio cuerpo, sino, no habría tanto culto al botellón. No así los que mueren por causas ajenas a ellos.

Este mundo está cada vez más loco.

Una mujer desesperada said...

ja ja ja ja tienes razón, es que yo con esta crisis de la hamburguesa me muero de la risa...

Eloísa said...

Qué rollo, te he dejao un comentario super largo y se me ha borrao, grrr. La publi esta es horribilis, pero ese debe ser su objetivo, así todos hablamos de ella (yo no veo anuncios y lo ¡he visto!). Confieso que en mi hiperdelgada adolescencia me comía 2 BigMac y me quedaba tan ancha, éramos gente descerebrá, ja, ja. Los años me han reformao, ahora cuido mi alimentación. Creo q lo importante es que Sanidad haga campañas fomentando una alimentación sana para prevenir la obesidad; como tú decías en otro post: lo que no debe hacer es prohibir este u otro producto. Besos

Una mujer desesperada said...

Yo de adolescente también hacía cosas similares, ahora las cosas son distintas, también cuido mi alimentación, de hecho no como carne, así que la súper burger me la refanfinfla. Pero me temo que seguimos teniendo derecho a comer lo que queramos, diga lo que diga el Gobierno. Tienes razón, lo que deben hacer es fomentar que comamos sano, no prohibir que comamos determinadas cosas. Le están haciendo una campaña publicitaria cojonuda a Burger King!!!!

Wilde said...

He visto el anuncio. Bien mi humilde opinión. Estoy un poco en desacuerdo con algunos matices. Me explico. En primer lugar pienso que hay buena publicidad y mala publicidad - no entiendo mucho del tema pero... - como casi todo en esta vida. Pienso que es un mal anuncio, han escalado una mala idea y ha quedado un resultado malo. Desafortunado. Absurdo. Pero en paralelo no pienso que en realidad piensen asi. Veo más negligencia que machismo. Y en segundo lugar opino que la publicidad tiene poder, por tanto no creo que sea una tonteria. Y tiene poder porque influye en la gente. No sé si me explico. Y esa influencia siempre nos acaba por afectar de rebote de alguna manera por desgracia. Y la conclusión que saco, es que el sentido de la responsabilidad está atrofiado, hay que sab er leer las cosecuencias. En fin, pero contradictoriamente a lo que pienso tomarselo a cachondeo es una salida digna. Yo también lo haré por tanto. 1 saludo...