20 diciembre 2006

Padres a la carta

China, ese prodigio de libertades, ha decidido endurecer aún más sus leyes de adopción internacional. En 2007, los obesos no podrán adoptar niños de este país. Como lo oís. Los solteros, tampoco. Y se exigirán unos ingresos mínimos. La única restricción que puedo entender es la prohibición de adoptar a mayores de 50 años, en todo caso serían abuelos adoptivos, no padres. Pero el resto de la batería de nuevas normas me ha dejado perpleja. Yo, por ejemplo, soltera que vive en pareja, con 35 años y la decisión clara de no tener hijos biológicos, ya no podré adoptar si en algún momento decidiese hacerlo. Y todo para evitar que adopten los homosexuales, ¿os dais cuenta? Así que una pareja heterosexual como la mía tendría que casarse sí o sí para adoptar en China. Al menos no somos obesos, un problema menos. Y esto en un país en el que las niñas aparecen muertas en las calles, en el que la protección a la infancia es nula y en el que se hacinan miles de niños en los orfanatos. ¿Es más terrible para esos niños vivir así que ser adoptados por una pareja del mismo sexo? Dios mío, ayer hablaba de doble moral, ¿cómo calificaríamos esto?

2 Comments:

Anónimo said...

MUY FUERTE. LO LEO Y NO LO CREO.

Wilde said...

Pues de locura. No les dejan tener una oportunidad a pesar de la muchísima gente que quiere adoptar. Es muy triste...