17 diciembre 2006

Caprichos

Empieza la cuenta atrás para que todos los críos pidan un perro por Navidad. Empieza la cuenta atrás para que todos los padres irresponsables decidan regalárselo. En definitiva, empieza la cuenta atrás para que este verano se abandonen miles de perros. Un reportaje de La Voz de Galicia desvela hoy que la mayor parte de los niños de Vigo se ha encaprichado del bulldog francés, la raza que aparece en la película de Torrente. Y muchos padres comprarán el cachorro sin tener en cuenta que los perros no son objetos, sino seres vivos que necesitan cuidados. Hay que sacarlos a pasear, llevarlos al veterinario, cepillarlos, en fin, cuidarlos. En las perreras hay cientos de perros abandonados. Muchos de ellos, cachorros. Quizá quien tenga claro que quiere un perro para Navidad podría darse una vuelta por la perrera de su ciudad y adoptar a uno de los que algún desalmado abandonó. Pero lo más normal es gastarse un dineral, para fardar con los amigos también de tener el perro más cool (no es suficiente con el piso, el coche, la ropa, el perro también). Por favor, todos los que conozcais a alguien que pretenda comprarse un perro en Navidad intentad que no lo haga si realmente tener perro no ha sido una decisión meditada. Estoy harta de ver perros abandonados, atropellados, estoy harta de ver gente que maltrata a sus perros. Hagamos algo para que las cosas cambien.

3 Comments:

Wilde said...

Abandonar a tu perro me parece lo peor que se puede hacer, en serio, lo peor. Una persona que es capaz de hacer algo así, es un monstruo. Debería de estar penado con la cárcel. Inadmisible.

Kit said...

Me sorprende horriblemente ver como la gente es tan estúpida como para seguir todo un "estilo de vida" sin pensarselo dos veces. Tener un coche y meterte en una hipoteca para un piso, aun puede decirse que son cosas que valen la pena pero, tener hijos porque:

a) Ya se nos pasa la edad

b) Es "fashion"

... me parece ridículo. Y pasa lo mismo con los perros.

He visto en Pontevedra una iniciativa de adopción de animales. Se llama "Levame a casa" o algo así.

A mi me gustaría pero, ya tuvimos uno y tuvimos que regalarselo a unos amigos que tienen casa en el campo porque es tortuoso para el pobre perrito vivir en un piso. Al menos en el campo corre a sus anchas y persigue conejos, aunque lo echemos de menos.

Una mujer desesperada said...

eso desde luego, tener un perro en un piso es sacrificado para él y nosotros, pero no siempre, hay razas que se adaptan, claro. bicos.