30 diciembre 2006

Día negro

ETA ha vuelto a atentar. Sadam ha muerto en la horca. Un indigente murió de frío en San Sebastián. El mundo sigue girando, pero la realidad se ha teñido de negro. ETA ha paralizado la T4 de Madrid con un coche bomba que afortunadamente no ha matado a nadie (corrijo: hay un desaparecido). Pero el significado de esta bomba va aún más allá de los muertos, de hecho nos lleva directamente hasta ellos, recordándonos que la barbarie sigue estando ahí, latente aunque acallada. La negociación con ETA parece estar en un punto sin retorno. El PSOE no ha gestionado bien la crisis, el PP se ha convertido en un vergonzoso partido que sigue llorando la pérdida del poder. Contra el terrorismo es inadmisible que haya fisuras políticas, me avergüenzo, como ciudadana de este país, de que nuestros políticos se arrojen el barro a la cara en vez de solucionar nuestros problemas. Viajo a miles de kilómetros, a Irak. La vergüenza es todavía más intensa, hemos permitido que la horca convierta en mártir a Sadam Husein, que ha muerto con nocturnidad y alevosía, ejecutado por un crimen que palidece al compararlo con otras cosas que sabemos que hizo este dictador. Pero ni siquiera por todos sus crímenes merecía la horca. Termino este periplo negro aquí al lado, en un banco de San Sebastián donde un mendigo de 39 años murió de frío. Ya no me queda vergüenza, sólo espanto. ¿En qué nos estamos convirtiendo?

5 Comments:

Wilde said...

Lo de ETA es una vergüenza, no voy a perder más que estas dos líneas hablando de estos asesinos de mierda. Por cierto, puede ser que haya un muerto, hay una persona desaparecida. Poner una bomba en Barajas, menuda atrocidad. Por otro lado, en Internet ya se puede ver el asesinato de Sadam enterito. ¿Dónde vamos ir a parar?. No me extraña que por aquí haya empezado de nuevo a llover. Un mal día sin duda.

máis alá said...

Es muy complicado negociar con ETA. Primero porque seguro que tambien negocian entre ellos (ya sabes los hay duros y menos duros). Segundo porque ETA puede guiarse por motivos ideologicos, por lo que sería dificil hacerles razonar, o por motivos económicos (yo creo que son una simple banda criminal y mafiosa) por lo que no les interesa cerrar el negocio. Y por último, por que siempre tienen las de ganar: negocian, que va bien, sacan tajada; que no va bien, hacen un atentado y dividen a la sociedad española. La solución es estar unidos contra ellos.
Lo de Sadam es una simple venganza. ¿Que lección sacamos con su muerte? Lo peor es que quien decidió su muerte fue el innombrable.
¿Lo del mendigo? Lo raro es que no suceda más a menudo. El tercer mundo está en el portal de nuestra casa.
Te olvidas de los muertos por accidentes en la carretera, de los que escuchamos todos los lunes las cifras lo mismo que escuchamos las del paro. Con indiferencia.
Feliz Año.

Una mujer desesperada said...

es verdad, máis alá, siempre he pensado que una de las peores cosas que te pueden pasar es recibir esa llamada en la que te anuncian la muerte de un ser querido en un accidente. No te la esperas, debe ser un impacto brutal. Y coincido contigo en el certero análisis que haces del tema de ETA. Probablemente este no ha sido más que otro engaño para ganar tiempo y rearmarse. Esperemos que al menos el desaparecido de Barajas no haya muerto Feliz año a todos.

Kurtz said...

Mal forma de acabar el año. En Irak se nos recuerda que todavía estamos muy lejos de alcanzar los Derechos Humanos. En Madrid se nos recuerda que los hijos de puta de ETA pueden seguir matando (hay dos ecuatorianos desaparecidos a los que ya dan por muertos). En San Sebastián se nos recuerda que en el mal llamado Primer Mundo aún existe pobreza. Esperemos que el 2007 empieza algo mejor.
Feliz Año.

Wilde said...

Pues a mi leer cosas como las que habéis escrito todo, me llena de esperanza. Dice Thom Yorke en una canción de su fabuloso disco "pensamos las mismas cosas al mismo tiempo, somos tantos, que no se pueden contar". Enhorabuena a tod@s. 1 saludo...