14 diciembre 2006

Incomunicados

Esta tarde estuve un ratito en una cafetería frente a un capuchino. Tenía que hacer unas llamadas de trabajo así que aproveché y las hice. Mientras hablaba entraron dos chicas bastante jóvenes. Soy la tía más despistada del mundo, pero en ellas me fijé porque entraron juntas y hablando por teléfono, cada una por el suyo, claro. Se sentaron a mi lado y siquieron haciéndolo, entonces me convertí francamente en una cotilla. Pensé, joder, pero para qué quedarán para tomar un café si no hablan entre ellas. Os aseguro que el cuarto de hora que estuve a su lado quizá compartieron dos minutos de conversarción. El resto del tiempo lo pasaron enviando mensajes o charlando con otras personas a través del móvil. Me empezó a dar un poco la risa y hasta pensé en decirles que la próxima vez que quisieran quedar mejor se llamasen, al menos hablarían. Cuando me marché, las miré desde la cristalera. Una de ellas hablaba. La otra miraba distraída su café. Dios, se puede estar más solo frente a alguien...

8 Comments:

Kit said...

Cada vez perdemos más la preocupación por los demás y la empatía. Nos importa un pepino lo que le pase al que tenemos al lado, nos basta con pensar en lo nuestro.

¿Acaso alguien sabe cuando es el cumpleaños de su vecino o si es que necesita una conversación porque hace mucho no tiene una?

Me incluyo en esto porque la verdad, cada vez vivo más para mi misma y los míos, aunque a veces trate de remediarlo.

Una mujer desesperada said...

tienes razón, lo hacemos todos, aunque a mí eso de ponerte a hablar por el móvil cuando estás con otra persona me parece horrible e intento no hacerlo. antes vivíamos sin móvil y no pasaba nada, ¿recuerdas? y conste que no reniego del móvil, me parece un invento cojonudo!!!

Wilde said...

Pues a mi me parece de muy mala educación y no recuerdo haberlo hecho con nadie nunca. De hecho, si quedo con alguien y se pone a hablar por el movil dejándome incomunicado, como genialmente defines, pues no me callo, incluso si se lia con un sms. Me pone muy nervioso eso, aunque parece que más que un ideal, es más una manía personal supongo. 1 saludo...

Anónimo said...

Kit yo no estoy de acuerdo contigo generalizar no es bueno, a mi me tiene pasado mandarnos callar el dueño de la cafeteria por grandes debates . todo depende con los conocidos o amigos que te busques , la familia viene impuesta los amigos los buscas tu.

Anónimo said...

ES MUY TRISTE EL COMPORTAMIENTO "SEPARATISTA" QUE NACE Y CRECE, SOBRE TODO, EN LAS NUEVAS GENERACIONES.
POR SUPUESTO, LA BASE DE TODO ÉSTO ESTÁ EN LA EDUCACIÓN ACTUAL. NIÑOS CRIADOS POR ABUELOS, VECINOS, INMIGRANTES...., NIÑOS QUE NO JUEGAN CON OTROS NIÑOS SINO CON APARATITOS CADA VEZ MÁS COMPLEJOS Y SIN VIDA, NIÑOS CON PADRES QUE NO TIENEN TIEMPO PARA DEDICÁRSELO. NIÑOS QUE PASAN A ADULTOS COMPLETAMENTE SOLOS Y, ADULTOS PARA LOS QUE LA SOLEDAD ES EL PAN DE CADA DÍA PORQUE NO HAN APRENDIDO OTRA COSA.
ME ALEGRO DE VIVIR EN UNA ISLA PEQUEÑA. EN GRAN CANARIA TODAVÍA LA GENTE, SOBRE TODO EN LOS PUEBLOS, SE CONOCE Y SABE DE LA VIDA DE LOS OTROS (PARA LO BUENO Y PARA LO MALO).
UN BESOTE.

Anónimo said...

yo no es por hacer de abogado del diablo pero veamos el vaso medio lleno,en mi ciudad nunca hubo tantos niños en el deporte base, los parques estan llenos de niños con sus abuelos si pero jugando con otros niños emigrantes o no,el botellon es otro medio de reunion, pensemos tambien que a veces la soledad es buscada por uno mismo sin influir los demas .seamos positivos

Ara said...

Lo que comentas me parece, sobre todo, una falta grandísima de educación y un ejemplo de soledad compartida. Sí es verdad que el móvil se ha convertido en el tamagochi para adultos, pero tiene sus grandes utilidades. A mi me asombra también como la gente no para de parlotear con el móvil en la guagua, es imposible no enterarse de la conversación..
Un beso

Una mujer desesperada said...

me gusta esta idea que introduces, ara, porque me ha hecho pensar en que la intimidad se ha perdido casi por completo, el pudor, entendéis? antes a la gente no le gustaba que sus cosas se aireasen, ahora las contamos en cualquier parte, verdad?