25 diciembre 2006

Días de calma

Hoy las calles de la ciudad estaban vacías, como si la gente hubiese hecho una enorme pausa para encerrarse en casa, ajena al resto del mundo. Son días en los que parece que no pasa nada. Hoy ni siquiera hay periódicos, como si la actualidad se tomase un respiro. Pero, en realidad, no se lo ha tomado, solamente lo parece. Mañana volveremos a irrumpir en la realidad como si este día fantasma nunca hubiese existido. Ayer, las televisiones se llenaron de gente vestida de fiesta que aparentaba pasárselo genial, como si celebrasen con nosotros la Nochebuena. Se notaba tanto que estaba grabado que quizá era más fácil sentirse acompañado con la televisión apagada. Me pregunté para quién harán estos programas, quizá para gente que pasa sola la Nochebuena, qué triste. Nos quejamos de nuestra suerte constantemente, y quizá al otro lado de la puerta está alguien realmente solo. Si estás solo, que sepas que he pensado en ti. Feliz Navidad.

5 Comments:

Eloísa said...

Buenos días, aquí está mi reflexión: en estos días me he hartado de escuchar a gente que va de mala gana a cenar con su familia, mucha gente lo vive como un auténtico marrón. Me impresiona mucho esa soledad, quizá es la que más me impresiona: sentirse solo estando acompañado. Mi madre siempre nos ha dicho que es la más dura, que no hay nada peor que eso. Tenía un colega que estaba siempre rodeado de gente, mucha, de verdad, mucha, de todo tipo, pero cuando te quedabas a solas con él siempre citaba un verso de Benedetti: "Tengo una soledad tan concurrida...". ¡Me pongo a trabajar! Un beso.

mortero said...

pues yo me he ido a la calle y estaba llena de niños con sus juguetes, los niños son la ostia...:P

máis alá said...

Esta es mi primera visita pero prometo convertirme en un lector fiel de tu blog. Feliz Navidad.

Una mujer desesperada said...

hola máis alá, bienvenido, y a ti mortero, por fin has vuelto!!!! te echaba de menos. En cuanto a la reflexión de Eloísa, pienso que el problema es que todo lo que es impuesto acaba siendo un problema, y a veces parece que en Navidad tenemos que ser felices, hogareños, etc, por obligación, no? Bicos a todos...

Wilde said...

Es que la soledad no existe, pienso humildemente. Nacemos solos morimos solos. Luego está el cómo nos sentimos. Soledad sería no estar solo o acompañado, sino sentirte solo. Y si te sientes solo da igual con si estás solo o no. Muy interesante la reflexión de Eloisa.

En cuanto a tu entrada, Desesperada, pues tienes razón. Pero de todas formas sentirte solo día tras día también debe de ser horrible, no solo el 24, el 24 sería como un instante que resume muchos instantes. Ese día que lloras, pero lloras por todos los días de soledad. Interesante reflexión la tuya igualmente.

Benvido máis alá y... mortero, jajaja, si tanto te gustan los niños deberías de ponerte a hacer un par de ellos, no crees??? jajaaj...

Fuera bromas, se fue la Navidad, y ahora a pensar en acabar el año felices. Saludos para todos...