12 diciembre 2006

Gente chunga en mi pequeño mundo

A menudo hablo en este blog de problemas lejanos, de gente lejana, de ruindades lejanas. Y resulta que hoy me ha pasado una cosa que me hace plantearme que si ni entre nosotros, habitantes privilegiados de un mundo privilegiado, dejamos de actuar como fieras, ¿cómo vamos a pretender que el resto del mundo lo haga? No pienso aburriros con una historia de trabajo, seguro que todos tendréis miles, y seguro que por eso me entenderéis sin necesidad de demasiadas palabras. Me han hecho una jugada ruin, mezquina. De esas que te dejan tambaleante unos instantes. Después, al rato, me he reído. Porque creo firmemente que la diferencia entre esa gentuza y yo es tan evidente para mí como para el resto del mundo. Quienes necesitan disimular su mediocridad atacando al resto de la gente no hacen más que poner al descubierto sus defectos. Bueno, eso creo. Algunas veces, me parece que solamente ese tipo de gente tiene suerte en la vida, quizá es que se conforman con poco. Uf, ha sido un mal día, menos mal que se termina...

8 Comments:

Wilde said...

Y esa sonrisa que te ha salido despues de tambalearte es lo que yo llamaría una sonrisa perfecta. Esa gente no sabe ni que existe. Pobres no???... enhorabuena por ella!!! Bsos!!!...

Eloísa said...

Siento lo de la jugada, y como dice Wilde: me alegro por esa sonrisa a tiempo. Las fieras están everywhere, y entiendo tu sensación de que parece que tienen más suerte que quien no va de mala bestia por la vida. Creo que llegan antes a muchos de sus objetivos (porque el fin justifica para ellos los medios), pero no creo que luego sean felices, eso, amiga, es harina de otro costal. Buen día, un beso

Una mujer desesperada said...

gracias por vueestro apoyo, me viene genial, hay días, como este, en que todo es más complicado, pero es cierto, yo tengo una vida feliz. Y ellos no. Bicos.

Anónimo said...

tu felicidad los hace mediocres ,sige en tu lucha.

Anónimo said...

ÁNIMO, MUJER DESESPERADA. GENTE MALA LA ENCUENTRAS EN CUALQUIER PARTE. SON POBRES DE ESPÍRUTU.
LO MALO ES TENER QUE LIDIAR CON ELLOS EN EL TRABAJO. ES MI PAN DE CADA DÍA. UN DÍA SI Y OTRO TAMBIÉN.
LO BUENO ES QUE LUEGO TE ENCUENTRAS GENTE MUY BUENA. QUE ESTÁN AHÍ PARA TODO.
UN BESO. Y A SEGUIR CON LA SONRISA.

Una mujer desesperada said...

gracias a todos, qué riquiños. no os preocupeis, no podrán conmigo, ja ja ja ja

Kit said...

Lo bueno es tu capacidad para recuperarte, supongo que eso ha de molestarles mucho más.

Tú, haz como el pato que tiene las plumas cubiertas por un aceite y todo le resbala. ;)

Una mujer desesperada said...

puff, me han hecho muchas jugarretas en mi vida, pero la de ayer fue chunga, tendré que imitar al pato, qué remedio!!!