03 abril 2007

Para reír... ¿o para llorar?

Es lo bueno de la tristeza, que cuando te has rebozado bien en ella es más fácil robarte una sonrisa. Aun con lo más inverosímil. Como esta noticia de la edición digital de La Voz de Galicia:


"Desiderio Roca, un marinero de 50 años de la localidad lucense de Cervo que permaneció casi un mes con un pico de pez espada incrustado en el interior de su cara sin saberlo, después de sufrir un accidente mientras faenaba en el mar, ha recibido el alta hospitalaria".

El pico medía 9 centímetros de largo y tres de ancho. Un alien, vaya. Se lo clavó faenando en Azores, un golpe de mar le hizo chocar con un pez espada y el pico se le introdujo por la nariz, llegando hasta la base del cráneo. Ni él ni nadie se dio cuenta de la existencia del alien, hasta que comenzó a dolerle la cabeza y desarrolló una infección.

Quizá esa gente de la que os hablaba antes sea como ese pico. Te está jodiendo sin que te enteres. Hasta que una radiografía lo descubre, te lo extirpan y se acaba el problema. Adiós, alien.

10 Comments:

Arthur said...

Buenas Mujer desesperada, me anduve paseando por acá y he caído en tu libreta, pues después de haber leído tu post te diré que qué situación, pero me pregunto porqué no sintió que se le clavaba el pico del pez espada?

Esas cosas se sienten enseguida y para no haberse dado cuenta el señor seguro tenía insensibilidad en la piel y en el área en la que se le clavó el pico.

Saludotes, abrazotes y enhorabuena.

Sweet Dreams, de todo Corazón:
Arthur

Gusthav said...

Buenas Mujer desesperada, pues Arthur me recomendó tu libreta, y la verdad la dicha es mucha.

Pues la verdad, a mí también se me hace increíble que el señor no haya sentido la clavazón de la espada, eso se siente inmediatamente, y no después de casi un mes. Tal vez no fue nada doloroso y por eso no lo sintió.

Saludos, abrazos y besos.

Nice Day, con toda mi Alma:
Gusthav

Jovecovik said...

Hola Desesperada, ya hace un rato que estoy despierto y me he pasado por aquí a ver qué tal estabas. Intuyo que puede haber mejorado algo tu ánimo, me alegra si es así.
Que tengas un gran día.

Wilde said...

joder, pero que asco!!! pero pero pero pero ¿cómo no se dió cuenta?... ay dior mío!!!...

Una mujer desesperada said...

hola arthur y gustav, qué nombres tan románticos! bienvenidos! yo también flipé con que este hombre no se enterase de que llevaba un pico clavado, el cuerpo humano es como es, ja ja ja

hola primo! gracias por tu interés, mis depres duran cinco minutos, aunque esto del curro, más que una depre, es un problema, pero ya lo solucionaré... haré que parezca un accidente, no te preocupes, ja ja ja ja

wilde, luego te llamo para quedar, vale? bicos.

Ohdiosa said...

me está doliendo la cabeza sólo de imaginarmelo aaaarrgg!!!

Angelusa said...

Muy buen símil, MD. Ahora a aplicarlo, maja. Bicos y me alegro que, dentro de la gravedad, evoluciones favorablemente:-))))))))))

Susana said...

Ya lo dice el apellido.. el tio era como una roca jajjjajaja

Pero qué cosas pasan :S

Espero que los dos mejoreis pronto.. qué fue del pez espada?.. al alien que le dén!!

Roberto said...

Tiene uno constancia de los más variados accidentes laborales... pero este ya se lleva la palma. No es el primero que anda una temporada con un clavo clavado en el cuerpo, pero un trozo de pez espada... creo que este hombre tiene el honor de ser el primero.

Un saludo.

ekilore said...

pero qué personaje más curioso, no?

seguro que era un marinero como "el holandés errante", que ni sentía ni padecía porque estaba destinado a navegar sin poder acercarse hasta la orilla y claro! como para enterarse de que tenía un pez espada de sombrero, si se pasaba el día llorando su desdicha!