04 abril 2007

Night on earth


Foto: Bonnie y Faun Fables (J. Lores)

Guitarras, voces. Nada más y nada menos, sobre el escenario. Hace unas décadas, la música que reivindicaba, la que rompía barreras, la que estrenaba sonidos, era estridente y cañera como la de deep purple o, años después, la de los pixies. Ahora, el sonido ha dado una vuelta de tuerca. Quienes despiertan nuestras conciencias han prescindido de artificios. Dominique A nos habla con su voz casi desnuda, Antony and the Johnsons sólo necesitan el prodigioso timbre de Antony para emocionarnos. Y, ayer, en Vigo, Bonnie 'Prince' Billy sólo usó una guitarra eléctrica que no punteó ni una sola vez para decirnos las cosas que quería decir. Los teloneros, Faun Fables, combinaron dos hermosas voces con cuatro impresionantes manos rasgando dos guitarras, sacando de ellas sonidos imposibles. En un instante, parecíamos estar escuchando un piano, al siguiente, una guitarra eléctrica. A su rollo, como debe ser. Después, el maestro Will Oldham llenó el escenario con la música minimalista de su último cd, The letting go, en el que le acompaña en algunas canciones la cantante de Faun Fables. Hubo momentos mágicos, como cuando cantó Love comes to me con ella. O cuando se despidió con I see a darkness, con su voz rota elevándose por momentos. Menudos cambios de tono se marca Bonnie. Menudo cambio de tono nos marcó a nosotros, que entramos con el estrés a cuestas y tuvimos que dejarlo allí.

5 Comments:

Deftonia said...

Vaya, me alegro de que disfrutases!
No los conozco, pero me bajaré las canciones que nombras...
Besotes!

miriño said...

Ummmmm.... Hoy buscaré el disco este y me lo compraré...

Tengo la costumbre de escuchar lo que más le gusta a los demás... Por muy distintos que seamos en gustos...

Es tal la pasión con la que hablas de este artista que ya se me hace indispensable tenerlo en mi discoteca particular...

Ya te contaré...

Una mujer desesperada said...

Hola a los dos. El concierto estuvo bastante bien, aunque debo reconocer que disfruté más en el de Joan as Policewoman, también del festival sinsal. Bonnie es un tipo inclasificable, de esos que o te gustan o los odias. A mí me gusta, pero tampoco es de mis favoritos!

el disco, the letting go, a mí me parece cojonudo, pura poesía, espero que te guste, miriño.

Wilde said...

Y todavía sigue allí...

los verdaderos músicos reivindican una y otra vez que ya todo está inventado y que la calidad de ser músico es tan importante como el talento de serlo. Mencionar la penúltima canción que en un acto de soberbia fascinante a la misma soberbia de pasar de instrumentos varios, se largaron "a capella"...

La música en directo sigue siendo la esencia de la música...

1 beso

miriño said...

Sí, claro, por supuesto... La música, en directo.