10 mayo 2007

Una historia de amor

Foto: El País

El País recoge hoy en su edición digital una triste historia. Es la de Albert, un albatros que lleva cuarenta años buscando pareja. Albert vive a miles de kilómetros de su hábitat natural, donde no hay otros ejemplares de su especie, y fue visto por primera vez en 1967 en la zona. Durante cuarenta años ha recorrido todo el archipiélago escocés buscando a su amada, pero sin éxito. Los albatros son monógamos, y una vez que encuentran pareja se anudan a ella de por vida. Teniendo en cuenta que alcanzan los setenta años, se trata sin duda de un amor duradero... Pero me temo que Albert se va a quedar soltero.

17 Comments:

vitruvia said...

Es una historia triste, por que es de suponer que Albert busca pareja.
Pero ¿y si Albert vive lejos de los suyos por elección propia y le gusta su vida así?
Quien nos dice que no es un bohemio solitario, sin obligaciones, sin rumbos marcados. Entonces sería una historia feliz.

Una mujer desesperada said...

bueno, en la info del país cuentan que viaja por toda la zona buscando pareja, pero está tan lejos de su tribu que nunca la encontrará. al parecer, llegó a la zona hace años, seguramente perdido... es una historia triste, sí. pero hoy estoy melancólica, me pasa siempre tras varios días de sol cuando vuelven las nubes, no lo soporto.

wen said...

Yo espero, que esto sea una notivcia de esas inventada o manipulada hábilmente, parece mentira que esas palabras hayan salido de mi boca XDD

Lucía said...

Qué triste y qué bonito a la vez.
Es muy curioso el comportamiento de ciertos animales (cuyo instinto debería ser reproducirse cuanto más mejor y no les debería importar con quién a parte de que tuviera buenas cualidades genéticas) y sin embargo algunos muestran estas conductas monogámicas incomprensibles.

Será que son más racionales de lo que pensamos.

Una mujer desesperada said...

wen, por qué, mujer? la historia es triste, pero seguro que alguien le busca una hembra de albatros para que albert sea feliz, ya lo verás....

lucía, estoy de acuerdo, los animales son bastante más racionales de lo que creemos... y mucho más que nosotros, en ocasiones!

bicos.

Estilografic.art said...

Bonita historia, la acabo de leer en El País gracias a tu aviso. El "pajarito" mide además dos metros (de ala a ala). Debe de ser precioso.

Wilde said...

Que bonita foto! Que bonita historia! Triste, pero bonita! ¿Por qué las cosas tristes muchas veces son bonitas vistas desde fuera? ...

Susana said...

Y por qué no lo devuelven a su hábitat? a éste paso va a ser demasiado mayor para procrear.. aunque todavía podría tener una feliz vida en pareja.

ekilore said...

pero ¿siempre vuela solo? entonces seguro que es un bohemio y un soñador, como decía el genial julio, yeaaah! :)

Clandestino said...

Parece mi biografía...

Una mujer desesperada said...

eki, casi me ahogo de la risa con la parvada del bohemio y soñador, me imaginé al albatros con gafas de sol, no sé por qué, ja ja ja

clandestino, no nos pongas tristes...

susana, imagino que devolverlo a su hábitat después de 40 años sería más traumático que vivir sin pareja, no lo sé...

wilde y estliografic, a mí también me parece una historia bonita, a pesar de todo...

wen said...

clandestino jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajjaajjajajajajjajjajajjajajaajjajajajajajajajajajajajajaja

banderas said...

Ya sé que puedo parecer un tanto estúpido comentando esto después de llevar casi un par de semanas que entro en tu blog, pero hoy he descubierto gracias a mi hijo de 5 años no solo que la Lobezna de tu blog persigue el ratón sino que, además, aúlla si toco la luna, ladra si toco su cabeza y se sienta si le toco los cuartos traseros (¡¡qué fino me ha quedado esto último!!!). Me encanta el bichito.

Ahora al Albatros... y una reflexión de las mías... pasada de vueltas, vamos. ¿Por qué narices (por decirlo suavemente) un ave como ésta es monógama mientras un hombre medio, si pudiera, sería absolutamente polígamo? ¿La inteligencia que se nos supone no es tal? ¿Tenemos más componente irracional que muchos animales supuestamente irracionales?.

Yo, particularmente, estoy convencido de que el estado natural del ser humano NO es la PAREJA MONÓGAMA.

Aviso que estoy casado... no me preguntéis por qué... porque no sabría muy bien la respuesta.

Si yo realmente no creo en el matrimonio ¿por que cometí semejante incongruencia? Mi única respuesta a día de hoy (y van ya casi 9 años desde entonces) es porque o pasaba por vicaría o no podría estar con esa mujer a la que amaba con locura... y le doy vueltas y no encuentro otra razón de más peso. A lo mejor es que el amor es verdaderamente una razón de peso para algunas cosas.

¡Venga! Otra paliza de las mías para que me pongáis a caldo por haber roto con el hilo tierno de esta entrada.

Una mujer desesperada said...

banderas, yo creo que el ser humano es monógamo, pero no eternamente. o sea, que a lo largo de tu vida tendrás varias parejas monógamas, entiendes? pero al menos yo no entiendo una relación en la que engañas, a no ser, claro, que eso se pacte de antemano y a ninguno de los dos les importe, entonces la cosa cambia. pero creo que el ser humano lleva en su adn esa especie de monogamia sucesiva, porque normalmente es así como se agrupa, desde el paleolítico!!!

en cuanto a lobezna, te contaré otra cosilla. si pinchas donde pone more aparece un apetitoso filete para que la alimentes, ja ja ja

xito said...

Dulce y triste a la vez la historia de esta ave.
Por cierto, en relación a lo de la poligamia en el ser humano, pues sí parece ser lo más rentable en cuanto a evolución de la especie se refiere, de ahí los instintos que llevan tanto a hombres como mujeres a echar alguna cana al aire. Claro que la sociedad condiciona, y dentro de un condicionamiento, difícil es a veces, percatarse de la dirección de los instintos.

banderas said...

Ojito... que yo no he dicho que haya sido infiel (al menos físicamente... que lo que es mentalmente seguro que yo y todo el mundo lo ha sido en alguna ocasión... y el que esté libre de pecado... ya sabeis).

Hablaba de poligamia (e incluso poliandria, que también ha habido) entendiéndola como sucesiva (aunque algunas culturas ya sabemos que no sólo la admite sino que la tiene perfectamente asentada cultural y socialmente). Además, en muchos países de tradición católica, sé que está bien visto entre determinadas clases sociales tener una buena esposa ama de casa que se encarga de la casa y los hijos, y además una buena "concubina" para lo que todos sabemos... pero a mayores para lucirla en determinados eventos y fiestas. Lo que pasa es que fuera de esos círculos no se le da mucha publicidad.

El caso es que los albatros solamente tienen una pareja de por vida y nosotros (por lo que sea) no somos tan "perseverantes"... igual no es esa la palabra, pero creo que se le podría aproximar.

Sobre lo del filete de Lobezna... también lo había descubierto pero ví que me estaba pasando de comentario y no quise ponerlo todo... gracias en cualquier caso... y cómo cruje...je,je!!

Jano said...

Antes de ayudar al albatros deberían preguntarle si él prefiere estar así :)

Esta es una historia que se podría llevar fácilmente a muchos humanos.