06 mayo 2007

Sesión vermú

Hay fiestas en la aldea vecina. Aparte de que Lola, mi pastor belga, ha vivido dos días rozando el ataque de histeria gracias a los petardos y fuegos varios, sus dueños hemos asistido impotentes durante ese mismo período a todo un repertorio de canciones que creíamos perdidas para siempre. A partir de las 13.00 horas, sesión vermú. Sobre las 19.00, merendola. Y de once en adelante, verbena. Este ha sido, a grosso modo, el horario. Dos días por tres sesiones. Sólo una orquesta hizo amagos de arriesgar en el repertorio, introdujo un par de temas modernos que me costó reconocer porque el ritmillo de fondo era el mismo que el de la lambada. No debieron tener éxito; retornaron pronto a los grandes temas de ayer, hoy y siempre. Quizá está bien que la SGAE les cobre, porque debería ser un delito tocar semejantes canciones.

16 Comments:

Jano said...

No quiero pecar de ingenuo.... ¡¡¿¿la SGAE les cobra??!! JAJAJAJA.

Las verbenas de los pueblos tienen que estar amenizadas con la música de ayer hoy y siempre, si no... ¿qué de bonito tienen?

Una mujer desesperada said...

que si les cobra? les cobra doblemente, una por derechos de autor a la orquesta y otra por lo mismo a la comisión de fiestas, un auténtico escándalo!

y en cuanto a lo bonito del repertorio, ejem ejem. ja ja ja ja

Wilde said...

Derechos de qué???? no sabía yo que las orquestas pagaran a estos desvergonzados. ¡Qué escándalo! ... psss

Y en cuanto al repertorio, psss (risas)

bicos!

Angelusa said...

Ya, ya, MD, pero seguro que la gente entrada en canas agradeció el menú musical. Tú es que eres aún muy niña...
Y los de la SGAE mu ajkerozos.

Una mujer desesperada said...

ja ja ja angelusa, lo dudo, ja ja ja ja, porque si tocasen pasodobles y esas cosas, aún los mayores se arrancarían a bailar, pero eran canciones horteras a ritmillo infernal, ja ja ja. en fin, ¡ya terminó, la campiña vuelve a estar en paz!

Susana said...

No te hagas ilusiones Deses, acaban de empezar, se pasarán de fiesta en fiesta hasta el otoño, jajajaj, yo a veces escucho varias osquestas a la vez... ufffff

wen said...

Jajajajaja, no sabía yo que por Vigo había este tipo de cutre orquestas tb... yo me imaginaba un rollo campestre-celta muy guapo la verdad XD
Lola es guapisima, la he visto en el blog de Wilde, tiene una carita de buenaaaaaaaaaaaaaaa. A mi perra tb le daban pánico los petardos y demás parafernalia fiestera.. se metía debajo de la cama y no asomaba la cabeza la pobre :)Y a su hermana la tenían que dar valium!!! porque se ponñia totalmente fuera de sí XDD

Una mujer desesperada said...

susana, no me desanimes, ja ja ja ja

wen, rollo campestre-celta? los gallegos inventamos la orquesta cutre, ja ja ja ja ja ja ja

wen, gracias por los piropos para Lolita. La verdad es que en verano seguramente le dé una pastilla porque el año pasado pensé que le daba un infarto, se pasaron tirando petardos tres horas seguidas y creí que se iba a morir, lo conté en el blog, me fui como una loca a donde estaban los pirados de los petardos pero no me hicieron ni caso! en fin, lo de este país es así, para divertirte siempre tienes que joder a alguien! ja ja ja

vitruvia said...

¡¡¡Qué sería de una verbena sin la pachanga!!!. Es la banda sonora de nuestra niñez, el chunda chunda, siempre el mismo para todas las canciones.
Tema aparte es el de los petardos, ¿qué puede tener de apetecible un ruido estridente que te deja los oidos pitando?. Cuanto más los escucho, menos gracia les veo.

Una mujer desesperada said...

puff, yo es que no les encuentro la gracia, a mí me molestan, me ponen nerviosa. además yo suelo trabajar en casa, y la última fiesta, la de las tres horas de petardeo, hubo un momento en que pensé que me daba una ataque, de verdad. llamé a la poli local para ver si habían pedido algún tipo de permiso y no tenían ni idea, así que subí a protestar y no te creas que me encontré a unos chavales, ¡eran ancianetes! no sé, menuda vejez tan triste, si tu máxima diversión es pasarte la tarde tirando petardos. yo es que no lo puedo entender, de verdad!

Jovekovic said...

Confieso que me gustan las verbenas de pueblo, el vermut con las olivas, patatas chips, navajitas, berberechos, en fin que me gustan mucho. Pero los petardos no, en cambio me gustan las tormentas con muchos rayos y truenos. Ya ves.
Lola es muy guapa, me fijé al principio, cuando todavía la ponías en tu blog. Lo recuerdo porque la confundí con una Tervueren por las canitas. Y es verdad que parece muy buena, aunque la raza tiene su carácter.

Una mujer desesperada said...

oh, es verdad, jove, debió ser de las primeras veces que hablamos, cuando me preguntaste por Lola! Y sí, es muy buena, pero está bastante toliña. Es lo que tienen los belgas... Lola es cagueta, desconfiada. Pero una vez que te conoce te querrá siempre, es una pasada. Y mis otras dos perras, la bóxer y la schanuzer miniatura, igual. la verdad es que suelo preferir a mis perras a mucha gente que conozco, je je je

Susana said...

Es la cruda realidad Desesperada. Pero no te preocupes, sacarás ideas para compartirlas con nosotros (risas), una de las entradas tuyas con las que recuerdo haberme reído más fue con la de los petardos y tu cabreo con los señores (risas)

Mariano said...

Yo es que por más que lo intento no le veo la gracia a los petardos en las fiestas. Será que mi oreja maltrecha se revela contra los ruidos desproporcionados.
En cuanto a las cutre-orquestas, pues tienen su gracia los primeros... cinco minutos.

Mr. TAS said...

el ambiente de verbena de pueblo tiene su encanto.

no se dónde pero al quien afirma verlo. En cuarto milenio ví algo sobre el tema...

lo mismo hay que tener ciertas habilidades mentales o algo.

un saludo

Una mujer desesperada said...

ja ja ja ja ja ja mariano y mr tas, creo que esa será la solución, que venga iker jiménez a buscar el encanto de las sesiones vermú... ¡porque yo tampoco lo encuentro! bicos a todos