04 mayo 2007

Amenazados

La enfermedad de las vacas locas hizo tolear demasiada materia gris en nuestro país. Una de las decisiones más controvertidas que se tomó durante aquella crisis fue la de cerrar las buitreras, los lugares donde los ganaderos depositaban las reses muertas para que coman los buitres y otras aves carroñeras. Cuando vivía en Extremadura ya se oían casos de buitres que, azuzados por el hambre, habían modificado sus costumbres matando para comer. Así que se decidió sustituir las reses muertas por restos de matadero. Pero los ecologistas y los ganaderos siempre han avisado de que no es suficiente. Ayer, en la provincia de Burgos, cien buitres mataron a una vaca y su ternero recién parido ante los ojos de su dueño. La buitrera de Ordunte está cerrada desde agosto, porque según el Departamento de Agricultura las aves carroñeras tienen bastante comida en la zona. A la vista está que no. Podemos felicitarnos, la especie humana ha conseguido un nuevo hito: que una especie carroñera durante siglos haya modificado sus hábitos.

6 Comments:

Kurtz said...

También en Navarra hubo una época en que los buitres atacaban al ganado.
Menudos logros está consiguiendo la Humanidad.
Saludos.

Wilde said...

Ellos se adaptan al entorno, si lo cambias, pues jódete. Lástima que no se coman directamente a los anormales que lo joden todo... así de claro, la vaquita y el ternero no tenía culpa alguna...

Susana said...

Que los buitres que siempre han conseguido alimentarse libremente no encuentren comida ya es triste, que tengamos que proveerles el sustento por éstos medios más, pero que llegue un punto que ni de una forma ni de otra y lleguen a esos extremos..

Los ganaderos no sólo van a tener problemas por culpa de los lobos, sino que ahora se le suman los buitres. Y encima no encontrarán otra solución que dejar de ser ganaderos o pastores, como sucede cada día más, por culpa de las leyes de protección animal, como por ejemplo hacia los lobos.

Es la pescailla que se muerde la cola.

banderas said...

Lo que yo no comprendo es cómo no hay más casos de "vacas locas" o de cualquier otra "perversa mutación" con las mierdas que les estamos haciendo tragar a los pobres animales exclusivamente para abaratar costes.

Entiendo que una marcha atrás en todo esto es una utopía, pero aún nos queda mucha mierda de este tipo por tragar a nosotros también. Estamos jugando a ser dioses y no somos más que un experimento fallido que se cree el ombligo del mundo.

Como conclusión: quien más pena me da son mis propios hijos, porque el mundo que les voy (vamos) a dejar será menos de la mitad de la mitad de bueno que el que nosotros heredamos de nuestros padres (y eso que ya habían tirado la bomba atómica). Snifff!!!

Una mujer desesperada said...

exacto, banderas, lo pero se lo dejamos a los que vienen detrás, porque como bien dices, esto no tiene vuelta atrás, me temo...

Jovekovic said...

Semos asín de chulos y naide nos canvia nada.
PD: En algunas la zonas del Pirineo aragonés vienen avisando desde hace años del problema. Muchas buitreras se cierran plegándose a intereses inmobiliarios.