07 mayo 2007

Sabios consejos

Si usted tiene un hijo o está pensando en tenerlo, por favor, escuche estos sabios consejos:

- Su hijo NO es el más alto de la clase. NO pulveriza todas las tablas. Como mucho, supera la media. La media es esa que dice que las españolas miden 1,61. Según esto, yo soy altísima, porque mido 1,65. Suena ridículo, ¿verdad? Pues aplíquese el cuento cada vez que vaya a decir que su hijo es altísimo.

- Su hijo NO es superdotado. Lo siento, pero todos los niños parecen inteligentes. Cuando crecen, la mayoría parecemos lo que somos: espabilados, con suerte. Superdotados hay uno por cada no sé cuántos miles de personas. Por cálculo de probabilidades, es difícil que su hijo lo sea.

- Su hijo NO es guapo. O sí. En todo caso, queda fatal que lo digan sus padres.

- Al resto del mundo NO nos interesa la edad a la que tuvo su primer diente, ni cuando dejó los pañales, ni sus primeros pasos sin ayuda. Normalmente le escuchamos por educación, pero nos parece un coñazo.

- Cuando dos adultos hablan y el niño interrumpe, puede que a la otra persona no le parezca correcto. A usted le da igual, es su hijo. Pero piense en quien tiene enfrente... Por cierto, los niños, al menos cuando yo era pequeña, preferíamos estar en la calle, en la playa, en el campo... al aire libre o en lugares para niños, al menos. No en un bar con los amigos de nuestros padres. La animadversión es mutua...

- Cuando su hijo grita de modo estridente usted tiene el oído entrenado. El resto de la humanidad, NO.

Bien. Estos consejos no serían necesarios si el 80% de los padres actuales ejerciesen de padres. Las conversaciones de treintañeros hartos de los hijos de los demás comienzan a ser tan comunes que debe haber algún problema. Yo, desde luego, estoy más que harta de los niños desconocidos. Más exactamente, de los padres de los niños desconocidos, a los que una leve mirada de reprobación hacia la sangre de su sangre convierte en una fiera macarra.

Por favor, no se den por aludidos los padres normales, esos que creen en la educación, en la diferencia entre el bien y el mal, en los buenos modales, etc etc. Es decir, los padres que normalmente leen mi blog. Esto va para los otros.




37 Comments:

banderas said...

Esta vez soy el primero. Guauuuu!!! Me queda el consuelo de saber que soy padre y estoy de acuerdo con todo lo expresado en esta retahila. Tengo dos niños (2 y 5 años)e intento que, al menos en locales cerrados, molesten lo menos posible. No siempre lo consigo al 100% pero al menos lo intento y, cuando no lo consigo, me siento superculpable. En ocasiones he llegado a pensar que era "rarito" pero ya veo que no... uffff!!!!

Una mujer desesperada said...

ja ja ja no eres raro, eres uno de esos padres que molan!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! pero cada vez hay menos, ja ja ja ja ja. puff, es que últimamente tengo que aguantar a muchos niños impertinentes, empiezo a sentirme la bruja mala de blancanieves!

Lucía said...

Completamente de acuerdo con esta reflexión. En apenas un par de generaciones se ha pasado de la disciplina absoluta a la hora de educar a un hijo a la permisividad más pasmosa.
Y como en todo, los extremos no son buenos.
Los padres deberían pensar que sus hijos son los ciudadanos del mañana y por lo tanto tienen que aprender convivencia y valores.

Angelusa said...

Decía el otro día en una reseña a Wilde, hablando de hijos tb, que los niños están siendo víctimas de un enorme cambio (radicalisimo) dentro del entorno familar. Pero ojo, es que sus padres, que son de la quinta de los 70-80, fueron las primeras víctimas y me parece a mi que los referentes que tienen son escasos o nulos. De ahí que carezcan de metodo.

Angelusa said...

Huy huy huy, que se me olvidó decir:
SALVO HONROSAS EXCEPCIONES.

Vitruvia said...

Yo tengo tres niñas, y alguna vez me ha pasado que que han sido ellas las que me han dicho: "Má, ¿has visto que niños más malos?" Algo debo estar haciendo bien. (Vale, jajajaja, acabo de incumplir alguna de las normas, no volveré a hablar de lo buenas que son mis hijas. Mea culpa).

Mariano said...

Como tío carnal de una criatura y tío putativo de unas cuantas, reivindico la figura del treintañero harto de los logros/progresos de los niños, que a veces parecen más monigotes de ferias o genios salidos de las lámparas de Aladino.
Pero por otra parte entiendo las babazas de los padres. Así que con un poquito de educación y de comprensión lo mismo conseguimos que Herodes pase a mejor vida...

Susana said...

Jajajaja todo hay que decirlo, algunos son de un repeleeeeeente!!

Yo tengo suerte, todos los hijos de mis amig@s son criaturas maravillosas y educadas.

Vuelo rasante said...

¡Bieeeennn!
Ahora ya puedo hablar con conocimiento de causa. Mis hijas tienen 24 y 20 y todo lo que comentas lo he intentado evitar. De hecho, mis cuñados y yo hemos ido de viaje y de comidas y demás con seis niños y nos han llegado a dar la enhorabuena porque se lo han comido todo, no se han movido de la silla hasta terminar de comer todo el mundo y no chillaban.
Lo de ahora es demencial.
Tengo un ejemplo claro. Un sobrinito de tres años cuyos padres tienen ahora 46 y 40 años.
El niño es como tú dices: insoportable.

Una mujer desesperada said...

bueno, confieso que mientras escribía la entrada pensé que me íbais a poner a caldo, en plan: menuda bruja. Pero debe ser que la cosa es seria. no creo, como dice angelusa, que sea porque la generación de los setenta tenemos pocas referencias, sino porque se ha pasado del no vale nada al vale todo. pero empieza a ser un coñazo, de verdad, soportar a esos niños en lugares públicos, pobres, aunque la culpa no es de ellos. si por casualidad te ves obligada a reprender a alguno, ¡cómo se ponen los padres!

Casshern25 said...

Yo soy todo lo contrario, me encantan, son adorables, cuando dan patadas, cuando tienen hambre, cuando no dejan hacer nada... hasta que nacen, a partir de ahi y hasta que les salen los dientes aún los aguanto y soporto. Justo en el momento en que ya tienen dientes, caminan y todo eso... no sería tan malo como Herodes ya que les daria esos meses de via, pero luego...

Komo said...

Sólo es una cuestión de EDUCACIÓN, como todo por otro lado.

WOlas ;)

Jano said...

Los niños, aunque sean pequeños, son muy muy inteligentes. Cada día te ponen a prueba, a ver qué son capaces de sacarte. Si encima los padres los apoyan... así está pasando actualmente en los colegios y en las calles, que los niños se creen los reyes del mambo, que pueden hacer lo que quieran y encima, que es lo que me fastidia... ¡tienen toda la defensa por parte de los padres!

Unas pocas historias os podría contar de niños muy idiotas, y de sus padres, aún más.

Jano said...

Pero también hay padres maravillosos con niños maravillosos... la pena es que siempre lo malo destaca más...

c.o.v. said...

...pues ahora voy yo, y hago de bruja (risa perversa, risa perversa, risa perversa)

Pues espera, espera a que esas criaturitas que describen sean la sangre de tu sangre, ya verás cómo haces igual, JUASJUASJUAS!

Hala, mode bruja off, risa perversa una vez más.

Sí, todo es cuestión de educación y de sentido común. Pero parece que eso no abunda...

Saludos!

xito said...

Quizá sólo sea cuestión de educación. Pero a los padres es normal que al principio se les caiga un poco la baba... lo malo es si se les sigue cayendo con los años.

Wilde said...

Me encantan los mocosillos pequeñajos, un encanto... pero luego, a partir de 4 o 5 años se vuelven unos gilipollas grrr

Sin duda jamás querría tener un niño, son estúpidos y cuando crecen unos salidos, una niña no me importaria. A ver si avanza lo de la elección del sexo de los hijos via genética y a ver si encuentro a una buena mujer dispuesta a aguantarme jajajajajajajajaja

buenos días Desperate; por cierto, vienen delorean a Vigo en Junio...

bicos!

Wilde said...

Por cierto, observo que cada día agrandas la fuente de la entrada, algún subliminal motivo??????? una casualidad????? pura curiosidad...

Una mujer desesperada said...

wilde, buen observador. La agrandé ayer y hoy a cuerpo 14 para que sea más cómodo de leer, y estoy probando tipos de letra a ver cuál me mola más, je je

tema críos: todos coincidimos: EDUCACiÓN!!! Cov, je je, he decidido no tener hijos, así que creo que me libraré de saber si sería así o no, ja ja ja ja ja ja

bicos a toditos.

Estilografic.art said...

Yo insisto en lo de siempre: educación para todos: Para los hijos por supuesto, pero primero para los padres.

Por cierto, que noto que tu hijo está engordando (al blog, me refiero). Te doy mi opinión: me gusta más la letra pequeña, pero claro, es que tengo pantalla grande, así que no me tengas muy en cuenta.

juan rafael said...

Yo tengo dos y comprendo que, a veces, puedan ser insoportables.
Educar es muy díficil y nunca acabas.

Una mujer desesperada said...

juan rafael, tranquilo, no me refiero a niños cuyos padres intentan educarlos, seguramente tú tendrás amigos con hijos como los que describo, ja ja ja

estiolografic, volveré a poner letra más pequeña, es que yo tengo una pantalla panorámica, y claro, leía de pm je je je

Komo said...

Lo de primero a los padres me ha llegado al alma... es que cuando educas a un hijo... ya educas al padre que será mañana. Crei que era obvio

(Yo tb prefiero las letraspequeñas)

banderas said...

¡¡Menudo éxitazo de taquilla esta entrada en el blog!! MD, yo tengo amigos más o menos de mi edad (35-40) que actúan de manera muuuucho mas "liberal" que yo, y a veces me cuesta muuuuucho no llamarles la atención porque considero que sus niñ@s les están tomando el pelo. Son amigos y, aún así, no me atrevo a darles mi opinión. Eso sí, yo soy agresivo, tiránico, e incluso "pego"... creo que cualquier día me van a denunciar porque lo mio tiene "delito" y lo suyo no. Ya sé... los argumentos contra la violencia y que los límites son muy difusos; pero aún soy de los que considera que, a veces, un cachete a tiempo es más educativo que unas palabras amables. ¿Abro debate sobre la violencia con los niños sin quererlo?... realmente la educación de los niños de hoy en día puede dar para miles de comentarios... y no te quiero hundir el blog. So Sorry!!

P.S. Mejor la letra de "Desnudas" para atrás... en mi modesta opinión.

Una mujer desesperada said...

bien, ya que no puedo obligaros a comprar una pantalla panorámica cambiaré la letra, snif sniff

banderas. yo creo que cada padre debe educar a su hijo como más conveniente le parezca. pero en mis desvelos de bruja del noroeste ya confesé que me enganché a la primera temporada de supernanny, en cuatro, simplemente porque flipaba con lo que se consigue con un poquito de autoridad. ella no usaba palabras amables, sino autoridad, tono serio, duro y contundente. ese es el problema, hoy, que se hace creer a los niños que son únicos, especiales, y cuando se enfrentan al mundo real, toma leche!

el otro día en el vestuario de la piscina una madre estaba felicitando a su hijo mayorcito ya como si hubiese ganado el Nobel ¡porque había conseguido ir a la entrada y cambiar un euro por dos monedas de 50! joder, yo a esa edad iba sola andando al colegio, vamos, por favor.

wen said...

Pues yo que quiero tener un hijo estoy acojonada sinceramente de cosas como estas... Hay niños con mucho caracter...debe ser tan difícil educar ...jorl
De todos modos he reconocido al instante al tipo de padres que citas. Esos que dejan a los crios pastando por donde esten sin hacerles ni puto caso y pasando de todo. Y les da igual que el crio berree, que moleste a alguien o que se abra la cabeza en 37 pedazos...
En el club de la piscina de mi urbanización se deben pensar que hay servicio de guarderia.. porque es tremendo!!! Me cuesta culpar a los crios viendo a sus padres sinceramente...

Una mujer desesperada said...

wen, completamente de acuerdo, la culpa es de los padres, eso no lo dudamos. el otro día, creo que lo conté en enkadenados, flipé viendo en la tele a una madre furibunda porque en el cole habían decidido prohibir a los críos ir con móvil. y la tía echaba chispas, no sé cómo esa señora no sé da cuenta de la imagen que proyecta, pero están tan encerrados en su papel de padres perfectos...

Jesús said...

¡que bueno!, alguien tenia que atreverse a decirlo hombre.
Como padre reivindico el derecho de hablar de otra cosa que no sean los niños, (aunque sólo sea de vez en cuando), y si no hubiera más remedio desearía en algunas ocasiones poder decirlo:
"tío, tu niño es un salvaje y tu eres el culpable"

Una mujer desesperada said...

gracias jesús! lo malo es que si dices esa frase te arriesgas a perder a un amigo! es que el instinto de protección pasa por la ceguera? los padres no ven los defectos de sus hijos hasta que crecen? porque fijaos que es curioso, pero en cuanto los niños dejan de ser propiedad absoluta, es decir, en cuanto empiezan a tomar decisiones, los padres, normalmente, empiezan a criticarlos!

Cornelius said...

Mi madre aún sigue diciéndome que soy el más guapo del mundo mundial... con mis problemas de peso inclusive XD.

En fin, haz otro post jaja:

"Si tienes padres, sigue estos buenos consejos:

- Que tu madre te diga guapo no significa que lo seas.
- Que tu madre te diga que comas más para crecer más, no significa que sea verdad.
-etc :-P"

Una mujer desesperada said...

ja ja ja ja, bueno, este blog se dirigía más a padres de niños pequeños, cuando me ponga con los nuestros.... ¡mi padre aún me avisa de cuándo debo cruzar la calle! con 35 años!

ekilore said...

jajaja, qué risas de post! me parto!!

me gusta el enfoque. si hay un niño insoportable a la redonda, habrá un padre gilipollas cerca, jajaja.

muy bueno desperate!

vitruvia said...

Jo!!! Lo que me he perdido hoy, por haber estado fuera.

banderas said...

Solo quería comentar el tema autoridad, ya que antes cité el "violencia puntual". A mi hijo mayor (de 5 años) en determinadas situaciones le digo que mire para mi. Que me mire bien a la cara. Evidentemente no uso una "de risa" y el tío entiende perfectamente que hasta ahí llegó y desde ese momento pende sobre su cabeza algo más que un péndulo... en el fondo muchas de esas veces me estoy partiendo de risa, pero sé que si no soy "serio" no consigo nada. Gracias por aguantar historias de papis ;-)

Una mujer desesperada said...

sí!!!! eso lo explicaba supernanny, lo del campo visual, obligaba al crío a mirar, a aguantar la bronca! a mí tb me daría la risa, seguramente, ja ja ja

pero fíjate, aunque parezca la bruja mala luego me llevo bien con algunos críos, y resulta que con sus padres se portan como el culo y conmigo no! imagino que cuando es tu hijo es difícil estar las 24 horas del día educando. pero es que a quienes me refiero es a quienes creen que la mejor educación no educar, ¿sabes? estos padres que el crío quiere la psp y hala, se la regalan en Navidad. esos padres que el niño está dando por culo y ni siquiera se enteran, porque consideran que los niños nunca molestan... en fin... buenas noches, vigués.

banderas said...

Ata mañán, que para min pode ser un gran día ou un día pésimo... sen medias tintas...¡¡¡para qué!!! Bicos

Jovekovic said...

Ahora sí que me has convencido, no voy a tener niños seguro.
Quédate con que cada vez hay más gente que pasa del tema.