27 mayo 2007

Un perro menos


Os conté hace unos días la desesperación de los responsables de la perrera de Ponteareas ante la desaparición de más de veinte animales, de los que seis aparecieron envenenados. Ayer apareció el séptimo. La perrera está en la zona de Canedo, y ante el silencio de las autoridades, los vecinos han decidido vigilarla por su cuenta. Un país puede juzgarse por cómo trata a sus animales.

Foto: Los vecinos de Canedo, defendiendo a los animales (La Voz)

5 Comments:

Wilde said...

Que bonita la foto de la protesta, con los cartelitos con el nombre de nuestros amigos... (amigos si, que no mascotas)...

Espero que los psicópatas capaces de tal atrocidad lo pagen caro, muy caro...

banderas said...

Está claro qué clase de país tenemos. Yo, además de ese criterio, propongo otro... para cuando no se cometen ese tipo de atrocidades.

"Un país tiene los gobernantes que se merece"... ¡¡¡y eso dueleeeeee!!!

P.S. Donde pone país puede leerse región, comunidad autónoma, ciudad, etc. Je,je!!!... muy propio para el día de hoy.

ekilore said...

uf, el maltrato a los más débiles es el pecado de los cobardes.

Jano said...

No comprendo el beneficio que supone envenenar a los perros, sobre todo cuando estos tienen dueños.... no lo termino de entender...

Una mujer desesperada said...

ni yo, jano. me entristecen muchísimo estas noticias, ya lo habrás notado. no entiendo que alguien pueda ser bárbaro con un ser que no lo comprende, como un perro o un niño.