01 julio 2007

Rebajas

Si hay algo que no soporto es ir de compras en manada, esa actividad tan extendida entre el género femenino de la especie humana. Me gusta ir sola, solísima. Por tanto, nunca he soportado esas kedadas de chicas para ir a las rebajas. Los primeros días de rebajas suelo evitar las tiendas, y si necesito algo voy a mediodía, mi hora favorita para comprar. No tengo capacidad mental para competir con hordas de mujeres rebuscando entre cientos de prendas, carezco de habilidad para encontrar la ganga cual tesoro enterrado entre una horrible colección de camisetas, y decidí hace tiempo que ahorrar dos euros en una camiseta no va a convertirme en millonaria. Así que mientras la mitad de la ciudad de Vigo se lanza a la calle hoy, primer día de rebajas, yo tengo clarísimo que esperaré a la semana próxima para iniciar la aproximación. Hace un par de días, una amiga conocedora de mi adicción a la ropa de Blanco me alertó de que, antes de iniciar las rebajas, ponían todo al 50%. Ella había conseguido auténticas gangas, aunque soportó colas de cincuenta personas para pagarlas. Yo sé que jamás soportaría una cola de cincuenta personas para comprarme una prenda que en realidad no necesito. De hecho, aunque la necesitase no soportaría por ella una cola de cincuenta personas. Hoy por hoy, creo que tan sólo soportaría una espera tan larga para comprar una entrada para un concierto de Radiohead. Pero ni de eso estoy segura.

Foto: La Voz de Galicia

17 Comments:

Ohdiosa said...

las rebajas son otro mundo, yo las he vivido desde dentro (currando como una loca hasta 13 y 14 horas diarias) y desde fuera...este año las veré como compradora y me encanta!!! podré revolver los montones, rebuscar, probar....

y yo tb soy de las que van a la hora de comer que hay menos gente y solita que es como más se disfrutan!!

Wilde said...

Esas prendas de rebajas veraniegas no quedan muy sobadas de tanta mano rebuscando??? ji ji ji

Bicos! Disfruta de este solazo invisible!

Casshern25 said...

Eres una gran mujer! jajajaja es lo que me ha venido a la mente al leer la entrada jajaja es que lo de radiohead y lo de las hordas de mujeres me ha superado! me imagino ya el señor de los anillos, la batalla en las dos torres, con las hordas de marujas y mari-pilis al acecho con sus tarjetas de credito, y Radiohead en lo alto de las torres cantando aquello de:

That's it sir
You're leaving
The crackle of pigskin
The dust and the screaming
The yuppies networking
The panic, the vomit
The panic, the vomit
God loves his children, God loves his children, yeah!

Una mujer desesperada said...

ja ja ja ja ja ja ja qué gracioso! además das en el clavo, soy una psicópata del señor de los anillos desde adolescente, ja ja ja ja ja ja ja

Martín Bolívar said...

Yo también detesto las rebajas, pero al final todos caemos en la trampa, creo yo. je :)

Una mujer desesperada said...

bueno, yo no detesto las rebajas, ja ja ja, sino comprar en manada! o entre manadas, más bien! bicos.

Chú said...

Radiohead, tiene ese nosequé entre gustarme y darme miedo. Es como Björk. Tengo que escribir un post sobre Björk. Mañana.
Besitos.

PD: yo tampco he ido a rebajas de esas nunca, pero entre otras cosas porque siempre me han pillado de exámenes y cuando voy, quedan las típicas camisetas que nadie quiere (y claro, yo tampoco, si no ya se las habrían llevado)y ahora que no tengo exámenes no tengo dinero así que...da igual, tampoco necesito nada.

Kurtz said...

Ayer las Spice, hoy las rebajas... estás dando con todo lo que odio. Jajaja.

Una mujer desesperada said...

ja ja ja ja te das cuenta? estoy prerreglítica, ¿no se nota? ja ja ja ja ja

Jovekovic said...

Las rebajas son un peñazo de los gordos.
No me gustan las aglomeraciones, en realidad me gustan menos incluso que la monarquía.

mgqeaol said...

Yo la verdad es que no soporto las rebajas. Siempre digo: voy a ir pero al final siempre encuentro una buena razón para no ir. Bicos

Eifonso Lagares said...

Primero no me gustan las multitudes, segundo ir de compras en cualquier época, sea rebajas o no, del año es un suplicio, los probadores me producen cierta angustia y tercero quiero y puedo consumir lo que realmente necesito.
Hacer una cola, muy rara vez. Si hubiese una cola para conseguir PAZ y POBREZA CERO, si la haría.
Un saludo

banderas said...

También odio las aglomeraciones de gentes (salvo los conciertos de los Stones,que son otra cosa, y muy poquitos grupos más)y las maratones (que en parte tienen ahí su salsa)... especialmente las rebajas y las romerías estas de pueblo (al menos las gallegas) con los casuchos de feria y demás... no puedo soportarlo, me da un mal.

Lucía said...

Yo tampoco le encuentro el gusto a pelearme con gente que no conozco por ver ropa que no sé si me va a interesar.

Este año creo que pasaré poco por las rebajas, que hay que ahorrar ...

Cornelius said...

El otro día vi en el periódico una viñeta en la que dos chicos pasan por un escaparate donde hay un artículo a 500€ y pasan del artículo. Seguidamente, aparecía la misma viñeta pero con el escaparate mostrando el precio de 1000€ tachado, y en rebajas a 500€, y los dos chicos entrando como locos a comprarlo por la puerta! Jajaja es absurda la sociedad de consumo en la que vivimos, nos crean necesidades que no necesitamos (eso me suena redundante y mal), y encima ahogan a las personas, haciéndonos vivir muy por encima de nuestras posibilidades gracias a los créditos de consumo... pff vaya mierda de sociedad nos ha tocado.

Jano said...

A mi no es que no me gusten las rebajas, es que no me gusta comprar. No me gusta comprar NADA. Siempre que compro algo que yo mismo considero un caprichillo o que no me hace falta me da cargo de conciencia... pero bueno, al tiempo se me pasa. Así, como comprenderás, no me busquéis por las rebajas... que no estoy.

Eva said...

No me gustan las algomeraciones y menos ls que tiene que ver con el puro consumismo... y menos ir acompañada a comprar... pero me ocurrió los iguiente. Hace unos días a finals de semana fui a ver si encontraba un vestido. Lo vi, me gustó, la tienda estaba desierta, iba a comprarlo y en ese momento me di cuenta de que en tan sólo 2 días serían rebajas, asique decidí esperar para ahorrar unas pelillas. Cual es mi sorpresa que llego ayer y el tal vestido no tenía ni un céntimo de rebaja, pero además de esto, las prendas rebajadas eran prendas que no estaban en la tienda 3 días antes.
Las rebajas son un engañabobos, la ropa es de otras temporadas o fabricada para rebajas... me cabreé tanto que no me compré el vestido. No pienso caer en el consumismo absurdo y mucho menos me voy a dejar engañar por las empresas textiles multimillonarias.