14 julio 2007

Amigos

Una de mis mejores amigas ha estado cerca de morirse. Hace mucho tiempo que no le digo cuánto me importa. Ahora, cuando el peligro ha pasado y siento el alivio invadiendo cada recodo de mi cerebro (lo siento, Punset dice que ahí está el alma, y yo le creo), intento decírselo desde la distancia y no sé cómo hacerlo. Quizá de algún modo pueda sentirlo. La imagino en el hospital, sin fuerzas para hablar, y pienso en toda la gente que he ido dejando atrás. He tenido una vida inestable, de un sitio a otro, de una esquina a otra del país. Intento a veces justificarme así. Y es cierto, puedo justificarme así. Hay cosas que la distancia complica mucho. El amor. La amistad. Sólo el odio parece poder con todo.


Tengo amigos de verdad, amigos en todas las esquinas que he tocado. Pero he dejado escapar a otros, un puñado, que aún me duelen. Por no atreverme a decirles cuando tocaba que les quería. Por descuidarme, por ser tan desastre, por no entender que no todo el mundo siente como yo la amistad. Hay quienes necesitan que les cuides más, hay quienes se sienten queridos con poco. Yo no soy demasiado exigente, quizá a veces he creído que el resto del planeta debería ser del mismo modo. No me gusta la amistad pesada, la de llamadas, visitas, contactos diarios o asiduos. Pero a los pocos amigos de verdad que tengo creo que nunca les he fallado. Por eso, cuando ella esté bien, no olvidaré decirle muchas más veces que la quiero.

29 Comments:

vitruvia said...

No sé qué decirte.
Primero desearle lo mejor a tu amiga.
No te sientas culpable por no poder corresponder a todos, los demás tambien han de entendernos a nosotros, y comprender nuestra manera de entender la amistad.
No te preocupes todo saldrá bien.
Bicos

Una mujer desesperada said...

gracias guapa. ella es precisamente una de las pocas personas que me entiende, ¡es aún más desastre que yo! está ya fuera de peligro! bicos.

Otra vez a viajar al olvido... said...

hola, te convido a leer mis poesias (historias cortitas)...

juan rafael said...

Te entiendo perfectamente. Es una mezcla de falta de tiempo, de dejadez y de olvido. Pero como nos pasa a todos, no creo que se lo tome mal. Has sabido estar ahí cuando hace + falta.
Besos.

MonikaMDQ said...

Dicen que la amistad es como una planta que tenemos q regar constantemente, pero yo no creo q sea tan asi. Si bien con los amigos podemos no estar en todos los buenos seguro q en los malos no faltamos, a menos que no nos enteremos de algo entonces no creo que sea el caso de una buena y real amistad. Claro q tampoco podemos estar siempre, a veces la distancia o las ocupaciones tambien nos pueden jugar en contra pero lo bueno q tienen los amigos es q, aunque no los veamos constantemente nos o les hacemos una llamada y problema solucionado.
Estoy segura que tu amiga sabe que vos estás con ella y mucho mas en este momento duro q le ha tocado vivir. Me alegro por ambas q ya esté fuera de peligro y claro no te olvides de decirle cuánto la quieres
besos y ánimos

pasabaporaquí said...

No hay mal que por bien no venga y a veces estos sucesos funcionan como recordatorio de que lo nuestro es efímero.Seguro que entienden tus amigos que no necesitas una relación pegajosa para mantener viva una amistad...y probablemente a muchos les pase lo mismo.Pero no todos,y estos tienen que conformarse con comprender aunque se queden con ganas de algo más.El concepto de amistad pesada admite diferentes gradaciones según las distintas tolerancias y necesidades de afecto.Personalmente los contactos asiduos con las pesonas que aprecio me parecen importantes pues de lo contrario viviría del recuerdo,de idealizar una amistad pasada.Y si,aunque ese recuerdo sea muy grato y al coger el teléfono parezca que el tiempo no ha transcurrido,lo cierto es que si lo hecho,y me habré perdido las vivencias,las alegrías y los temores,las inquietudes de esas personas queridas,y habré rellenado su biografía durante este hiatus cronológico con construcciones cerebrales de relleno:pura fantasía.
Ya no eres una niña,y con seguridad en un futuro no tan lejano empieces a ser testigo de malas noticias con más regularidad.
Tu amiga está viva y es afortunada y podrás hablar con ella...pero podría estar muerta y en ese caso ya no habría ningún café más,ni la posibilidad de dedicarle una mísera sonrisa.

Eifonso Lagares said...

La amistad hay que cultivarla, pero también es cierto que la amistad de verdad siempre se tendrá cuando se necesita.Si hay buena amistad dile que no has podido dejar de pensar en ella y te lo agradecerá. Bicos mil

Marcos said...

Ante todo transmitirte mis mejores deseos para tu amiga. Seguro que se recuperara rápido.

Es toda una pena que habitualmente no comuniquemos, a las personas que queremos, nuestros sentimientos. Siempre nos pasa lo misma: Nos acordamos cuando ya es demasiado tarde.

Leo Zelada Grajeda said...

Amigos es una palabra grande y tan compleja

Al said...

La amistad no se mide por la intensidad, por la pesadez, por esas veinte llamadas telefonicas al dia.
La amistad se mide por un cari�o interior que se siente, aunque no se exprese euforicamente.
Tengo amigos y amigas, quiz�s a los que mas quiero, con los que me comunico, como muchco, una vez al a�o y a otros que no veo desde hace varios a�os. Lo unico me me importa es saber que est�n bien y en esto sigo la franse francesa de "pas de nouvelle, bon nouvelle" (Nada de noticias, buenas noticias).
Cuando, despues de meses o a�os de separacion nos encontramos, nos abrazamos y es como si continuasemos la conversaci�n del d�a anterior.
Creo que ahi est� la aut�ntica amistad.
De la palabra amigo se abusa mucho. Yo utilizo, generalmente, conocido.
Un beso de conocimiento

Jovekovic said...

A veces, yo me he ido para que no pudieran hacerme daño. Es muy difícil que podamos tener la misma percepción de qué es pesado o ligero en la amistad o el amor, pero podemos ser leales siempre. La lealtad está clara para todo el mundo, y tú me pareces leal, sensible, inteligente,etc. Una amiga de las cotizadas, vaya.

PD:Bicos, que se mejore tu amiga para que os podáis cuidar y querer las dos, un montón de años.

Una mujer desesperada said...

bueno, creo que no me expliqué del todo bien. no me refería a esta amiga entre las personas a las que he descuidado, sino que hablaba de ese puñado que dejé escapar.

no fue en todos los casos por dejadez, aunque en alguno sí. me siento completamente identificada con lo que dice AL, para mí la amistad nunca será la de llamar a todas horas para contar nimiedades, es otra cosa. como él dice, a veces con algunos amigos hablo dos, tres veces al año. pero sé que tanto ellos como yo sabemos que estamos ahí.

hay gente joven que ha comentado... me gustaría explicarles que la amistad, a los veinte, no es igual que después. yo también estaba pegada como una lapa a mis amigos esos años. pero la vida cambia, y la amistad es diferente con 36 años que con 20. No lo cambio, desde luego. Esa dependencia de los 20 no la cambio por esta profundidad de la treintena.

perdonad que me haya extendido, es que me dio la impresión de que no habíais entendido lo que quise decir en el comentario. Soy una buena amiga, aunque esté mal que yo lo diga, sólo que he perdido a amigos que no entienden que la pesadez me agobia. soy extremadamente indepdendiente. y creo que es tarea de mis amigos entenderlo, como la mía aceptar sus defectos.

bicos a todos.

Isaias said...

Espero que esto haya sido una revelación. El lado positivo de las desgracias es lo que aprendes de ellas.

Kurtz said...

Espero que tu amiga se recupere pronto y le puedas demostrar lo gran amiga que eres (algo de lo que no me cabe duda).
Bicos.

Una mujer desesperada said...

gracias, isaías, sí que he aprendido algo! y gracias, kurtz, qué riquiño eres!

mi amiga está mucho mejor. ha salido de peligro!

nunile said...

Hola guapetona! Me siento muy identificada con lo que dices. Muchas veces pienso que soy un desastre por no llamar a la gente, por no verles más, por no estar más en contacto. Pero eso no significa que les quieras menos, supongo que significa que puedes estar más tiempo sin verles. No lo sé.

Lo importante es volver a retomar el contacto, cada cierto tiempo. Y decir las cosas, decir cuánto apreciamos a los demás, cuánto les queremos a pesar de que no les veamos a menudo.

Yo creo que la gente se da cuenta, cada uno es como es. Y el que te conozca, te apreciará como eres. Un besote!

Una mujer desesperada said...

hola nunile! muchísimas gracias por tu comentario, describe a la perfección lo que siento! un bico!

Casshern25 said...

Mi desapego perenne hace que sepa de lo que hablas. Me agobian las llamaditas, mensajitos y su puta madre. Y no soy de nada decir lo muy bien que me cae o dejar de caer una persona, mucho menos "querer". Soy reacio en general a todo humano.

Viguetana said...

Yo tampoco soy de llamar. Y eso que, desde que nos vinimos a Vigo (hace ya 9 meses), echo de menos a mi familia y amigos. Mucho.
Es curioso, sí. Pero es cierto. Yo también creo que las personas que te conocen bien y saben que pueden contar contigo no necesitan que les estés llamando constantemente.
Yo tampoco soy de decir "te quiero" pero considero que actúo de tal manera que lo doy a entender.
Por lo tanto, estoy convencida de que tu amiga tiene claro que ella es importante para ti.
Me alegro de que todo haya salido bien.
Ahora: ¡a abrazarse fuerte y a pasárselo bien juntas!

CastaDiva said...

Esta entrada es la que más me ha gustado y llegado. La frase: "Hay cosas que la distancia complica mucho. El amor. La amistad. Sólo el odio parece poder con todo" es genial.

Un amigo respeta tu cadencia de llamadas, mensajes, ... y sabe que estás ahí si es preciso.

Yo no soporto los agobios de los amigos. Tienen que entenderme, como yo también hago concesiones si alguna amiga es muy posesiva, pero siempre, siendo leal a mi misma.

En cuanto puedas, dile que la quieres :)

muxica said...

pues... Si realmente se amigo hay que hacerlo notar

Una mujer desesperada said...

muxica, una cosa es hacerlo notar y otra agobiar, no? es que a mí me agobia que me llamen continuamente, no puedo evitarlo!

casta diva, viniendo de ti, el elogio es la leche, muchas gracias! creo que me has entendido a la perfección. yo es que soy bastante independiente, no me gusta que den la vara, reconozco que a veces esto es complicado entenderlo, pero es que cuando me agobian huyo, lo hago desde niña! bicos!

CastaDiva said...

Por cierto, como se que estás leyendo el libro de Punset, te doy la dirección de su blog por si te interesa, aunque ahora está de vacaciones:

www.eduardpunset.es

Bicos!

Wilde said...

Espero que se recupere y os podáis echar muchas risas juntas, ya lo sabes.

Yo no creo que sea tan importante decir "te quiero", yo creo que hay cosas que sabemos sin necesidad de palabras, lo triste seria decir "te quiero" mucho y estar falto de esas cosas que se saben.

Fuerzas y un biquiño! Todo irá bien!

Ana said...

Sin palabras.... qué bonito Deses, cómo se nota que has escrito desde el corazón!!!
Petonets

Jano said...

Muy bonito Deses... me ha gustado mucho. Todos tenemos a alguien que queremos mucho en algún sitio, y aunque haya por medio mucha distancia y mucho tiempo, no cambia nuestros sentimientos.

intoku said...

Lo siento, pero no estoy de acuerdo con Monika.

Efectivamente, creo que la amistad es como una planta, hay que cultivarla periódicamente, quizá no cada día, ni cada semana, pero a menudo.

No nos faltan herramientas, algunas no tan PESADAS: sms, emails, etc.

Ánimo y enhorabuena por el Blog.
Saludos.

Anónimo said...

Tiene que leerlo. Ella tiene que leerlo. Xiao

Una mujer desesperada said...

hola xiao! tú comentando, qué alegría! enséñaselo si quieres, vale?