19 noviembre 2007

Negro

Hace un par de años, mientras intentaba comprar un piso a un precio asequible, alguien que conozco encontró un estupendo apartamento en la zona de O Morrazo. Parecía un sueño: buen precio, un piso nuevo a medio kilómetro de la playa... pero el dueño pedía casi 60.000 euros en dinero negro. Cuando esto pasó, le dije a esa persona que debía denunciarlo en la Agencia Tributaria. "No va a servir de nada, todo el mundo lo hace", me respondió, "si pidiese menos en negro me lo planteaba, pero no puedo pagar tanto". Mi sorpresa fue que casi todo nuestro entorno, aparte de opinar lo mismo, veía con normalidad esta práctica. Todos excepto yo. Que, para que no queden dudas, lo diré alto y claro: la gente que hace eso me parece despreciable. La burbuja inmobiliaria española no la han montado solitos los promotores y constructores; han contado con la inestimable ayuda de la avaricia del ciudadano de a pie, al que ganar 30.000 euros por vender un piso no le parece suficiente hace mucho tiempo. Así que no sirve de nada echarnos las manos a la cabeza por el precio de los pisos cuando, de modo paralelo, tratamos de vender el nuestro por muchísimo más de lo que nos costó hace un año.

La Voz de Galicia asegura en su edición de hoy que el 30% de los pisos que se venden en Galicia se pagan en parte en dinero negro. Uno de cada tres. Miguel Ángel Rodríguez, el periodista que firma la noticia, explica que "un 23% del producto interior bruto (PIB) nacional, casi 200.000 millones de euros, forman parte de la denominada economía sumergida española, que se mueve a espaldas de Hacienda. Uno de cada cinco euros en esta bolsa de fraude corresponde al sector inmobiliario, lo que supone en total cerca de 40.000 millones de euros, de acuerdo con el cálculo de Gestha, colectivo que agrupa al cuerpo de técnicos del fisco. De esta cantidad, aproximadamente unos 9.000 millones están directamente relacionados con la compraventa de pisos mediante este tipo de dinero depositado «en B»".

Nada puedo añadir a estos datos. Sólo pediría que nos dejásemos de hipocresías. Al juego del dinero B jugamos todos.

24 Comments:

Lucía said...

Tienes toda la razón, la gente se olvida de que los compradores y los vendedores particulares también tienen su culpa en el problemón de la vivienda.

Yo temo cuando me toque vender el piso porque no sé si seré capaz de tener la cara dura de pedir lo que han pagado por pisos similares los que lo compraron hace poco ...

La interrogación said...

Yo, negro, negro lo que tengo es chocolate porque de dinero, ni tan siquiera blanco.
Es verdad que ahora todo el mundo se echa las manos a la cabeza pero en la burbuja inmobiliaria todo el mundo, desde los que consruyen, hasta los que compran o venden poniendo los precios que se han puesto, la especulación, el voy a vender para sacarle rentabilidad...
En eso están todos. Yo no porque ni tengo, ni he tenido ni a este paso tendré.

Besos

John said...

La gente quiere recuperar lo que gastó con su hipoteca. Cuando venden un piso de segunda mano que está (o estuvo) hipotecado le suman al valor del piso los gastos de hipoteca, los impuestos pagados y un poquito más «para ganar algo». Los que no tienen hipoteca miran a qué precio se están vendiendo los pisos y es el precio que marcan.

Como la tasación del piso da un valor inferior, ponen una parte en B y además se ahorran parte de los impuestos de la compra-venta. ¿Qué lógica tiene que los pisos de segunda mano estén al mismo precio que los nuevos?

Isidro said...

Yo he sido afortunado. Sólo he pagado en "B" 12.000 €, pero claro, justificarlos es un pococomplicado a la hora d pedirlos al banco.

Mis primos, (Que viven en Navia, por cierto) tuvieron que "abonar" unos 36.000 machacantes de color chapapote para que el constructor les permitiera pagar luego el resto de la talegada en "A"..

En fin, que es pura usura... y efectivamente, todos jugamos al juego de "volver blanco lo negro"

Un saludín de norte a sur

Desesperada said...

yo, lamentándolo mucho, no puedo en este tema cambiar mi forma de pensar. yo jamás pagaría en B. es que me parece un modo absurdo de perpetuar esta burbuja inmobiliaria que nos hemos montado entre todos. y john, todos conocemos a gente que vende su pisito e intenta ganar un pellizco, comprenderás que no estaba hablando de ellos, sino de quienes intentan vender su piso, que les costó treinta kilos, por sesenta... todos conocemos casos, me temo. ahora todos se echan las manos a la cabeza porque ola subida de precios se ha ralentizado y los tiempos del pelotazo terminaron. yo, qué queréis, no siento ninguna lástima. donde yo vivo, la mayor parte de la gente heredó tierras de sus padres. tierras que costaron dos y tres millones de pesetas. hace años que intenta venderlas por quince o veinte millones con todo el cuajo. ¿es eso ser honrado? permitidme que lo dude. al menos, y en este caso lo digo sin temor a equivocarme, yo no haría algo semejante...

Mariano Zurdo said...

Estoy de acuerdo contigo al 100%. Hace no mucho un amigo y yo tuvimos una pelotera con un tercero por este tema. ¿Adivinas quién tenía más pasta de los tres y quién estaba más a favor del dinero negro? Y la justificación de que todo el mundo lo hace es absolutamente detestable. Luego estas personas se quejan del estado, de las administraciones y de los bancos, cuando no hacen otra cosa que favorecer la economía sumergida.
Yo lo único que sumerjo son mis pies en agua cuando estoy cansado.
Besitos/azos.

winfried said...

La del dinero negro es lamentable, aqui por estos lares tenemos al IRS, (Internal Revenue Service), que es el unico organismo del gobierno donde si te hacen una auditoria de tus impuestos, eres culpable primero y tienes que probar tu inocencia. Es como una inquisicion Espanola, esta gente te cobra intereses retroactivos, multa, te congelan las cuentas bancarias, etc etc o sea que plata negra muy poco por aca..

Ahora difieon tu opinion hacerca de los precios de los pisos, todo es demanda/oferta y si la demanda es mas grande que la oferta y los precios suben, no veo, en mi opinion, porque la gente tiene que ser deshonesta al vender sus propiedades a un precio mas alto de lo que compraron anhos atras..

Capitalismo 101.

Ahora Chavez, el "Dictador" que ustedes tanto estuvieron criticando uno posts atras , esta creando "Ciudadelas" a precios justos y fuentes de trabajo llamadas comunidades donde todos trabajan por un bien comun a la "Israeli"

Neo Socialismo 101

Que sistema te gustaria a ti? .... algo en el medio de las dos filosofias?

Gubia said...

Estoy contigo en todo, el problema es que todos siguen el juego y estamos metidos en un sistema del que no sé si vamos a salir.Un abrazo.

Estilografic.blog said...

Luego nos echamos las manos a la cabeza cuando llegan las operaciones guateque o malaya y decimos que es que todos son unos sinvergüenzas. Habría que cambiar la persona verbal. Nosotros, y no ellos.

John said...

Deses, hace 7 años compré un piso en una urbanización de 1000 viviendas de una «ciudad-dormitorio». Es un pisito modesto y sencillo. Hoy, los pisos que hay a la venta y que son como el mío cuestan ¡más del doble! Concretamente, piden por ellos un 150% más.

Las hipotecas llevan tanto de capital como de intereses. Para comprar un piso de 30 kilos, tienes que pagar entre banco e impuestos ¡más de 60 millones!

De hace un año a hoy, los pisos de mi urbanización han subido ¡casi 5 millones de pesetas! Los sueldos, en cambio, sólo suben el IPC.

Del precio de estos pisos, piden 6 ó 7 millones por B. Nunca he visto tanto dinero junto... y menos en mi cuenta.

juan rafael said...

Si hay dinero negro para comprar un piso, es que hay dinero por todas partes.

Jesús said...

No he tenido que pagar en negro nada en mi vida, pero lo que es evidente es que está a la orden del día a nivel inmobiliario, ¿quién no conoce a alguien que no haya caído?.
Por suerte las cosas están empezando a cambiar en ese sentido

zanzara said...

Pues eso también pasa por aquí... En el despacho donde trabajo siempre que hay cosas de compraventa de pisos vemos que una parte es en B... Quién sabe, quizá al final la avaricia colectiva rompa el saco de todos...

Besos

Pepe said...

Pues sí, jugamos a ese juego, lo mismo que el precio de nuestro piso lo pone la vecina del 5º, cuando vendió el suyo por un ojo de la cara.
Saludos

leo said...

A veces no tener un chavo te ahorra dilemas morales. ;-)
Besotes.

Casshern25 said...

Ha crecido tanto que es imposible desligarse, el final esta cantado, sólo falta saber hasta cuando durará.

Desesperada said...

pues mira, winfried, por una vez, estoy de acuerdo con chávez, ja ja ja, creo que los gobiernos no deberían consentir estas prácticas, la verdad.

como dice john, luego llegamos a situaciones lamentables como que los pisos incrementen su valor en un cien por ciento en pocos años, mientras que los sueldos no, ni mucho menos!

Malulha Guevara said...

Yo con lo que flipo es con que alguien pueda tener 60.000 euros en negro. ¡¡Me estoy mareando!!

Des said...

les comento sobre este sitio Pingueando.com.ar - Buscador es un buscador de blog, pueden agregar sus feeds y tiene una herramienta para intercambio de links, esta buena

Robert said...

Y luego queremos tener tantos servicios como en el norte de Europa. El problema es cultural, será porque siempre hemos tenido unos reyes ladrones y unos gobiernos corruptos o por la "pillería española", no confiamos en el Estado, siempre creemos que ganamos más por nuestra cuenta, de espaldas al Gobierno, defraudando a Hacienda. Y así nos va. Si todo el mundo lo hiciera bien habría más pisos para jóvenes, más ayudas para los hijos y mucho mejores servicios. Pero claro, no nos gusta dárselo al Gobierno, para que lo roben ellos lo robamos nosotros. Mientras tanto 200.000 millones de euros no aprovechables.

Kurtz said...

Muy de acuerdo con la última frase, aunque no todos podamos jugar al juego del dinero.
Bicos.

Viguetana said...

Vamos que... me quedo de alquiler.
:-)

Chau, bonita, sigo "traballando".

BELMAR said...



A cada paso,
una nueva sensación sobre la pluma,
que ahora es teclado,
que transmutada genera nuevos bríos,
al amanecer de lo humano...


BELMAR

Sergio G. Rabadá said...

Las leyes de la oferta y la demanda sumadas a una necesidad de ubicar el dinero por parte de las entidades del sistema bancario fueron responsables del boom inmobiliario. La demanda de viviendas fue durante mucho tiempo superior a la oferta y los bancos estaban felices de poder prestar dinero a un sinnúmero de clientes de clase media que al fin podían llegar a concretar el sueño de la vivienda propia.

Pero pasaron varias cosas. Primero, el ratio de endeudamiento es del 40%, es decir que la cuota del crédito no puede superar el 40%de lo que ganas y encima aumenta el Euribor porque los bancos han prestado demasiado, ya no pueden titularizar las hipotecas y quieren recuperar parte de lo prestado a como de lugar.

ahora, suponiendo que alguien desea comprar una casa que cuesta unos 150.000€ tiene que contabilizar un 11% de gastos bancarios con lo que recibirá un crédito de 166.500€, como el banco suele prestarte un 80% del valor de la vivienda en los casos normales la vivienda ha de ser tasada en unos 208.000€ si no cuentas con dinero para dar de entrada, luego todos van a la notaría y dicen que esa casa se escriturará solo por unos 130.000 o menos euros.

El que compró la casa se queda seguramente con la tasación en la cabeza y le parece lógico vender una casa que ha sido tasada en 208.000€ por esa cantidad, no piensa en cuanto va a ganar ya que no podemos hablar de una ganancia justa y de una ganancia injusta, sino en cuanto puede ganar. También suele fijar su precio preguntando al vecino en cuanto compró, o vendió, su piso. Datos, como vemos, extremadamente científicos.

Esto es fácil de solucionar, aún el tema de la evasión de impuestos, simplemente exigiendo que en la escritura de la vivienda se coloque el monto del crédito obtenido para su compra y tomando este precio como base para escriturarla. ¿Por qué no se hace? Quizás porque implicaría una forma de acabar con el negocio de pocos a favor del beneficio de muchos.

Otro problema son las leyes urbanísticas, que por sus características favorecen la corrupción y dificultan el desarrollo de planes de viviendas. La limitación de altura de los edificios agrega un factor más a tener en cuenta, donde alguien podría construir un edificio de 10 o más pisos solo puede construir uno de cuatro, y así se llega a las ciudades que parecen cajoncitos de zapatos uno al lado del otro. No se favorece la belleza de estas sacrificando altura, ni se soluciona el problema inmobiliario. Lo que según mi modesto entender debería hacerse es desregularizar la altura de los edificios pero exigir que tengan un espacio verde proporcional a su tamaño.

Un abrazo.