05 noviembre 2007

Esto es lo que somos


Quizá, cuando reinaba, hace ya más de tres mil años, Tuntakamón era recibido con júbilo por sus súbditos cuando visitaba sus posesiones. Sin embargo, no sé por qué, me imagino que lo recibirían, más exactamente, con una especie de temor apasionado. Ese respeto irracional que reservamos a los dioses. Desde ayer, la momia del más famoso faraón egipcio puede verse en Luxor, en el Valle de los Reyes. Los arqueólogos dicen que este rostro que reproduce El País Digital es el de un hombre joven y hermoso. Por más que lo miro, mi incapacidad para la abstracción me impide encontrar en ese rostro negro el amargo don de la belleza. Veo una máscara negra, que, despojada por Carter, su descubridor, de su coraza de oro, no parece nada más y nada menos que un hombre. En definitiva, esto es lo que seremos: una calavera mejor o peor conservada, embalsamada o incinerada; calavera al fin y al cabo. Por eso, no me cabe duda de que, dentro de unas horas, las miles de banderitas de España que he visto ondear saludando a los Reyes en su visita a Ceuta y Melilla estarán tiradas en el suelo. Sucias, rotas, olvidadas. Porque hace falta algo más que patriotismo para convertir en dioses a las personas.

29 Comments:

La interrogación said...

Me has dejado con una expresión de tonta en la cara tremenda. Mientras llegaba al final he sentido tan a flor de piel nuestra estupidez que hasta me he asustado porque eso es lo que seremos todos alguna vez: una calavera.
Pero qué tontos somos... y nuestras banderitas ni te cuento.

Besos

Desesperada said...

es que las banderitas son mucho.... grrr

Kurtz said...

No sé quién dijo aquello de que la muerte es la única que hace a todos iguales, sean reyes o mendigos.
Bicos.

Escriptorum54 said...

Magnífica reflexión, Deses. Nada más puedo añadir porque me ha parecido sencillamente una reseña periodística de primer orden.

Un abrazo

Meri said...

Y es que la vida a veces es similar a una partida de ajedrez. Al final de la partida el Rey y el Peón caen en la misma caja.

Excelente conexión entre una noticia y otra. El dia que la gente se de cuenta de que los reyes (y como digo reyes, digo famosetes y toda esa parafernalia) son personas unicamente y que ningún progreso en esta humanidad nos ha llegado desde arriba sino que lo hemos tenido que promover desde abajo, entonces se darán cuenta de que la humanidad no necesita endiosar a nadie.

Besotes!!

Gubia said...

Todos somos iguales antes la muerte, reyes o no. A mi tampoco me parece nada especial la momia, pero bueno, seguro que encierra más de un misterio.Un abrazo.

Mariano said...

Yo ya soy así, casi, pero en blanco, ásí que eso ya lo llevo ganado. XD
En cuanto a lo de las banderitas..., qué buen día hace hoy, ¿no?

Estilografic.blog said...

Bueno, lo mejor que tienen los reyes, emperadores, faraones y demás es que al final también cascan, como todos.

Blasfuemia said...

Sí, claro, la muerte nos iguala a todos, pero no sé yo si prefiriría una vida más igual a cambio de una muerte desigual......

¿Banderitas? Después del desfile de la fuerzas armadas y esa imagen de Rajoy con su banderita... arggg.....

juan rafael said...

Impresionante el faraón, todavía ahí después de miles de años, y lo de Ceuta, no hay que olvidar que han aplicado ese día de la visita festivo.

Casshern25 said...

Es que ahora ni los reyes y/o emperadores son de verdad. Los de antes si merecian tal calificativo. Ahora... psss se casan hasta con periodistas, menudo pagafantas esta hecho nuestro principito.

Por cierto. ¿Capital de España? Ceuta y Melilla, de toda la vida del señor.

rosquilleta said...

pues me recuerda a aquiles, cuando quería ser recordado no como un rey, si no como un dios. en su caso, lo consiguió guerreando a diestro y siniestro. Otros luchan por pasar a la historia de otras maneras. pero estoy contigo, al final acabamos igual.
yo deseo tener una vida plena, y me da igual si soy recordado en el futuro o no, eso ya se verá.
Un abrazote!!

Jesús said...

Y es que polvo somos..., y tan tontos que lo obviamos.
No te metas con los de las banderitas mujer, que aunque no serán más dioses por patriotas sí un poco más felices por un día.

winfried said...

Cuando vi la foto me pregunte: Como consigio Desee la foto de mi Suegra?

Es que se parecen bastante ademas mi suegra se cree Diosa o algo parecido! jejeje

Ojala que no se entere mi esposa que escribi esto :0)

Viguetana said...

No sé la gente que habría en Ceuta... pero sí sé la que había en Barcelona cuando se casaron la infanta Cristina y el Urdangarín (o como se diga). Las cámaras se colocan muy bien para que parezca que allí no cabe ni un alfiler...

Mariano: hoy hace un día estupendo.
:-)

winfried said...

Lucrezia era periodista y se caso con principito.

Desee es periodista osea que un principe o rey le pueden hechar los perros. Pero si Desee se casa con Rey o principe nos fregamos nosotros porque no escribiria mas blogs para nosotros los plebeyos... ;0(

ohnenick@telefonica.net said...

Amén.

Lucía said...

tarde o temprano todo se convertirá en polvo... es triste pero cierto, me consuela tener fe que cuando llegue la postrera sombra, como decía quevedo, habrá una luz que me ilumine eternamente...

muy bueno el pensamiento que escribiste :) gracias!

Desesperada said...

ja ja ja ja winfried, a mí más que tu mujer me preocuparía que leyese esto tu suegra, ¡te mata! bicos a todos!

banderas said...

¿Qué? ¿Seguimos con el día de difuntos?... y'astá bien, tía; ¡¡y'astá bien!!

... y tus perros ¿qué tal mean?

Bromas aparte, me parece increíble el modo que tienes para hilar a un emperador requemado con un ... ¡caramba! ¡Qué coincidencia!

Bicos ;-)

Belén said...

Tranquila hija mia, no estas ciega, este tio es horrible! jajajaja

besos!!!!

Eifonso Lagares said...

El tal Tutankamón dicen que murió a los 19 años, poca vida para conocer nada.
Polvo eres y en polvo te convertirás y todos acabmos así.
Las banderitas, pues no me gusta que para hacer bulto, se suspenden las clases, los funcionarios trabajan media jornada, cierran los comercios a las 12 y todos agitando banderitas. A veces me da la sensación que somos un país de pandereta.

Lo dejo aquí que me caliento.

Bicos

Malulha Guevara said...

¡¡Ay, Des, Des!!... no me esperaba yo esto de ti. No me esperaba que se te pasara un detalle tan importante como el del ¡¡¡DESPILFARRO DE PLÁSTICO QUE NADIE RECICLARÁ, Y CON EL QUE ESTAN HECHAS LAS BANDERITAS!!!
Perdón, es que me altero.
(Fantástica entrada, reina, ¡¡ups!!, perdón otra vez)

Javier Menéndez Llamazares said...

Me pasa como a ti, Deses: más que hermoso, yo lo que le veo es un poco cara de cabroncete... De tirano milenario, vamos. Tanto querer conservarse, y ¿para qué? Pa ná...

Desesperada said...

pues sí, chicos, tanto creerse dios, hermoso y demás, y fijaos cómo terminó!

John said...

Una vez más, «Vanitas Vanitatis», que no sólo es el nombre de una discoteca y que ha sido tantas veces representado en la pintura con la figura de una calavera.

Las momias de muchos reyes-dioses egipcios terminaron convertidas en polvo y consumidas via oral o nasal por la nobleza inglesa. No es muy buen final para unos hombres que se creyeron dioses. Tampoco lo es que vayan exhibiendo sus cadáveres por todo el mundo.

ekilore said...

Gracias, Desperate.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO said...

a mi si me ha gustado ver las banderas españolas en Ceuta y Melilla. ES lógico que se sientan españoles. Imagínate como estarían si pasaban a formar parte de Marruecos. La bandera de España se puede lucir con orgullo y pasión, faltaría más.

un beso.

Jano said...

Jejeje.... todo pasa demasiado rápido y sin valor ninguno.