06 noviembre 2007

Litros de alcohol corren por mis venas, mujer


(Escrito el título, me encomiendo a los santos plagiadores para que no me demande el rey del pollo frito por usar una estrofa de su único tema conocido).

Los ojos inconfundiblemente alcohólicos y cerrados por la neblina de unos cuantos vodkas son los de Desesperada, a los 19 años (ahora tengo menos cejas y más patas de gallo, sniff). Como privilegiada estudiante en Madrid con amiga con apartamento, nuestros botellones solían ser a cubierto, pero botellones al fin. En verano, de vuelta a casa, era Baiona, a veces incluso la playa de Samil, la que los acogía. Claro que entonces no éramos miles, sino cientos, porque tomarte una copa estaba al alcance de casi todos, mientras que ahora conseguirla por menos de 5 euros es tarea imposible.

Leo en Faro de Vigo que cada fin de semana se consumen 2.000 litros de alcohol en el multitudinario botellón vigués, el mayor de Galicia. En Vigo el problema principal del botellón no es el ruido, ya que se hace en una plaza apartada, sino la suciedad. Cada fin de semana se recogen 4,5 toneladas de basura en esa plaza. De mis botellones recuerdo que siempre nos quedábamos las chicas recogiendo, ellos solían estar ya a cuatro patas. Y esto era hace 15 años. ¿Han cambiado tanto las cosas? El otro día, mientras reflexionaba sobre la agresión de Boiro, recordaba algunas palizas célebres en mi instituto y me pregunté qué hubiese pasado si en mi juventud hubiese habido teléfonos celulares, como sucede ahora. Insisto, ¿han cambiado tanto las cosas o quizá ahora tienen más repercusión y nos asustan más?

34 Comments:

Kurtz said...

Desde luego, ahora tienen más repercusión. Internet, móviles con cámara, medios de comunicación ávidos de morbosidad...

Guillermo Pardo said...

Coincido con Kurtz. Los canales de difusión son múltiples e instantáneos, al alcance de cualquiera. Eso nos convierte en teóricos "periodistas ciudadanos" con unos enormes deseos de protagonismo y de hacer el gamberro a costa del débil y de cualquier cosa. Hace falta mucha educación, compañera. Saludos.

Estilografic.blog said...

Ya verás la repercusión de hoy: ya te está llamando don Ramón, o mejor dicho, Ramoncín.

Eifonso Lagares said...

Primero creo que no había tanta participación en los botellones y desde luego no había los medios de transmisión actuales y la repercusión mediática era mucho menor.

Bicos

Viguetana said...

De acuerdo con lo dicho hasta ahora.

Yo añado que ahora los jóvenes se dedican exclusivamente a ensuciar y beber. Al menos en nuestra época todavía teníamos el deber de limpiar el estropicio. Por cierto, en mi caso, limpiaba el que todavía veía algo (ya fuera macho o fémina).
:)

(Vaya noche la de aquel día, ¿eh?)

Mariano said...

Buenísima reflexión que el sábado me hacía yo mismo, con Clandestino y unos amigos/as.
En mi época (que viene a ser la tuya) se bebía mucho, en la calle y en los bares (porque era relativamente barato). Eso sí, te puedo asegurar que éramos bastante menos cerdos.
En cuanto a lo de la repercusión..., creo que has dado con una de las claves.
Ahora, eso sí, si llama Ramoncín no te conozco, que este tío tiene muy mala leche...

leo said...

Me uno a la opinión común: recuerdo perfectamente (es un decir) mis quince años y no me parece demasiado diferente de lo que se ve ahora. Eso sí: no tenía móvil para grabar las gilipolleces que hacía (menos mal).
Besos

Blasfuemia said...

Pues en mi época se bebía, se fumaba, se drogaba, se peleaba, se bailaba, y además había más manifestaciones. Y no vivía en otro planeta, no. Quizás fueramos más limpios, puede ser. No lo recuerdo porque acabo de darme cuenta que yo no era de las que limpiaba o recogía :( Pero no salíamos en la tele (como mucho, corriendo delante de algún picoleto), ni había fotos ni grabaciones a cada metro... Así que la conclusión para mí es clara (y es la que siempre le digo a mi madre: que antes no os enterabais de nada porque no se leía ni se veía, ahora está todo a la vista, aunque te escondas)

SallanWorld said...

Las cosas antes eran como ahora, o peor. No se crean a aquellos que dicen que cualquier tiempo pasado fue mejor.

Es imprescindible un botellódromo en cada ciudad importante de España. Y además, este botellódromo debe ser ilegal. Una autoridad contra la que rebelarse es uno de los mayores bienes que puede esperar la juventud de ayer, hoy y siempre.

¿Le ha llamado ya Ramoncín (sí, Ramoncín)?

banderas said...

Totalmente de acuerdo con lo expuesto/manifestado en el post. Nuestra época era así como dices... en efecto. Ahora todo tiene más repercusión mediática.

Botellón (¿qué eran los guateques de los 60 sino botellones caseros?)..."con Franco se vivía mejor... ja!ja!ja!

Bulling (en algunos institutos de Vigo eso existió siempre... y un colega mio se echó una novia de otro barrio y cada vez que iba a buscarla se llevaba una "puñeta" por si las moscas... y en las fiestas de pueblo en los años 50 las navajas andaban a la orden del día (dice mi padre).

Violencia de género... ¿nadie se acuerda ya del diario El Caso y sus horripilantes portadas?... si no se ha inventado nada. Si tal, se ha sobredimensionado.

Bicos ;-)

MonikaMDQ said...

Las cosas siguen ocurriendo como antes pero ahora tienen notoriedad. La tecnología nos la muestra tal y como pasó, antes lo presenciábamos o a lo mejor ni nos enterábamos, ahora lo vemos aunque no estemos presentes....

Jess said...

HAs desafiado a Ramoncín... gran error. La SGAE te va a cobrar hasta por usar la Times New Roman para el blog, ajjaja
Saludos
lasmentesinquietas.blogspot.com

La interrogación said...

Pues es algo que me pregunto yo a menudo y cuando me autopregunto no sé responderme.
Sin embargo viendo tus alegres ojos, jaaja (son ciertamente alegres, chica) creo que es mayor la repercusión ahora en parte, debido a los medios de comunicación.
De todas maneras, trataré de preguntarmelo un poco más porque sta mañana, al ojear (de ojo) los periódicos me ha parecido todo un poco asqueroso.

Besitos

Malulha Guevara said...

Si yo me atrevira a contar la de gamberradas que hice por Madrid con 15 y 16 años.................
Todo está igual, todo. Lo que ha cambiado es la manera de percibirlo.

mismilcosas said...

Hey, me ausento, pero volvere jajaja asi q te leo luego,

cuidate!!!

Javier Menéndez Llamazares said...

Cuánta razón tienes con que esa es la única canción conocida de Ramoncín.
Yo una vez me pir... me cop... bueno, una vez conseguí un recopilatorio del ínclito, y tuve que borrarlo, no te digo más.
Por cierto, lo de "Marica de terciopelo"... le ha salvado que ya no se lleva lo de la quema en plaza pública, que si no...

PD. Mola esta primera "aparición en público", aunque sea parcial. Seguiremos esperando más...

Isaias said...

LAs cosas han cambiado desesperada, ahora las chicas terminan tambien a cuatro patas y nadie recoge.
En Talavera de la Reina la noche suele terminar con una lluvia de botellazos y n´ños de 13 años robando alcohol. Las motos a caballitos no suelen tener conductores responsables.


El resultado es una juventud con sirrosis a los 27 años.

Desesperada said...

mmm me alegra ver que compartís esta reflexión. es que me puse a ver mis fotos de estudiante y vaya, que estaba pedo en más de la mitad, ja ja ja. y sí, como dice blasfuemia, en mi época bebíamos, nos drogábamos e íbamos a más manifestaciones, ja ja ja. Lo que pasa es que, además de repercusión, ahora hay miles de jóvenes bebiendo en la calle. a mí el botellón me parece fantástico, siempre que sea en una zona apartada, ¡y que limpien!, joder.

Desesperada said...

isaías, en mi época también las chicas acabábamos a cuatro patas!

tootels said...

ocurriría lo mismo que ahora... sin duda alguna... y si en algún botellón de antes acababa una tía a cuatro patas se le ayudaba a levantarse... ahora no, ahora se la rifan y ella acepta gustosa para ser devorada...
Besines!!!

tootels said...

queee se me ha olvidado hacer referencia al título:
Puto Ramoncín.

rosquilleta said...

han cambiado, sin lugar a dudas...
pero hay que aguantar!!!

winfried said...

hablando de alcohol, no tan solo los jovenes toman sino los viejos y con cargos altos!

Miren a Bush y Cheney dos alcoholicos empedernidos y lideres de este pais....jaja

miren la burrada que dijo Cheney el viernes pasado .... Que Chavez es el presidente del Peru...jajaja

Este se tomo mas que un botellon!! jajaja

http://news.bbc.co.uk/2/hi/americas/7076907.stm

Jano said...

Yo creo, sin duda, que simplemente tienen más repercusión.

Hace 15 años tú hacías botellón, lo mismo que yo lo haré este finde y el que viene, y como llevo haciendo los últimos 6 años (y mira que yo empecé tarde).

¿Y he salío mal? Pues he terminao mi carrera, incluso un año de doctorado, y me quedan neuronas. Tengo todos mis puntos del carné y nunca me han puesto una multa. Y como yo todos mis amig@s.

trupitomanias said...

antes era igual o parecido que ahora lo único que no había quien lo grabara.. (menos mal.... ) las borracheras y/o las peleas tampoco se anunciaban a bombo y platillo en los telediarios.. lo mas eran las comidillas del barrio unos días.. y cuanto mas importancia se las da, mas salen y se potencian.

James Joyce said...

Yo no sé si habrán cambiado mucho, pero me parece que sobre todo es por darle más repercusión. Entre eso y la corrección política...

Marcos said...

Me ha hecho mucha gracia tu comentario al margen... o al principio.

Un beso.

Jesús said...

"me encomiendo a los santos plagiadores..."

jajajaja

Vaya si han cambiado las cosas

Jesús said...

...he enviado antes de terminar... al hilo del cambio de las cosas y la tecnología acabo de leer una frase de Eduard punset:

"En cualquier ámbito, Internet y móviles han coagulado un nuevo sistema de participación que otorga al ciudadano un poder de participación que se agotaba en los medios establecidos de representación"

O lo que es lo mismo, que ahora se nos oye más, (lo cual no se si será mejor...supongo que sí)

Sergio G. Rabadá said...

La televisión tiende a transformar las cosas. Las agranda, las hace urgentes, las pone en el candelero. Nos da tema de conversación, anécdotas, ese tipo de cosas.

Siempre han existido chicos acosadores y chicos acosados, violaciones, robos, chicos que se toman hasta el pulso, pero la difusión de estos hechos a través de la TV los hace diferentes, impide que seamos indiferentes a ellos y por lo general incide en los intentos de solucionar el problema, al menos, de disminuirlo.

La base del bulling es la incapacidad de la persona de hacerse responsable de sus actos, es más fácil buscar un chivo expiatorio al cual zurrar de lo lindo en lugar de hacer la autocrítica de uno mismo. Decir "él tiene la culpa" nos salva, entre otras cosas, de ser imbéciles o fracasados. Allí se encontró una de las causas del acérrimo odio de los blancos pobres del sur de EEUU contra los negros. Los negros eran culpables de su pobreza. Allí también se encuentran los orígenes de la xenofobia, los imigrantes tienen la culpa de nuestros problemas, sean cual sean.

La culpa, por definición en esta clase de personas, siempre es del otro y eso no tiene una solución fácil, porque el problema esta en la persona y en su entorno. Eso los hace bestias pero no los salva de ser responsables de sus hechos, aunque no lo comprendan ya que el sentido de la responsabilidad en ellos no existe. tal vez no exista nunca y, en este último caso, se hagan políticos y obren sobre nosotros...

Un abrazo.

pablo gonzalez said...

Estoy con los que piensan que ahora los tiempos son mejores. Cada nueva generación nos da cien vueltas. Tienen más precariedad, más dificultades y salen adelante.

Basta con ver alguna película española de los cincuenta. Señores que le tocan el culo a sus secretarias, mujeres sumisas como modelo, cuando no abiertamente estúpidas o ignorantes.

Nuestros abuelos se corrían a navajazos, como apuntan más arriba, nuestros padres, más civilizados, a puñetazos (que levante la mano el que su padre no le haya contado alguna historia sobre el tema) y nosotros aprendimos a correr (al menos yo). Había más muertos en carreteras y más accidentes infantiles, la gente presumía más de correr en coche y se leía menos.

Eso sí, para hablar de algo hablamos de los que se graban en el móvil. Dentro de un par de meses estas grabaciones ya no valdrán nada y la moda será otra. No he visto ninguna en la que salgan cosas que no haya hecho o visto hacer yo antes.

Desesperada said...

interesantes análisis. a veces me pregunto cómo hubiese sido mi adolescencia con móvil. y, fijaos, creo que menos libre.

Meri said...

Si, yo creo que tampoco se diferencia mucho como para que haya tanta alarma social. Lo que tanto nos machacan en la TV son casos puntuales que antes también existian pero que a lo mejor no salian a la luz por no haber medios.

Casos en los que haya violencia hay que condenarlos, pero tampoco hay que obsesionarse y que los padres tengan miedo de llevar a sus hijos al colegio. La mayoría de los chavales siguen siendo normales.


El hombre no deja de ser un animal con instint de supervivencia..jeje! Vamos saliendo como podemos del paso..la cuestión es que no se si aprendemos de los errores.

ekilore said...

ojazos! :)