03 noviembre 2007

Abismo II

El día 22 de octubre, la localidad coruñesa de Boiro iba a saltar a los telediarios gracias al hijo de José Antonio. Ese día, unos compañeros le dieron una brutal paliza que grabaron con un móvil. Y todas las televisiones y periódicos digitales de España la han emitido, cómo no. No vaya a ser que alguien se quede sin ver la agresión. Como si no nos fuese suficiente el horror del hecho en sí mismo; corremos el peligro de dejar de sentirnos aterrorizados por la violencia de tan cotidiana que se nos está volviendo. Los agresores han ingresado en un centro de menores. Y yo pienso en sus padres. ¿Qué sentirán? Comparto el horror de los padres del chaval agredido, el dolor del chaval. Pero no dejo de pensar en los padres de los agresores. Quizá su dolor es todavía más intenso. Nada puede haber más terrible que mirar a tu hijo y verlo convertido en escoria.

30 Comments:

Lucinda said...

Pues te sorprenderías de la de padres que son exactamente igual que sus hijos agresores... y lo sé de buena tinta por tener una hermana y un buen amigo en la enseñanza. Mi hermana ya por suerte está en un colegio privado (y digo por suerte porque aunque gilipollas y gente buena hay en todos lados, se siente mucho mejor en un privado) pero mi amigo está en uno de la periferia y cada día me cuenta unas historias impresionantes de hijos dejados y violentos, pero de padres que son clones: pasan de sus hijos y sus hijos de ellos, son totalmente insensibles...

Claro que hay de todo...

Desesperada said...

no sé, Lucinda, yo me pongo en el caso de unos padres normales, que de golpe descubren viendo la televisión que su hijo es ese cenutrio... no me gustaría estar en su piel. pero claro, es cierto que muchas veces de tal palo tal astilla!

la-de-marbella said...

yo te lo puedo explicar. Mi hijo fue agredido a las puertas del que fue su colegio hace unos 4 años. Intenté hablar con los padres del agresor intentando comprender que tipo de vida llevaban. Que empujaba a un chico de 14 años a pegar a otro de apenas 12 al punto de tener que ir a un centro de salud. Fue imposible. La madre alegaba falta de tiempo y el padre de ganas. El chico, prepotente y marginal, solo se asustó y dejo de ir a molestar cuando conseguí que la policia fuese a diario a la hora de la salida de clases. Porque el chico era de otro colegio, venía al nuestro por diversión y afan de protagonismo.Me sentí muy mal y desamparada por lo dificil que es controlar el mal que nos rodea a pesar de no buscarlo. Solo decir que estos casos se deben denunciar y buscar ayuda policial. Suele ser muy efectivo, al menos en España.

banderas said...

Creo que lo de "de tal palo tal astilla" es mucho generalizar pero, en un mundo como el actual donde la educación es olvidada por los padres (por falta de tiempo... o de calidad en el poco que dedican a ello) y no ejercida por la escuela (porque entre otras cosas no es su función) no es de extrañar que salgan individuos de este calibre.

El otro día escribías un post sobre el restaurante que ponía una zona para que los niños jugaran mientras los padres comían tranquilos... cosas así son las que permiten que pasen cosas así. Ya me entiendes.

Bicos ;-)

H de Lemos said...

No se. Esta claro que la educación es la única herramienta para estos chicos, aunque un par de ostias de vez en cuando solucionarian muchas tonterias.

No he visto las imagenes, pero varias personas me las han contado, y estaban bastante impactados. El tema, es que no se el grado, pero esto siempre pasó. Yo estudie en un colegio de curas, y a parte de pegarnos muchos curas, tambien habia peleas, palizas, y de mas. Claro que en esa época las medidas siempre eran mas drasticas, y a parte de lo que te dieran en el cole, luego llegabas a casa y te daba tu padre.

Tengo 27 años, no soy tan mayor...hace nada era de su edad, y tambien era un macarrita, y me lo sabia todo, pero nunca le pegue a nadie. Son cosas distintas, siempre hubo gente agresiva, y si em mi colegio hubiera moviles, seguramente la gente hubiera grabada videos...

Con esto no digo nada sobre la paliza y el video, que seguro que si fuera mi hijo, le arrancaria la cabeza a los chavales, pero no se, quiza hay muchos de estos problemas, que siempre los ha habido, y lo cierto es que mucha de esa mala gente, se recicla...muchisima otra se pierde.

El problema no es una paliza, si no es la impotencia de no poder hacer nada, sabiendo que va a pasar.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO said...

Resulta complicado que de padres normales salen hijos como ese. Si le educan bien, siguen lo que hacen, conocen sus hábitos y amistades, resulta complicado que les salga un cafre así. Normalmente, los hijos son un reflejo de lo que ven en casa.

un beso.

Kurtz said...

Yo tengo la teoría (no sé si equivocada o no) de que los hijos aplican en fuera de casa lo que ven y aprenden dentro.
Los padres no serán muy diferentes que los hijos agresores.

Scaramouche said...

¿Y por qué ponen una y otra vez las imágenes en tv? Panen et circensis, que dirían los romanos.

Blasfuemia said...

No siempre la distancia entre padres e hijos es tan larga como para que no se reconozcan... (digo yo)

Casshern25 said...

Uno de los motivos es que los padres se les ha olvidado ser padres y otro que los colegios escurren el bulto.

Sobre que pensaran siendo unos padres normales... si tienen un minimo de dignidad vergüenza, vergüenza hasta que se mueran.

Exiliado said...

Muy probablemente el agresor venga de una familia con problemas pero no siempre es así. En cualquier caso, Des, tiene 14 años y capacidad suficiente para discriminar entre lo que está bien y lo que está mal, sin contar con que lo estaban grabando para lucrarse, tal y como se deduce de los comentarios que se oyen. Siento hacia estos chicos poca piedad, algo más hacia los padres si estuviéramos en la situación que tú propones como hipótesis.
No quisiera parecer excesivamente severo o frío, soy consciente de que hablamos de muchachos muy jóvenes, pero esta sensación de impunidad generalizada entre los adolescente españoles, debe cortarse de raíz, sin menoscabo de las necesarias medidas sociales.
Pero ya está bien de absurda condescendencia, ya está bien.

Toni said...

- Sin ver mucho la tele, salvo en la comida o cena de fines de semana - internet es mi herramienta para estar algo informado - he visto la agresión al menor un mínimo de cinco veces. Eso sí, sin verle la cara al agredido ni a los agresores. Se sabe que cada vez que sale por la tele un caso de violencia machista aumentan las agresiones a mujeres. Las televiones de este país deberían tener un poco de cuidado en este sentido, aunque me parece que eso se lo pasan por el forro. Hablando de televiones y saliéndome un poco del tema: ayer vi sorprendido cómo al mediodía en la sexta daban un manual de cómo mantener relaciones sexuales dentro de un avión. Al mediodía y con dibujos bastante explícitos.

- ¿te imaginas cuando estos niños crezcan, tengan hijos y los tengan que educar?. No quiero imaginarme cómo será la próxima generación.

Sergio G. Rabadá said...

¿Y si en lugar de condenar a los chicos también se condenara a sus padres como responsables de estos? Podría obligárseles a asistir a un curso donde se les enseñara como educar y contener a sus hijos, al menos el tiempo que deberían invertir yendo al curso les estimularía a asegurarse de que su retoño se portase mejor en el futuro.

Cosas que se me ocurren cuando no he bebido...

Un abrazo.

James Joyce said...

La falta de cariño hace muuucho daño en niños conflictivos, que por la edad no tienen la cabeza asentada, y necesitan descargar eso de alguna manera...

wen said...

Estoy plenamente de acuerdo con James joyce en eso que ha dicho.
En cuanto a la noticia, yo no la había oído y no he visto el vídeo. Ni ganas, vamos.

<< Lolylla >> said...

Lo cierto es que han recibido un castigo ejemplar, pero desgraciadamente seguirá pasando

Un saludo ;)

<< Lolylla >> said...

Lo cierto es que han recibido un castigo ejemplar, pero desgraciadamente seguirá pasando

Un saludo ;)

TaLL said...

Lo vi en TV, me pareció lamentable. Pobre chaval...


:(

Reparito 2.07 said...

bueno pues si, lamentablo del todo.

Eso si, yo lo lamento por los padres pero el chaval seha ganado a pulso el apelativo generalizado de escoria y si encima se le ve lo tonto que es por la tele, pues que se joda y baile.

Y los padres tuvieron que pasar un trago muy amargo, seguro, pero a lo mejor algo de culpa tabien la tuvieron ellos no???

Reparito 2.07

Ana said...

Aunque es cierto que hay padres igual o peores que sus hijos, también lo es que los hay que son a veces víctimas de sus retoños. Las familias de los delincuentes son para mí los grandes olvidados de historias muy dolorosas.
Por otro lado, referente al tema de la violencia, yo creo que como la agresividad está tan penalizada en nuestra sociedad (siendo una característica innata del ser humano) cuando aparece lo hace de forma desmesurada. Cuanto más se reprime (y nos la reprimen desde que nacemos) peor, y se convierte en violencia. La gente tiene sed de violencia y al mismo tiempo la rechazamos porque es algo que subyace en nuestro interior y no queremos verla ni asumirla por estar totalmente penalizada... pero está.
Aprender a dar salida a esa agresividad de forma sana y mesurada sería una de las maneras de reducir la violencia, ya desde niños, en las familias y en las escuelas. Fíjate en una familia normalita: en cuanto el niño se enfada o tiene una rabieta, se le castra automáticamente y se juzga negativamente.
No nos engañemos: la agresividad y la violencia está en todos nosotros, nos queramos enterar o no.
Un beso

GLORA said...

Me parece que la propuesta de Sergio es muy buena...
Si los padres pagáramos de algún modo por las conductas inadecuadas de los hijos muchos se preocuparían de escuchar y atender más a sus necesidades...
(Yo tampoco he bebido, pero es lunes y muy temprano...)
Un abrazo!

Mariano said...

Yo también pensé que era innecesario poner las imágenes, que la noticia en sí ya era suficientemente dura. Pero vivimos en la época del espectáculo.
En cuanto a los padres de los agresores, yo también pensé, pero no como tú. Pensé cómo es posible que no sepan como son sus hijos o cómo se puede vivir sabiendo cómo son sus hijos.
Besitos/azos.

Eifonso Lagares said...

Se junta todo, vivimos en una socidad permisiva con los jovenes, padres despreocupados por dejadez o falta de tiempo.
Hay una pésima educación y sale lo que sale.
Casos como este, por desgracia tendremos muchos más.

Besos

La interrogación said...

Pues tienes toda la razón. En estos casos el horror que deben sentir los padres al ver en qué cabrón se ha convertido su hijo debe ser tan triste como si la desgracia le hubiera ocurrido a él.
En el segundo caso puedes consolar a tu hijo y darle la mejor asistencia, en el primer caso, ¿qué haces?

Desesperada said...

tras leer vuestros comentarios, me llama la atención que la mayoría deis por hecho que los padres de los agresores son, en mayor o menor medida, culpables. o que penséis que deberían saber qué hacen sus hijos en la calle. no sé, no estoy del todo de acuerdo. aparte de la educación, en el carácter de las personas influyen factores genéticos, ambientales.... hay gente que nace mala, esto es así, y los padres suelen ser bastante ciegos con sus hijos. imaginad por un momento que uno de nosotros tiene un hijo y le llaman del cole y le dicen que ha apaleado a un compañero. creo que la sensación debe ser terrible. claro que hablo sin datos, a lo mejor estos chavales tenían padres sobreprotectores, etc, pero mi supuesto se basa en que desconocían la magnitud de la maldad de sus hijos... ¿no os resulta terrible?

Sergio G. Rabadá said...

Es terrible, por supuesto, para un padre que desconoce la parte oscura de su hijo verlo, de repente, en la televisión y ejercitándola.

Sin embargo, Desesperada, creo que el juez debería haber obligado a los padres a asistir a un curso de como criar a la bestia hipócrita de mi vástago porque estos chavales han de ser contenidos de alguna manera, no simplemente encarcelarlos o multarlos porque la espiral de violencia suele ir in crescendo.

Un abrazo.

P.D.: A propósito, ya tengo mi troll y dice llamarse Andrea. Hoy le eliminé un comentario de mi blog de poesía. ¿La razón? Su léxico es mil veces más florido que el mío (jeje). 8)

zanzara said...

La verdad es que no me lo había planteado así, lo más fácil es ponerse en lugar del pobre chico agredido y de sus padres, pero tienes razón, la impotencia de los padres de los agresores debe ser inmensa, quizá se vuelvan locos pensando qué han hecho mal, en qué se equivocaron pra que sus hijos hayan resultado ser unos cabezas huecas... debe ser terrible..

Un beso!

ekilore said...

No sé por qué, hoy esperaba una entrada sobre el recibimiento por parte de ceutís y melillenses a los reyes. Me ha dado vergüenza ajena ver tanta banderita en honor a esta institución tan obsoleta.

Respecto al tema de la agresión, creo que difundir ese video por televisión es como dar una llamada de atención a padres y a aquellos que estén pensando en serlo.

Desesperada said...

ja ja ja, eki, nos hemos cruzado! ya he satisfecho tus deseos....

pcbcarp said...

El morbo vende, amiga mía. En cambio, ya se cuidan mucho de tapar la carita de los hijos de los famosos en las afotos. (no así en los anuncios de papel del water)