23 octubre 2007

Políticamente incorrecta

Debo confesarlo: yo hasta hace poco no creía en la violencia. Creía realmente que el mundo podía cambiarse desde las ideas y la razón, fomentando la educación en la igualdad y el respeto al otro. Eso era antes. De un tiempo a esta parte, la proliferación de tarugos y cenutrios, muchos de ellos peligrosos, me preocupa. He empezado a comparar a la raza humana con el resto de las especies animales mamíferas. En todas ellas se elimina o destierra al elemento peligroso para la manada. Nosotros, los seres inteligentes, no lo hacemos. Y claro, de repente aparecen personajillos como Sergi Xavier M.M, que patean a mujeres en el ferrocarril porque no son de su etnia (y porque es mujer, no lo olvidemos) y lo cuentan ante las cámaras de televisión tan contentos: es que estaba borracho y no recuerdo nada. La misma excusa que hemos dado todas a algún novio después de alguna noche especialmente descocada. Pero esto no es un desliz. Lo que todos vimos es a un auténtico cabronazo pateando a una menor porque no era de su etnia y porque era mujer y podía con ella. Y resulta que mientras veía las imágenes me olvidé de la educación en la igualdad y sólo ansiaba hacerle a él lo mismo, sólo que llamándole blanco macho de mierda mientras le pateaba. Necesito ayuda. Debéis darme argumentos que me hagan recuperar la cordura y no pensar cosas como esa mientras veo imágenes tan atroces. Yo me he repetido decenas de veces uno: si hicieses eso serías igual que él. Pero a veces es difícil ser distinta. Sé que, si yo hubiese estado en ese tren, habría hecho algo.

P.S. Guillermo Pardo tiene una visión muchísimo más adecuada de esta agresión. Le envidio por su cordura.

36 Comments:

Kurtz said...

No esperes argumentos cuerdos y racionales para este caso de mí. Yo no los tengo.

Elena said...

Yo aún estoy alucinada por las imágenes. La escena de la patada es terrible. Hoy estaban comentándolo en Quatro y mandaron a una periodista a hablar con los vecinos y el individuo en cuestión. Inmediatamente pensé que si fuera yo la periodista no podría evitar mirarle con desprecio o escupirle a la cara cuando le viera. Así que ya ves que no estás sola. Con personas así se te revuelve la sangre. Y creo que, aunque podría haber sido un error para mi integridad física, yo tampoco me hubiese quedado quieta en ese tren. No puedo afirmarlo pero lo creo.

Un abrazo

JAL said...

Y nadie se levantó a detenerlo, al parecer la rabia de la gente no aparece hasta que lo ve en televisión

banderas said...

Acabo de enterarme porque yo últimamente ni veo televisión ni leo prensa ni ná de ná, y he alucinado mucho. Me he pasado por Migramundo para leer más y he visto los videos... para hacerme una idea más exacta del tema.

Visto lo visto este tío es un macarra y un chulo con todas las letras, y necesita una buena lección de urbanidad (antes se le llamaba así ¿no?). Otro desgraciado que se propasa con una mujer (y extranjera)... lo de la patada ya fué el colmo pero, lo más de lo más, la absoluta pasividad de la otra persona que estaba en el mismo tren, a menos de 2 metros, y que ni giró la cabeza... ¿ojos que no ven corazón que no siente? ¿sordomudo? ¿miedo?... en un mundo así mejor bajarse en la próxima.

Bicos ;-)

muchachadeojostristes said...

En estos casos la cordura es dificil de recuperar, por lo menos para mí. No soy capaz de entender ciertas actitudes de, desgraciadamente, cada vez más gente.
Y si no, no hay más que leer ciertos fragmentos del nuevo libro de nuestro EX-presidente del Gobierno (lo podeis hacer en la página de EL PAIS)
besitos

Lucía said...

Es absolutamente normal que pienses esas cosas, pero estoy totalmente segura de que llegado el caso no serías capaz de hacer lo que piensas.

Nos diferencia de estos desechos humanos que no tenemos esa maldad o falta de humanidad que a ellos les caracteriza.

Ojalá pudiéramos bajarnos de este mundo como sugieren por aquí ...

Escriptorum54 said...

Yo tampoco tengo ninguna explicación. Me parece muy cuerda la de Guillermo Pardo. Hace falta educación desde la más tierna infancia que cuando la carne se endurece, el cerebro no tiene arreglo.

Y el pollo que estaba sentado en el vagón, ¿qué?

Blasfuemia said...

Todos tenemos ese "toque" de agresividad, más o menos canalizado, más o menos incipiente, más o menos en ebullición. Esa es la trampa, que ante escenas como las de este... este... "neng"... las visceras se revuelven y caes: te provoca darle un patadón en la boca. Pero no. No es la solución y nos aleja de la realidad: es un tema complejo que tiene que ver con la educación, pero también con que habitualmente miramos a otro lado cuando toda esa violencia se está "incubando".

Creo que es un error cargar las tintas sobre el otro chico que estaba en el vagón. El miedo es libre.

La interrogación said...

El texto de Guillermo Pardo me ha parecido muy clarificador.
El caso es que borracho o no, llegar a esa actitud y llegar a dar semejante cantidad de hostias a una persona sin más es de psicópatas.
No me valen las miles de excusas que está soltando ahora. Más cuando probablemente sea el abogado el que le ha dicho lo que tiene que decir. Pero en su actitud desafiante y en sus ojos facinerosos se le ve la mala hostia a distancia.
Eso es maldad. Simplemente por eso debería estar en la cárcel y que además, le dieran mucho por el orto.

FRANTZESKA ALVAREZ said...

Digo lo mismo que dije en otra casa: 21 años (los del niñato de marras) tirados por el retrete por no haber tenido cuidado y responsabilidad con los hijos. Uno no puede traer hijos al mundo para esto, para que se conviertan en atocinados cerebrales, y no hace falta ir a la universidad para tener hijos, no, sólo hablar con ellos, pasar mucho tiempo con ellos, hablar, hablar, hablar. No basta con darles todo lo que quieren, sino todo lo que necesitan. Creo que ahí está la diferencia.

Y lo de la patada en la boca......mmm yo me lo pensaría si fuera su madre, en serio.

Fran.

FRANTZESKA ALVAREZ said...

AH!!! Mucha razón Jal, mucha razón. Tanta que da miedo.

Fran.

Blasfuemia said...

(un paréntesis para aclarar que el muchacho es huérfano desde bebé, más que nada para no mentar a sus padres o responsabilizarles de la "mala educación" del chavalote)

FRANTZESKA ALVAREZ said...

Bien si es huerfano no digo nada, pero seguro no soy la única que piensa que un educador, tutor, o cualquier tipo de figura paternal que se haga cargo de un huérfano, de un bebé, es tan "padre" y tiene tanta responsabilidad sobre el chavalote como el que lo engendró, parió y trajo al mundo. Creo.

Fran

H de Lemos said...

Hay demasiados comentarios para leerlos todos...pero en mi opinión, vivimos en una sociedad que prima el egoismo, y el que se hace el heroe al final acaba jodido...lo que deberia pasar es que toda la peña del tren hubiera apaleado al nazi este (este tipo de cosas para mi padre solo tienen una solución...unas buenas ostias, y tengo que decir que pocas veces se equivoca)...lo mas triste es que nadie reacciona, ni en este caso, ni en tantos que se dan.

Este person es un payaso, que va a pagar mucho mas de lo que realmente hizo, ya lo esta pagando. El problema es que esto es la punta de iceberg del problema.
Confio en la educación como unica solucion, pero tambien para la gente que mira, y no hace nada...es muy triste estar rodeado de gente y que nadie te ayude....es muy triste

Ya lo decia R Ashcroft , " Alone with everybody"

Marcos said...

Este tío no es un acosador, ni un borracho, ni un gilipollas. Simplemente es un hijo de la grandisima puta (por muy santa que sea su madre).

Jesús said...

Parece que el personajillo está ya detenido. En cualquier caso el tema ha tenido una repercusión mundial. No estoy muy seguro de que eso le ayude a arrepentirse sinceramente, pero estar entre rejas seguro que le hace reflexionar sobre lo que esta bien y mal

Marcos said...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
cacho de pan said...

(repito lo que colgué en el blog de G.P., para no repetirme)
"buscaba protagonismo" es una excusa parecida a "estaba borracho" y a otra muy recurrida: "tiene problemas psicológicos". no me sirve, no debería servirnos. que se lo hagan ver, que se traten que se curen, que se internen, pero siempre después de haber pagado por su agresión, ¿o es que los ciudadanos, desprotegidos, tenemos que andar armados como charlton heston?

pablo gonzalez said...

Los problemas de este rapaz no excluyen su responsabilidad personal. La fiscalía parece que al final actúa. En una sociedad donde prima la violencia del poderoso sobre el débil, siendo defendida por nuestros líderes democráticos, donde se habla sin vergüenza del peligro de la inmigración, del papel de la mujer respecto al hombre, del derecho a decidir sobre la solidaridad a ejercer, del derecho a defender un modo de vida que excluya o otros (delincuentes, gitanos, negros, pobres, violentos, feos o tontos) en el ámbito personal o laboral, ...

No sé en qué se diferencia este tío de los que apoyan los insultos públicos, las alambradas en las fronteras, los que se sienten seguros viendo como un hombre armado cachea a otro, de los que se preocupan porque a los ricos se les exija lo mismo que a los pobres, de los que destruyen la cultura, el patrimonio y la naturaleza para ganar dinero.

La violencia forma parte asumida como algo inevitable en nuestras vidas. Este tío sólo hace lo que vemos todos los días y asume su papel de "malo que hace lo que los buenos nunca se atreverían a hacer", porque esos son los triunfadores.

Mientras no se desprecien publicamente todas las actitudes violentas y a aquellos que las defienden (los que atacan a la lógica en aras del progreso económico, por ejemplo), la actitud chulesca de este sujeto está justificada. Yo tampoco le habría dicho nada. No sabes si es amigo de la chica, si ésta se va a enfadar por meterte en lo que no te importa, si te vas a ganar un navajazo y la ausencia de ayuda de los demás presentes, basta con llegar cuerdo y entero a casa para que sea un buen día.

Reparito 2.07 said...

Bonito cambio de look, ahora ya sabes el porque de mis ausencias... jejeje... y es que llevo un mes un poco liadillo entre los nervios y todo lo que vino despues....

Respecto a tu post, me hace recordar aquella frase de cuanto mas conozco al ser humano mas quiero a mi perro.

Muxus

reparito 2.07 y Medio

Reparito 2.07 said...

Por cierto te recomiendo la ultima peli de jodie foster "la extraña que hay en mi". Algo tiene que er con la violencia y sus justificaciones.

Reparito 2.07 y Medio

Gubia said...

Me parece horrible la situacion que se vivió en ese tren y me parece peor el pasotismo que tenemos. No sé que hubiera hecho, pero mirar para otro lado, creo que no. Ojalá reciba un castigo ejemplar, aunque lo dudo.Un abrazo.

Malulha Guevara said...

Recuerdas lo que me dijiste a mi en una situación de rabia parecida??. Tú no eres como él. Un beso.

wen said...

Tengo que reconocer que he visto 3 segundos del vídeo y no he querido continuar viéndolo. La violencia es algo que me espanta.
Yo creo que la gente que no hizo nada fue por miedo. Si en tren hubiera habido un grupo de 7 personas adultas no creo que hubiera llegado a pasar, pero las personas somos así, acojonadas por naturaleza.
De todos modos, no hay que ver a macarra ese...en fin un producto típico de nuestra sociedad, luego nos echamos las manos a la cabeza, que hipócritas.

Sergio G. Rabadá said...

Deseo aclarar una inexactitud que anda por allí, el "muchacho" no es huérfano de padre y madre, solo de madre, ya que según el elPériodico.com/Barcelona "...vive con su abuela y su padre en la Colonia Güell de Santa Coloma de Cervelló (Baix Llobregat".

Por otra parte comprendo la emoción de Desesperada, es normal reaccionar así ante la cobardía demostrada por este personaje que debería dar con sus huesos en la cárcel y no, no tener madre no es una disculpa sino un agravante, porque el no tener madre debería haberle hecho comprender todo lo que significa una mujer y la vital importancia que tiene en la sociedad, sin embargo, no lo ha hecho.

¿Qué nos queda? Aceptar que este joven es un energúmeno de armas tomar y que no puede dejárselo suelto sin más, ya que si bien la acusación no pidió prisión para él ( http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idtipusrecurs_PK=7&idnoticia_PK=452475 )el juez debería darse cuenta que dejar libre a este chaval "que no tiene antecedentes penales por otras agresiones, pero sí por robos" es claramente una insensatez.

Un abrazo.

Casshern25 said...

pues yo no te voy a convencer de nada porque yo le hubiera intentado dar y además a traición, por la espalda, no se merece nada honroso... y que no hubiera tenido cerca algo para hacerle más daño que mis manos...

nada, nos tapamos nuestros sentimientos más "naturales" para decir que somos seres racionales y blablabla

Guillermo Pardo said...

uele, molesta y enrojecen los mofletes acciones como la de este tío, pero no tienes por qué sentirte de esa manera. ¿Desesperada? Fíjate y piensa, por uno que ha hecho lo que ha hecho, otros cien han apoyado a un negro discriminado por un revisor de tren en el trayecto Girona-Figueres. Y si hubiera mil en ese vagón, probablemente 999 harían lo mismo que los otros cien. Y así sucesivamente. Por otra parte, yo, que te conozco personalmente, creo que no te quedarían nada bien los guantes de boxeo. Un biquiño.

James Joyce said...

Me alegra ver que dices "etnia" y no "raza" puesto que negros y blancos somos en definitiva de la raza humana.

Por otra parte, yo pienso como tú. Es irracional, sí, pero a mí también me dan ganas de abrirle la cabeza. La excusa de que iba borracho no me vale. Eso simplemente es un atenuante, seguro que él es un racista empedernido, más consciente de lo que pretende hacernos ver.

Bicos!

Jano said...

Sólo se pueden arreglar las cosas de forma civilizada cuando se trata con personas civilizadas.

Pero yo conozco a muchos (demasiados creo yo) inútiles que sólo entienden a base de violencia. Estos le demostrarán a su futura pareja su amor en forma de violencia. Le demostrarán a su hijos su amor en forma de violencia. Y a sus amigos lo mismo.

¿Y qué solución hay? O los mandamos a otro planeta, o se les da el mismo cariño que ellos dan, a ver si a ellos también les gusta.

Lucinda said...

Sólo puedo decir: Indignante.

Cigarra said...

Sólo algunas puntualizaciones: estar borracho ya no es una circunstancia atenuante sino agravante.
Efectivamente, el otro chico se quedó quieto. Baste decir que era también extranjero y estaría tan atemorizado, como, no nos engañemos, hubiéramos estado cualquiera de nosotros si nos hubiéramos tenido que enfrentar sólos y sin armas a un hijo de puta de ese calibre. A toro pasado, viendo el video en casa, nos hierve la sangre y pensamos lo que hubiéramos hecho. Estando allí es otro cantar.
Lo peor de todo, que el juez lo deje en la calle con la advertencia de que no se acerque a la chica. ¿se puede seguir acercando a cualquier otra chica, española o inmigrante que le caiga mal, a seguir dando coces en la cara?
Lo siento, me asusta lo que estas situaciones provocan en mi, porque creo que si la víctima tuviera relación conmigo buscaría la manera de que ese individuo estuviera un tiempecito sin poder dar mas coces. Ni andar siquiera sin una silla de ruedas. Lo siento. Eso es lo peor de la violencia. Nos vuelve violentos.

Isaias said...

A diferencia de los casos polémicos, dónde siemprehay una enorme masa de gente en contra del tema y otra quee stá en pro, el caso de Srgi Xavier M.M. dejá desconcertado a cualquiera debido a la coherente y atomática decisión que toma nuestro juicio al concluir que este individuo no es precisamete alguien bueno. El video del metro lo pone en evidencia, las cámaras de televisión lo confirman. Y aun así, el juez le da la libertad condicional. Es curioso, ¿De que vale la educación de la ciudadanía si el poder judicial no da ejemplo de ello? ¿Acaso sirve educar a millones de niños en contra del uso d ela violencia para que luego vean en sus televisores como han dejado suelto a un agresor racista?
Realmente es complejo vivir en uan sociedad tan llena de paradojas, pero así es, y no creo que sirva de mucho pasarnos tambien al lado irracional de esto a lo que llamamos "civilización".

Desesperada said...

después de convertirse en el tema de la semana, que este personaje no esté en prisión escapa a mi comprensión. en fin. en este país las cosas son como son.

ekilore said...

Borracho no creo que estuviera. No habría podido dar esa súper patada voladora.

De cualquier forma, yo una vez le espeté a un colombiano que estaba pegando a una mujer en la calle que si se creía tan hombre me pegara a mí y tuve que aguantar que la mujer me dijera: "Es mi marido, es mi marido!"

KomoUnIsmo said...

Ya sabes que yo creo en la lucha revolucionaria que implica limpiar de escoria el planeta... y no convenciéndoles de la bondad de ser buena gente ;)

SallanWorld said...

Las agresiones sin motivo en trenes son algo habitual en la ciudad de Barcelona, y supongo que en otras de España también. Yo sé de españoles blancos a los que les han dado para el pelo. Considerarles racistas es un elogio hacia ellos, pues al hacerlo les concedemos capacidad de discernimiento.