09 octubre 2007

Impossible is nothing

Foto: Gómez Noya (Público)

Javier Gómez Noya padece una valvulopatía aórtica congénita: un defecto de nacimiento en una de las válvulas de su corazón. Esto no le ha impedido ser el mejor atleta de triatlón del mundo. Su negativa a dejar el deporte tendrá un efecto seguro: su problema se acelerará y tendrá que pasar por quirófano antes de lo habitual. Pero esto no le ha detenido. Gente como este deportista gallego despierta mi admiración. Porque prefieren vivir a su manera, hacer realidad sus sueños, aunque esto les suponga mayor esfuerzo que al resto de la gente. Habrá quien diga que es una locura. Como si trabajar diez horas diarias no lo fuese.

26 Comments:

Viguetana said...

¡¡PLAS, PLAS, PLAS, PLAS!!

Este chico es el espíritu del deporte personificado.
Además, por lo que cuentan, una humilde y bellísima persona.
:-)

Kurtz said...

No soy de admirar deportistas, pero admiro a aquellos que superan sus circunstancias para lograr sus sueños.
Bicos.

tootels said...

el tío es un maquinón y me cae fenomenal, escuché una entrevista en radio marca y es un fiera!! ya podían aprender muchos otros niñatos a entrenar!
p.d.- Risto se va del celta , así como por la puerta de atrás, no?
menudo elemento...

Paco Melero said...

Estos sí son verdaderos deportistas. Ole por ellos

Desesperada said...

tootes, lo de risto ha sido de risa. primero dicen que lo destituyen, luego hacen una representación con ojos empañados incluidos diciendo que se va porque a sus hijos no les gusta vivir en Vigo, o sea, que lo largan pero pactaron hacerlo así, de buen rollo, para que este paquete pueda seguir entrenando en España.

no sé, es una pena lo del Celta. de verdad.

sobre noya, completamente de acuerdo, un tío para admirar!

Lucía said...

Qué envidia que tenga la entereza y la fuerza de voluntad necesaria para hacer lo que le gusta y no lo que es recomendable ...

Mariano said...

Se hacen tantas locuras sin sentido, que las locuras con sentido son una maravilla.
Esto es perseguir los sueños y lo demás tonterías.
Eso sí, deberíamos admirar menos y aprender más. Y lo digo por mí, que conste.
Besitos/azos.

c.o.v. said...

...o también puede ser que termine como Puerta...

En fin, si a él le hace feliz vivir así, ole él y sus cojones.

Saludos!

Desesperada said...

bueno, cov, no es exactamente el caso de Puerta: a él nunca le habían diagnosticado su problema de corazón, y noya lo tiene bajo control. no es que sea un peligro para su vida competir, sólo que le cuesta más que al resto, de ahí que me parezca admirable su capacidad de superarse. bicos.

Frozen said...

A veces echo un poco de menos esto en el deporte más masificado, echo de menos la superación y el gusto por el deporte, quitando toda la parafernalia de medios que acarrean formula 1, futbol y demás.

Angelusa said...

¡Ay, si no fuera por las locuras... qué sería de nos!

Angelusa said...

Por cierto, MD, hablando de locuras, dale un besiño de mi parte a Wilde, y dile que cuándo carayos va a volver, que me ha dejado a medias.

Desesperada said...

¿a medias, angelusa? ¡qué calladito se lo tenía! ja ja ja ja ja ja

Estilografic.art said...

Este hombre sí que tienen bien merecidos los aplausos, y que le hagan la ola cada vez que pasa, si es necesario.

En cuanto a Hristo, menudo peso que os habéis quitado de encima, me parece.

Blasfuemia said...

La idea de deporte concebido como "mente sana" es la que encarna este chico. Lástima que en la mayoría de deportes competitivos lo que se conciba es lo de "bolsillo rebosantemente sano"

Jano said...

¡Hola Deses!

¡¡Cuánto tiempo sin visitarte!!

He echado mucho de menos leerte, de verdad.

--

El deportista del que hablas, un auténtico valiente. Cualquier otra persona hubiera dejado el deporte. Increíble.

MonikaMDQ said...

Totalmente admirable el esfuerzo y entereza de este deportista!
Me uno a viguetana, plausos para él
besos

u minúscula said...

Se haga lo que se haga, siempre habrá alguien que lo critique, o lo que es peor, que se ofenda.

rosquilleta said...

(aplausos...)plas, plas,plas,plas,plas,plas,plas,plas,plas,plas,plas,plas,plas...

Malulha Guevara said...

Eso sí es amor al deporte, jajajaja, y no lo de otros.

vitruvia said...

Repito, jajajajaja, eso sí es amor al deporte, y no lo de otros.

Casshern25 said...

pffffffff pues si, o pues no. La voluntad de superación y sacrificio llega hasta donde llega, unos más otros menos, ojala que no se le termine porque sino le pasaran muchas cosas por la cabeza.

nunile said...

Es impresionante, esta gente tiene una voluntad de hierro, es algo que se me escapa. La verdad es que sólo siento admiración.

banderas said...

Ahí me has dado, Desperada. Este tío es un prodigio de esfuerzo, concentración, voluntad, sacrificio... y lo que quieras ponerle... y además es gallego ¡¡qué carallo!!

El deporte bien entendido es lo que representa Gómez Noya, y no la Marion Jones esa y demás amigotes del esteroide... ¡¡qué asco de gentuza!!

Toni said...

Me recuerda al colaborador del Hormiguero de Pablo Motos. Un disminuido físico que hace uno monólogos brutales..

Y yo quejándome por tonterías..

Alejandro said...

Increible, lo de este chico es de admirar. Yo tengo el mismo problema que el en el corazón, y hace poco que el cardiólogo me ha prohibido el deporte. Lo llevo mal, aunque yo no competía a nivel profesional como Gómez, pero lo de este chico es impresionante, se merece algo mas que un aplauso.