13 octubre 2007

Hispanidad

Ayer mi vecino clavó en el suelo de su finca una bandera de España e invitó a sus amigos a una churrascada. Mientras, yo aprovechaba este insólito octubre para enfundarme de nuevo el biquini y churrascarme al sol. No pude dejar de darme cuenta de lo distintas que eran nuestras celebraciones del Día de la Hispanidad. Pero tampoco pude dejar de pensar que los mismos que tanto odian a quienes sacan a pasear sus banderas de España el 12 de octubre suelen ser los mismos que el día dedicado a su comunidad autónoma sacan las suyas con todo su orgullo a cuestas. Nunca he entendido la diferencia. Por qué está bien regocijarse el 25 de julio, Día da Patria Galega, sonreír bajo el botafumeiro y falar y falar da Galiza, y por qué está mal hacer lo mismo el 12 de octubre, aunque hablando de España. ¿Es que un nacionalismo es mejor que el otro? ¿Por qué? Para quienes, como es mi caso, no sentimos como nuestra ninguna bandera, la diferencia entre ambas exaltaciones patrióticas no existe. El orgullo racial y de territorio es un orgullo que se me escapa, a mí, que me enorgullezco hasta de las cosas más absurdas. Por eso, aunque mi primera reacción ante la bandera roja y gualda de mi vecino fue de estupor, luego intenté sentir la misma indiferencia que sentiría ante una bandera gallega, francesa, japonesa o finlandesa. A fin de cuentas, ¿a quién puede quitarle el sueño un trapo de colores?


32 Comments:

Mariano said...

A mí me pasa lo mismo que a ti. Y cuando lo comento siempre hay alguno que dice: ¿pero no estás contento de ser español, con lo bien que se vive aquí?
Y siempre contesto con una respuesta que no les responde: sí, y qué tendrá que ver una cosa con otra.
No entiendo los nacionalismos. Ninguno.
Besitos/azos.

MORGANA said...

Cierto, no hay ninguna diferencia.

Te leo mucho y te tengo entre mis links. Un saludo!!

Blasfuemia said...

Mi bandera suele ser mi gente, repartidas por lugares geográficos muy dispares. Tampoco entiendo nacionalismos ni patriotismos (grandes o chicos). Pero me es indiferente, cada cual elige sus colores, sus luchas, sus banderas y sus neuras y manías. Lo que ya me fastidia bastante más es que me obliguen a elegir entre A o B si a lo mejor a mi me apetece otra opción, llámese Z o Alpha

c.o.v. said...

Un trapo de colores, no lo olvides, que se usa para tapar los féretros de los héroes. EL ser humano es un animal de manada, y necesita simbolísmos para identificarse a sí mismo y a su grupo, para reconocerse a sí mismo y a otros de "su grupo".

En un principio, "los colores" no deberían ser excluyentes; puesto que cada cual necesita el suyo, porqué no respetar el de los demás...?

...pero entonces es cuando llega el Poder con su ansia, y sube un orador a la tribuna para recordarnos a todos cómo somos de buenos mejores, y como son 'los otros' de malos malosos peores, cómo somos nosotros de probecicos, y 'los otros' de abusadores o derrochadores de nuestros impuestos o aplastadores de nuestras libertades.

Porque este tipo de discurso produce odio y hace olvidar lo mal que funciona el propio Poder, siempre desvía la atención lejos, hacia cualquier lugar que NO mire hacia el montón de problemas que tiene uno mismo y que su gobierno no puede/sabe solucionar.

Y con odio y desvíos SIEMPRE se ganan unas elecciones.

Desesperada said...

exacto, chicas y chico! debería sernos indiferente la bandera que a cada uno emocione, siempre que no nos obliguen a adorarla también. lástima que el nacionalismo o el patriotismo, por lo general, no sea tan comprensivo... y lástima del negocio que se ha montado a costa de las distintas banderas...

morgana, muchísimas gracias por enlazarme.

H de Lemos said...

Voy a incendiar un poco esto..no vamos a estar aqui todos dandonos la razón.

Por mi educación, o por donde vivi, siempre que veo una bandera de España me da cierto repelus...no se, es algo cultural, sin embargo no me pasa con una bandera gallega....aunque tengo que decir que no tengo ninguna bandera ni creo en los nacionalismos.

ahora bien, al viajar por el mundo me he dado cuenta de que soy gallego, y cuando más tiempo pasa más gallego soy. y más gallego me siento...

no lo enfoqueis como algo malo, me gusta ser gallego, y lo defiendo...y aunque no lo veo como una diferenciación, y creo en un mundo libre y sin fronteras...soy gallego.

sabeis a cuanta gente le da vergüenza ser gallegos?

Desesperada said...

pero h de lemos, creo que estás hablando de algo distinto a lo que el resto comentamos. yo también me siento gallega, pero es que nosotros hablamos de nacionalismo. y es algo bien distinto.

¡yo no conozco a nadie que se avergüence de ser gallego! la cuestión es si por el hecho de no ser nacionalista soy menos gallega que ellos, ¿entiendes? yo pienso que no. una cosa es sentirte de donde naces y otra hacer gala de un reduccionismo patriótico que excluya a quienes no han nacido en esa tierra, a eso me refiero.

en cuanto a las banderas de España, la gente de izquierdas le tenemos cierta manía por el franquismo, nada más. en el resto del mundo la gente ve su bandera con la misma indiferencia que yo veo cualquier bandera o con el placer que tú ves la gallega.

no estamos criticando sentirte gallego, español o francés, sino ese rollo patriótico en el que enarbolas una bandera exigiendo a los demás que la sientan como tú la sientes. al no ser mi caso, no puedo comprenderlo. por eso digo que intenté sentir con la bandera española la misma indiferencia que con el resto.

no sé si ahora me expliqué algo mejor! :D

La interrogación said...

Yo ayer me fui de paseo al Retiro, había mucha gente que debía volver del desfile y llevaban su banderita. Realmente pensé que para mucha gente este día es importante pero me preocupaba que de repente lo fuera como una reacción o una defensa a los nacionalismos.
Todas las celebraciones me parecen bien, pero no porque se saquen más banderitas se hace uno más dueño de ellas.
Me jode que se utilicen como sinónimos de determinadas corrientes políticas o creencias.
Que cada uno celebre lo que le venga en gana y punto.

Qué suerte ¿fuiste a la playa?

Kurtz said...

Yo tampoco entiendo porque les quita el sueño un trapo pintado con colores. Debrían hablarlo con un psiquiatra.
Saludos.

Desesperada said...

hola inte, pues me quedé en la finca, no me atreví a bajar a la playa, pero por la tarde fuimos a tomar algo ¡y había mogollón de gente tostándose al sol! es impresionante, estoy encantada con este tiempazo!

mismilcosas said...

ui, a mí me la bufa un poco lo que haga la gente que para eso hay libertad de expresión. Siempre que todos nos respetemos unos a otros... cuando se empieza a atacar, mal vamos..

Muas

cacho de pan said...

es como los que gritan ¡fascistas! a los que tienen enfrente sólo porque piensan distinto, o los que destruyen todo lo que encuentran a su paso al grito de democracia, libertad o cualquier otra gran palabra de ambiguo contenido.

H de Lemos said...

los nacionalismos? las banderas? de que hablamos? no son más que símbolos...y los símbolos significan cosas...otra cosas es que en mi mundo o en el vuestro no lo signifiquen....pero evidentemente una fiesta de la bandera significa algo...¿estoy loco? o no entiendo nada.

MonikaMDQ said...

Desde niños nos inculcan y a veces hasta nos obligan a respetar, honrar y sentir el sentimiento patriótico...
Pero cuando ya somos grandecitos eso desaparece -o no- dependeiendo de nuestro propio criterio.
Nadie nos tiene que obligar a sentir lo que no sentimos o no queremos.

Jesús said...

La patria, los símbolos, el problema no son ellos sino su uso como armas arrojadizas...

Y ahora la canción que no quería ser canción y que viene al pelo:

Cuando hablen de la patria no me hablen del honor no me cuenten batallas ganadas cara al sol.
Tal vez si me contaran que no importa el color, ni sexo, ni la raza ni el bando en que luchó.

Cuando hablen de la patria no me hablen del valor, no jueguen con el sable, ni tachen de traidor al que la lleva adentro, pegada al corazón y no anda por la calle con ella en procesión.
Cuando hablen de la patria no olviden que es mejor sentirla a nuestro lado que ser su salvador.
Por repetir su nombre no te armas de razón. ¡Aquí cabemos todos o no cabe ni Dios!

SallanWorld said...

Efectivamente, el Día de la Patria significa algo. Nos recuerda a todos cuán buena es la Patria con nosotros, y que puede darse la circunstancia de que algún día haya que morir por Ella. Este significado es el que confirman los que salen a la calle con la bandera. Con cualquiera de ellas.

En cualquier caso, creo que si uno es español o catalán, debe tomárselo con resignación (podría ser peor, pero también mejor). Y en la medida de lo posible, en la fiesta nacional, quedarse en la cama igual.

Viguetana said...

Cuando estoy en Cataluña, me siento egarense (que así se nos llama a los nacidos en Tarrasa). Cuando me paseo por España, me siento catalana. Cuando viajo por Europa, me siento mediterránea. Cuando me muevo por el mundo, me siento europea...
Porque me doy cuenta de que he mamado una cultura determinada que hace que me sienta de una forma concreta en cada momento. No porque alguien me obligue a decir que soy de donde soy o me siento orgullosa de nada. Sencillamente he recibido unas referencias culturales que me determinan en mayor o menor medida. Nada más y nada menos.

A pesar de eso, considero que sería genial que todo el mundo pudiera y quisiera ir más allá de esas "fronteras" culturales adquiridas. Sin duda alguna, nos daríamos cuenta de que en el fondo todos somos lo mismo. Por mucho que queramos pintar la forma de colores distintos.

Disculpa el rollazo.
Besitos (y feliz churrascada al sol, jeje!)

winfried said...

Yo cuando viajo a Venezuela y paso por el Centro Gallego de Maracaibo a tomarnos un traguito con mis amigos, los Gallegos de alla se siente muy Gallegos, para tambien se sienten muy Espanoles al menos cuando estan con nosotros los extranjeros.

Tengo que volver pronto todos son muy simpaticos, al menos la mayoria no estan Desesperados.... sera la Latinoamericacion de ellos?

Ustedes tienen un peo de que si Nacionalismo, patriotismo, banderas, PP, monarquia etc, etc etc. Ponganse a bailar Merengue bien pegao para que se les quite las penas...

My 2 cents...

Winfried

H de Lemos said...

definitivamente estoy contigo winfriend

Desesperada said...

ja ja ja ja, h de lemos, has conseguido lo impensable, ¡que alguien esté de acuerdo con winfried! ja ja ja

Lucía said...

Todos los nacionalismos son parecidos, sólo que España nunca ha sido una nación históricamente hablando sino que se trata de un estado formado para reunir diferentes nacionalidades que comparten una península y por tanto la exaltación de esta bandera no debería considerarse nacionalismo.

Pero lo importante es que es festivo no?? Cada uno que haga en su día de fiesta lo que quiera, yo también hubiera tomado el sol si el tiempo hubiera acompañado ...

winfried said...

Y todavia mas impensable te hicimos reir en tu propio blog... Es un comienzo.. :0)

Saludos!

Desesperada said...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Desesperada said...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
winfried said...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
banderas said...

Pues yo estoy encantado de estar en mi casita, que es mi nación, mi patria y mi religión. Mis niños y mi mujer son mis tesoros más preciados. Vivo libre de países (hasta que viajo y me piden el pasaporte) y de banderas (a pesar de mi nick). Mi mundo es el mundo... y punto.

Estoy contigo, Desperada que es de un reduccionismo absurdo andarse con nacionalismos, pero creo que eso tú ya los sabes de mi.

Bicos : -)

meri said...

¿Por qué no pensarán todos como tú? El mundo es simple..Somos nosotros los que nos ponemos las fronteras, lo complicamos todo..aysss!!

Un dia escuche está frase y con ella me he quedado..'Los nacionalismos se curan viajando' Son tontos tengan el origen que tengan

Un besote!

Paco Melero said...

Yo siempre he dicho que el nacionalismo se cura viajando... En todo caso, soy gallego y lo llevo a gala siempre. Otra cosa es que también me siento español. Igual que siento europeo, aunque no tengamos nada que ver con ellos. Y luego siento que vivimos en un mundo en el que las banderas (y me gusta la española, porque ese repelús del que se habla suele ser por una idea errónea de que Franco impuso esa bandera) no se usan ya para unir sino para separar. Y ese reduccionismo es el gran mal del S XXI igual que lo fue del XX.

Javier Menéndez Llamazares said...

Bueno, sí, mucho nacionalismo, mucha bandera, pero a mí lo que me da envidia de verdad es lo de la churrascada…

Jano said...

A mi la verdad que haciéndolo de forma respetuosa, que cada uno admire la bandera que quiera.

También creo que si alguien se siente español, no debería hacer ascos a su bandera, independientemente de la ideología particular.

Lucinda said...

Muy bien expuesto, Desesperada. Yo la verdad el día de la hispanidad no lo celebraré hasta que de verdad tenga razones para sentirme orgullosa de algo tan aleatorio como nacer en un país.

Por cierto tu nuevo cambio de look en el blog megusta mucho... energético y decidido, como tú!

Desesperada said...

Gracias, Lucinda! La verdad es que por los comentarios me da la impresión de que la gente lo ve más estridente que yo, ja ja ja, en mi pantalla se ve el fondo en un tono ocre fuerte, tirando a marrón, y el frontal en una especie de salmón amarillento.

marujeos aparte, gracias también por compartir mi punto de vista sobre banderas y demás zarandajas nacionalistas.