09 noviembre 2006

Incredulidad


Ayer, mi lado oscuro vivió con intensidad la final de Supermodelo 2006. Hasta el último instante, esperaba que la lógica redimiese a las masas y que esa especie de paleta espigada llamada María José no fuese la ganadora. Guapísima, Judith Mascó recibió ayer en plató a las nueve eliminadas, y sobre todo tres (Elizabeth, Malena y la gallega, no recuerdo el nombre), me parecieron infinitamente más guapas, estilosas e inteligentes que esa andaluza que casi no llega al concurso porque le daba pavor subirse al AVE (esto es verdad, lo juro). Incluso la gótica, ante la desesperación, llegó a parecerme mejor que esa pobre muchacha a la que deben contratarle inmediatamente un profesor de lengua española. Pero no, las masas no se redimieron. Ganó ella.


¿Soy yo tan rara o es el mundo el que se ha vuelto loco? Por los escasos minutos que he visto este año de Gran Hermano, parece claro que hay una pandilla liderada por dos psicópatas, uno que dice ser periodista (menudo insulto, de verdad) y otro que asegura estar jugando y al que miras a los ojos y te preguntas si está bien de la cabeza, tiene la mirada perdida. El público no los echa ni a la de tres, ahí siguen esos dos pobre ejemplares del sexo masculino, y seguramente uno de ellos será ganador. No puedo evitar recordar el primer gran hermano, que seguí, cuando la audiencia expulsó a aquella rubia borde por meterse con Silvia, la peluquera, en un alegato en defensa de la honradez, de la buena gente. Qué inocentes éramos. La masa de ahora prefiere jugadores, psicópatas, paletas que le recuerden a ellas mismas, antes de gente distinta, especial o, simplemente, decente. Es lo que tiene la telebasura, a la que a veces todos sucumbimos, que se ha convertido en una fábrica de frikis, dementes, infelices y, sobre todo, gorrones, sin que nadie haga algo por evitarlo. Yo propongo una solución: apagad la televisión.



2 Comments:

Wilde said...

Totalmente de acuerdo, con todo. Un apunte, Antena 3 está repitiendo por las mañanas Buenafuente. Tele 5 y la española ya han empezado a quejarse por verlo como competencia desleal y posiblemente dejen de hacerlo. Claro, los programitas de telebasura de las mañanas!!! yo creo que la gente vería otras cosas, pero creo que no la dejan. En fin, solo se censura el sexo en la caja mágica. La violencia y la basura no. Da que pensar...

Eloísa said...

Hola, yo tengo la mismita impresión con 'Gran Hermano', no es que sea una fan, pero siempre veía algo, poco a poco me enganchaba y al menos sabía un poco de cada uno de los "habitantes" de la casa, pero este año lo pongo un minuto y me transmite tal agresividad que lo quito inmediatamente. Es como muy chabacano. Me jode bastante porque Tele 5 que está siempre machacando con su campaña "12 meses, 12 causas", ha hecho un casting perfecto para acabar con algunas "causas". Es un ejemplo nefasto de convivencia. Besos