11 diciembre 2007

Viejos tiempos

Foto: Ralf Hirschberger (La Voz de Galicia)

Que Alonso no es un tipo simpático es evidente. Y en este país, como en otros, que los triunfadores no tengan una actitud de constante disculpa, algo como "lo siento tío, es que esto se me da bien", no está bien visto. Nos gustan las historias de estrenos tv, esos dramones de domingo por la tarde que anuncian al inicio "basado en hechos reales". Pero nos gustan hasta que la palabra fin aparece en la pantalla. Cuando el héroe ha triunfado, tras horas de sudor y humildad, haciendo brotar a raudales nuestra empatía. En ese instante nos sentimos tan cercanos a él... ese ciudadano vulgar, uno más, como nosotros, que alcanza sus sueños... Es una pena que la vida real no se detenga en ese final. Porque si las cámaras siguiesen grabando al que está al otro lado dejaría de caernos bien, tarde o temprano. Sin embargo, no somos tan distintos a ellos, al menos cuando desaparece la humildad y nace el orgullo. Cuando en nuestro trabajo el jefe nos critica sin motivo buscamos a un compañero y nos desahogamos: "Estoy harta de este tío, no me valora, mira que esto se me da bien y siempre tiene algún pero que ponerle"... Cuando volvemos a casa, cansados, y alguien nos habla en la parada de bus, en la tienda 24 horas donde compramos lo que durante el día no tuvimos tiempo de comprar, apenas le miramos. Nos molesta. Menuda desfachatez, ¿no ve que estoy hecha polvo?, pensamos. Quizá si en vez del jefe o el pesado del bus el que nos molestase fuese un periodista no seríamos más simpáticos que Alonso. Sí, ya sé, ya sé, Alonso gana mucho dinero. Y en este mundo, para mucha gente, ganar mucho dinero significa que tienes que soportar cualquier cosa, algo de lo que discrepo profundamente.

No sé si Alonso me cae bien o mal. Nunca he hablado con él. Pero me gustan las carreras, me gusta verle pilotar, y me pareció indigno de un bicampeón el trato que recibió en Mac Laren. Por eso me alegro de que vuelva a Renault. El resto puede que interese a la prensa rosa. A mí, desde luego, no.

22 Comments:

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO said...

Miguel Indurain era un ejemplo fuera y dentro de su actividad deportiva. Nunca tuvo un mal gesto con nadie. Es un ejemplo de deportista. Por encima de todos, son personas y como tal deben comportarse.

A mí, Alonso me cae mal, pero valoro sus triunfos. Pero nunca le "amaré" como a Indurain por ejemplo. No me transmita, no me llega.


un beso.

Desesperada said...

bueno, en parte tengo que darte la razón, pero en parte discrepo. por una cuestión de carácter, básicamente: conozco a poca gente, famosa o no, con un carácter como el de induráin. y creo además que es incomparable la presión mediática actual con la de entonces... tú imagínate, con un carácter como el mío, por ejemplo, todo el santo día aguantando a periodistas detrás preguntándome por mi pareja... uf.

Eifonso Lagares said...

Tengo que reconocer que Fernando Alonso no es santo de mi devoción, demasiado frío y calculador, para mí le falto algo de humildad hace dos años, eso sí aplaudo sus triunfos y ojala tenga que hacerlo muchos años.

Somos así.

Besos

Viguetana said...

Paso...
:-P

Bicos!!

Belén said...

No me gustan las carreras ni me gusta verlo pilotar, me parece una pasada lo que cobran estos tipos, pero bueno, no me meto con eso, porque así están las cosas, no se puede evitar...

No lo conozco, pero me parece un chaval que guarda las formas, creo que es mas tímido que otra cosa...

Un besico!

Javier Menéndez Llamazares said...

Creo que la clave está en el revanchismo (el del pobre piloto al que "nadie" ayudó... ejem ejem; como si fuera obligatorio que con nuestros impuestos se financien los caprichos de todo el mundo) y esa manía de culpar a su entorno de las propias derrotas (supongo que sus mecánicos le habrán jurado odio eterno).
B&S

Lucía said...

A mí lo que no me gusta de Alonso es su forma de aceptar los fracasos (que nunca son culpa suya) y la prepotencia que demuestra cuando consigue un triunfo, porque ni una cosa ni la otra la hace sólo.

La Fórmula 1 es un deporte de equipo donde muchas veces es más importante el estado del coche o la estrategia del ingeniero que lo que pueda hacer el piloto en la pista y esos méritos los tendría que reconocer.

Aparte de eso, no me cae ni mejor ni peor que toda la gente a la que no conozco de nada ...

Casshern25 said...

Tuvo que llegar unos herejes ingleses para que defendieramos a Alonso, todos se pusieron de su parte. Los españoles somos así para estas cosas jajajaja (que me estoy leyendo la última entrega de El Cápitan Alatriste y estoy muy Quevedo...)

Viguetana said...

Por cierto, ¿a ti también se te jodió el Feevy?

Robert said...

Alonso en su primer año de campeón del mundo estuvo muy prepotente. Este año, quizás porque no le estaban saliendo las cosas bien se ha mostrado más humilde. A mí no me molesta que hable o que deje de hablar con los periodistas, lo que me molesta es eso que dicen por ahí, hasta hace poco sólo ganaba él y perdían los demás. Afortunadamente está cambiando...a mí cada vez me cae mejor, eso sí, todavía sigue sin ser santo de mi devoción.

Un saludo

La interrogación said...

Yo no entiendo de carreras ni de deportes de élite pero al ver la foto del abrazo entre Briattore y Alonso me pregunto ¿Porqué se fué? ¿Todos se mueven por la pasta?
Alonso, si estabas tan contento en Renault ¿Porqué te fuiste?
A los de MCLaren ¿Porqué coño le fichastéis si no lo queríais?
No sé, no entiendo nada pero espero que le vaya bien.

besos

Blasfuemia said...

No sé, como nadie es perfecto, estoy segura que ni siquiera Indurain, a mi me vale con que Fernando haga lo que mejor sabe hacer: pilotar un F1, lo demás me parece accesorio, incluso humano.

Desesperada said...

yo definitivamente soy rara, porque jamás he visto que alonso fuese prepotente. como dice belén, me da más bien la impresión de que es una persona muy tímida, que se pone un poco a la defensiva cuando se siente incómodo, nada más. con sus fans siempre es amable, y con la prensa, excepto cuando se meten en su vida privada, creo que también. sobre el cambio a mclaren, inte, bueno, es como si te ofrecen jugar en el madrid o el barça, difícil resistirse. pasta no era, ya ves que ahora va a cobrar aún más!

pero mi intención no era tanto defender a alonso como plantear el debate de cómo juzgamos a la gente que es famosa por hacer algo bien, lo que le exigimos. alonso me parece un buen ejemplo porque cae mal, normalmente. o sea, damos por hecho que por tener fama, dinero, incluso poder, deben ser buenas personas. ¿por qué?

Kurtz said...

A mí de Alonso sólo me importa que gane carreras. Lo demás, su prepotencia, que va a correr en Valencia (qué contentos están en Canal 9 y qué caso le hacen ahora a la Fórmula 1), etc... Me da completamente igual.
Bicos.

rosquilleta said...

estoy contigo.

ahora veamos lo que puede hacer en renault...

winfried said...

Yo no soy Espanol y puedo decir que Alonso es un verdugo y lo admiro, pero tampoco culpo a Maclaren con el trato a Alonso, es que despues que le ponen una multa de $100 millones, quien no se va a quedar de mal humor?

Una cosa es cierta, Alonso representa a Espana, y cada Espanol debe darle su apoyo.

leo said...

Pos a mi me encanta. Me da un poquito de repelús que gane tanta pasta, pero espero que vuelva a ser campeón del mundo con Renault y a darnos alegrías y emoción en cada carrera. Es un gran piloto.
(Habría que vernos a muchos en su situación, si seríamos simpáticos y complacientes después de que nos metan tanta caña. El dinero y la notoriedad son muy peligrosos.)
Besos

Mariano Zurdo said...

Suscribo todas tus palabras.
Me parece un piloto único. Hace que me siente cada domingo que corre y ni pestañee.
El resto no me interesa.
Besitos/azos.

zanzara said...

Sabes lo que pasa? que estamos en pais de envidiosos.

A mí, por lo que le veo en la tele, Alonso ME CAE GENIAL, me encanta y precisamente porque le veo natural, que no entra al juego de caer bien a todos, que dice lo que quiere y lo que piensa cuando quiere, y esto está mal visto, no es correcto... Pues a mí me parece genial, que sea como verdaderamente es!

Un besazo!

http://vitruvia.wordpress.com said...

Le adoro, simplemente le adoro. Ya era hora de que hubiera alguien que no se "rinde" a la prensa y sus favoritismos. Yo tambien apuesto por la timidez, que a menudo se confunde con prepotencia y con sobervia. Sin ir más lejos, creo que muchos piensan eso de mi, jajajajajaja, porque voy a lo mío ( en mi entorno, quiero decir)


Como sabrás, y sino te lo cuento yo, estoy en guerra con blogger por no dejar poner link que no sea del mismo, así que si no te importa pongo todo.

¿que hay que hacer para ser una supernena?, yo quiero.......

Desesperada said...

vitru, te contesté en la entrada de los animales, je je je, sorry!

y mola ver que no soy la única en el mundo que está con alonso!!!!!!!!!!!

Robert said...

Para mí, cuando ganas el Mundial de F1 decir que no tienes que agradecérselo a nadie, que te lo has currado y que te lo mereces pues es prepotencia, y eso lo dijo cuando ganó su primer munndial y le preguntaron si quería dar las gracias a alguien.
Puede que te lo hayas currado mucho pero seguramente no más que algunos que ni siuqiera llegan a la F1. En un mundo como ese en el que necesitas muchos "padrinos" para ser alguien decir que no tienes nada que agradecer a nadie me parece de una chulería y una prepotencia lamentable.

Eso sí, como he dicho ya, creo que está mejorando mucho y ya no destila esa chulería del principio (tampoco tiene ya 21 años), quizás al perder se ha dado cuenta de que necesita a gente...

En cuando a lo de que no hable con la prensa y cosas así me parece perfecto y más cuando le preguntan por su vida privada.