21 septiembre 2007

Perfiles

La Fiscalía va a trazar un perfil del conductor de riesgo en Galicia. Según La Voz, el objetivo del trabajo de investigación que la Fiscalía del Tribunal Superior de Xustiza ha encomendado a la Guardia Civil de Tráfico es descubrir las causas de la elevada siniestralidad vial en Galicia. Pues nada, señor fiscal general, cuando quiera me llama y sin necesidad de estudios le doy yo algunas claves. Por ejemplo, le podría contar que ayer un macarra a lomos de un Volkswagen Golf negro que intentaba atravesar la aldea de Vincios a 100 km por hora, al ver que yo no estaba por la labor y que, ¡oh, dioses!, me atreví a parar en un paso de peatones para dejar pasar a una señora, cortó por lo sano y me adelantó en línea continua, mientras yo me paraba en el paso de peatones. Es decir, la buena mujer salvó la vida por segundos, porque si llega a cruzar al verme parar estaría al menos bien magullada. Un par de kilómetros después, el mismo macarra adelantó a un camión aprovechando que en la línea continua se había dibujado una isleta, esas que está prohibido pisar. ¿Qué cojones le importa eso a un macarra? Allá que se fue a 140 km/h. ¿Y van a pagar un estudio para saber por qué hay tantos accidentes en Galicia? Señor fiscal, con todos los respetos, el problema es que no hay suficientes agentes en la carretera, inviertan mejor en ellos el dinero. Porque los macarras hacen cosas como estas porque nunca, nadie, les pilla. Ni más ni menos.

18 Comments:

Bito said...

¿el perfil del mal o peligroso conductor? ni que esto fuera una enfermedad mental o un comportamiento social. El problema erradica en que las leyes son blandas en exceso y los controles bastante pocos.

He pasado muchos años viviendo en Reino Unido y sin querer superiorizar una cultura que de hecho detesto, si que es cierto que en el tema de la conducción nos sacan varios años por delante. Muchos menos muertos, miles de accidentes menos, ni gritos, ni peleas ni insultos... ¿jovenes borrachos? en taxi siempre ¿locuras con el coche? alguna se ve, por supuesto, pero pocas.

¿Su secreto? sin profundizar en exceso nombrar que son una sociedad de borreguillos bien educados que jamás se saltarían una norma, pero también que tienen un sistema de leyes en ese aspecto muy duro, hast el punto que conducir sin llevar el cinturon cuando estas aparcando o cambiando el coche de sitio unos metros (y te digo este caso en concreto porque le pasó a un colega) es un año de retirada del carné. Ni que decirte que borracho o con exceso de velocidad se te caen los huevillos al suelo junto con tu jubilación o sueldo. Además, añadamosle unos anuncios de televisión o vallas publicitarias que más que advertir, amenazan.

Un saludo,

Paco Melero said...

El riesgo en Galicia, como en todas partes, está en la mezcla “carreteras secundarias llenas de curvas” + “macarras” + “alcohol, drogas y otros menesteres” + “ausencia total de guardia civil”

Lucía said...

La verdad es que la mayoría de los seres humanos sólo respetan las reglas de convivencia básicas si se les obliga a ello y ahora la justicia no da miedo a nadie, ni al volante ni en muchos otros ámbitos.

juan rafael said...

Yo que tú no diría nada, porque si pudiste verle durante kilometros, ¿a qué velocidad ibas tú? je,je.
Es broma. Besos.

meri_ said...

Por desgracia, Spain is diferent en esto de las medidas blandengues que toman contra estos suicidas y en otras muchas cosas.

Siento la brutalidad de la expresión, pero creo que muchos de esos macarras son así porque sus padres no les dieron un par de hostias bien dadas cuando correspondía.

Si esa gente no tiene respeto ni por su propia vida, como van a tenerla por la de los demás. Por eso les hace falta mano dura a ver si puede ser que podamos distinguir un halo de miedo o respeto en sus ojos algún dia y se bajan de la nube

Saludos!

Javier Menéndez Llamazares said...

Tienes toda la razón pero no te van a hacer ni puto caso.
Porque las autoridades prefieren invertir en radares y no en seguridad, y en su lógica perversa lo hacen con cierta razón:
1. El fin último es recaudar (lo de que se muera el pagano es algo nimio)
2. Los macarras no pagan las multas; ya es raro que tengan seguro, como para pagar na... si encima suelen ser insolventes o cosas peores.
3. Los pringaos (léase "los buenos ciudadanos") sí que pagan sin rechistar, y a menudo van a 51 en ciudad y a 121 en autopista.

O sea, que no es muy difícil atar cabos, ¿no?
Eso sí, a los macarras no les pillan, pero a veces hay justicia poética (aunque sea en forma de siniestro total).

B&S

La interrogación said...

Pues que me llamen también a mi que en una estancia de dos semanas me ha dado tiempo a hacer un estudio en profundida, jugándome la vida, sobre la siniestralidad en Galicia. Así a bote pronto se me ocurre que: cada dos por tres hay carreteras en obras, señales medio tapadas, curvas peligrosas y otros accidentes carreteriles varios. Pero eso, pueden ser condición favorecedora cuando se le suman estúpidos anormales que conducen a la velocidad que les sale de las narices, no respeto de la señalización, adelantamientos imprudentes, no respetar la distancia. Y por último un detalle quizá sin importancia... No hay ni un puñetero guardia civil en kilómetros a la redonda.

Desesperada said...

ja ja jua juan rafael, qué malo eres! es que íbamos por una carretera comarcal, y claro, aunque él adelantaba en línea continua, tarde o temprano encontraba un camión y yo me ponía a su altura... hasta la última vez, que adelantó y jamás volví a verlo, ja ja ja

es cierto que las carreteras gallegas dejan mucho que desear, como las extremeñas, las castellanas... la red secundaria está bastante abandonada, pero si encima la gente se pone a adelantar en línea continua... en fin. creo que debería haber más vigilancia. hoy he visto la primera patrulla de guardia civil en unos dos meses, os lo juro!

Roberto said...

¿Perfiles? esto me huele a derecho penal de autor no del hecho (cosa que nos suena harto mal a los juristas constitucionalistas y demócratas, salvo si vemos "Mentes Criminales"), de todas formas la cosa como dices no está en perfiles... a ver si vamos a volver a teorías decimonónicas de la criminología, que sostenían que por el tamaño del cráneo del sujeto y sus rasgos se podía deducir si era un delincuente y si tenía solución su caso que fuera más allá del efectivo garrote vil. La cosa está en que haya la suficiente vigilancia y efectividad de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado para gastar menos esfuerzos en bagatelas y más en parar los pies a estos conductores suicidas/homicidas.

Un saludo.

Lucinda said...

Desesperada, tienes toda la razón cuando dices que no les pillan. Yo misma tuve hace tres años un accidente muy grave (que podría haber acabado peor) con mi novio en un coche. Los que nos dieron (de lado)se saltaron un semáforo, iban sin carnet y sin seguro y el coche se lo había prestado un amigo. Venían de una fiesta muy movidita porque llevaban la corbata en la cabeza, y iban borrachos... La policía apenas los contuvo, y el juicio que tuvimos fue un circo... y si te digo lo que cobramos de indemnización, ya te meas de risa.

migramundo said...

¿Y por qué no hacer perfiles de los fiscales? Tendría más sentido y sería más barato. Supongo. Bicos.

Marcos said...

Es evidente que la siniestralidad aumenta en relación al incremento de gilipollas que van sueltos por la calle. A mi me da la sensación que todos esto subnormales profundos, como el de tu caso, lo que quieren es compensar con la velocidad y la chulería las muchas carencias que tienen a nivel educacional y cultural. O eso, o no tienen cerca una autopista y tienen que utilizar para sus desahogos carreteras comarcales.

Respecto al estudio que quieren hacer... me parece mentir que a estas alturas aún no tengamos claro el funcionamiento de este país de pandereta: Hay que justificar gastos y punto.
Imaginate que a finales de legislatura sobrase dinero en las arcas. Eso sería deplorable.

En ese tipo de cosas somos los primeros. Muchos estudias y demás tonterías. Pero a la hora de la verdad demostramos que somos unos absolutos incompetentes.

Un beso.

P.D. Perdón por el ladrillo. Me sentía inspirado :-)

Herel said...

Bueno, todo esto tiene un sentido. Ellos ya saben que el perfil del conductor de riesgo es pongamos: "macarra con Golf negro".

El funcionario de turno le encarga el estudio a la empresa de algún amiguete o familiar, honorarios 18.000 euros... tras un "árduo" trabajo publican un informe con varios folios de relleno redactados por un par de becarios que lo copian de otro informe de internet y del que se concluye que el conductor de riesgo es un macarra con Golf negro.
Por último se van todos a comer percebes.

(uno que es muy mal pensado)

c.o.v. said...

EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA VIAL YA!!!!

Coño.

c.o.v. said...

Despe, no s� qu� pasa, pero a veces tu blog no me publica los comentarios: los escribo, le doy a publicar, y no salen. Me lleva pasando un tiempo, pero creo que es algo del sistema Bloggia, que no nos quiere a los de Wordpress :-( :-(

Saludos!

Reparito 2.07 said...

Sigo pensando que es un problema de egoismo, los conductores se piensan que si se estrellan son los unicos perjudicados.

Sin acordarse de madre, primos, hermanos, etc...

Reparito 2.07

Casshern25 said...

Jejejeje perfiles de asesino. Vuelvo a lo mismo de siempre, siento ser repetitivo. "Parecia muy buena persona, un tio normal". Quizas todos seamos asesinos, quizas todos seamos normales, quizas ambas cosas a la vez... ¿Quién tiene cara de asesino?

banderas said...

Pues yo protesto. Me apetece. Protesto contra esos macarras con sus bugas tuneados; contra las carreteras secundarias (y primarias, y autopistas) con sus firmes destrozados y sus baches y su gravilla en los bordes; contra los domingueros que creen que porque sea domingo nadie tiene prisa; contra las lineas continuas que se han puesto de moda(y es que apenas hay dónde adelantar); contra la ausencia de guardia civil (o presencia en el lugar y con los fines equivocados); contra los que pasan de llevar carné, seguro y similares; contra los medios de transporte públicos que tienen la fea costumbre de pararse sin avisar; contra los que ignoran que hay unas luces intermitentes que sirven para algo... en fin, que tengo un mal día.

Bicos.