18 septiembre 2007

Horror

Hubo una vez una guerra que rompió en pedazos un país que cuando yo era niña se llamaba Yugoslavia y del que recuerdo, sobre todo, una increíble selección de baloncesto. Tengo grabada la imagen de aquellos hombres alargados, volando por la cancha. Años después supe que en aquel país construido de modo artificial la imposible convivencia entre etnias, religión y nacionalismo llevó a una terrible guerra civil. Era ya una apasionada estudiante de Periodismo cuando estalló. Asistí impotente a cien batallas en el corazón de Europa, que nos llenaron a todos de cicatrices aun sin darnos cuenta. Y recuerdo que pensé muchas veces: ¿Y si aquí pasase lo mismo? ¿Cómo resistiría yo ver mi hogar arrasado, cómo soportaría ver morir a mi familia, cómo podría asumir la destrucción de todo mi pequeño mundo?

De aquella primera guerra, además de dolor, quedó una nueva división geográfica, que iría cambiando aún más en los años siguientes. Fue entonces cuando la palabra Bosnia se hizo tristemente famosa. La guerra de Bosnia. De aquel horror todavía hay restos (las guerras yugoslavas duraron diez años) y no sólo en el alma de las personas. Hay armas. Muchas armas. Restos de la guerra que nadie recogió.

Dejan Tomic tenía cinco años. Jugaba con un amigo un año mayor en la ciudad nororiental bosnia de Bijeljina. Encontraron una ametralladora y jugaron con ella. Dejan está muerto. Su amigo vive, pero seguramente también ha muerto, en cierto modo.

Puta guerra.


28 Comments:

Eifonso Lagares said...

Me acuerdo de esa guerra perfectamente, tenía un seguimiento diario de ella. Sbrenica, Mostar, Sarajevo, Zagred, Dubronick, etc. son nombres que para mi quedaron relacionados con los horrores de la guerra. Y en pleno corazón de Europa, parecía imposible.

Puta guerra.

Paz y amor

Jovekovic said...

La recuerdo muy bien, demasiado bien como para que no se me pongan los pelos de punta cada vez que algún idiota del PP, o de cualquiera de las formaciones nacionalistas, empieza a agitar fantasmas con la vista puesta en las próximas elecciones. Slobodan Milosevic "declaró" la guerra durante una campaña electoral.

Orestes said...

Es curioso como he llegado a ti. Bueno, más que curioso, es casi episodico pues tirando de un blog salen otros. Veo que eres de Vigo, un puerto al que suelo ir con relativa frecuencia. Ahora no esta previsto en nuestra hoja de ruta puesto que dentro de un par de dias estaremos en Bombay y luego, en nuestro retorno a España, limpiaremos fondos en ferrol para seguir a Bilbao.
Pero Vigo es una recalada habitual porque solemos cargar piezas de automovil de la Citroen e incluso cohes terminados para llevarlos a otros países. Conozco bien el puerto mercante y, en los momentos libres, algún que otro pub del Arenal.
Y no estes desesperada mujer. Como dice un antiguo refran, "si la vida solo te da limones, hazte una buena limonada".
Con cariño y esperando tu visita

Viguetana said...

Yo creo que fue la primera vez que me sentí impotente de verdad...

Y como dice Jovekovic: pánico me da escuchar ciertas cosas en nuestro país.

Hay que seguir manteniendo la cabeza fría y los pies calientes.

Desesperada said...

en mi caso es difícil mantener los pies calientes y la cabeza fría, ¡me pasa justo al revés! ja ja ja. pero sí, se oyen últimamente unas cosas... alimentar los odios es peligroso

Mariano said...

Tengo un amigo que estuvo en Mostar durante la guerra, trabajando para psiquiatras sin fronteras. Las cosas que me ha contado superaron la más atroz de las imaginaciones.
Puta guerra, sí.

La interrogación said...

Y todavía, con esta historia reciente me pregunto cómo alguien se atreve a hablar de nacionalismos, de putas fronteras, de identidad si esas cosas permiten que muera tanta gente.

Bambu said...

Las guerras no tienen sentido, se llevan por delante vidas que después llaman "daños colaterales", lo dicho, no tienen sentido

[La Otra Agenda] said...

Las guerras nunca sirven para nada bueno. Pero la lección de Yugoslavia y Bosnia fue la de acercar el horror de las guerras al corazón de Europa. Hasta entonces eran todas lejanas, extrañas. Como bien dices, con Yugoslavia llegó la pregunta ¿y si pasara aquí?

Lucinda said...

Yo no recuerdo la guerra muy bien... pero siempre he oído la de Bosnia como algo, sinónimo de terrible.

La guerra, sea donde sea, siempre es una soberana putada, da igual bajo qué causas...

Casshern25 said...

Puta guerra, perra vida.

Gente normal haciendo cosas normales sin taparse debido a la necesidad de unos y la ambición de otros... Todo aquello marcó a Europa, a uno Europa que como en otras ocasiones tiene poca memoria.

Roberto said...

La verdad es que fue un conflicto terrible, del que, como es lógico, aún se conservan las consecuencias, no sólo en tragedias como la de Dejan, sino también en problemas como la independencia de Kosovo, el que algunos se hayan librado del Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia, el que los campos sigan sembrados de minas, el que subsista mucho odio en la población, lo que fuerza la permanencia de las Fuerzas de la OTAN en muchas zonas, etc., etc. El domingo ojeando el períodico salía el anuncio de una ONG dedicada a conseguir la vuelta a sus hogares de desplazados por este conflicto de los balcanes, y aún debe quedar mucho por hacer en ese aspecto. Las huellas de una guerra se plasman con tinta indeleble.

Un saludo y también putas guerras...

juan rafael said...

Las guerras dan para llenar los medios de comunicación, el poder, el bolsillo, trabajo ¿por que´no?,...y dan para vaciar la conciencia de la gente y a la gente misma.

Estilografic.art said...

Parece mentira que con casos tan recientes como éste nuestros políticos, y los de otros muchos lugares,sigan alimentando "nacionalismos baratos" que no conducen a nada haciendo el payaso con camisetas, banderas, himnos y otros símbolos fácil y peligrosamente manipulables.

Marcos said...

Con lo inteligente que nos creemos y no paramos de hacer el gilipollas y joder al prójimo.

Y tenemos los cojones de calificarnos como humanos y civilizados.

Marcos said...

Con lo inteligente que nos creemos y no paramos de hacer el gilipollas y joder al prójimo.

Luego tenemos los cojones de calificarnos como humanos y civilizados. Menuda humanidad de mierda.

tootles said...

des, deeeessss!! siempre me haces pensar en lo cabrones que somos joer... tienes ese poder de sacar lo peor de los malditos humanos... lo que daría por estar en un árbol recolectando frutas para mi grupo... en un mundo sin evolución.... que te parece? te vienes a mi rama?, te prometo no comer patés ni crear guerras... bueno sólo con el de la rama de al lado, cuando se separe nuestro árbol. Nuestros pequeños hominidos sufrirán las consecuencias de nuestras ansias... siempre será así.
nunca mais

Viguetana said...

Lo cierto es que yo también suelo tener la cabeza muy caliente y los pies fríos, Des. Pero la frasecita esa me la digo yo a mí misma como un mantra... porque si no...

Gubia said...

Me da miedo todo lo que supone una guerra, todo lo que envuelve y todo lo que destruye, pero no debermos olvidarlas por eso.Un abrazo.

James Joyce said...

Miedo me da que pueda pasar eso en España. No hace tanto que tuvimos la guerra civil, incluso hoy en día vive gente que la sufrió en persona. Y yo no soy capaz de concebirlo. Quizás por idealista, quizás por no ser capaz de creer que una disputa se lleve a tales extremos.

Reparito 2.07 said...

Fue una guerra con una serie de actos deplorables en las queno hubo una intervencion militar temprana por parte de la ONU al ita degual que ha habido en otras guerras.

Y todo por la falta de Petroleo....

Se ve que matar inocetes si no hay petroleo en el país, sale gratis!

Reparito 2.07

elprinciperana said...

Recuerdo especialmente un pasaje de Pérez Reberte donde los ancianos y dependientes quedan abandonados cuando todo el mundo sale corriendo. Los encuentra muertos nadando en su propia mierda. también recuerdo en un CQC la biblioteca sin alma de Sarajevo...
Pufff...como estamos.

Un galego emigrado said...

Yo no sé si la guerra causó la división de Yugoslavia o si fue al revés, que la ruptura de Yugoslavia causó la guerra. La verdad es que los procesos de secesión deberían estar más regulados a nivel internacional. No me imagino lo que puede pasar en España si a vascos y catalanes les da por declarar la independencia como hicieron eslovenos y croatas. Con lo fácil que es poner unas urnas y que la gente decida.

banderas said...

Como siempre, genial. Me has llevado años atrás cuando esos pueblos que citaba Eifonso al principio eran fruto de noticias diarias en la televisión y en la prensa... una guerra cruel donde las haya por muchos factores... entre otros la limpieza étnica y religiosa, el hecho de ser una guerra civil, la tardía intervención de la ONU...

Putas guerras, en efecto... y no aprendemos, como dice Viguetana con cierta asiduidad.

Desesperada said...

veo que los que estamos de la treintena para arriba recordamos bien esas atroces guerras. es que fue terrible, ahí al lado, como quien dice... era increíble!

orestes, ya he visto que viajas en un carguero, me recordó a la peli de Cargo, que me gustó mucho. lo que no me gusta nada son los pubs de Arenal, así que dudo que nos encontremos, soy más de Churruca, ja ja ja

vigue, cuando descubra el secreto de los pies calientes te lo diré!!!

tootles, luego en la vida real siempre estoy haciendo el payaso, pero es que cuando me pongo a escribir te juro que sólo puedo fijarme en estas cosas, es que me exasperan!

gallego emigrado, yo creo que el rollo fue que yugoslavia fue una invención, o sea, nunca hubo esa división geográfica, se impuso políticamente y seguramente sólo retardó el estallido de la bomba de relojería que era esa zona...

pero sí, como apuntáis muchos, no está de más recordarlo, en estos tiempos en que se habla tanto de nacionalismos, en que unos azuzan a otros y en que gente como josu jon imaz tiene que abandonar

Ana said...

Sencillamente atroz

Un galego emigrado said...

Todos los países son invenciones: Yugoslavia, Croacia, España, Alemania, Cataluña, etc.

Desesperada said...

bueno, galego emigrado, eso no es exactamente cierto, al menos comparando otros países con yugoslavia. muchos estados se formaron por propia voluntad, acuerdos políticos, etc, pero yugoslavia fue una creación impuesta por el resto de las potencias para intentar controlar el polvorín de esa zona en pleno siglo XX, cuando ya los estados europeos estaban formados, de un modo u otro. no me parece comparable a otros casos que citas.