25 septiembre 2007

Desgracia


¿Qué estaba haciendo yo durante la Semana Santa de 1994? ¿Y tú? ¿Recuerdas que estabas haciendo? Ese año yo estudiaba Periodismo en la Complutense de Madrid. En Semana Santa seguramente vine a Vigo, a casa. O no. Hubo un año que fui a Ibiza con una amiga. ¿Fue en 1994? ¿Cómo es posible que no tenga ni el más leve recuerdo del genocidio de Ruanda? La guerra entre hutus y tutsis se confunde en mi memoria con hambrunas en Etiopía, racismo en Sudáfrica. África desolada, pero sin individualizar en mi memoria. Un personaje de la película Disparando a perros, una periodista de la BBC, le cuenta al protagonista que cuando el año anterior trabajó en Bosnia lloraba a diario y que en Ruanda no llora. "Porque te has acostumbrado", aventura él. "No", responde ella. "Cada vez que veía a una mujer muerta en Bosnia pensaba que podía ser mi madre. Aquí sólo veo una africana más". Hay que ser enormemente sincera para pronunciar una frase tan dura. Porque es cierto, África nos duele como algo lejano. Por eso es tan necesario que películas como ésta, o como Hotel Rwanda, nos obliguen a saber qué sucedió. Porque nos obligan a avergonzarnos del hombre blanco, del hombre negro. Del ser humano, sea cual sea su raza, su sexo, su origen. De nosotros mismos, porque, como el protagonista de Disparando a perros, un personaje real, hubiésemos dudado entre quedarnos con nuestros amigos ,y morir, o abandonarlos, y vivir.

30 Comments:

Lola said...

Situaciones extremas necesitan respuestas extremas. Y por desgracia, nunca podremos saber cómo reaccionaríamos ante determinadas cosas por mucho que lo hayamos pensado o tengamos claro en nuestra cabeza.
No tengo ni pajotera idea de lo que haría.
Y por cierto, yo en Semana Santa del 94 estaba en mi pueblo, procesión tras procesión detrás del chico que me tenía loca... porqué estaba yo tan pajuata persiguiendo tíos en actos litúrgicos y demás??

Gubia said...

Algunas veces cuando veo las noticias pienso en la insensibilidad que tenemos en nuestra vida, en lo poco que nos afectan las guerras, las muertes y masacres y como nosotros tranquilamente cenamos mientras todo esto pasa a nuestro alrededor. Me asusto de nosotros mismos y me da pena también.Un abrazo.

Glora said...

Sí... ¿qué nos pasa?
Personalmente, quiero comenzar a dejar de pensar, de sentir, que no puedo hacer nada...
Ya está bien, joder, Glora, ya está bien!!!
Besos

Mariano said...

Una reflexión muy buena la tuya apoyada en la frase de la protagonista. Cuando vi hotel Rwanda sentí algo parecido a lo que cuentas.
Hay ciertas atrocidades que parecen de segunda categoría. Así de injustos podemos llegar a ser...

M. said...

Disculpa la frivolidad, pero cuando escuchaba la voz ésa de la radio tan heavy que anima al genocidio no podía sacarme de la cabeza a nuestro muchacho de la Cope, de mañana, animando el cotarrito nacional.

Hotel Rwanda es una excelente película. Reuerdo su silencio. El silencio de los cadáveres. Qué curiosa la muerte cuando pasan los días. No se escucha nada. Y aquella niebla. A mí me dio mucho miedo.

Te encuentro por Migramundo, por Impulso. Y, antes de que se me olvide, me encanta esta frase: "Si una mujer secuestrase a 16 hombres y les metiese garrotes por el culo".

Saludos.

winfried said...

Desesperada,

Que hubieras hecho tu? Te hubieras quedado o te hubieras ido?

juan rafael said...

Yo tengo memoria de pez: no me acuerdo ni de lo que cené ayer...y en Semana Santa, imagino que religioséando, que es lo que toca ¿no?

tootles said...

olvidamos tan rapido como aceptamos y nos resignamos.. menuda mierda... hija, des-de luego me haces que me ponga serio, y eso no puede ser, en mi ,no!

Casshern25 said...

Asi es Desesperada, Makelele es un tripode andante y el que vende cd's un negro sidoso. asi es... nos inquieta lo diferente y lo sentimos lejano, distinto, como sino fueran lo mismo. Mejor que mueran mil negros a un blanco hijoputa.

Viguetana said...

La película Hotel Rwanda es tan impactante que te deja sin habla. No he visto Disparando a perros pero imagino que duele tanto como la primera.
Mi conclusión es siempre la misma: que somos unos seres muy absurdos.

Por cierto, yo sí recuerdo dónde estaba en esa época: en Leipzig, en un curso gratuito de introducción al ruso. Ya ves...

Bicos

Jovekovic said...

Curiosamente recuerdo que oí hablar de la historia que cuenta "Hotel Rwanda", como de una anécdota sin importancia, y no en cualquier lado, no, lo oí en la entonces progresista Cadena SER.
Tardé años en relacionar la confusa historia, que había explicado uno de los pocos periodistas que quedan en España, con los terribles sucesos que no desvelaron hasta el año 2000, con la victoria militar de los tutsis sobre los "interhawames" hutus.

Jovekovic said...

La vergüenza para Europa, por supuesto, no acabará nunca; los belgas iniciaron el conflicto, pero empresas de toda Europa, apoyadas por gobiernos elegidos democráticamente, se lucraron con el horror. No vamos a echarles las culpas a los cascos azules.

Bito said...

Necesario que nos lo recuerden, por supuesto, y que otros genocidios con más pompo y publicidad (vease el de los judios de Hitler) no los acallen continuamente.

Un saludo,

Estilografic.art said...

África ha sido, es y sigue siendo la gran olvidada. Y por desgracia sólo dejará de serlo el día en que sus niños, mujeres y hombres estén todos aquí, al otro lado del Estrecho, complicándonos nuestras cómodas vidas. Entonces diremos aquello de "tendríamos que haber hecho algo antes"

Desesperada said...

winfried, sería de persona poco inteligente aventurar qué hubiese hecho yo. no lo sé. no tengo ni idea. siempre nos creemos mejores de lo que somos, y en momentos como esos normalmente uno se da cuenta de que es un ser humano, ni más, ni menos. creo que lo importante, en este caso, es que no olvidemos lo que pasó, no permitir que pase nunca más.

jove, de hecho en esta peli, el que dirige los cascos azules está desesperado, bueno, no era para menos, ante el panorama. reproduce un hecho real, de hecho en la peli trabaja gente que sobrevivió, es tremendo.

bicos a todos.

winfried said...

Tienen que ver la pelicula Blood Diamonds. Muy interesante tambien.

Deses, otra pregunta, que harias para no permitir que sucediera otro genocidio en Africa?

Porfa, no te pongas brava y tampoco la estoy cogiendo contigo es tan solo que tengo curiosidad en tu respuesta.

Winfried

elprinciperana said...

Me alegro que la vieras Desesperada. Creeme si te digo que al ver a esa periodista pensé en tí.
Me he leído cuatro entradas. Estás en forma...

Reparito 2.07 said...

Las barbaridades del ser humano son un pozo sin fondo.

Reparito 2.07

Eifonso Lagares said...

Recuerdo la película, es muy dura y da que pensar.
Recuerdo los tristes acontecimientos y recuerdo que no entendía porque la llamada potencias occidentales no intervenían viendo las masacres que había. No interesa, son países que no tienen materias primas de relevancia y por lo tanto interesa menos en plan mediático.
También está claro que nos interesa más lo que pasa en Europa o América que lo que pasa en África o Asia, lo que pasa al blanco que lo que pasa al negro, al oriental o al árabe.

Males con la distancia duele menos.

Un saludo

Desesperada said...

winfried, mira, no me pongo brava, pero es que comprenderás que si yo supiese qué hacer para evitarlo no sería una periodista en números rojos viviendo en una esquina de Europa, sería asesora de la ONU, como poco! Vamos a ver, hay preguntas que no tiene sentido plantear, como la anterior, ¿Tú qué harías en esas circunstancias? Pues no tengo ni idea. Y esta, ¿qué haría para evitar un genocidio? Pues tampoco tengo ni idea. Lo que sí tengo clarísimo es que es terrible que todo el planeta mirase para otro lado mientras 800.000 tutsis eran pasados a machete en abril de 1994. Esto intentaba con esta entrada, que nos demos cuenta que no recordamos apenas qué hacíamos ese año, mucho menos el genocidio.

príncipe, mil gracias, eres un sol!

vitruvia said...

Vergonzosamente recuerdo poca cosa. Me casé en marzo de ese año, y aunque me suenan tanto los Tutsis como los Hutus, y los cientos de matanzas y éxodos, creo que estaba demasiado enredada en mi vida. Así de simple, así de estúpido, así de cotidiano.
Un beso Des.

winfried said...

Deses,

Aqui hay una idea:

http://www.survivors-fund.org.uk/

Dona 1 euro y ayudarias mucho.

Tambien tu blog es buenisimo y me gusta que todavia hay gente como tu con un corazon grande siempre pensando en los demas!

Winfried

mosca cojonera said...

Bueno... mirar para otro lado es lo más fácil.

HOY hay sobre 25 millones de enfermos de sida en Africa, pero se le siguen poniendo pegas a los genéricos.

HOY Africa subsahariana paga 20.000 euros por minuto, como devolución de Deuda Externa.
(Al final dejo datos concretos y fiables -dados por Susan George- sobre la deuda externa)

HOY Africa tiene a millones de personas escapando de unos paises a otros y perdiendo ciudadanía, derechos, su pasado, prácticamente todo.

HOY en Darfur siguen calentando las cosas desde fuera simplemente para poder quedarse con el petróleo, disfrazado de luchas tribales.

---
Deuda externa

Si bien entre 1980 y 1996 el Africa subsahariana pagó dos veces el monto de su deuda externa, hoy se encuentra tres veces más endeudada que hace 16 años. En 1997, debía a su acreedores 235.400 millones de dólares frente a los 84.300 millones que debía en 1980. Mientras tanto, el subcontinente habrá desembolsado 170.000 millones de dólares por servicios de la deuda -intereses y capital-

¿El último ejemplo? Los acuerdos bilaterales de libre comercio que la Unión Europea quiere hacer con África..
Y es un gol que se les quiere meter YA mismo...

Lo dicho. Esas cosas pasan hoy. Tenemos google y es muy fácil encontrar alguna asociación en nuestra ciudad que haga algo por eso, que haga alianza con grupos más grandes y presione...
Una posibilidad...
http://www.quiendebeaquien.org/

Ya como cuestión personal creo que la cosa es luchar contra LAS CAUSAS de la pobreza, no el rollo de luchar contra la pobreza, que se puede hacer eterno...

Hay otra opción.
Mirar para otro lado.

Escriptorum54 said...

Yo sí que la recuerdo. Como recuerdo el poco eco que tuvo en un principio. supongo que se interpretó como genocidio entre negros de Africa, y ya está. Fue un guerra olvidada excepto para aquellos países que les vendían las armas, entre ellos ¿este, quizás?
Hace poco hicieron una entrevista al gerente del Hotel. Vive en Bélgica y sigue recordando con horror lo que sucedió en su país. él que estaba casado con una tutsi, creo recordar y salvó de morir a muchos de la etnia contraria. Un espanto que sigue sucediéndose. Miremos cuántas guerras siguen existiendo en el mundo sin que les prestemos la menor atención.

Un beso

Desesperada said...

mosca cojonera, gracias por los datos. lo cierto es que a veces preferimos mirar para otro lado porque sino nuestra indecencia nos impediría seguir adelante, me temo. consentimos que nuestros niños estén mimados hasta la repugnancia mientras cada minuto mueren miles en todo el mundo de inanición, en guerras, refugiados. en fin, winfried, gracias por el enlace, pero me temo que no es con dinero solamente como vamos a terminar con esta situación. hay que buscar, como dice moscacojonera, las causas de la pobreza y solucionarlas. no quieren caridad, ni deberíamos ofrecerles simplemente caridad, sino medios para crear industria y gestionar sus propios recursos.

winfried said...

Wow, este articulo dice que Rwanda sufre 25% de Aids en zonas urbanas. Este articulo fue escrito en el 2000 y esta en Ingles http://www.cidcm.umd.edu/rwanda/kagame_text.htm

Es que esto es como un espiral sin salida. Como va uno a invertir en infrastucture si un cuarto de la poblacion Urbana sufre de Aids?

Yo lei en el web que Brazil ya esta haciendo sus propias medicinas para combatir Aids. Se copio la formula(s) y les dijo a las grandes compania Fu@# Y@u.

El link http://www.quiendebeaquien.org/ esta buenisimo.

Yo todavia creo que hacer una donacion es buena! al menos le llega la ayuda ya. Lo demas toma tiempo. Pero al final la situacion se ve poca alentadora.

La interrogación said...

Pues es cierto que en la mayoría de las veces, las desgracias de África parece que son hasta de otro planeta. Y sin embargo lo de ls Hutus a mi me dejó un escalofrío. Pensaba en la locura humana en cualquier sitio. Imaginaba que alguien entraba en mi casa para cargarse a machetazos a mi familia o que me cortaba los brazos y me parecía extraordinariamente cruel y cercano.

mosca cojonera said...

De nada... es para quien quiera hacer algo. Porque datos ya tenemos muchos todos los días.
En estas cosas hay dos grupos: los que creen que no se puede cambiar nada y los que sí. Y dependiendo de tu idea, harás algo o no.

banderas said...

Por desgracia en 2004 tenía uno de esos enamoramientos tontorrones que a la larga resultó peligroso... en Semana Santa debía estar intentando mantener a flote una relación que se hundía más que el Titánic.

Para recordar qué estaba haciendo tuve que hacer un complejo algoritmo, buscar datos en internet de conciertos que vi tal verano y cosas así de intrascendentes si las comparamos con el aniquilamiento de una étnia como la tutsi a manos de sus vecinos.

La memoria es frágil, pero aún así los nombres me traen a la cabeza imágenes de cuerpos. Te puedo asegurar que más que imágenes de TV lo que tengo grabadas en la retina son fotografías en B/N que no describiré por su crudeza...

La solución de los problemas de Africa desde luego no pasa por el goteo de dinero, pero tampoco me atrevo a dar soluciones.

Es más, veo un problema casi imposible de solucionar, ya que pasa por impedir el tráfico de armas, eliminar una clase política absolutamente corrupta, generar infraestructuras para garantizar servicios esenciales, educar a un 90% de la población, repartir la riqueza de los países homogéneamente, etc. etc. etc. y muchísimas más tareas que creo, sinceramente, imposibles a día de hoy porque no hay el menor interés en llevarlas a cabo. Hay demasiado dinero en juego en todo ésto y no se puede escapar de las manos de sus dueños.

Africa es riquísima en muchos aspectos, pero la hemos esquilmado (básicamente lo europeos colonizadores) y además hemos enseñado a sus clases dirigentes a seguir con esa línea de destrucción egoísta. El principal problema de Africa somos nosotros, y punto.

Roberto said...

No recuerdo qué estaba haciendo en 1994, y de las noticias que relatas no es que fuera del todo consciente (aunque ya por entonces me interesaba por los telediarios) porque tenía 11 años. De lo que estoy seguro es de que tenía muchas menos preocupaciones y era mucho más feliz, aunque el mundo estuviera igual de mal que ahora.

Un saludo.