23 febrero 2008

Periodistas en precario

Los periodistas, en contra de lo que la mayoría de la gente cree, no ganamos sueldos millonarios. La mayoría, salvo afortunadas excepciones, malvive con sueldos de miseria mientras los empresarios de la comunicación amasan enormes fortunas gracias a las noticias que esos precarios escriben, demasiadas veces al dictado. La realidad, hoy por hoy, no aparece demasiadas veces en las páginas de los periódicos. Pero la culpa no es sólo de los periodistas. Nuestra culpabilidad está en el silencio, sí, pero también los lectores, oyentes y espectadores son culpables por compartirlo. La información es un derecho fundamental de los ciudadanos, y nadie debería conformarse con el precario nivel en el que estamos ahora mismo en España.


Los medios están en manos de administraciones públicas y empresas, que pagan espacios informativos como si fuesen publicitarios. Apenas quedan valientes, porque las empresas, cuando les dices basta, te despiden. Pero, a veces, hay un hueco para la esperanza. Los compañeros de El Día de Valladolid han decidido plantar cara a su empresa tras el despido de Jesús Ignacio Fernández, Chuchi, periodista que, tras cuatro años contratado como auxiliar de redacción, decidió negarse a seguir haciendo labores de redactor si no le otorgaban la categoría.

Sus compañeros han decidido romper ese maldito silencio que tantas veces nos atenaza a los periodistas, y se van a concentrar el 27 de febrero para apoyarle. Ojalá todos los periodistas de España saliesen a la calle ese día, aunque sólo fuesen cinco minutos, para decir bien alto a las empresas que estamos HARTOS.


P.S. Por cierto, estas noticias no podéis leerlas, oírlas o verlas en ningún medio de comunicación de España. Nosotros contamos las huelgas del metal, las concentraciones de funcionarios y cualquier movilización laboral que no tenga periodistas de por medio. Quizá por eso muchos ignoráis cómo vive el 90% de los periodistas de este país de pandereta.

41 Comments:

Deftonia said...

Ay deses, no sabes lo de acuerdo que estoy contigo. Yo tb soy periodista. Voy a cumplir 27 años, llevo trabajando de periodista desde los 22 y... sigo encadenando contratos temporales, no llego ni a mileurista y además me paso el día entero en el periódico y, si tengo suerte, salgo a las 9 de la noche (estoy saliendo a las 10 y pico).
Cuando eres becario te da miedo plantarte porque si no aceptas la explotación hay 300 detrás que sí lo harán y tú te quedarás sin el trabajo y además no habrás conseguido cambiar las cosas.
Cuando pasas a contratos de ayudante, o de sustitución o lo que sea, no dices que no por la misma razón que cuando eras becario...
Y así está la cosa. Ole, ole y ole por los compañeros de Valladolid, espero que sean escuchados y que sirva de ejemplo para el resto de periodistas de España, que buena falta hace.
Mil besos.

Desesperada said...

deft, es que la gente que no conoce los medios no tiene ni idea de algunas situaciones, pero son terribles. y mientras todos nos callemos esto no se arregla! pero hablar es tan complicado, como tú dices hay cientos detrás, dispuestos a trabajar por una miseria!

Belén said...

Vaya, como lo siento!

Pero sabes lo que mas me aterroriza? que son muchos gremios los que son tratado así, yo te podría decir que si cambias la palabra Periodista por Fisioterapeuta, te sale otro artículo...

Ais que pena!

besicos

winfried said...

Que bueno que se solidarizen todos ustedes. La union hace la fuerza!

Suerte tu colega! Ojala gane por el bien de todos ustedes, periodistas.

Saludos

Lucía said...

Pues es un paso admirable el que han dado esta gente, porque es muy raro ver a compañeros en cualquier sector apoyando a otro despedido.

La gente tiene demasiado miedo ...

A ver si consiguen algo!!

Casshern25 said...

Puta mierda de todo Desesperada, al final todos tragan por que tienen que pagar facturas, hipotecas, coche o lo que sea. Al final seremos otra generación que trague e incluso sea peor a la que ahora "nos enseña".

Julio Torres said...

Totalmente dacordo. Como se soe dicir: pódese dicir máis alto pero non máis claro.

A min unha vez dixéronme que: "o kilo de periodista vai barato".

¿Por que non se fai máis desde o colexio de xornalistas? ¿por que non hai un salario mínimo? ¿por que non uns contratos onde poña con total claridade que es contratado como xornalista e non como auxiliar, ou outras inxeniosas categorías máis propias de peóns que de xornalistas?

¿por que os xornalistas non estamos tod@s a unha? ¿non vemos que tiramos pedras contra o noso propio tellado?

Por certo, non sei hoxe, pero ata hai uns anos, o soldo estándar non chegaba ós 600 euros.....

Un saúdo
Carpe Diem

Frabisa said...

Dicen que mal de todos, consuelo de tontos, pero salvo honrosas excepciones, es un tema que se repite con desgraciada frecuencia en muchas profesiones. Como el tema que hoy nos ocupa es el bajo salario de los periodistas, mi apoyo hacia vosotros que en según que casos, ni siquiera os valoran vuestro trabajo.
Un beso

fernando said...

Como periodista que soy, te doy la razón en todo. Si se supiera lo que se cuece en la prensa.....

un beso.

La interrogación said...

Me alegro muchísimo de que salgan a la calle porque aunque tienes razón en cuanto a que no sabemos las circunstancias laborales de los periodistas, hay muchos puestos de trabajo y muchos gremios que están explotados y nadie, nadie se queja.
Yo, que me dedico a los recursos humanos siento que es una aberración cómo son tratados muchos profesionales en determinadas empresas que habría que exterminar. En su defecto, habrá que ir a la huelga, que les hace mucha pupa.

Desesperada said...

ojalá estuviésemos, en todas las profesiones, unidos. seguro que todo nos iría mejor!

Jovekovic said...

Siento lo de vuestro colega de Valladolid, lo siento por varias cosas: porque es una pena que todavía ningún gobierno haya dicho que trabajadoras y trabajadores debem ganar siempre un sueldo digno, y que si para pagar sueldos dignos debe reducirse algo, ese algo deben ser los beneficios de algunas empresas. En segundo lugar porque hay profesiones, con el máximo respeto para todas las demás, que deberían estar especialmente cuidadas ( tal como médicos, maestros, jueces, periodistas, policías y bomberos) En último lugar lo siento porque yo soy mileurista de cuarenta y tres años en Barcelona, que es algo jodido de verdad, y puedo entender perfectamente por lo que pasan tus colegas.
Pero se pueden hacer cosas, y una de ellas es, acordarse de todo esto el día de las elecciones.

Kurtz said...

Debe ser por esto por lo que, cada vez que digo que estoy estudiando periodismo, la gente me contesta: "Que, para dedicarte al mundo rosa, ¿no?"

txantxangorri said...

Gracias por tu post.
Gracias por hacerme (volver a) creer en vosotros. O en algunos.
Gracias por colocarme ante lo evidente.
Gracias por tu sinceridad.


Ahora bien, después de tantos años de carrera para acabar, la mayoría así, me pregunto ¿por qué?

Un abrazo

leo said...

Es cierto que, curiosamente, los periodistas sois un colectivo taaaaaan pacífico, que nunca se os oye ninguna reivindicación. Ojalá sucediera lo que dices y se hiciera un poco de presión. ¿Qué podría pasar si incitárais a la gente a no comprar el periódico por un día?

Pd.- Cuando te dije, dos entradas más abajo, que me encanta cuando escribes de periodismo no me refería a esto. ;))

Meri said...

Paso por aqui para apoyar esta causa tan justa...la precariedad laboral es un mal que tenemos que eliminar de una vez pues cada vez que alguien mira hacia el otro lado para no defender a un compañero, todos estamos perdiendo calidad de vida.

Y es que en esta vida, las cosas no estan mal por la avaricia de unos pocos, sino por la apatía de la mayoría..Si nos unieramos todos no podrían con nosotros.

Enhorabuena a los periodistas de Valladolid.

Bicos Deses

Desesperada said...

Gracias a todos por no decir también lo evidente: la horrible calidad periodística de este país, que quizá sea en parte lo que explica el escaso apoyo social que tenemos los periodistas. Escucho a menudo cómo nos critican, por eso quería contaros cómo vivimos de verdad. Un bico!

Alicia said...

Tremendo....lo importante ahora: apoyo,apoyo,lucha y más apoyo al compañero.
Un beso desesperada...y mi abrazo.

Mar said...

Me imaginaba las condiciones de trabajo que teníais, pero tienes razón; si las reivindicaciones y las huelgas no salen en los periódicos, no nos enteramos.
Mucho ánimo a tus compañeros y espero que consigan algo. De todos modos, ¿no puede denunciarles por despido improcedente? (Supongo que para eso tienes que estar con contrato fijo; estaría con contrato temporal o de obra, y le habrán despedido "por fin de contrato", que se las saben todas)

Maria said...

día 27. Lo marco en mi agenda. Quiero ver si alguien decide mencionarlo. ¿Nos vemos aqui el 28 para ver que pasó? De momento demos las gracias a los blogs que al menos estan permitiendo que se sepan cosas. Aqui está el ejemplo. Y espero que haya más.

Javier Torres said...

Lo difundo en mi casa también.

Besos, Deses.

Pluskys said...

Sabes que todos los periodistas contáis con mi apoyo y solidaridad. Gran labor la vuestra. Qué pena que no sepamos valorarla. Gracias.

Iria said...

Hola Des!
El silencio de todos, lectores, oyentes, espectadores ayuda y mucho a la precariedad de la información en este país nuestro de pandereta. También el de los periodistas, yo me pregunto cuántos compañeros, aparte de los de Jesús Ignacio del diario Día van a salir a la calle el próximo 27…seguramente pocos, ojalá y me equivoque. El gesto de estos periodistas de Valladolid es muy loable y valiente, pero siguen siendo necesarios muchos más gestos, mucha más empatía y bastante más solidaridad con el compañero, en todas las profesiones, pero tal vez más en esta vuestra por lo que tú ya explicas, vosotros contáis las otras movilizaciones laborales pero, quién cuenta las vuestras…Estoy con Meri las cosas no están mal por la avaricia de unos pocos sino por la apatía de muchos. Por eso admiro más, si cabe tu anhelo e interés.

entrenomadas said...

Te sobran razones, os sobran razones. Dame un rato y lo subo.
Una pena, si pienso en mi ciudad me deprimo informativamente hablando.

Un besazo,

Marta

Wilde said...

Creo recordar que Couso estaba sin contrato cuando lo asesinaron, eso si, la plana mayor de su periodico estaba en el entierro.

Es una vergüenza, pues si. Más, si tenemos en cuenta que Ciencias de la Información es una Licenciatura, aunque claro, en este país un título no te da ventajas. Y encima ahora, ex futbolistas y ex de todo se ponen a currar de periodistas tras abandonar su carrera.

Una vergüenza repito.

Buen post!

Vigo Mascotas said...

MAr, ha denunciado por despido improcedente, seguramente ganará... pero perderá el curro. en fin, gracias a todos, de verdad.

me gustaría aclarar una cosa, al hilo de lo que dice wilde de la licenciatura: España es el único país avanzado de Europa sin Ley de Prensa, que ZP juró desarrollar antes de ganar las elecciones, cuando pensaba que no ganaba, promesa que luego "olvidó" ya que los grandes grupos de comunicación no la desean... ya que se les terminaría el chollo de vender noticias como publi, entre otras cosas.

a mí el modelo que más me gusta es el francés, donde para ser periodista puedes estudiar cualquier grado... y después trabajar un mínimo de dos años, creo, en un medio de comunicación, antes de conseguir el carnet de periodista, imprescindible para trabajar. porque el periodismo es un oficio, que se aprende trabajando. ahora vale todo. pero... si algún día conseguimos que se desarrolle el Estatuto del Periodista, que implica una Ley de Prensa, espero que las cosas cambien en este país.

BICOS!

Desesperada said...

vigomascotas soy yo, ejem

Marta G.Brea said...

Cuanta razón tienes Des! Supongo que también nos incluyes a los fotógrafos que trabajamos en prensa, que por no tener, no tenemos ni un contrato de mierda.

Todos, redactores y fotógrafos, salvo excepciones, vivimos esa situación, y lo triste es que no tengo ninguna esperanza de que las cosas cambien, porque a nadie le interesa. Y así nos va.

Desesperada said...

martiña, tienes razón, me refería a todos, porque para mí tú eres una fotoperiodista, ya lo sabes. cuando hablo de periodistas hablo de todos los que hacemos la información en un medio de comunicación. todos compartimos el mismo roñoso barco!

Marcos Andion said...

Veo que hay "sensibilización" con respecto al tema del infraempleo de los periodistas. Naturalmente que el asunto se da en muchas otras profesiones (en todas, incluso los curas, podría decirse), pero lo que hace especial la situación de los periodistas es que éstos juegan con "el material del que están hechos los sueños", o sea, con la ideología.
Pero necesitan un soporte, que no hace mucho eran los periódicos o las emisoras de radio. Y ese soporte está en manos de quienes, hoy por hoy, han logrado el "desideratum" de sus designios: poder hacer periódicos sin periodistas. Lo han conseguido gracias al gran esfuerzo e inversión empleados en "atar" a los redactores de los periódicos a una "producción", que en ningún caso tiene que ver con la única finalidad de un periodista y lo único que justifica la propiedad de un medio de comunicación: enterarse de lo que la gente tiene derecho a saber y es de relevancia social, y contarlo.
Pero hoy, los medios de comunicación han logrado dejar de ser un soporte de información para pasar a resultar un soporte de publicidad. Y, como decía La Codorniz, "donde no hay publicidad, resplandece la verdad".
Para lograr eso, que es lo que llena las arcas de los periódicos a base de "contratos" millonarios con la Administración Pública, pringues varios con concellos, diputaciones, xuntas, organismos oficiales, etc., lo que se necesita es una plantilla de periodistas solamente exigidos para que cubran unos espacios físicos en torno a los anuncios.
La gran "victoria" de los propietarios de periódicos y emisoras de radio y TV es haber conseguido "neutralizar" toda apetencia de acabar siendo periodistas de cualquiera de los licenciados en Ciencias de la Información con los que, a partir de las prácticas veraniegas, van "rejuveneciendo" sus redacciones, en las que solamente se medra si se exhibe una servidumbre bovina a la "línea" y los criterios de la empresa.
Así se van frustrando vocaciones de servicio público, constriñendo el desarrollo intelectual y moral de quienes pensaban en informarnos, y, en definitiva, adormeciendo a una sociedad que ellos prefieren borreguil, poco crítica y lo más desinformada posible.
¿Qué otra cosa os creis que inspira el advenimiento de esos "periodistas" del "cuore", que más parecen una tropa de gallinas enloquecidas porque hay un zorro en el gallinero?
En defi9nitiva, la penuria en la que hoy han de desenvolverse la mayoría de los periodistas es una clara y manifiesta opción POLÍTICA. Con los medios amordazados a base de dinero público y sin un ESTATUTO para la profesión periodística que blinde a estos profesionales ante las veleidades empresariales, poco hay que esperar del tingladillo.
Pero aún nos queda esto de los "blogs", aunque ya verán cómo asaltarlos.
Resiste, Desesperada, y mantén la desesperación sólo para la galería.
Y a los demás, más de lo dicho.
Salud, y algo más de pasta y tiempo para disfrutarla.

Vigo Mascotas said...

Marcos, muchas gracias por pasarte por aquí, gracias por comentar y poner tantos puntos sobre las íes. un biquiño

Desesperada said...

bueno, a estas alturas ya todo el mundo sabe que yo soy vigomascotas, jajajajajajajaja

Eifonso Lagares said...

El presente es malo, pero todos los años salen nuevas hornadas de titulados en periodismo y te aseguro que el futuro no se presenta mejor.
Los propios periodistas tienen que dignificar la profesión de cara al exterior. Hay que buscar nuevas salidas a la carrera por los nuevos canales que la tecnología abre y que segura abrirá.
Saludos

Marcos Andion said...

No me gusta demasiado el aforismo ese de que "la verdad os hará libres"; creo que debería ser al revés, de hecho lo es: es la libertad la que puede hacer la verdad.
Me explico: la verdad es la constatación de la realidad que existe, en la medida en que se pueda proclamar. En ausencia de libertad la verdad queda reducida a una mera sospecha.
Diríamos, pues, que no hay verdad sin libertad, y que sólo la libertad puede producir la verdad.
¡Hala!, ya está dicho, ¡qué caramba! (¡oig!).
Proclamemos, entonces, desde este libre ciberespacio, que la sociedad necesita periodistas con libertad, aunque quienes les pagan necesiten, precisamente, lo contrario. Y no hay libertad sin cierto desahogo económico, por mucho que unos cuantos paniaguados pretendan empalmarse con lo de la "Libertad de Prensa", mientras aherrojan a quienes pueden ejercerla a base de pagas cutres, empleos inestables y las clásicas apelaciones a la fidelidad empresarial.
¡Qué curioso es constatar que son los que se enriquecen con la falta de libertad (y de verdad reconocible, por ello) quienes acabarán por cargarse la libertad de expresión.
En tiempos de Franco corría un chiste sobre aquella España, Una, Grande y Libre. UNA, porque si hubiera otra ya nos habríamos ido a ella; GRANDE, porque cabían 35 millones de españoles y los americanos de las bases, y LIBRE, porque en las quinielas se podía poner, 1, X o 2. ¡Eso sí que era una verdad!
PD: Desesperada, las gracias son tuyas (que lo sé) por la frescura de tus blogs, y a mí solo me resta quedártelas a deber...
Un biquiño (o dos, si son pequeños).

Desesperada said...

Marcos, un compañero de Cataluña me contó una vez que, cuando la transición llegó a España, los periodistas de entonces no quisieron una Ley de Prensa. Estaban hartos de censura, de normas, de restricciones. Sin saberlo, estaban cavando su propia tumba, porque el poder pasó del Estado a los empresarios, y tan malo es que lo ostente uno como otros, a los hechos me remito. La verdad no nos hace libres, jejeje. Pero, a veces, sí nos convierte en mejores personas. Un biquiño enorme!

Marcos Andion said...

Efectivamente, durante la transición hubo fuerte debate sobre la conveniencia de una Ley de Prensa. Se venía soportando la antigua Ley de Prensa de Fraga que, entre otras "libertades", proporcionó la dinamita con la que se voló (literalmente) el diario Madrid.
Los periodiistas perdieron la batalla al ser incapaces de ponerse de acuerdo en cuanto a las condiciones para el acceso a la profesión, después de que la antigua Escuela Oficial de Periodismo pasara a convertirse en la actual Facultad de Ciencias de la Información auspiciada por el entonces "enfant terrible" del régimen y director del Diario Pueblo, Emilio Romero.
La división creó el espacio suficiente como para que, en un "totum revolutum", los Editores de Diarios lograran hacerse con el real monopolio de la calificación de los profesionales, con la inestimable ayuda de personajes como Pedro J.(eta) Ramírez o Luis del (C)Olmo, quienes empuñaron el cuchillo con el que se cortó la tarta, a base de confundir libertad de expresión con libertad de empresa. Verás que han sido abundantemente "recompensados" y son ya parte del aparato empresarial.
Mientras tanto, los periiodistas seguían con la disputa de si "sólo con el título de licenciado" o "con otra licenciatura" y dos años de oficio, o "sólo con la justificación de ejercer la profesión como fuente principal de ingresos": dinamita p'a los pollos.
Y así están las cosas hoy, con periodistas reducidos a gestores de una pantalla con la plantilla predeterminada y la única obligación de llenarla, con lo que sea.
¿Se sabe de algún periodista de hoy que haya sido urgido por su superior para que presentase una noticia? Y debe entenderse como "noticia", o "primicia", aquella información de interés general que conoce uno pero no los demás.
¿Desde cuándo se ha dejado de urgar en las entrañas del Concello, o de otros organismos oficiales, de las empresas que tapizan nuestro tejido industrial, para informar a los ciudadanos de cómo nos gobiernan, qué hacen con nuestros dineros, de qué manera piensan desarrollar o cómo llevan las principales empresas?
Pues eso.
Y, ya que estamos: un bicazo...
(Por cierto, nunca le ofrezcas un bico a un portugués, porque allí la palabra significa "felación"; beso es "beijo" en portugués). A mi, puedes.

Desesperada said...

jajajajjaaja marcos, gracias por el dato, imagínate cuántas felaciones podría ofrecer sin darme cuenta!

sobre tus preguntas... te diré que ahora es, primero, complicadísimo acceder a la información, que se negocia normalmente en las alturas. un periodista de a pie tiene bien difícil acceder a ella. y con sueldos de 900 euros no puedes exigirle a un periodista que investigue, jajajajajaja, porque antes habría que enseñarle. buf, está la cosa jodía, pero el debate daría para unos cuantos tes... más bicos, jejejeje

Irreverens said...

Yo también estoy harta de tanta manipulación y tanto espectáculo circense en lugar de verdadera información.

Ojalá hubiera más personas-periodistas como Chuchi y como tú.

Bicos

Desesperada said...

gracias, irre! un besiño

Anónimo said...

Mucha sensiblería barata veo por aquí... por hablar que no quede, pero luego nos manifestamos 4 ...

Desesperada said...

anónimo, no creo que tú tengas que darme a mí ninguna clase de compromiso profesional, yo he dejado trabajos por motivos ideológicos, cosa que dudo que tú hayas hecho. y como no tengo nada de qué avergonzarme, por eso no te consiento que digas que esto es sensiblería barata. me temo que no ha habido manifestaciones de periodistas en años, así que ya me dirás a cuáles vas tú...