29 septiembre 2006

Día horribilus

Siempre me ha sorprendido que haya tantas mujeres en el mundo dispuestas a convertirse en carne de cañón, para mayor disfrute del sexo masculino. Quizá por eso ellos siguen dominando el planeta, porque hay millones de mujeres dispuestas a complacerles. El último ejemplo lo encontramos en Balaídos, donde una docena de adolescentes enseñando cacha alegremente amenizan al personal en el descanso, al más puro estilo hortera americano. Dios mío, cheerleaders en Balaídos. Es lo que me faltaba por ver. Claro que las mozas estaban tan contentas que me siento hasta culpable de criticar sus bailecillos. Sonreían inocentes, alborozadas, corrían por las bandas, seguidas por sonrisas idiotas de ancianos caballeros con edad para ser sus abuelos. Siempre he pensado que para ser feliz siendo animadora debes tener un coeficiente intelenctual más bien bajo. Quizá me equivoque.

1 Comment:

Wilde said...

Pues no amiga, no creo que te equivoques. Pero pienso que este tema es más bien herencia de esos lejanos paletos que están al otro lado del Atlántico. Los yankees, obvio. Parece como si tuvieramos que copiar los Europeos toda esa bazofia hortera y ridicula de tiempo en tiempo. Pero bueno, he de reconocer que a veces me avergüenzo un poco de ser hombre por lo que veo y oigo cuando varios se juntan, sean de la edad que sean. Si vosotras supierais!!!! Porque todavía es peor de lo que veis. Que desastre!!!... Cuándo llegará el tiempo en qué las personas seamos solo eso personas. No hombres y mujeres. Pero bueno, como bien dices, debe tratarse de un problema de coeficiente mental. No hay otra explicación.